ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Colaboraciones franco-italianas: germen de la alianza entre Fiat y Renault

Modelos como el Citroën SM o el Peugeot 306 cuentan con genes italianos y franceses

Fiat ya unió lazos con Renault en 2014 para la fabricación del Talento

AmpliarEstas alianzas han dado tanto deportivos como vehículos industriales - SoyMotor.comEstas alianzas han dado tanto deportivos como vehículos industriales

Ante el intento de fusión entre el Grupo FCA y Renault, repasamos algunas colaboraciones históricas entre compañías automotrices francesas e italianas. Estos son algunos ejemplos.

Las sinergias en el mundo empresarial siempre son interesantes de analizar, y más si cabe en el sector de la automoción, donde en ocasiones dan lugar a modelos con doble nacionalidad y creaciones que juntan lo mejor de dos mundos.

Recientemente ha sido muy sonada la adquisición de Opel por parte del Grupo PSA, así como el acuerdo entre Toyota y BMW para desarrollo de sus respectivos Supra y Z4. Pero si hay un caso de colaboración empresarial que ha causado revuelo en las últimas semanas, ha sido el intento de fusión entre el Grupo FCA y Renault, cuya llave se encuentra ahora mismo en las manos de Nissan, socio de la francesa en la Alianza con Mitsubishi.

Pero este fenómeno no es nuevo, y si nos remontamos al pasado podemos encontrar colaboraciones de toda índole, como los modelos americanos con diseño italiano  como el ISO Grifo, el De Tomaso Mangusta, etc. No obstante, la colaboración entre espresas italianas y francesas no ha sido especialmente frecuente en el sector de la automoción, y los contactos entre Fiat y Renault han sido más bien escasos a lo largo de la historia. Aquí repasamos algunas sinergias franco-italianas que sí llegaron a materializarse y los modelos que nacieron de ellas:

 

PIAGGIO VESPA 400

piaggio-vespa400.jpg

Se trata de un pequeño coche desarrollado por la firma italiana Piaggio entre los años 1957 y 1961, en colaboración con la empresa francesa ACMA –acrónimo de 'Ateliers de Constructions de Motos et Accessoires'– quienes lo producían en su fábrica. Piaggio, la marca de motocicletas italiana por antonomasia, decidió entrar en el mercado de las cuatro ruedas en su momento de mayor éxito. Con un sistema motriz de dos tiempos y propulsión trasera, sus 400 centímetros cúbicos le permitían desarrollar 18 caballos de potencia, suficientes para mover alegremente el conjunto hasta los 90 kilómetros/hora. A pesar de su exiguo tamaño, contaba con cuatro plazas, las traseras practicables solo para niños.

Su concepción no fue casual, pues tan solo un año antes se había presentado en Italia el Fiat 500, modelo llamado a liderar la revolución motora europea. Es por ello que el Piaggio Vespa 400 no gozó de todo el éxito que cabía esperar, pues la propia Fiat presionó a Piaggio para que no le hiciese la competencia, a pesar de ser un modelo orientado al mercado francés. En total se fabricaron unos 30.000 ejemplares, 1.500 de los cuales incluso cruzaron el atlántico, antes del cierre de su producción en 1961. El coche llegó a participar en el Rally de Montecarlo de 1959 y contó con una versión descapotable de techo enrollable. A día de hoy, los precios de las unidades en buen estado pueden rondar los 25.000 euros.

 

CITROËN-MASERATI SM

citroen-sm.jpg

Los problemas económicos que acuciaban a la italiana Maserati fueron los causantes de que la firma del Chevron se hiciese con la marca en el año 1968. Ésta entró a colaborar en el que por aquel entonces se denominaba 'Proyecto S', un estudio para diseñar un vehículo de corte deportivo y para el que le vendría como anillo al dedo un potente motor. Con la base de 'La Diosa' DS, el fabricante italiano modificó uno de sus V8 y lo convirtió en un V6 adaptado a las dimensiones que se buscaba, con 170 caballos.

Presentado en 1970 en el Salón de Ginebra, el deportivo causó sensación entre los asistentes tanto por su concepción como por los elementos vanguardistas que se esperaban de él. Sin embargo, sus ventas pronto se vieron afectadas por la irrupción de la crisis del petróleo que dio comienzo en 1973. En total se fabricaron cerca de 13.000 unidades, hoy muy valoradas por los coleccionistas, como nos explicó nuestro compañero José Miguel Vinuesa en este completo artículo.

Finalmente destacar que el Maserati Merak que se fabricó de 1972 a 1982 equipaba este mismo motor V6, así como el posterior Biturbo, y que la firma italiana también se benefició a su vez de algunas soluciones técnicas de Citroën, como su sistema hidráulico o la caja de cambios.

 

PININFARINA-PEUGEOT

peugeot-406-coupe-2001.jpg

La colaboración más longeva entre dos compañías de estos dos países es la que se dio entre Peugeot y Pininfarina entre . El diseñador italiano Giovanni Battista 'Pinin' Farina se granjeó un nombre en la industria del motor por ser el artífice de los diseños más icónicos de Ferrari. Sin embargo, la compañía que creó con un juego de palabras de su apodo y su apellido, Pininfarina, también ha dado luz a algunos de los modelos más bellos de marcas como Alfa Romeo, Lancia, Rolls-Royce y hasta compañías chinas. La relación con Peugeot se remonta al año 1951, cuando la firma francesa se poso en contacto con Pininfarina –Serigio, en este caso– para crear su nuevo 403 Saloon que vería la luz en 1955. El éxito cosechado superó a las expectativas de la propia marca, con más de un millón de ejemplares vendidos.

Desde entonces y con el paso de los años, Pininfarina proporcionaba las carrocerías, que mandaba a Peugeot para que ésta les añadiera los componentes mecánicos. Modelos como el 205 Cabrio, 306 o 406 Coupé son solo algunos de los frutos de esta colaboración. En este último caso, la colaboración fue un paso más allá, pues la casa italiana no solo se encargó del exterior e interior del modelo sino también de la producción, con toda la inversión en desarrollo que este hecho confería. Entre sus motorizaciones contaba con un V6 de 3.0 litros y hasta 207 caballos, la versión más potente. Se puso a la venta en 1997 y estuvo en el mercado hasta 2004 tras una producción de algo más de 107.000 unidades.

 

RENAULT TRAFIC – FIAT TALENTO

2016-fiat-talento.jpg

Sí, Fiat y Renault ya tuvieron un contacto en lo que a colaboración industrial se refiere. A mediados de 2014 la marca gala emitió un comunicado en el que anunciaba que iban a suministrar la base de su Renault Trafic a la casa italina, tras dejar ésta de lado su sociedad con PSA. Fiat realizaría su propia interpretación de diseño con tal de acomodarse a los estándares de su gama industrial y la base ingenieril correría a cargo de Renault. De esta manera, dos años después se revelaba la furgoneta sucesora del Scudo, la Fiat Talento, que se fabricaría en la planta francesa de Sandouville, lugar de nacimiento de su hermana y también del Opel Vivaro, quien compartía también su plataforma.

La denominación 'Talento' venía de los años 80, cuando se vendía una versión de batalla corta de la Fiat Ducato bajo este sobrenombre. El vehículo se encuentra a la venta en dos configuraciones de batalla, con una oferta de motores de entre 95 y 145 caballos que solo contempla combustible Diesel y una capacidad de carga de hasta 1.249 kilos. Su precio parte de los 28.822 euros de la versión básica hasta los 38.300 de la versión larga.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP