GP de Francia F1 2018
Pruebas Soymotor.com

Prueba Subaru XV 2018: un SUV con alma todoterreno

Probamos la nueva generación del SUV de Subaru, ya a la venta desde 21.900 euros

El Subaru XV 2018 utiliza la nueva plataforma global estrenada por el Impreza

De comportamiento ejemplar en campo, en carretera también rinde a gran nivel

AmpliarPrueba Subaru XV 2018: un SUV con alma todoterreno - SoyMotor.comPrueba Subaru XV 2018: un SUV con alma todoterreno

La demanda de los SUV de tamaño medio creció en 2017 casi un 20% y Subaru ha dado de lleno en el mercado con su renovado XV, que estrenó numerosos cambios para hacerlo mejor coche en todos los sentidos. Después de un primer contacto, en él dimos buena cuenta de su versatilidad y capacidades fuera de carretera, ahora hemos probado a fondo el Subaru XV 2018 para conocer todos los detalles del superventas de la marca japonesa.

No es casualidad las ventas de Subaru crecieran un 9,2% el pasado año en nuestro país, en el que el todocamino que hoy probamos ha tenido mucho que ver, ya que casi cuatro de cada diez Subaru vendidos en 2017 correspondieron al modelo que hoy probamos. Ahora, con una renovación total respecto a su predecesor, Subaru quiere dar un nuevo impulso para hacerlo aún más exitoso. ¿Qué argumentos tiene para convencer al gran público?

Subaru XV - prueba SoyMotor.comFOTOS: Galería de imágenes de la prueba al Subaru XV

PRUEBA SUBARU XV 2018: PRIMERAS IMPRESIONES

El diseño recuerda al anterior, si bien los mayores cambios en encuentran bajo la carrocería. El nuevo Subaru XV 2018 toma como base la nueva plataforma modular que la marca ya ha empleado en otros modelos como el Impreza. Esto supone una ganancia de 3 centímetros entre ejes hasta los 2,66 metros que redundan en una mayor habitabilidad.

Prueba Subaru XV 2.0

Este nuevo chasis no impide que mantenga una altura libre al suelo excepcional para un SUV, nada menos que 22,1 centímetros, lo que supone un buen punto de partida para explorar sus cualidades 'off road'. Las bondades no acaban ahí, ya que Subaru declara una rigidez torsional un 70% superior a su antecesor.

 

En el apartado estético, el nuevo Subaru XV no esconde su vocación campera con una carrocería alta de 4,46 metros de longitud y con algunas cotas más próximas a un todoterreno que a un todocamino. Voladizos y otros elementos resultan muy bien integrados en el conjunto, mientras que los protectores plásticos que rodean los pasos de ruedas y parachoques logran un atractivo contraste en nuestra unidad de pruebas en color blanco y le dotan de una imagen robusta y aventurera.

Prueba Subaru XV 2.0

 

PRUEBA SUBARU XV 2018: MOTOR

Fiel a una idea, Subaru utiliza la mecánica con disposición bóxer –cilindros enfrentados-– desde hace más de dos décadas. En SoyMotor.com hemos podido probar las bondades de este tipo de configuración en otras pruebas de larga duración como en la del Subaru Levorg o al pilotar el Toyota GT86 –el hermano gemelo del Subaru BRZ–, y todas ellas destacan por una suavidad de funcionamiento, ausencia de vibraciones y un sonido característico que les diferencian de la competencia. En el apartado dinámico, como veremos más adelante, el bajo centro de gravedad gracias a los cilindros opuestos es otro de sus grandes argumentos.

Prueba Subaru XV 2.0

En esta ocasión, nuestro Subaru XV 2018 cuenta con un 2.0 bóxer gasolina atmosférico de inyección directa en el que cambian el 80% de sus componentes respecto a su predecesor para reducir su peso y consumos. Además, la potencia máxima alcanza los 156 caballos frente a los 150 del anterior Subaru XV. Sin ser demasiado potente destaca por una buena entrega de par a bajo y medio régimen que lo hacen muy agradable en un uso urbano y en carretera. Aunque corta inyección a 6.500 revoluciones, no merece la pena apurarlo tanto ya que sólo obtendremos vibraciones y una elevada rumorosidad. Los ingenieros japoneses, en esta ocasión, han optado por una configuración menos radical que otros modelos con bóxer de misma cilindrada como el Subaru BRZ –200 caballos– en favor de una mayor usabilidad y agrado de uso.

Subaru apuesta por mecánicas bóxer gasolina atmosféricas en dos niveles de potencia

Para redondear la jugada, el Subaru XV 2018 recurre a una caja de cambios Lineartronic de variador continuo que es la guinda a un conjunto mecánico bien resuelto y agradable de usar para cualquier conductor, ya que mantiene el motor en su zona de par máximo en cualquier situación, gracias a un número infinito de relaciones de cambio. Por cierto, la caja ha sido aligerada en 8 kilos para mejorar su eficiencia y reducir el peso total. No disponemos de modos de conducción, sin embargo, la caja de cambios adivina nuestras intenciones y puede mostrarse tan suave como agresiva en función de cómo modulemos el acelerador, si bien en esta última situación el resbalamiento del cambio da la impresión de mermar las prestaciones puras del vehículo.

Por si esto no fuera suficiente, basta con colocarlo en modo secuencial y actuar sobre las levas, mientras el cambio simula siete marchas fijas como si fuera una caja de doble embrague. En este modo sólo echamos en falta unos cambios de marcha más rápidos y un mayor poder de reducción en conducción dinámica, si bien nunca debemos olvidar que no hablamos de un deportivo.

Prueba Subaru XV 2.0

Además de esta versión con motor de dos litros, el Subaru XV 2018 también puede elegirse con motor bóxer atmosférico de 1.6 litros de 114 caballos de potencia máxima. Ambos van asociados a la caja de cambios automática si bien preferimos la versión probada por su mayor empuje y capacidad de respuesta en cualquier situación. El mayor par también es una ayuda a la hora de viajar con toda la familia a bordo o afrontar situaciones complicadas en conducción fuera de carretera.

 

PRESTACIONES
SOYMOTOR.COM*
SUBARU XV 2018 2.0 AT
0-50 km/h 3,7 segundos
0-100 km/h 9,9 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 17,5 segundos
Fuerzas G máxima en curva 0,84 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

 

PRUEBA SUBARU XV 2018: INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

Una vez en el interior, el nuevo Subaru XV muestra una mejor cara que su predecesor gracias a unos acabados y ajustes mejorados, así como una mayor habitabilidad gracias a una distancia entre ejes mayor. Lo que no cambia es el completo equipamiento de origen a pesar de su competitivo precio. A esta versión Executive Plus no le falta de nada y, para satisfacción de los ocupantes, añade techo solar eléctrico, asientos calefactables de cuero con pespuntes naranjas –el del conductor eléctrico– o llantas de aleación de 18 pulgadas.

Prueba Subaru XV 2.0

La consola central también gana enteros con la nueva pantalla táctil multifunción de 8 pulgadas que incluye lo último en conectividad como Apple Car Play y Android Auto. Sólo echamos en falta que no pueda equipar navegador tradicional, aunque cuenta con la tecnología para mostrar el de nuestro móvil en la pantalla. Otro aspecto distintivo de los Subaru es la pequeña pantalla superior, que muestra información adicional muy práctica y que también ha sido actualizada para la ocasión.

Disponemos, entre otros, de menús sobre el consumo instantáneo, combinado y autonomía, otro configurable con temperatura del agua y aceite y velocidad media, las ayudas a la conducción y también un menú 'off road' que muestra la inclinación de la carrocería y cómo actúa el sistema de tracción en tiempo real. Muy completo y de menús intuitivos.

Prueba Subaru XV 2.0

Los japoneses no se quedan atrás respecto a la competencia con un completo paquete denominado Subaru EyeSight, que aglutina diferentes sistemas de ayuda a la conducción y seguridad al volante, y que han incluido de serie en todas las versiones. Hemos podido probar a fondo el control de crucero adaptativo que, gracias a su funcionamiento desde 0 a 180 kilómetros/hora, ahorra mucho trabajo al conductor en atascos y trayectos en vías rápidas.

La prueba de fuego fue la M-30 en hora punta y la pasó con nota gracias a una respuesta mejorada y una facilidad de uso palpable. Junto al mantenimiento de carril suponen un avance tecnológico que todos deberíamos probar. Igualmente notables suponen los faros adaptativos SRH que giran en el mismo sentido de la curva para iluminar la carretera y marcan la diferencia en carreteras reviradas.

Prueba Subaru XV 2.0

El maletero cuenta con 385 litros con formas muy regulares. Su capacidad es menor a la de sus principales competidores, aunque lo solventa con una capacidad de carga mejorada gracias a las barras del techo, que son de serie en esta versión. Con los asientos traseros plegados –cuentan con la habitual división 60/40– la capacidad se amplía hasta los 1.310 litros.

Prueba Subaru XV 2.0

El freno de mano es eléctrico, lo que permite un mejor aprovechamiento y orden en el túnel central, así como una mayor comodidad de accionamiento. La ergonomía es buena gracias al ajuste de altura y profundidad del volante así como la regulación en altura del asiento del piloto.

 

PRUEBA SUBARU XV 2018: AL VOLANTE

En carretera, el Subaru XV 2018 muestra sus buenas maneras desde los primeros kilómetros. Sin ser un automóvil deportivo, propone una experiencia a sus mandos muy sólida con una precisión destacable en todos sus mandos, lo que da confianza al conductor. A diferencia de otros modelos de la competencia, el todocamino japonés muestra un equilibrio difícil de alcanzar gracias un comportamiento muy equilibrado tanto en asfalto como fuera de él. De hecho, será en este primero donde pase gran parte de su vida. Subaru ha mejorado su puesta a punto, lo que sumado a la nueva plataforma, lo hacen de un mejor coche que su predecesor en estas circunstancias.

Prueba Subaru XV 2.0

Estas cualidades salen a relucir en cualquier situación, ya que el balance general es el de un coche bien construido, con un comportamiento preciso y una seguridad elevada gracias a su sistema de tracción integral permanente y sus sistemas de ayuda a la conducción. En zonas reviradas, el Subaru XV 2018 no se amilana y da un paso al frente para afrontar todo tipo de curvas con una efectividad muy elevada. Aquí la suspensión y el nuevo chasis toman el protagonismo y brinda al conductor buenos momentos a los mandos del SUV japonés.

Su otro as en la manga es una dirección revisada, más rápida y con buen tacto así como el sistema de vectorización del par activo que utiliza los frenos y el sistema de tracción par que frena las ruedas interiores para un mejorar la agilidad y el comportamiento en curvas cerradas. En esta ocasión la teoría se traslada a la práctica con un comportamiento dinámico impropio de este tipo de vehículos.

Muestra un equilibrio difícil de igualar gracias un comportamiento muy equilibrado tanto en asfalto como fuera de él

Subaru tampoco se ha olvidado del resto del pasaje ya que para esta nueva generación han mejorado la insonorización del habitáculo, lo que junto al equilibrado tarado de la suspensión y buen filtrado de los baches hacen del XV 2018 un vehículo rutero y confortable en carretera y autopista. Sólo la elevada rumorosidad del motor bóxer a altas vueltas se hace notar en algunas circunstancias.

En ciudad, la caja de cambios es fundamental en un funcionamiento muy agradable gracias a la ausencia de tirones y empujes constantes. En estas circunstancias, el modo D es perfecto para fluir entre el tráfico y los atascos mientras disfrutamos de una comodidad elevada. La visibilidad es otro de sus puntos fuertes gracias a una gran superficie acristalada y una posición de conducción un poco más elevada respecto a la mayoría de los vehículos. A pesar de ello, la postura de conducción es buena, muy integrados en el vehículo y sin nunca dar sensación de ir sentado demasiado alto.

En esta prueba de larga duración tampoco nos hemos podido resistir a poner a prueba al Subaru XV 2018 fuera de la carretera, dado que su carácter y concepción de todocamino te invitan a explorar los límites en caminos y senderos alejados de la civilización. La sierra madrileña, nevada por los pasados temporales que asolaron la Península, aguardaba a nuestro vehículo con varios obstáculos no aptos para cualquier SUV.

Prueba Subaru XV 2.0

El Subaru XV 2018 pasó, literalmente, por encima de todos ellos gracias a su sistema de tracción integral permanente Symmetrical AWD que lo diferencian de la competencia. Mientras la mayoría de sus competidores recurren a un sistema conectable que sólo actúa en ciertas ocasiones, en el XV los dos ejes están siempre en movimiento con una distribución de par más adecuada a cada situación. En condiciones normales envía el 60% del par a las ruedas delanteras y en condiciones de baja adherencia puede llegar a una relación 50/50.

A ello se suma el modo X-MODE, que se activa desde la consola central y habilita un programa específico para conducción fuera de carretera que gestiona el control de tracción, el cambio y el motor para lograr la máxima motricidad. En una gran pendiente de tierra con zonas nevadas pudimos comprobar el buen funcionamiento del conjunto, que sin pérdidas de tracción logró alcanzar la cima, mientras que la bajada fue cosa de niños gracias al control de descenso de pendientes.

Prueba Subaru XV 2.0

En pistas y 'off road', el sistema de tracción, la altura libre y la electrónica marcan distancias con el resto de SUV

Más sorprendidos nos quedamos al comprobar que este acabado con llanta de 18 pulgadas no monta neumáticos M+S, sino unos Bridgestone Dueler H/P convencionales en medida 225/55, lo que deja en mejor lugar aún el trabajo realizado por el sistema de tracción y la electrónica, al no contar con la tracción extra que brindan unos neumáticos específicos de tacos. Otra de sus virtudes es la gran altura al suelo, que hace casi imposible tocar con los bajos en escalones y desniveles. Para hacernos una idea la distancia al suelo es de 22 centímetros, uno más que por ejemplo un Toyota Land Cruiser.

En estas circunstancias, las suspensiones muestran una buena puesta a punto, ya que a la efectividad en asfalto suman una muy buena absorción y recorrido que permite no hacer topes en baches mientras mantiene un buen control de los movimientos de la carrocería. Por todo lo anterior, el Subaru XV 2018 es la referencia de la categoría en terrenos complicados, sin descuidar un comportamiento en carretera a gran nivel. Un equilibrio difícil de igualar.

 

PRUEBA SUBARU XV 2018: ECONOMÍA DE USO

El consumo medio homologado de esta versión 2.0 de 156 caballos es de 6,9 litros cada 100 kilómetros, si bien en condiciones reales y abusando en momento puntuales de las revoluciones de las mecánicas bóxer, nuestro Subaru XV ha consumido de media 8,2 litros durante los más de 400 kilómetros de pruebas. Mientras que en ciudad ronda los 9 litros, en carretera y autopista es sencillo conseguir los 7 reales gracias a los largos desarrollos y el buen par a bajo y medio régimen.

Prueba Subaru XV 2.0

El precio de partida del nuevo Subaru XV es de 21.900 euros que corresponden a la versión con mecánica bóxer de 1,6 litros y 116 caballos con acabado Sport. Se convierte así en el modelo más accesible de toda la gama Subaru en España. En el caso de nuestra unidad, equipada con el motor más poderoso y acabado Executive Plus, la tarifa sube hasta los 28.200 euros. En cualquier caso, es un precio muy competitivo respecto a la competencia si tenemos en cuenta el equipamiento de serie.

Subaru ha contemplado el carácter aventurero del XV en un catálogo de accesorios que permiten equipar para cualquier uso al SUV japonés, especialmente para actividades al aire libre. Entre ellos encontramos portaesquíes de 4 ó 6 pares (desde 98 euros), soporte para 2 o 3 bicicletas (270 euros), cofre en dos tamaños (desde 478 euros) o diversas protecciones de bajos, motor o diferencial (180 euros) por si queremos exprimir sus virtudes fuera de carretera.

La autonomía se ve ligeramente penalizada por unos consumos un poco más altos que la media. Con los 62 litros disponibles, supera los 700 kilómetros en condiciones normales y algo más en viajes por carretera.
 

Prueba Subaru XV 2.0

PRUEBA SUBARU XV 2018: RIVALES

  • Ford Kuga: renovado en 2017, el nuevo Kuga es, junto al Focus, el modelo más exitoso de Ford. Está disponible en versiones de dos y cuatro ruedas motrices y dispone de una amplia gama de motores –tres gasolina y tres turbodiésel–. Es un poco más grande por dimensiones que el Subaru XV ya que mide 4,52 metros de longitud y cuenta con un maletero de 456 litros. Su precio parte de los 22.490 euros en versión 1.5 gasolina turbo de 120 caballos y tracción delantera.
  • Seat Ateca: el SUV medio español ya lo probamos hace unos meses en SoyMotor.com y es una de las referencias del segmento por comportamiento en carretera y relación calidad/precio. Su precio arranca en los 18.450 euros con motor 1.0 TSI de 115 caballos y tracción delantera.
  • Renault Kadjar: con versiones 4x2 y 4x4 y una amplia gama de motores, el SUV mediano de Renault es todo un superventas. Su diseño es el que más acusa el paso del tiempo ya que fue lanzado en 2015. Sus mejores bazas son un gran maletero de 472 litros y un precio competitivo que arranca en los 17.200 euros

Prueba Subaru XV 2.0

 

PRUEBA SUBARU XV 2018: CONCLUSIONES

El nuevo Subaru XV 2018 supone una gran evolución respecto a su antecesor. Ahora es más coche en todos los sentidos y logra un equilibrio difícil de igualar para sus competidores. La puesta a punto, sumada a la nueva plataforma, mejora su comportamiento en asfalto, donde se siente ágil y preciso como pocos. Fuera de la carretera, el sistema de tracción permanente Symmetrical AWD, junto a una elaborada electrónica y una altura libre ejemplar, lo sitúan como la referencia de la categoría por sus capacidades 'off road'.

Ese mismo equilibrio se traslada a un equipamiento muy completo al precio justo para hacerlo muy competitivo y mostrarse como una alternativa real a otros SUV más vistos, pero no por ello mejores. El conjunto mecánico ofrece una suavidad y fiabilidad contrastadas, sólo podríamos pedirle un consumo algo más reducido, un maletero más amplio y una variante con cambio manual. En resumen, Subaru ha dado en el clavo para que el XV 2018 continúe como superventas, y ahora se lo pone todavía un poco más difícil a la competencia.

 

FICHA TÉCNICA Subaru XV 2018 2.0 Lineartronic
Motor –tipo–: Gasolina atmosférico, inyeccion directa
Cilindrada –centímetros cúbicos–: 1.995
Potencia –caballos (par) /revoluciones por minuto–: 156 (196 Nm) / 6.000
Transmisión: Automático de variador continuo CVT
Velocidad máxima –kilómetros/hora–: 194
Aceleración 0-100 kilómetros/hora –segundos–: 10,4
Consumo medio homologado –litros/100 kilómetros–: 6,9
Largo/ancho/alto –metros–: 4,46/1,80/1,59
Peso en vacío –kilos–: 1.514
Emisiones CO2 : 155. Euro 6
Precio en euros: 28.200 –sin descuentos–
Lanzamiento: 2017
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Stavelot
Carrazo.... pero por que no le ponen cambio manual, por DIOSSSSSS....... viva Subaru pero que revisen esto :))
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top