Alex Palou: el segundo puesto de St Petersburg es como una victoria

alex-palou-indycar-st-petersburg-soymotor_1.jpg
0
15 Mar 2022 - 14:23

St Petersburg fue probablemente el mejor inicio de temporada que podríamos haber deseado. Sabíamos de antemano que iba a ser una pista difícil para nosotros y nuestras expectativas se cumplieron, porque empezamos los entrenamientos muy mal y en la clasificación también nos costó estar ahí arriba. Salvarlo todo con una gran remontada en la carrera, con una estrategia perfecta y adelantamientos en pista, da mucha moral para el resto del calendario.

Había una cierta sensación de retorno a la normalidad, en Florida. Había aficionados por todos lados y el ambiente era genial. La IndyCar siempre suele empezar su temporada en St Petersburg, pero no lo hacía desde 2020. Y ese año nos quedamos todos con las ganas, porque fue cuando explotó la pandemia y el evento se canceló a última hora cuando ya estábamos todos en el circuito. Desde entonces han ocurrido muchas cosas, si uno se para a pensarlo.

Por lo que me han dicho, fue una de las ediciones con más público sino la que más. Yo lo noté desde el primer día, porque el jueves ya había mucha gente a pesar de que aún no había coches en pista. El viernes ya estaba bastante lleno y luego el sábado y el domingo ni siquiera podías andar por ahí. Fue realmente bonito notar que hay esas ganas de IndyCar y espero que ese entusiasmo se mantenga a lo largo de todo el año. Y otra cosa que también ha cambiado es que ahora todo el mundo sabe quién somos.

Si hablamos de lo que ocurrió en la pista, que terminásemos la carrera con un segundo puesto fue algo maravilloso si tenemos en cuenta dónde estábamos el viernes y todo lo que tuvimos que trabajar para poner a punto el coche. Puede parecer que por ser campeones estamos obligados a ganar cada fin de semana, pero siempre hay una decena larga de coches con opciones a victoria y sabíamos de antemano que nuestro coche no se adaptaba a ese circuito. Salvarlo con una segunda posición es una victoria.

Sabíamos que en St Petersburg el verdadero objetivo era salvar los muebles, no la victoria. Aún no sabemos qué es lo que tiene ese lugar para que nos cueste tanto, a pesar de que le hemos dedicado muchas horas de trabajo. Mi teoría es que es porque no se parece demasiado a un circuito urbano, a pesar de que lo es. Urbanos como Nashville o Detroit son mucho más estrechos y están muy bacheados, pero St Petersburg es muy ancho. Es como un circuito rutero embutido entre muros y, por A o por B, no conseguimos dar con la tecla para ser competitivos del todo.

Puede que ahora esto parezca exagerado, porque terminamos segundos y llegamos a tener opciones de victoria en algún momento. Pero es la verdad. Basta con ver los resultados de los primeros entrenamientos libres para comprobar cómo estábamos ese fin de semana, porque en esa sesión los cuatro coches del equipo terminamos fuera del Top 15, a más de siete décimas de la referencia.

En esos entrenamientos no llevábamos más gasolina que los demás. No llevábamos unos reglajes que no tuviésemos previsto para la carrera ni estábamos ahorrando neumáticos. Ahí apretamos como todo el mundo, pero éramos muy lentos. Siempre puedes encontrar un par de décimas con el pilotaje, pero alguna cosa va mal cuando hay más que eso, sobre todo cuando ves que el problema se extiende a todos los coches del equipo.

Me llevo conmigo la sensación de que supimos darle la vuelta a la situación y mejorar en cada sesión. Para la segunda sesión pusimos los reglajes patas arriba y empezamos a encontrar el camino, y el sábado me quedé muy cerca de meterme en el Fast Six. El coche del domingo no tenía nada que ver con el del viernes, y es muy bueno notar que sabemos reaccionar cuando las cosas se tuercen. Da confianza.

alex-palou-indycar-st-petersburg-3-soymotor.jpg

alex-palou-indycar-st-petersburg-4-soymotor.jpg

 

Es difícil saber por qué nuestro coche no acaba de ser competitivo en clasificación. Tenemos trabajo por hacer, porque si ahora volviésemos a St Petersburg seguiríamos estando por detrás de Andretti y Penske a una vuelta. Por un motivo u otro, el coche no acaba de ir bien. Queremos encontrar la causa y saber qué podemos hacer exactamente para mejorar y estar a su nivel, sin perder la competitividad que luego tenemos en la carrera, que es nuestro punto fuerte. Ahí las cosas se igualan con nuestros rivales y podemos marcar la diferencia, como se vio hace unos días.

Mejorar en clasificación era precisamente uno de los objetivos que nos habíamos marcado este invierno. Creo que hemos dado un pasito adelante, al menos en los circuitos urbanos, por más que todavía nos falte. Me clasifiqué décimo, como el año pasado, pero esta vez venía de un accidente en la segunda sesión de entrenamientos libres y quieras que no eso hace que te quedes fuera del Fast Six, porque sólo tienes una vuelta y tras un accidente no tienes la confianza de antes. Lo bueno es que ahora tenemos mucho tiempo para trabajar para Long Beach, porque ahora iremos a un oval, Texas, y ahí todo es distinto.

No vimos grandes sorpresas, debo decir. Que Scott McLaughlin ganaría una carrera era algo que todos sabíamos que pasaría tarde o temprano, porque ha ganado tres campeonatos de V8 Supercars y más de 50 carreras en su trayectoria profesional. Scott no tiene este palmarés porque sí, sino porque tiene talento y sabe conducir. Ya contábamos con él y también con Grosjean, de modo que no hubo nada fuera de lo previsto. De hecho, si te fijas en el Top 10, al final el único que puede sorprenderte es Takuma Sato. Todos los demás son los sospechosos habituales: McLaughlin, Will Power que todo el mundo cuenta con él, Colton Herta, Grosjean, Rinus VeeKay, que ha empezado muy fuerte, Rahal, Dixon, Ericsson, yo mismo… Es muy pronto para saber si algún equipo está más fuerte que el resto, pero nosotros nos quedamos con muy buenas sensaciones.

La clave de St Petersburg fue la estrategia. Cuando nos reunimos antes de la carrera, hablamos de ello y vimos que podíamos elegir entre ir a dos o tres paradas. Todo dependía de cómo fueran los neumáticos rojos, los blandos. Yo ya creía de entrada que dos paradas eran lo mejor, porque no teníamos ritmo para parar tres y luego atacar en la pista para recuperar el tiempo. Y cuando empezó todo quedó claro muy rápido que los neumáticos aguantaban bien, de modo que el debate fue inexistente.

Adelanté a un par de coches en la salida y luego a Scott Dixon, que iba delante pero paró para ponerse en una estrategia de tres paradas. Somos compañeros, pero cada uno hace su carrera y decide con su ingeniero qué es lo mejor. No es que le dieran a él una opción y a mí otra para que uno acertara, a pesar de que eso en Europa es más habitual. Por eso que Scott entrase en boxes me sorprendió un poco, porque al menos en mi coche parecía claro que dos pit-stops era la opción más competitiva. Otras veces acertará él, de modo que toco madera.

Luego hubo una bandera amarilla que precipitó mi primer repostaje, porque la idea era seguir unas vueltas más y atacar a los coches que iban con neumáticos rojos, que estaban ya en las últimas. Una muestra fue VeeKay, al que adelantamos precisamente de este modo. Pero hubo una amarilla y todos entramos a boxes en tropel. Los mecánicos estuvieron espectaculares y ahí gané tres posiciones de golpe porque hubo un accidente en la salida del Pit-Lane. Un poquito de suerte, pero cumplimos e hicimos nuestro trabajo.

alex-palou-indycar-st-petersburg-2-soymotor.jpg

alex-palou-indycar-st-petersburg-1-soymotor.jpg

 

A partir de aquí, nos metimos de lleno en la pelea por la victoria. Le hice un exterior a Will Power en la resalida, que es algo que quizá no hubiera podido hacer el año pasado porque no tenía todavía tanta confianza. Creo que, de no haberlo pasado entonces, no lo hubiéramos podido hacer más. Vi la oportunidad y la aproveché, y fue un momento clave porque al final fue lo que nos metió definitivamente en el podio y la persecución a McLaughlin.

En esas últimas vueltas estuve muy cerca de meterle el coche a Scott. La victoria estaba en juego, pero yo tampoco perdía de vista la importancia que un segundo puesto puede tener a la larga en la clasificación del Campeonato. Me intenté poner lo más cerca posible para que cometiera un error porque nunca sabes lo que puede ocurrir, pero no quise volverme loco ni tirar por la borda un resultado que ya era muy bueno. Desaprovechar ese segundo puesto me habría perseguido durante todo el año y me habría hecho perder confianza, sobre todo cuando en un urbano puedes tocar el muro con el más mínimo desliz. Creo que tomé la decisión acertada.

Ahora esta semana toca Texas, el primer oval del año. Todavía no he ganado en un oval, aunque no pasaría nada si esa primera victoria llega en las 500 Millas de Indianápolis en lugar de este fin de semana. Texas nos lo tomamos como St Petersburg: sabemos que no somos los favoritos, de modo que lo haremos lo mejor que podamos e intentaremos mejorar el resultado del año pasado, sabiendo que es uno de los trazados más difíciles del año y que a partir de aquí todo será más fácil.

Me da un poco de rabia, porque no hemos podido hacer un día de test para prepararnos. Todo el fin de semana estará concentrado en dos días y sólo tendremos una sesión de libres antes de la clasificación, por eso queríamos gastar un comodín y hacer un test privado. Pero el día que teníamos que rodar hizo demasiado frío, y cuando en la IndyCar se baja de cierta temperatura o la diferencia entre la temperatura ambiente y la del asfalto supera determinado valor, el fabricante de neumáticos no te deja rodar porque no es seguro. Eso no pasa en los ruteros, donde podríamos rodar incluso nevando, pero en los ovales es demasiado peligroso y sí existe esa precaución.

Texas será difícil, pero lo afrontaremos con muchas ganas. Estaría genial tener un día más de entrenamientos, porque con este formato ni siquiera tendremos tiempo de hacer trabajo de vídeo entre los entrenamientos y la clasificación. Pero iremos pasito a pasito y estoy seguro de que llegaremos bien a la carrera, por más que el sábado quizá empecemos el fin de semana un poco atrasados.

 

LA COLUMNA DE ALEX PALOU: TEMPORADA 2022 

1. Previo de la temporada
2.  Segundo en St Petersburg que sabe a victoria
3. Los retos de Texas
4. Una partida de ajedrez en Long Beach
5. Segundo en Barber con un overcut
6. Previo Indy500 y un GP de Indianápolis caótico
7. Un Pit-Lane cerrado en las 500 Millas de Indianápolis
8. El accidente con Ericsson en Road America
9. Salvamos los muebles en Toronto
10. Iowa y la sorpresa desagradable de Indianápolis
11. Debut en F1 en los Libres 1 del GP de Estados Unidos

 

Alex Palou
IndyCar
Aún no existen comentarios, danos tu opinión
Para comentar o votarInicia sesión
Te puede interesar
F1
Fernando Alonso a su llegada al circuito de Mónaco
Fernando Alonso a su llegada al circuito de Mónaco

Alonso es optimista para Mónaco: "Tengo un buen presentimiento este fin de semana"

Fernando Alonso se ha mostrado de lo más optimista a su llegada al circuito de Mónaco. El asturiano ha advertido que tiene "un buen presentimiento para este fin de semana". Y que, aunque las cosas están igualadas, y un detalle puede marcar la diferencia en un trazado como este, la situación es difícil de predecir. 

30
23 Mayo 2024 - 14:49
Fernando Alonso se sube a su monoplaza en Emilia Romaña
F1

Herbert justifica la sanción a Alonso en Australia: "Sólo por levantar el pie, la desaceleración es masiva"

Fernando Alonso sufrió una fuerte sanción en Australia por haber tenido una conducción "potencialmente peligrosa", justo antes del accidente de George Russell en las últimas vueltas del evento. El británico perseguía al Aston Martin por la sexta posición. Johnny Herbert, en una entrevista con SoyMotor.com, ha vuelto a explicar el motivo por el que se decidió otorgarle una penalización tan fuerte al asturiano. Ha explicado que analizaron esa vuelta, y la anterior: "No tomamos la decisión por la causa, sino por lo que ocurrió antes del accidente", ha querido dejar claro. 

89
22 Mayo 2024 - 12:51