PRIMERA PRUEBA

Kia Sportage 2019, primera prueba: nada es por casualidad

Actualización profunda de su gama de motores, que cumplen la normativa Euro 6d-TEMP

Cambios estéticos precisos y concretos para redondear un producto exitoso en ventas

Estrena una versión 'mild-hybrid' que reduce consumo y emisiones, aunque se queda a un paso de la etiqueta ECO

AmpliarKia Sportage 2019, primera prueba - SoyMotor.comKia Sportage 2019, primera prueba

El Kia Sportage refuerza su fórmula para permanecer como uno de los SUV compactos más equilibrados del mercado, con motorizaciones que cumplen la normativa Euro 6d-TEMP y retoques estéticos. Su precio con descuentos parte de 18.855 euros y puede alcanzar los 36.441 en su versión microhíbrida.

En el fútbol es dogma que el público es soberano. Y en el mercado automovilístico pasa algo similar: los esfuerzos se centran en los coches preferidos por el público y actualmente éstos son, por tipo de carrocería, los SUV. Concretamente, los SUV compactos han multiplicado sus ventas por tres en siete años, y uno de los más exitosos es el Kia Sportage. La marca es la séptima más vendida en el mercado español, y uno de cada cuatro Kia que salen del concesionario es un Sportage. ¿Todavía no están convencidos? El Sportage también es el modelo más vendido de Kia en Europa, y en España es el segundo SUV compacto más vendido a particulares.

Está claro, pues, que el público ha hablado, y la marca coreana ha correspondido con una actualización del Sportage, que mantiene su fabricación en Zilina –Eslovaquia– como el Ceed y el Venga. Empezaremos a describirlo por lo primero que queda a la vista. El nuevo Sportage incorpora novedades estéticas, aunque discretas. En el frontal incorpora una línea cromada, los dos paragolpes integran mejor las ópticas auxiliares y la parrilla incorpora una nueva trama de celdas y resulta un poco más angulosa. La iluminación diurna ha subido al grupo superior.

galeria-fotos-kia-sportage-2019-soymotor.jpg

Curiosamente, la carrocería del Sportage cambia ligerísimamente en determinados acabados, los GT Line. Tanto el GT Line Essential como el GT Line Xtreme y el Mild Hybrid –hablaremos de esto un poco más adelante– equipan unos paragolpes ligerísimamente distintos que incrementan la longitud del coche en 10 milímetros. Estos acabados también se distinguen por montar siempre llantas de 19 pulgadas de nuevo diseño, cuando los demás se ofrecen también con opciones de 16 y 17 pulgadas. Las inserciones cromadas en el paragolpes delantero, las taloneras y el portón trasero también son característicos de la versión GT Line. Los más detallistas captarán los puntos de luz estilo 'cubito de hielo', los demás se quedarán con ese frontal ‘tiger nose’ que ha unificado la gama Kia.

En cuanto a la paleta de colores, está disponible en nueve tonalidades, ocho de las cuales son metalizadas –sólo el blanco es sólido– y cinco de ellas son nuevas respecto al Sportage pre-restyling. La sensación particular que capté al observar el exterior del Sportage es que los detalles están cuidados y que responde a la tendencia general de crear carrocerías musculosas, pero con una personalidad marcada –más allá de las reminiscencias del Subaru Tribeca, un coche que se demostró avanzado a su tiempo en Europa–.

kia-sportage-2019-estaticas-soymotor_005.jpg

Pasamos al interior, donde descubrimos ligeros cambios, a mejor, en algunas calidades de materiales, perceptibles también en los acabados más básicos. El volante es más vistoso ahora tras cambiar el inferior de sus tres brazos; ha adoptado el 'piano black' en la consola central y unas salidas de ventilación de diseño algo más convencional. Francamente cuesta encontrarle defectos sustanciales, y también probamos la pantalla central de 4,2 pulgadas en la instrumentación, a buen nivel por resolución y capacidad antirreflectante en comparación con su competencia directa.

La versión GT Line también tiene sus particularidades a bordo: un volante asimétrico con cuero perforado, pedales de aluminio, asientos algo distintos a los del resto de la gama y el techo tapizado de negro. Es frío describirlo, pero en el habitáculo sí se percibe un ambiente un poco más oscuro y, de alguna manera, detallista.

En cuanto al equipamiento multimedia, hay tres posibles sistemas, todos ellos compatibles con Apple Carplay y Android Auto. La opción básica cuenta con una pantalla de siete pulgadas, táctil y a color, pero no cuenta con navegador ni acceso a los llamados Servicios Conectados de Kia, que ofrecen precio de carburantes y ubicación de ciertos espacios para el aparcamiento en tiempo real. Esos servicios sí están disponibles en las opciones intermedia y superior, una con la antedicha pantalla de siete pulgadas y la otra con otra de ocho pulgadas. El nivel superior cuenta, además, con un equipo de sonido JBL de 160 vatios y seis altavoces.

kia-sportage-2019-detalles-soymotor_009.jpg

 

MICROHIBRIDACIÓN, LA MAYOR NOVEDAD

Donde más cambia el Sportage 2019 es en el apartado mecánico. Los motores de gasolina son los que ya se conocían previos al rediseño, un 1.6 atmosférico de 132 caballos y otro de la misma cilindrada pero turboalimentado con 177 caballos. Los Diesel sí son nuevos, especialmente el 1.6 CRDi, código U3, que reemplaza al veterano 1.7 CRDi y con dos niveles de potencia, 115 y 136 caballos. La marca lo presenta como el Diesel más limpio que han construido nunca; con emisiones de dióxido de carbono de 130 gramos por kilómetro y un consumo medio de 4,9 litros a los 100, cumple como el resto de motores de la gama con la normativa Euro 6d Temp.

En cuanto al bloque más potente, el 2.0 CRDi de 185 caballos, ahora sólo se ofrece dotado de un sistema de microhibridación que, pese a un incremento de peso de 136 kilos, homologa un consumo 0,6 litros/100 kilómetros inferior –ahora 5,3 a los 100 con cambio manual–, siempre con tracción integral. Eso sí, comparamos ciclo NEDC con NEDC correlado.

¿Y cómo funciona? Básicamente, el sistema bautizado por la marca como Ecodynamics+ dispone de un circuito eléctrico de 48 voltios, con una batería de iones de litio de 0,44 kilovatios-hora y un motor de 12 kilovatios. Este motor eléctrico puede apoyar la propulsión del coche en aceleración; mediante un inversor puede recoger energía eléctrica en fase de retención para acumularla en la antedicha batería; por último, también puede arrancar el motor térmico, de manera que éste puede apagarse cuando circulamos ‘a vela’ por debajo de 30 kilómetros/hora. Lo que no puede hacer –o mejor dicho, no hace– es impulsar por sí solo al Sportage en ninguna circunstancia. Esto no hubiera sido óbice para obtener la etiqueta ECO de la DGT si el coche se hubiera homologado en España antes del cambio de ciclo de consumos y emisiones a WLTP, pero ahora se ha quedado sin ella. Lastre si privilegias la etiqueta, indiferente si sólo reparas en las emisiones.

kia-sportage-2019-detalles-soymotor_013.jpg

De momento, este sistema microhíbrido Ecodynamics+ sólo se ofrece en combinación con el motor 2.0 CRDi y la tracción integral; sin embargo, en 2020 Kia también ofrecerá un 1.6 CRDi con esta asistencia eléctrica, y además lo exportará también al Ceed.

Por último, para cerrar el apartado mecánico, conviene apuntar que el Sportage se ofrece con tres tipos de caja de cambio. Por un lado, la manual de seis velocidades, que se puede combinar con todos los motores y tanto con tracción delantera como integral. La segunda opción es la caja automática de doble embrague y siete velocidades, disponible para el motor 1.6 T-GDi y el 1.6 CRDi en su variante de 136 caballos. La tercera, por fin, es también automática, pero por convertidor de par y con ocho relaciones, la misma caja que montan el Sorento o el Stinger.

 

EQUIPAMIENTO TECNOLÓGICO, AL DÍA

Las marcas y sus clientes, a los que aludimos al inicio de este artículo ponen grandes esfuerzos por adoptar cuantos más sistemas de asistencia a conducción, mejor. El Kia Sportage no es una excepción, y puede equipar cámara de visión de 360 grados, control de crucero adaptativo –dentro del llamado Pack Premium, que cuesta 3.500 euros–, Start&Stop –de serie en toda la gama– o detector de fatiga.

kia-sportage-2019-detalles-soymotor_023.jpg

 

EN MARCHA, SIN SORPRESAS

No buscamos la última décima en los apoyos en curva que nos llevaron desde la estación de Alicante hasta las faldas del Puig Campana de Benidorm. Sin embargo, ese primer trayecto fue suficiente para recordar que los 1.500 kilos del Sportage se mueven con agilidad. En su versión 1.6 CRDi de 116 caballos podría resultar insuficiente para quienes circulen con mucha carga y requieran una aceleración contundente, pero no para dos o tres ocupantes y su equipaje que busquen un uso mayoritariamente centrado en vías rápidas. Este motor, sin dejar de percibirse una mínima vibración que revela su naturaleza Diesel, es más silencioso que el antiguo 1.7 CRDi y, aunque no pudimos realizar una medición exhaustiva, el ordenador de a bordo no superó los 7,0 litros en ningún momento, aun cuando circulamos en pendientes remarcables y a velocidades al límite de lo legal.

En cuanto al comportamiento, su corrección es indiscutible: cuenta con suspensión independiente en los dos ejes, y con la llanta de 17 pulgadas filtra bien los baches pero mantiene una agradable precisión. La consideramos preferible a la de 19 pulgadas, también probada en la versión GT Line, aunque obviamente es menos vistosa.

No pudimos probar los motores de gasolina, sí el 2.0 CRDi con la tracción integral y el sistema microhíbrido, con mucho brío en aceleración y consumos sólo ligeramente por encima del 1.6. Es agradable ver cómo el motor térmico se para en algunas circunstancias y, sobre todo, notar la suavidad de su rearranque con Start&Stop comandado por el motor eléctrico.

No merece grandes explicaciones la habitabilidad en el Sportage, satisfactoria para alguien que supera los 1,90 metros de altura, como quien suscribe. En los asientos traseros, la banqueta es fija, pero el respaldo reclinable, algo muy agradable para afrontar viajes largos y afortunadamente cada vez más común; en el Sportage ya ocurría en su anterior generación.

kia-sportage-2019-dinamicas-soymotor_013.jpg

 

PRECIOS

Se ofrecen seis niveles de equipamiento para el Sportage. De más básico y más equipados, son Concept, Drive, Emotion, GT Line Essential, GT Line Xtreme y Mild Hybrid.

En los precios se aplican una serie de descuentos, por lanzamiento del modelo y por financiación en su compra. Así, la versión más económica, que es la del motor 1.6 de gasolina atmosférico con acabado Concept, cuesta 25.000 euros en tarifa, que se convierten en 18.855 con el descuento de lanzamiento y el que conlleva su compra con financiación. En el lado opuesto de la balanza encontramos el 2.0 Diesel con tracción integral por 42.351 euros, 36.441 con los antedichos descuentos, 2.100 más si se incluye también el cambio automático.

Desde el Concept, de serie equipa el aire acondicionado, los espejos eléctricos, las luces automáticas, los apoyabrazos delantero y trasero, el mando de apertura a distancia o el ya mentado Stop&Start. Quedan opcionales, incluso en el acabado Mild Hybrid, los asientos calefactados y ventilados, su ajuste eléctrico, la apertura automática del maletero –de funcionamiento algo lento, por cierto–, o la pintura metalizada.

kia-sportage-2019-dinamicas-soymotor_010.jpg

El objetivo de Kia en el futuro, que se perfila brillante a medio plazo por distintos motivos relacionadas con su producto, su fabricación y su filosofía como marca, pasa por ampliar su gama hasta 16 modelos en 2025, distribuidos por su propulsión en cinco híbridos, cinco híbridos enchufables, cinco eléctricos con batería y uno con pila de combustible. Y ya que hablamos de formas de propulsión, Kia espera vender un 60% de Sportage con motor de gasolina y 40% con el más frugal Diesel. Nosotros, para un uso familiar y viajero, recomendaríamos el 1.6 CRDi en su variante más potente y con cambio automático. Sin embargo, y como decíamos al principio, el público es soberano.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Stavelot

A mí no me gustan los SUV..... pero tengo un SUV y me parece que eso es lo que le pasa a mucha gente. Lo importante ahi ya es que te disguste lo menos posible no!? Es verdad lo que dice del Tribeca, se parecen mucho

  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP