TCR

Robert Wickens prueba el Hyundai del TCR

Los mandos estaban en el volante porque su piloto habitual es parapléjico

AmpliarRobert Wickens prueba el Hyundai del TCR - SoyMotor.comRobert Wickens, con el Hyundai del TCR

Robert Wickens se ha puesto de nuevo al volante de un coche de competición tras su terrible accidente en la Indycar en Pocono 2018. Fue el 19 de agosto de 2018.

Dos años y medio después, Wickens ha tenido la ocasión de probar un Hyundai Veloster N TCR del equipo de Bryan Herta Autosport en el circuito de Mid Ohio. Es un coche que normalmente pilotan Michael Johnson y Stephen Simpson. Un coche que ya está adaptado con mandos al volante, ya que Johnson es parapléjico.

volante-wickens-hyundai-tcr-soymotor.jpg

Este primer test no significa, sin embargo, un retorno inmediato de Wickens. Es ante todo una demostración de que el canadiense sigue empeñado en volver a las pistas y que va efectuando progresos.

Tras múltiples operaciones, Wickens –que se ha dejado ver de nuevo en los paddocks de la Indycar– está siguiendo una durísima terapia rehabilitadora –lleva 20 meses trabajando hasta seis horas díarias–, en un intento de poder volver a caminar; de momento, tiene movilidad limitada en pies y piernas, secuelas de las lesiones en la médula espinal que sufrió.

"Creo que éste es uno de los momentos decisivos de mi vida. A los 32, tengo todavía mucha vida por delante y estoy decidido a vivirla de forma intensa. Tras el accidente, una vez que salí de coma inducido, pregunté de forma inmediata "¿Cuándo puedo volver a correr?", ha explicado en rueda de prensa convocada por la IMSA.

"Esta lesión ha sido solo un revés, no necesariamente un final de carrera. Eso es lo que realmente me ha motivado e impulsado en mi fase de rehabilitación. Todavía estoy en ella y la sigo todos los días", ha añadido.

wickens-hyundai-tcr-soymotor.jpg

"Desde el primer momento sabía que si no me esforzaba por completo en mi recuperación, me pasaría el resto de mi vida amargado preguntándome: "¿Y si me hubiera esforzado más?", "¿Y si no hice esto?", "¿Hiciste eso?".

Este estado de ánimo quedó claro el año pasado, cuando volvió a los paddocks de Indycar como coach en el equipo Arrow SP –el mismo que se ha fusionado este año con McLaren– para el que corría cuando sufrió el accidente.

En el test, Johnson ayudó a Wickens. Los dos saben lo dura que es la situación y la experiencia de Johnson en accionar los mandos al volante ha sido importante para Robert.

jonson-wickens-test-tcr-soymotor.jpg

No fue un test fácil. Debía habituarse a los mandos, recobrar sensaciones y controlar el coche en una pista húmeda. Una docena de vueltas, poco más, en las que mostró un ritmo creciente y cuando paró en boxes, abrió la portezuela y sonrió: "El coche está todavía de una pieza".

Wickens explicó después que se había sentido bien. "Era la primera vez con todos los controles con las manos y en pista húmeda. Ahora aprecio mucho más lo que Johnson ha hecho con este coche. No he querido jugar a ser un héroe, pero ha sido una gran satisfacción volver a pilotar".

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Toyota
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP