Alex Palou: podio en la partida de ajedrez de Long Beach

alex-palou-columna-long-beach-soymotor_1.jpg
0
21 Abr 2022 - 14:23

Nadie me quita la espinita de saber que en Long Beach peleé por la victoria, pero aun así terminar terceros es un gran resultado y estoy más que contento. El balance general es muy bueno, porque apenas es la tercera carrera del año y es el segundo podio a pesar de que aún no hemos ido a ningún circuito rutero, que es donde normalmente somos más fuertes. Vamos por el bueno camino.

Long Beach fue la primera vez esta temporada que me sentí cómodo de principio a fin. En St Petersburg y Texas habíamos ido de menos a más, pero ahí estuvimos arriba desde los primeros entrenamientos. Eso te da confianza, porque ves que el coche es bueno y puedes centrarte en los resultados. Nos metimos por los pelos en el Fast 12, pero luego entramos en el Fast 6 y conseguimos el tercer puesto de la parrilla de salida.

Más que la Pole Position, nuestro objetivo era estar entre los diez primeros para tener opciones de pelear por la carrera. Hay algunos circuitos donde podemos ser intratables, pero Long Beach es un urbano y sabemos que ahí Andretti tiene una pequeña ventaja. Lo vimos en los primeros entrenamientos, porque nos quedamos a seis décimas y después de la clasificación todavía tenían un colchón de cuatro. Andretti tuvo tres coches en la última ronda y podría haber firmado un triplete, así que ser terceros tuvo mucho mérito.

La carrera fue como una partida de ajedrez. Adelantar nunca es fácil en un urbano. Quizá si estás en el pelotón y tienes un coche de podio acabas encontrando el hueco para remontar, pero cuando vas segundo o tercero y estás peleando contra el líder las cosas no son tan fáciles. De modo que optamos por conservar la posición en pista y luego jugárnoslo todo en boxes, y es por eso que hicimos una estrategia un poco distinta a Colton Herta y Josef Newgarden, que iban por delante de nosotros en esas primeras vueltas.

En la IndyCar siempre funciona mejor un overcut que un undercut, porque los neumáticos están tan fríos cuando sales de boxes que pierdes cuatro o cinco segundos. Si paras antes que tu rival, el otro sabe que puede alargar una vuelta más porque no le vas a recortar terreno. Pero en los urbanos quizá no está tan claro, porque mantenerte en pista demasiado te expone a una bandera amarilla que te puede costar 20 posiciones de golpe. Sabíamos que existía esa incertidumbre y jugamos nuestras cartas.

alex-palou-columna-long-beach-2-soymotor.jpg

alex-palou-columna-long-beach-6-soymotor.jpg

alex-palou-columna-long-beach-5-soymotor.jpg

 

Adelantamos un poco nuestra primera parada, porque teníamos 12 segundos sobre el cuarto y podíamos arriesgarnos. Y sorprendentemente ni Herta ni Newgarden nos cubrieron. Se quedaron dos vueltas más en pista y esa fue la clave de que los adelantásemos a ambos, porque de haber parado justo después que yo seguramente se habrían mantenido por delante en pista.

La jugada nos salió bien. Ahí estábamos nosotros, liderando la carrera y peleando ahora sí por la primera victoria de la temporada. Sólo había un problema: como habíamos parado antes, estábamos a pie cambiado para el segundo repostaje. Nos faltó alguna décima para abrir un poco de margen y estar protegidos, porque estábamos obligados a detenernos antes que ellos y estábamos expuestos al overcut. Herta tuvo un problema que le impidió continuar, pero Newgarden no y le bastó con aprovechar el tiempo que perdí en la out-lap para recuperarme la posición.

Newgarden salió a pista justo delante de mí. En cualquier otro circuito seguramente habría tenido alguna opción seria de adelantamiento, pero en Long Beach no. Le presioné en dos o tres curvas, pero la pista estaba muy sucia por fuera de la trazada y defender la posición era relativamente fácil. Al poco de eso hubo una bandera amarilla que acabó de tranquilizar las aguas y  perdimos cualquier opción de victoria.

Ahí se dio la casualidad de que el tercero, mi compañero Marcus Ericsson, tuvo un accidente. Eso dejó a Romain Grosjean justo detrás de mí para la resalida. El momento fue bastante dramático, porque había muchas cosas en nuestra contra. Apenas me quedaban unos diez segundos de push-to-pass, porque lo había gastado todo tratando de salir de boxes todavía en cabeza. Obviamente no me había salido bien la jugada, de modo que ahora estaba expuesto a los ataques de un coche que iba con neumáticos rojos cuando yo iba con negros. Fue todo un drama.

A Romain le sonrió un poco la suerte, como ocurre a veces en la IndyCar. Él estaba 20 segundos por detrás de los líderes, pero la bandera amarilla reagrupó al pelotón y de repente pasó a tener la mano ganadora porque tenía mejores neumáticos que el resto. Así son las cosas. No lo critico, porque otras veces he sido yo el que ha tenido suerte. Sin ir más lejos, en St Petersburg hubo una amarilla que nos metió en la pelea con el líder.

alex-palou-columna-long-beach-1-soymotor.jpg

alex-palou-columna-long-beach-3-soymotor.jpg

alex-palou-columna-long-beach-4-soymotor.jpg

 

Perder el segundo puesto fue una pena, pero siento que lo hicimos todo bien. Estuvimos delante todo el rato y no cometimos ningún error. Si pudiera volver atrás, quizá lo único que cambiaría sería la forma en la que intenté adelantar a Newgarden después de la segunda parada, aunque sinceramente la pista estaba muy difícil. Podríamos haber ganado, porque sólo nos faltó esa última décima que nos habría sacado de la zona de peligro en el momento del segundo pit-stop.

Un podio siempre es bueno, sobre todo cuando es con unas sensaciones tan buenas. Long Beach es uno de mis circuitos preferidos. Tenía el recuerdo de ganar aquí el campeonato, pero quería vivir un fin de semana normal y me he divertido mucho. Fue mucho mejor en ese sentido que St Petersburg, donde nos faltó mucho más ritmo. Aun así, ya esperábamos dar un paso adelante porque St Pete es un caso único en el calendario y tradicionalmente siempre se nos ha atragantado. Ahora creemos que tenemos un poco más claro qué es lo que nos pasó ahí, pero hasta el año que viene no sabremos si por fin lo hemos resuelto.

El campeonato acaba de empezar, pero me sorprende un poco la regularidad de los pilotos de arriba. Nosotros hemos hecho dos podios y el peor resultado ha sido un séptimo, y vamos terceros. Will Power, por ejemplo, ha terminado tres veces entre los cuatro primeros y va cuarto. Hay muchísima regularidad y eso hace que cada carrera sea más intensa. Nosotros hemos empezado muy bien, porque aún no hemos corrido en ningún circuito rutero y ya llevamos dos podios en urbanos, que son más de los que conseguimos el año pasado en ese tipo de pistas.

Ahora iremos a Barber, el primer rutero del año. Es un lugar que me encanta, porque además de ser divertidísimo es donde gané mi primera carrera de IndyCar. Hace un par de semanas tuvimos la oportunidad de estar ahí para hacer un test, de modo que ya hemos podido probar algunas cosas y mejorar. Tengo bastante confianza, creo que tendremos un buen coche y me encantaría repetir el resultado del año pasado. Sí es verdad que en el test todavía nos faltaba un poquito a una vuelta en comparación con los Andretti, pero intentaremos pulir ese detalle y salir lo más adelante posible. Y luego ya vendrá lo mejor de todo con el mes de mayo en Indianápolis.

 

JIMMIE JOHNSON, QUERER ES PODER

Mi compañero Jimmie merece una mención aparte, porque lo que hizo en Long Beach tuvo mucho mérito: se rompió la mano el viernes en un accidente en los entrenamientos libres y compitió con una fractura. Cuando me enseñó la radiografía pensé que estaba loco por intentarlo, pero le puso mucho valor. Se lo curró mucho.

En realidad, no es que el accidente fuera tan fuerte, pero los IndyCar no tienen dirección asistida y la energía del golpe pasa directa a las manos sin ningún filtro. Jimmie las quitó del volante antes del impacto, pero las dejó demasiado cerca y el volante le dio cuando rebotó. Tuvo mala suerte, la verdad.

Jimmie quería correr a toda costa, así que uno de los mecánicos le preparó una especie de protección de fibra de carbono en un par de horas. Era muy ligera y resistente, y cabía perfectamente dentro del guante. No estoy seguro de que fuera la solución más ordinaria, pero al menos así el hueso roto quedaba protegido en caso de tener otro accidente.

El artista en cuestión fue uno de mis chicos, Ricky, que normalmente trabaja la fibra de carbono para reparar los pequeños golpes que tenemos en el circuito. Yo mismo toqué el muro en la clasificación y cuando volví a boxes estaba todo rascado. En esas situaciones lo que solemos hacer es reparar la fibra, en lugar de cambiar la pieza entera. También trabajamos mucho la fibra en los ovales, porque ahí todo tiene que ser súper aerodinámico y los componentes que recibimos a veces no acaban de encajar del todo o se salen un poquito. No fabricamos piezas nuevas como ocurre en otras competiciones, pero sí hacemos ese trabajo de ajuste.

 

LA COLUMNA DE ALEX PALOU: TEMPORADA 2022 

1. Previo de la temporada
2.  Segundo en St Petersburg que sabe a victoria
3. Los retos de Texas
4. Una partida de ajedrez en Long Beach
5. Segundo en Barber con un overcut
6. Previo Indy500 y un GP de Indianápolis caótico
7. Un Pit-Lane cerrado en las 500 Millas de Indianápolis
8. El accidente con Ericsson en Road America
9. Salvamos los muebles en Toronto
10. Iowa y la sorpresa desagradable de Indianápolis
11. Debut en F1 en los Libres 1 del GP de Estados Unidos

 

Alex Palou
IndyCar
Aún no existen comentarios, danos tu opinión
Para comentar o votarInicia sesión
Te puede interesar
La salida del Gran Premio de Japón
F1

Las claves del renovado formato Sprint que la F1 estrenará en China

La Fórmula 1 ha decidido introducir cambios en el formato de los fines de semana al Sprint. Las modificaciones llegan para intentar que haya una mayor flexibilidad a la hora de certificar la puesta a punto de los coches, una de las principales problemáticas que se observaron en años anteriores. Así, se ha intentado 'refrescar' el formato con la combinación de pruebas el viernes y sábado, aunque se mantiene la misma estructura para los domingos. 

13
16 Abr 2024 - 12:41