PRIMERA PRUEBA

Renault Captur 2020: probamos la nueva versión híbrida

La segunda generación del SUV parte de la plataforma CMF-B

Ofrece versiones de combustión, ´mild-hybrid', GLP, híbrida e híbrida enchufable

AmpliarRenault Captur 2020: probamos la nueva versión híbrida - SoyMotor.comEl Renault Captur híbrido autorrecargable entrega 145 caballos de potencia

Probamos la segunda generación del Renault Captur, un SUV que parte de la plataforma CMF-B y ofrece una gama mecánica compuesta por diversas unidades de combustión, una de GLP, una híbrida autorrecargable y una híbrida enchufable. Su precio de salida es de 19.500 euros.

Vigente desde el año 2013, el Renault Captur estrenó su segunda generación en el Salón de Frankfurt 2019 en un segmento cada vez más competido. De hecho, al debutar el original, sólo tenía al Nissan Juke como rival, mientras que ahora son más de 20 los adversarios a los que se enfrenta. Parte de la plataforma CMF-B –la misma que la del nuevo Renault Clio–, que logra aligerar 50 kilos y que está preparada para acoger cualquier tipo de mecánicas, eléctricas incluidas. Ésta, además, será común para la mayor parte de los vehículos del segmento B del Grupo Renault, lo que supondrá la fabricación de unos tres millones de coches en todo el mundo. Muchos de ellos serán del nuevo Captur, que tiene ante sí el reto de hacer crecer considerablemente los 1,5 millones de unidades que se han vendido de la primera generación. Enfrente, además del mencionado Juke, tendrá a otros superventas como el Seat Arona o el Peugeot 2008.

El Renault Captur de segunda generación es además un SUV de sangre española, puesto que su fabricación se da dentro de nuestro territorio. Además, uno de cada tres proveedores que participan en el nacimiento del vehículo también tiene su origen en España.

 

RENAULT CAPTUR 2020: EXTERIOR

La mayor variación del Renault Captur 2020 respecto a su predecesor la encontramos en sus medidas. Se trata de un todocamino de 4,23 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,58 de alto, de tal forma que supera al anterior en 11, 2 y 0,7 centímetros respectivamente. La distancia entre ejes, por su parte, es de 2,63 metros, por los 2,61 que tenía antes. Se trata de un modelo más largo que el Renault Scénic de primera generación o que el Renault Mégane de segunda, que por cierto es el coche más vendido en España hasta el momento de publicar este artículo.

Con este aumento de sus medidas, Renault quiere hacer del Captur un 'coche para todo', es decir, uno que sea capaz de cumplir en el tráfico urbano además de ofrecer, a cierta distancia, bondades similares a las de las berlinas o a las de lo monovolúmenes, sin dejar de lado ciertas capacidades camperas.

renault_captur_2020_3.jpg

 

En el plano estético adopta el lenguaje de diseño actual de la marca, lo que significa que aparecen una parrilla más ancha, más detalles cromados y unas ópticas full led de serie con la firma de C invertida, que es en parte responsable de aportar una mayor sensación de anchura. Las versiones más altas de gama incorporan además animaciones en la iluminación. Este frontal también ofrece unos huecos en el paragolpes con los que se mejora el Cx y la refrigeración de los frenos. En la zaga, también con forma de C invertida, las ópticas son de led. También destacan novedades como el techo practicable y las barras portaequipajes, ambas opcionales, y una gama de llantas de aleación de entre 16 y 18 pulgadas de tamaño.

El actual Renault Captur también estrena cuatro colores para la carrocería, como son el 'Naranja Atacama', el 'Rojo Flama', el 'Azul Iron' y el 'Negro Amethyst', este último exclusivo del acabado 'Initiale Paris'. Como contraste también debutan para el techo otras cuatro opciones: 'Negro Midnight', 'Naranja Atacama', 'Gris Highland' y 'Blanco Alabaster'. En total, Renault anuncia 90 combinaciones cromáticas diferentes, algo vital según la firma, pues una de las principales razones de compra del modelo es su capacidad de personalización.

El Renault Captur estrena en 2021 un acabado deportivo llamado R.S. Line que distingue al SUV del resto de unidades por la presencia de elementos como paragolpes específicos o unas llantas Le Castellet de 18 pulgadas. También aparece la inscripción R.S. Line sobre las aletas, unos cristales tintados y se incorporan dos salidas de escape falsas en la zaga.

renault_captur_rs_line_1_0.jpg

 

RENAULT CAPTUR 2020: INTERIOR

El habitáculo del nuevo Renault Captur 2020 cambia considerablemente respecto al modelo saliente gracias a un estilo más actual y vanguardista. Cuenta con el concepto Smart Cockpit que ya vimos en el Clio, de tal forma que el cuadro de instrumentos incluye una pantalla digital que puede ser de 7 ó 10,2 pulgadas, mientras que la consola central está presidida por otra pantalla, la del sistema de infoentretenimiento, que puede ser de 7 o de 9,3 pulgadas y está dispuesta verticalmente. La segunda de ellas incluye el sistema Easy Connect, que ofrece entre otras cosas conexión a internet. En todo caso existe compatibilidad con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto.

Respecto al anterior Captur, se produce una mejora en el espacio disponible para las rodillas de 17milímetros, de 40 en el caso del asiento trasero central, de 15 entre ocupantes y de 20 en la banqueta.

Tal y como sucede con el exterior, Renault ofrece con el nuevo Captur una amplia oferta de colores y acabados, entre los que se estrenan diversos tejidos para las tapicerías y guarnecidos.

renault_captur_2020_2.jpg

 

Otro de los puntos a destacar del nuevo Renault Captur 2020 es el maletero, cuya capacidad puede variar en función de la posición en la que se coloque el asiento trasero, que se puede desplazar de forma longitudinal hasta 16 centímetros. En el peor de los casos hay 422 litros, y en el mejor 536, lo que supone una ganancia en este último caso de 81 litros. Eso sí, estas últimas medidas no se han obtenido bajo el estándar VDA, con lo que la comparación con la que ofrecen sus rivales no es todo lo realista que debería. Si se abaten los asientos traseros se llega a 1.257 litros.

El interior de la versión R.S. Line cuenta con elementos diferenciadores como un volante de cuero perforado, detalles en color rojo, molduras de plástico con estética que imita la fibra de carbono y pedales metálicos.

renault_captur_rs_line_3.jpg

 

RENAULT CAPTUR 2020: EQUIPAMIENTO

La gama del Renault Captur 2020 está compuesta de cinco acabados en España. El de acceso es el Life, y está asociado sólo al motor menos potente de gasolina. Por encima queda el Intens, mientras que el Zen es el único disponible con todos los motores. Se espera que éste sea el más vendido de todos. El más deportivo es el denominado R.S. Line, que debuta en 2021, mientras que el más completo es el Zen+, ya que según la firma del rombo el Initiale Paris no va a llegar a nuestro mercado.

La firma del rombo añade capacidades autónomas a su nuevo B-SUV, que puede presumir de su amplia dotación de sistemas de seguridad como el asistente de conducción en autopistas o atascos, la frenada activa de emergencia, el sistema de mantenimiento de carril, el sistema de control de ángulo muerto, el reconocimiento de señales de tráfico, la visión de 360 grados, sensores y asistente de aparcamiento, la alerta de tráfico cruzado o el limitador de velocidad, entre otros. El conjunto formado por el control de Velocidad inteligente, el sistema de mantenimiento de carril, el stop and go y el asistente de conducción semiautónoma se le conoce como Easy Drive.

Entre los elementos opcionales que ofrece Renault para el nuevo Captur están un techo panorámico de cristal, un sistema de audio de la marca Bose con nueve altavoces, asientos delanteros con calefacción o el freno de estacionamiento eléctrico.

También es opcional el sistema Multi-Sense, que por 330 euros permite elegir entre diferentes modos de conducción. Están el Normal, el Eco y el Sport. Cada uno de ellos afecta a la respuesta del motor, a la de la dirección, a la iluminación interior, al aspecto del cuadro de mandos y al de la pantalla del sistema multimedia. El sistema de navegación, por su parte, tiene un precio de 454 euros.

Por primera vez el Renault Captur puede incorporar techo practicable, un extra que requiere el pago de 600 euros.

Hay que hablar también de My Renault, una aplicación que se puede descargar en el Smartphone y que permite recibir y enviar información relativa al coche. Entre ella se encuentra la autonomía restante, el historial de trayectos, las puntuaciones 'eco' obtenidas, la presión de los neumáticos, el lugar donde se ha estacionado el vehículo o el envío al sistema multimedia de un destino ya fijado en la aplicación, entre otras cosas.

La variante R.S. Line dispone de serie de cuadro de mandos digital de 10 pulgadas, cámara marcha atrás o de sensores de aparcamiento tanto en la parte delantera como en la trasera.

renault_captur_rs_line_2.jpg

 

RENAULT CAPTUR 2020: MECÁNICA

La gran estrella del apartado mecánico del nuevo Renault Captur 2020 es la versión híbrida enchufable, que se beneficia de la experiencia lograda por la marca del rombo en la Fórmula 1. Se trata del primer modelo de Renault en incorporar un motor así.

La parte térmica corresponde a un motor de gasolina de 1.6 litros atmosférico, mientras que la eléctrica está compuesta de dos propulsores eléctricos, uno situado a la salida de la transmisión y otro en paralelo. En total, 160 caballos de potencia y una autonomía en modo 100% eléctrico de 50 kilómetros, cifra que aumenta hasta los 65 kilómetros si sólo se circula por ciudad. La velocidad máxima en modo eléctrico es de 135 kilómetros/hora. Todo esto le da derecho a lucir la Etiqueta Cero de la DGT. 

La batería es de 9,8 kilovatios hora de capacidad. En cuanto a los tiempos de recarga, la casa francesa habla de entre tres y cinco horas en función de la toma elegida. El consumo homologado según WLTP de esta versión del Captur es de 1,5 litros a los 100 kilómetros, mientras que sus emisiones son de 32 gramos de CO2 por kilómetro recorrido.

Otra de las peculiaridades de esta versión híbrida enchufable es la presencia de una nueva caja de cambios sin embrague, que ofrece dos marchas para la parte eléctrica y otras cuatro para la térmica. La gestión es electrónica, y el resultado son catorce relaciones de cambio diferentes entre las que se encuentran las destinadas a la recuperación de energía.

Esta misma transmisión es la que equipa la variante híbrida autorrecargable, que tiene una batería de 1,2 kilovatios hora y, según Renault, puede recorrer el 80% de los desplazmientos urbanos en modo eléctrico. La potencia en este caso es de 145 caballos y homologa un gasto de carburante de 5 litros a los 100 kilómetros. La potencia del motor térmico, de 1.6 litros, es de 94 caballos, mientras que los dos motores eléctricos que equipa, igualmente dispuestos que en la versión enchufable, son de 49 y 20 caballos.

renault_captur_e-tech.jpg

 

El Renault Captur 2020 también ofrece motores convencionales. En el caso de los gasolina ambos son TCe turboalimentados, de tal forma que el más pequeño es el tricilíndrico 1.0 de 90 caballos –disponible también en GLP con 100 caballos– con cambio manual de cinco marchas, mientras que por encima está el cuatro cilindros de 1.3 litros y 140 caballos con cambio manual de seis marchas o automático EDC de siete. Esta última mecánica se apoya en un sistema 'mild-hybrid' y luce la Etiqueta Eco de la DGT.

Por su parte, en Diesel existían dos variantes que ya no se venden. Ambas partían del 1.5 Blue dCi, la primera con 95 caballos y cambio manual de seis marchas y la segunda con 115 caballos y la opción de elegir entre transmisión manual de seis velocidades o automática de siete.

La versión R.S. Line se asocia de forma exclusiva a cualquiera de los tres motores más potentes, es decir, el gasolina de 140 caballos, el híbrido convencional y el híbrido enchufable, sin que medie ninguna variación en lo que se refiere a la puesta a punto del SUV.

La suspensión que ofrece el nuevo Renault Captur es tipo McPherson/resorte helicoidal en la parte delantera y de rueda tirada con elemento torsional/resorte helicoidal en la trasera. Por su parte, el sistema de frenado ofrece unos discos ventilados de 280 milímetros en el eje delantero, mientras que en el trasero se ha optado por un freno de tambor.

renault_captur_2020_4.jpg

 

RENAULT CAPTUR 2020: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Basta con entrar al habitáculo del Renault Captur 2020 para darse cuenta del evidente salto de calidad que ha dado el modelo con la llegada de la nueva generación. Los materiales blandos predominan, mientras que todos los mandos, tanto los físicos como los digitales, son fácilmente accesibles desde el puesto de conducción. Éste, elevado como mandan los cánones de los SUV, ofrece además una visibilidad frontal mejorada respecto al modelo original.

Antes de entrar en detalle con la variante híbrida que hemos podido probar vamos a repasar las características que son comunes a todas las versiones. Lo mejor que se puede decir de un SUV es, precisamente, que no parece un SUV al conducirlo, y es el caso del Captur 2020. Sí, es cierto que el puesto de conducción es elevado, pero nada más evidencia el tipo de vehículo que tenemos entre manos. Lo normal es que estos todocaminos civilizados, debido a sus dimensiones y su peso, presenten ciertas pegas en términos de inercias y demás. Siempre y cuando no se haya hecho un trabajo brillante en el chasis y las suspensiones, claro. Es el caso del nuevo producto de la firma del rombo. El paso por curva del Captur denota un perfecto equilibrio entre aplomo y confort. Es lo suficientemente duro como para que no se mueva en exceso pero no tanto como para que afecte a la comodidad de los pasajeros. Eso sí, que nadie espere un vehículo especialmente emocionante a la hora de llevar a cabo una conducción dinámica. En ese sentido, el Ford Puma con el acabado deportivo le mejora.

Respecto a la dirección, hay que decir que se trata exactamente del mismo sistema que equipa el Renault Clio, eso sí, con un reglaje específico. Es directa, precisa y capaz de transmitir unas sensaciones acorde con lo que se espera en cada momento. No desmerece respecto a lo que proponen los rivales. Eso sí, todo ello mejora considerablemente cuando activamos el modo Sport, siempre y cuando nuestra unidad equipe el opcional Multi-Sense. Notaremos que el volante se endurece y gana en todo lo descrito.

El motor híbrido autorrecargable es una gran opción para aquellos que deseen tener un consumo contenido de combustible y que no deseen meterse en el jardín que supone tener que enchufar a la red el coche. Lo hemos podido probar durante unos 40 kilómetros en recorrido urbano y el consumo que marcó el ordenador de a bordo fue de 5,3 litros a los 100 kilómetros. Jugar con la palanca de cambios entre las posiciones D y B, esta última con mayor retención al levantar el pie del acelerador y mayor capacidad de recuperación de energía, es fundamental para potenciar al máximo la autonomía.

El funcionamiento del motor es suave casi todo el tiempo. Tan sólo observamos alguna vibración en el momento de la transición entre el modo totalmente eléctrico y el combinado. Eso sí, cuando se demandan los 145 caballos del propulsor se nota una aceleración contundente. Su particular transmisión hace que la sensación ofrecida esté a caballo entre los híbridos de Toyota con su cambio CVT y un coche automático dotado de un doble embrague o un convertidor de par. Es decir, se notan los saltos entre marchas pero no deja de ser un aumento de velocidad más lineal que el habitual. Una vez se acostumbra uno resulta una solución que aporta confort en marcha.

El único 'pero' que tiene esta versión híbrida autorrecargable llega de la mano del tacto del freno. Todos los vehículos electrificados son raros de primeras en este sentido, pero en este caso ni siquiera el paso de los kilómetros hizo que mejorásemos nuestra precisión cuando tocaba frenar, especialmente de forma leve. Al entrar en juego la regeneración de energía el pedal ofrece un tacto que no es capaz de transmitir como debería las sensaciones al conductor. Y ojo, no hay que entender mal esto, puesto que el coche frena contundentemente si así se le demanda. Es una simple cuestión de precisión en la maniobra.

renault_captur_etech_2.jpg

 

RENAULT CAPTUR 2020: PRECIOS

El precio del Renault Captur 2020 en España empieza desde 19.500 euros en el caso del motor de gasolina de menor potencia. El más barato de los GLP es el siguiente en el escalafón con un coste inicial de 20.340 euros. Por algo más, 20.900 euros, se puede adquirir el motor de 140 caballos 'mild-hybrid' con el acabado Intens, el más básico.

La variante híbrida autorrecargable empieza desde 24.850 euros, mientras que el enchufable hace lo propio desde 29.500.

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
02/07/2021 Probamos el Renault Captur híbrido.
15/02/2021 Renault presenta la versión R.S. Line del Captur.
04/03/2020 Renault anuncia el precio de la versión híbrida enchufable del Captur 2020.
10/02/2020 Asistimos a la presentación nacional del nuevo Renault Captur en Madrid.
09/01/2020 Renault desvela más datos del Captur híbrido enchufable.
28/10/2019 Acudimos a la presentación internacional del Renault Captur 2020 en Grecia.
11/09/2019 Presentación en el Salón de Frankfurt.
26/06/2019 Renault revela la nueva generación del Captur.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Alpine
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP