GP Rusia F1 2020
Pruebas a fondo

Prueba Subaru WRX STI 2018: el eslabón perdido del WRC

Probamos la versión Confort Edition, más equipada pero no por ello menos radical

Afilado y muy efectivo, es lo más parecido a un coche de rally con matrícula

Ya a la venta desde 46.900 euros

AmpliarPrueba Subaru WRX STI 2018: el eslabón perdido del WRC - Soymotor.comEl Subaru WRX STI aprovecha su capacidad de tracción para salir de los virajes como un misil.

Lo recuerdo como si fuera ayer mismo. Un gélido camino de tierra en Finlandia y una mancha azul y dorada que sobrevuela una decena de metros mientras los espectadores se frotan los ojos y Colin McRae aterriza sobre dos ruedas y mantiene la trazada por arte de magia.

Puede que en mi habitación no tuviera un poster del Mundial de Rallies, ya que ese honor era del Ferrari F40, pero siempre quedará un espacio en mis recuerdos para la época dorada del WRC, con cunetas llenas de aficionados, tramos inolvidables y máquinas casi idénticas a las de tus ídolos que podías adquirir en los concesionarios.

Por eso hoy es un día especial, por primera vez en Soymotor.com nos ponemos al volante la última leyenda viva de aquella época. Una vez desaparecido el Mitsubishi Evo, el Subaru WRX STI representa el verdadero eslabón perdido del WRC de finales del siglo XX y por suerte, tenemos una semana por delante para ver de lo que es capaz y de si podrá estar a la altura de la leyenda.

Prueba Subaru WRX STI

Galería de fotos: Prueba Subaru WRX STI 2018

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: PRIMERAS IMPRESIONES

Aquel Impreza WRC hoy sigue teniendo un reflejo fiel en los concesionarios de Subaru pese a que hace años que la normativa cambió y ahora son los utilitarios con motor 1.6 turbo de unos 300 caballos y un amplio elenco de soluciones aerodinámicas los protagonistas del Mundial del Rallies. En un guiño al pasado y a un público distinto, Subaru presentaba hace unos meses el WRX STI 2018 con algunos cambios interesantes.

Prueba Subaru WRX STI

Sin embargo, algo no parece cuadrar cuando nos entregan un automóvil negro, sin pegatinas, sin llantas doradas, y lo que es más sorprendente, sin alerón. "Podría ser peor, al menos la toma de aire sigue ahí" pienso para mis adentros. El desengaño apenas dura unos instantes, en los que me doy cuenta que se trata efectivamente del modelo que venimos buscando, pero en su nueva Confort Edition. ¿Significa esto que Subaru ha creado un STI descafeinado, menos afilado y radical?

Prueba Subaru WRX STI

Por fuera depende del ángulo y punto de vista, se mantiene la incógnita. El frontal es ahora un poco más agresivo, con entradas de aire más grandes, un paragolpes de nueva factura y una toma sobre el capó que reclama su protagonismo. Ahora es un poco más grande que antes. Tampoco pasan desapercibidas las llantas de 19 pulgadas, que albergan en su interior un nuevo equipo de frenado Brembo pintado en amarillo flúor.

Prueba Subaru WRX STI

Es la zaga la que menos pistas da y solo los más fieles seguidos reconocerán el modelo por sus características cuatro salidas de escape. Entre el tráfico y en este discreto color negro, nuestro Subaru WRX STI 2018 es una berlina más para el común de los mortales. Ahora bien, bastan unos kilómetros para convencernos de que hemos prejuzgado en el mal sentido al Subaru WRX STI Confort Edition...

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: MOTOR

Bajo el capó encontramos uno de los principales pilares de esta máquina de rally homologada para la vía pública. Apenas han pasado unos minutos desde que recogimos el coche de las instalaciones de Subaru y no me resisto a parar un momento y accionar la palanca de apertura del capó. La protuberancia sobre el capó en forma de toma de aire, solución utilizada ahora en casi toda la gama, pero que inició este modelo, es realmente llamativa, pero como la mayoría de los elementos del STI tiene una función real, aquí no hay florituras ni guiños a la galería. Efectividad pura para dotar de aire fresco al intercooler y así optimizar la mezcla.

Prueba Subaru WRX STI

Unas tomas de admisión pintadas de rojo alimentan al propulsor bóxer de cuatro cilindros y 2,5 litros de cilindrada y turboalimentado que rinde 300 caballos y 407 Newton metro de par. Dispone de tres modos de conducción, el más radical, denominado Sport Sharp afila la respuesta del motor y del acelerador para obtener una respuesta afiladísima, casi cortante. Mientras tanto, la pantalla digital situada en posición central elevada se afana por saciar nuestra curiosidad con datos como los bares máximo de soplado del turbo –máximo 1,15 bar–, la temperatura del aceite o el % de acelerador que llevamos pisado en tiempo real.

Prueba Subaru WRX STI

Desde el inicio, el propulsor es fundamental en las emociones que proporciona el Subaru WRX STI, con una entrega de potencia completamente distinta a lo habitual hoy en día. No oculta las reminiscencias del pasado, de aquellos motores turbo 'todo o nada', que incluso hoy en 2018 y con una respuesta mejorada y suavizada, dotan de un carácter propio y único a esta máquina de rally.

El propulsor tiene una entrega de potencia despiadada, como los motores turbo de antaño

De esta manera, sorprende la falta de empuje a bajas revoluciones comparada con la avalancha de par y potencia que se inicia sobre las 3.000 revoluciones. No se trata de un motor vacía en ninguna zona de la gama del tacómetro, sin embargo, el cambio a ese régimen es sobrecogedor y es aquí donde la turbina comienza a funcionar a fondo para empujar con gran virulencia hasta poco antes del corte de inyección, una vez pasado el punto de potencia máxima a seis mil vueltas. La siempre útil luz de sobrerrégimen configurable es de gran ayuda en estas ocasiones.

Si tuviéramos que ponerle un pero sería sin duda su sonido. Sabemos que llevamos un purasangre para también nos gustaría que sonara como uno. Salvo a altas revoluciones, el lobo parece más un corderito. Aquí no hay petardazos en reducciones ni salidas de tono, lo que sumado al mayor aislamiento interior, hacen que los estímulos que llegan al canal auditivo del conductor no sean del todo satisfactorios.

Esto nos da un margen de unas 3.500 vueltas útiles que precisan del uso del cambio para mantener al Subaru en su zona buena cuando queremos rodar rápido de verdad. Afortunadamente, el cambio manual de 6 velocidades acompaña en todo momento. Es duro de accionar pero de recorridos cortos y funciona mejor cuanto más rápido vayas. El que no estará tan contento será el pie izquierdo del conductor, que tiene que lidiar con uno de los embragues más duros que recuerdo en un coche de producción. Desconozco si este modelo monta uno de tres palas cerámico, pero desde luego su tacto es más próximo a un vehículo de competición. De hecho, ofrece casi tanta resistencia como el freno de algunos utilitarios que hemos probado.

Prueba Subaru WRX STI

El sistema de tracción integral permanente  Symmetrical AWD es el otro as en la manga y una de las razones de ser del Subaru WRX STI 2018. Estrenada en 1972, este modelo cuenta con la versión 'pata negra' que permite una configuración total del diferencial central LSD. Esto permite elegir el grado de bloqueo en 6 niveles para lograr un comportamiento adecuado a cada circunstancia. A la hora de la verdad encontramos diferencias apreciables en el reparto del par de los dos ejes, pudiendo elegir entre un comportamiento más ágil o un mayor agarre.

 

PRESTACIONES
SOYMOTOR.COM*
SUBARU WRX STI 2018
0-50 km/h 1,8 segundos
0-100 km/h 5,55 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 14,4 segundos a 151,6 km/h
Fuerzas G máxima en curva 0,93 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

Esta versión 2018 incluye algunos elementos de serie que mejoran la funcionalidad y seguridad del Subaru WRX STI pero sin interceder en un carácter puro y radical. Por tanto aquí no tenemos sistemas de ayuda semiautónoma, el control es 100% del conductor, o mejor dicho, piloto. Eso sí, esta versión 2018 incluye aviso de ángulo muerto y luces automáticas, así como las luces SRH direccionales que ya probamos en el Subaru XV 2018.

Prueba Subaru WRX STI

La pantalla del salpicadero crece hasta las 5,9 pulgadas y ahora los menús son más intuitivos. Además ahora contamos con el sistema Subaru StarLink que permite una mejor conexión con los smartphones. Pese a todo, al compararlo con el XV 2018 nos dimos cuenta que algunos mandos –por ejemplo los del volante– y elementos son de la generación anterior, lo que supone una actualización a medias. La sensación es de un interior que mezcla elemento del Subaru Levorg que probamos hace un año y el recién actualizado Subaru XV 2018.

Prueba Subaru WRX STI

El Confort Edition también incluye un equipamiento mayor gracias al techo solar eléctrico y asientos completamente forrados en cuero, siendo eléctrico el del conductor. El habitáculo permite acomodar a cinco adultos, aunque en la segunda fila la plaza central es algo justa. Se echa en falta unos aireadores traseros. A pesar de ellos esta versión  destaca por sus revestimientos en cuero que 'visten' un interior funcional y sobrio, aunque bien ajustado. Para nuestra sorpresa, el elaboradísimo sistema de tracción no implica un túnel central enorme.

Prueba Subaru WRX STI

El maletero dispone de una capacidad de carga de 460 litros, suficiente para los cinco ocupantes aunque inferior a otras berlinas de sus dimensiones. Cuenta con el cada vez más habitual sistema antipinchazos y su forma es profunda y de poca altura dado el portón trasero y la boca de carga es algo elevada.

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: AL VOLANTE

Después de un repaso a sus cualidades técnicas, toca girar la llave y evocar otros tiempos, en los que los deportivos de raza eran menos tecnológicos, más rudos pero muy divertidos. La primera sensación que se tiene a los mandos del Subaru WRX STI 2018 es que todos los mandos fundamentales para conducir –aquí no hablamos de la ruleta del climatizador o del botón de la radio- son duros, sólidos y con un tacto poco común en los coches actuales.

Prueba Subaru WRX STI

Ya sea pisando el embrague, cambiando de marcha o apuntando con el volante a una nueva curva, el STI muestra su carácter. Parece avisarnos de que no se anda con chiquitas, que este no es un deportivo más de los de ahora, con varios cientos de caballos y mucha electrónica para camuflar otras debilidades. Por fin las piezas parecen encajar, y es que este Confort Edition, no se diferencia en nada del Rallye Edition más allá de un habitáculo más lujoso y el techo panorámico.

Prueba Subaru WRX STI

En algunos casos es tal el nivel de radicalidad que por ejemplo subiendo la cuesta del garaje piensas que algo se ha roto por lo crujidos y quejidos de los diferenciales y los bruscos tirones que indican que el sistema está buscando la forma de encontrar la mayor tracción disponible. En los atascos igual tienes que echar mano a algún masaje para relajar tu pierna izquierda, que no va a necesitar de gimnasio nunca más después de luchar con el embrague.

Incluso con neumáticos deportivos, la capacidad de ganar metros en tierra, nieve o asfalto mojado es descomunal

Todas estas anécdotas no hacen sino mostrarnos kilómetro a kilómetro que el Subaru WRX STI no es un automóvil de medias tintas al que le gusta aparentar algo que no es. Incluso en esta versión con una estética discreta, las similitudes con la competición siguen presentes, por mucho que te empeñes en justificar la compra de esta berlina a tu pareja.

Ahora bien, cuando te pones el mono de piloto y lo pones a prueba el STI no defrauda nunca. La virulencia de la entrada de potencia hace que parezca más rápido de lo que es, y aunque al final acabas acostumbrándote a la patada del turbo que te aplasta contra el asiento, es el gran comportamiento y la infinita capacidad de traccionar la que dejan un recuerdo imborrable en tu memoria.

La dirección es una de la más equilibradas que hemos probado. Dura pero muy informativa, permite conocer con precisión el comportamiento de cada eje, mientras manejamos un volante de los de antes –redondo y de grosor perfecto–, como debe ser en una máquina como esta.

Prueba Subaru WRX STI

A la hora de probar sus cualidades a fondo, los temporales han supuesto un aliciente más para comprobar que incluso con neumáticos deportivos Yokohama Advan Sport, la capacidad de ganar metros en tierra, nieve o asfalto mojado es descomunal. Suma a esto una altura al suelo excelente para ser un coche deportivo con suspensiones bajas y en breve te verás cortando cunetas sin temor a destrozar los bajos. Aquí, una vez más, el pedigrí de los rallies está presente. Además, es lo suficientemente rápido e increíblemente eficaz como para poner en apuros en carreteras reviradas a deportivos que le superan en potencia.

 

 

El tarado de la suspensión es lo suficientemente firme como para evitar cabeceos innecesarios de la carrocería cuando subimos el ritmo, lo que redunda en un comportamiento muy ágil a pesar de sus dimensiones y peso. Los nuevos frenos Brembo con pinzas de seis pistones delante y dos detrás destacan por tacto y capacidad de mordiente, pudiendo hacer saltar el ABS si te empeñas.

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: ECONOMÍA DE USO

Todo lo anterior tenía que tener un punto negativo, y en el caso del Subaru WRX STI el consumo es lo menos bueno del último representante de los WRC de antaño. Pero lejos de inquietarnos, ya que dudo que cualquier potencial comprador desconozca este atributo, el STI nos pareció menos sediento de lo esperábamos.

Prueba Subaru WRX STI

Recordemos que llevamos un motor bóxer de gran cilindrada y turbo a la vieja usanza, más optimizado que en versiones anteriores, pero que no deja de ser un propulsor pensado para extraer el máximo rendimiento y no tanto un consumo y emisiones reducidas. Por concepto es algo imposible. Aun así, bajar de los 10 litros a los 100 no es algo difícil, siempre que utilicemos las ultimas relaciones y seamos cuidadosos con el pie derecho. Por ejemplo, en carretera y autopista la media rondó los 9,5 litros cada 100 kilómetros, a velocidades legales pero dándonos algunas alegrías en incorporaciones y adelantamientos. La sexta velocidad permite desahogar el motor en autopista y circular a 120 kilómetros/hora a apenas 2.700 revoluciones.

Otra cosa es cuando se practica conducción deportiva, donde lo normal son medias por encima de los veinte, pero “que nos quiten lo bailao”. Sensaciones así están al alcance de pocos vehículos nuevos a la venta hoy en día. En nuestro recorrido habitual de pruebas, a un ritmo medio-alto el Subaru WRX STI marcó 12,8, una cifra próxima al consumo homologado que la marca sitúa en 10,9 litros. Sinceramente esperábamos sobrepasar los 15 litros de media, por lo que ha sido una grata sorpresa, dentro de la fama de 'bebedor' que atesora el STI.

Prueba Subaru WRX STI

Pese a su usabilidad, el consumo -especialmente en entornos urbanos- merman sus posibilidades como coche de todo uso y también te lo ponen un poco más difícil a la hora de justificar la compra como coche racional, con cinco plazas y maletero… Y mira que esta discreta versión sin alerón ni color estridente te lo pone un poco más fácil. Tu familia acabará preguntándote por qué visitáis las gasolineras tan a menudo… La autonomía en los mejor de los casos ronda los 550-600 kilómetros, ahora bien, si aprovechas todas las capacidades de su motor bóxer turbo esta puede verse reducida a la mitad.

Prueba Subaru WRX STI

Si hablamos de precio, el Subaru WRX STI está ya a la venta por 46.900 euros. No hay diferencia entre versiones, ambas, la Rally Edition y la Confort Edition, cuestan lo mismo. A día de hoy existe una campaña de descuento de 3.000 euros, que acerca al STI a los 'siete kilos' de las antiguas pesetas. No nos parece caro para un automóvil tan especial y con un potencial increíble en conducción deportiva. Las sensaciones que produce tampoco están al alcance de cualquiera.

Al igual que en el resto de la gama Subaru, el equipamiento es muy completo de serie por lo que no existen opciones, sólo accesorios como colas de escape cromadas –185 euros–, derivabrisas –115–, alfombrillas deportivas, protector del maletero o un interesante short shifter que acorta los recorridos de la palanca por 339 euros.

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: RIVALES

Hoy en día y una vez extinto su archirrival, el famoso Mitsubishi Lancer Evo, el Subaru WRX STI no cuenta con rivales directos. Aún así hemos seleccionado un par de coches similares que se adentran en su terreno:

  • Audi RS3 Sedán: con sus 400 caballos y la tracción integral Quattro, este supercompacto en su versión de 3 volúmenes es lo más parecido a un STI por concepto. También cuenta con un motor de 2,5 litros turboalimentado, aunque en este caso es de cinco cilindros en línea. A su favor un mayor refinamiento y comodidad mayor para el día a día, aunque el precio es muy superior, ya que arranca en los 62.000 euros. Acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en sólo 4,3 segundos y su velocidad máxima está limitada a 250.
  • Ford Focus RS: el deportivo con tracción integral de Ford también plantea una disposición similar al Subaru WRX STI 2018, gracias a incluir por primera vez desde su nacimiento una tracción integral permanente, que junto al motor 2.3 Ecoboost turbo de 350 caballos con cambio manual suponen una combinación muy acertada. Parte de los 41.260 euros y alcanza los 100 kilómetros/hora desde parado en sólo 4,7 segundos.

Prueba Subaru WRX STI

 

PRUEBA SUBARU WRX STI 2018: CONCLUSIONES

Único, inimitable y en peligro de extinción. El Subaru WRX STI 2018 supone el canto del cisne de los antiguos WRC y la última oportunidad para el aficionado de hacerse con una máquina de rally con matrícula. Las soluciones técnicas heredadas de la competición marcan sus diferencias respecto a otros deportivos, y a pesar de una potencia contenida para hoy en día, su comportamiento y sistema de tracción le permiten ser todo un matagigantes, especialmente en firmes poco adherentes.

Esta versión 2018 añade algunos elementos de seguridad interesantes y un equipamiento muy completo, además de soluciones para hacerlo más llevadero en el día a día. Por menos de 50.000 euros se nos ocurren pocos coches deportivos tan interesantes y efectivos como este Subaru WRX STI. Incluso esta variante Confort Edition sin alerón, es un STI con todas las de la ley. Ojalá los japoneses lo mantengan por muchos años en su catálogo.

 

FICHA TÉCNICA Subaru WRX STI 2018
Motor –tipo–: Gasolina turboalimentado, inyeccion directa
Cilindrada –centímetros cúbicos–: 2.457
Potencia –caballos (par) /revoluciones por minuto–: 300 (407 Nm) / 6.000
Transmisión: Manual de 6 velocidades
Velocidad máxima –kilómetros/hora–: 255
Aceleración 0-100 kilómetros/hora –segundos–: 5,2
Consumo medio homologado –litros/100 kilómetros–: 10,9
Largo/ancho/alto –metros–: 4,59/1,79/1,47
Peso en vacío –kilos–: 1.602
Emisiones CO2 : 252. Euro 6
Precio en euros: 46.900 –sin descuentos–
Lanzamiento: 2017

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Stavelot
Uno de mis coches preferidos de laaaaargooo.... mejor que el EVO de toda la vida!!!
  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP