Quédate en casa
PRUEBA

Ford Focus Active 1.5 EcoBlue: fuente de equilibrio

El Ford Focus Active está disponible tanto en carrocería hatchback como en versión familiar

Esta versión con una estética de crossover cuenta con cuatro motorizaciones

Su precio de partida en España es de 24.050 euros con el 1.0 EcoBoost de 125 caballos

AmpliarFord Focus Active 1.5 EcoBlue - SoyMotor.comFord Focus Active 1.5 EcoBlue

El Ford Focus Active es una variante del compacto del óvalo con una estética exterior de estilo crossover, con protecciones y otros elementos distintivos, además de una altura superior de su carrocería. Su principal mérito es mantener los excelentes tactos del modelo base pese a su 'camperización'.

El Focus Active está disponible con carrocería de 5 puertas o en versión familiar Sportbreak y cuenta con una gama mecánica formada por cuatro motorizaciones. Su precio de partida es de 24.050 euros para la carrocería hatchback, motor 1.0T EcoBoost de gasolina y cambio manual.

El Ford Focus es uno de los compactos generalistas más interesantes del mercado en el momento de su lanzamiento, en dura pugna con el Seat León o el Hyundai i30, por ejemplo. Se distingue de muchos de sus rivales por su agilidad y buenos tactos de conducción. El Focus Active puede considerarse la tercera carrocería del modelo, junto a la de cinco puertas y la familiar Sportbreak, si bien se trata en realidad de una versión ‘crossover’ que implica ciertas modificaciones mecánicas y, de hecho, está disponible con las dos carrocerías ya referidas.

ford-focus-active-galeria-foto-soymotor-2020.jpg

El Focus Active cuenta con una carrocería elevada respecto al resto de la gama, molduras específicas tanto en los paragolpes como en los pasos de rueda, barras en el techo de color negro, y ajustes específicos en el control de estabilidad, que se materializan en dos modos de conducción extra llamados ‘resbaladizo’ y ‘trail’, al más puro estilo del Grip Control del grupo PSA.

 

FORD FOCUS ACTIVE: EXTERIOR

Las diferencias exteriores respecto al resto de la gama son notorias, aunque tengan poco calado en el funcionamiento del coche. El incremento de altura respecto al resto de la gama es de 30 milímetros en el eje delantero y 34 en el trasero. La consecuencia es un coche más voluminoso, sensación reforzada por las molduras en plástico negro en torno a los pasos de rueda. Los remates cromados en los paragolpes y algunas zonas en negro contribuyen a crear ese aire ‘campero’ sin apenas influencia aerodinámica –las formas no cambian–, más allá de la que sí genera el aumento de altura.

En el apartado de iluminación, puede montar faros de leds por 750 euros como la unidad probada, si bien la halógena de serie es más que correcta.

Las llantas de serie son de 17 pulgadas de diámetro, mientras que las de 18 pulgadas que montaba la unidad probada –carrocería hatchback, motor Diesel 1.5 EcoBlue– tienen un coste de 450,5 euros.

ford-focus-active-exterior-1-soymotor.jpg


FORD FOCUS ACTIVE: INTERIOR

El habitáculo es amplio y está bien diseñado para aprovechar el espacio. Unos logos con la palabra Active nos recuerdan que estamos en esta versión del Focus.

La instrumentación es de lectura clara, analógica en sus relojes laterales –cuentavueltas y velocímetro– pero con una pantalla central de buena lectura.

El manejo de los sistemas es intuitivo, porque los botones para manejar el sistema multimedia –las funciones básicas, ya que las más complejas requieren el uso de la pantalla central– son grandes y quedan a mano, al igual que los mandos del climatizador opcional.

Las calidades de terminación son, cuanto menos, acordes con su precio. Sin las florituras de una marca premium, ni materiales especialmente lujosos, este coche logra un acabado cuidado, una buena sensación de robustez y tactos agradables en las piezas ubicadas desde las banquetas de los asientos hacia arriba.

En cuanto a las plazas traseras, las impresiones son exactamente las mismas que en el Focus hatchback ‘normal’, con más espacio para la segunda fila de asientos, una cota de altura que no molestará a los ocupantes de menos de 1,90 metros de altura y, sobre todo, un suelo plano sin resaltes para dejar espacio a los escapes, para deleite del pasajero de la plaza central trasera.

Respecto al maletero, sus 375 litros no son referentes en el segmento. Prioriza el espacio en las plazas traseras y, precisamente por eso, compensa la relativa escasez de espacio en configuración normal con un máximo de 1.354 cuando llevamos los asientos traseros abatidos.

ford-focus-active-interior-1-soymotor.jpg


FORD FOCUS ACTIVE: EQUIPAMIENTO

El primer elemento que distingue al Focus Active del resto de la gama es el control de tracción, que consta de cinco modos de actuación y no de tres como en los Focus ‘comunes’. Estos modos son Normal, Eco, Sport y, además, Resbaladizo y Trail.

El modo Resbaladizo cambia, entre otros, el mapa del acelerador para evitar patinaje por falta de sensibilidad para regular el pedal del gas. Por su lado, el modo Trail evita que el control de tracción corte la inyección o el ABS impida la frenada en la práctica cuando el coche atraviesa superficies inevitablemente deslizantes como un barrizal, en el que a veces es preferible un patinaje controlado que detenerse en medio de la ‘trampa’.

El equipamiento de serie es generoso, pero la cámara de visión trasera es opcional y cuesta 250 euros. También resulta curioso que el aire acondicionado sea de serie, pero no así el climatizador, que va en el paquete Confort junto con los limpiaparabrisas automáticos o el acceso y arranque sin llave, por 375 euros.

El sistema multimedia Sync3 es compatible con Android Auto y Apple Carplay, y para uso requiere la conexión del teléfono a la toma USB iluminada en la parte baja de la consola central.

ford-focus-active-pantalla-multimedia-soymotor.jpg

 

FORD FOCUS ACTIVE: MECÁNICA

El Ford Focus Active cuenta con una gama formada por cuatro motores, asociados a un cambio manual de seis velocidades o a una transmisión automática de ocho relaciones que ha debutado con esta generación del Ford Focus. La versión de acceso de gasolina es un 1.0T EcoBoost de 125 caballos. Por encima de este se sitúa el motor de gasolina 1.5 EcoBoost de 150 caballos, también disponible con las dos transmisiones citadas. Esta variante, equipada con el cambio automático, la pudimos probar en SoyMotor.com con carrocería hatchback y sin el acabado Active. En cuanto a la oferta Diesel, parte con el motor 1.5 EcoBlue de 120 caballos que hemos probado a fondo y la completa el propulsor 2.0 EcoBlue de 150 caballos.

El motor Diesel básico de 120 caballos ofrece un rendimiento puro muy bueno. Con 1.363 kilos en la báscula, acelera de 0 a 100 en 10,8 segundos. En los momentos cumbre de su curva de par, el empuje es intenso, y su velocidad punta de 192 kilómetros/hora es otra buena carta de presentación, si bien ambos datos son ligeramente inferiores a los del Focus con el resto de acabados no camperos. A medio régimen, no echamos de menos más capacidad de recuperación en sexta, ni siquiera partiendo de una velocidad al límite de lo legal. Sin embargo, no es un motor perfecto. Por debajo de las 2.000 revoluciones/minuto está claramente falto de empuje y eso obliga a trabajar bastante con el cambio. En su uso ciudadano puede resultar frustrante si se busca una conducción ágil, e incluso en momentos en los que simplemente queremos salir pronto de una situación comprometida por el tráfico. Probablemente, esta circunstancia quede muy mitigada si equipamos el cambio automático, por la mayor cantidad de relaciones y por no tener que engranarlas.

En cuanto a consumos, la versión probada anuncia 4,7 litros de gasóleo/100 kilómetros, y en una conducción mixta a velocidad legal nos desviamos de esas cifras sólo hasta los 5,2 litros/100 kilómetros. Una conducción agresiva nos mantuvo algo por debajo de los 8 litros/100 kilómetros, de nuevo una marca correcta.

Más allá del motor, los amortiguadores y las estabilizadoras son también específicas de esta versión. Pero sobre todo, todos los Focus Active cuentan con una suspensión trasera multibrazo, incluidos los motores básicos 1.0T Ecoboost de gasolina y 1.5 Ecoblue Diesel. Un motivo para justificar, siquiera parcialmente, el incremento de precio respecto a las versiones ‘normales’.

Oficialmente, no hay diferencia de peso entre el Focus normal y el Active, 1.363 kilos en la báscula, 1.394 si equipamos el cambio automático. Es difícil de entender si consideramos que los motores básicos en los acabados que no son Active equipan una suspensión trasera mediante eje de torsión, más sencilla que la de la unidad probada. Sea como sea, no es un coche pesado dado su tamaño ni se siente como tal.

ford-focus-active-exterior-2-soymotor.jpg


FORD FOCUS ACTIVE: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

El Ford Focus Active es un coche especialmente agradable de conducir –dada su fisonomía– por su agilidad de reacciones, por su estabilidad general y cómo lo anterior casa con un confort de marcha notable. En el caso de este acabado Active tiene un mérito especial por su mayor altura al suelo.

Nuestra unidad equipaba los neumáticos opcionales en medida 215/50 R18, y quizá eso le ayuda a recuperar una parte de la precisión que de forma natural le resta un centro de gravedad más alto que el del resto de la gama. De serie, el Focus Active equipa llantas de 17 pulgadas y un perfil de neumático algo mayor.

El tarado de la electrónica del control de estabilidad con los modos habituales de conducción está muy afinado; el subviraje forzado se ve equilibrado de forma muy efectiva –quizá un poco antinatural, pero esto no es una queja– y una conducción más fina y cerca del límite permite apoyarse sin miedo en el eje trasero multibrazo. En general, la capacidad de rotación de este coche cerca del límite es muy alta.

La aerodinámica es otro de los elementos necesariamente trabajados, a juzgar por la escasa sonoridad aerodinámica a bordo en todo tipo de vías, incluso en días ventosos. En realidad, el aislamiento es bueno también para mitigar la rumorosidad mecánica, que no es el punto fuerte del motor 1.5 Ecoblue probado.

Particularmente, para un coche de su habilidad dinámica, hubiera preferido un volante de un diámetro ligeramente inferior y con una dirección un poco más directa. Es una apreciación de detalle, pero quizá merece tenerlos un coche tan noble y equilibrado en curva. También en el ámbito de las preferencias personales, pero quizá más universales, los pedales de freno y acelerador están más separados de lo deseable para hacer fácilmente el punta-tacón. Por último, los recorridos del cambio son más largos y menos precisos que los de un Honda Civic, por ejemplo, si bien no resulta desagradable ni funciona mal.

El Focus Active ofrece una buena visibilidad para el conductor, pero esto no impide que tengamos la sensación de ir a bordo de un coche realmente grande. En cierto modo lo es, no tanto por sus 4,40 metros de largo –no es el primer compacto con esta cota–, pero sí por sus 1,84 metros de ancho, los mismos que un Mazda 6 ¡que es 37 centímetros más largo! Además, por su silueta es una anchura aprovechable también en la mitad superior de la carrocería, de modo que se agradece a la hora de cargar objetos voluminosos en el maletero.

ford-focus-active-3-soymotor_1.jpg


FORD FOCUS ACTIVE: PRECIOS

En el momento de publicar esta prueba, el precio de partida del Ford Focus Active es de 24.050 euros con el motor 1.0T Ecoboost de 125 caballos y cambio manual. Además, en caso de adquirirlo a través de la financiera de la marca, y con los descuentos de concesión y promociones posibles, el precio desciende hasta los 19.281 euros. Con el recomendable cambio automático, hay que sumarle 1.600 euros, y tiene el mismo precio en combinación con cualquier motor de la gama.

Acceder al 1.5T Ecoboost de 150 caballos supone un extra de otros 1.500 euros respecto al motor básico de gasolina, 25.550 euros precio tarifa –utilizaremos ese baremo en el resto de precios–.

Entre las opciones Diesel, el 1.5 EcoBue de 120 caballos parte de 25.550 euros, mientras que la versión 2.0 EcoBlue de 150 caballos supone un extra de 2.000 euros.

En lo que respecta al Ford Focus Active con carrocería SportBreak, todas las versiones con carrocería familiar tienen un sobrecoste de 1.000 euros respecto a la variante compacta de cinco puertas.

ford-focus-active-exterior-4-soymotor.jpg


FORD FOCUS ACTIVE: CONCLUSIONES

Al término de nuestra prueba, nos queda claro que es un modelo muy interesante. Es hábil dinámicamente, tiene un punto más de utilidad que el Focus ‘básico’ por su mayor altura, insonoriza bien, dispone de un habitáculo amplio y utilizable, las calidades empleadas son  consonantes con el precio del coche y tanto por equipamiento como por dotación multimedia, raya a gran altura.

Además, tiene pocos rivales, estrictamente hablando. Con tracción delantera –quedan fuera el Subaru XV o el VW Golf Alltrack–, el que más cerca le anda en casi todos los apartados es el Kia Xceed. El coreano lo probamos en su presentación internacional y es al menos tan atractivo como el Focus Active, con una calidad de terminación y una riqueza de equipamiento similar, además de un motor más vivo en baja. Cierto que el Kia no cuenta con los modos de conducción específicos para las superficies deslizantes, y tuvimos la sensación de que resultaba algo menos práctico para la carga de equipaje voluminoso. Los precios son similares, con ligerísima ventaja para el Kia.

Ambos nos parecen magníficas opciones para quien busque este tipo de coche. El Kia estará disponible en breve con etiqueta ECO de la DGT mediante una versión con circuito de 48 voltios; sin embargo, el Focus es más rápido en curva. Si tu preferencia es tener un coche rápido, y sobre todo si se elige con cambio automático, el Focus Active está un pasito por delante

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
28/03/2020 Probamos el Ford Focus Active 1.5 EcoBlue.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Ford
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP