PRUEBA

Mazda3 2019: Skyactiv-X para aspirar a lo premium

El nuevo motor de gasolina logra la combustión sin chispa y entrega 180 caballos

La versión básica parte de 23.415 euros sin descuentos, 20.715 con el de lanzamiento

AmpliarMazda3 2019: Skyactiv-X para aspirar a lo premium - SoyMotor.comMazda3 2019: Skyactiv-X para aspirar a lo premium

El Mazda3 2019 es compacto bien hecho y de una estética muy cuidada. Destaca por el revolucionario motor de gasolina Skyactiv-X de 2.0 litros, 180 caballos y consumo medio de carburante de 4,3 litros a los 100 kilómetros. Sus puntos débiles, el maletero y la escasa superficie acristalada en las plazas traseras.

La cuarta generación del Mazda3 suscitó el interés del público desde su misma presentación en el Salón de Los Ángeles de 2018, y nosotros fuimos testigos de su debut en España durante un evento organizado en Madrid bajo el lema 'The Feeling Factory'. Más tarde asistimos a su presentación dinámica europea y lo hemos probado a fondo con cambio automático y el motor Skyactiv-G de 122 caballos.

El diseño del Mazda3 2019 se ha inspirado en el Kai Concept visto en el Salón de Ginebra de 2018, y se trata de una evolución del lenguaje de diseño Kodo que define la estética de todos los modelos de la marca desde 2012. El frontal presenta un aspecto más agresivo que en su antecesor, presidido por una gran parrilla en forma de uve que llega hasta unos faros muy afilados. En el lateral, las formas son fluidas y redondeadas mientras que, en la zaga, las ópticas traseras con siluetas circulares se integran en la carrocería.

 

MAZDA3 2019: EXTERIOR

El nuevo Mazda3 2019 está disponible con carrocería hatchback de cinco puertas y sedán de cuatro. En esencia se trata del mismo vehículo, pero el sedán consigue diferenciarse bien con una integración del tercer volumen que no parece simplemente un 'añadido' a la de cinco puertas. El sedán llegó al mercado el mes de mayo.

galeria-mazda-mazda3-skyactiv-x-soymotor.jpg

La carrocería del nuevo Mazda3 mide 4,46 metros de largo en su versión de cinco puertas, y 4,66 metros en el sedán. Es un centímetro más corto que su predecesor, pero su batalla se ha extendido en 2,5 centímetros hasta los 2,72 metros, para ofrecer una mejor habitabilidad interior y un comportamiento más estable en curva rápida. Estará disponible en ocho colores para la carrocería sedán y nueve para el cinco puertas, entre los que destacan los característicos Soul Red Crystal y Machine Gray, además del nuevo Polymetal Gray.

Para esta generación del Mazda3, la casa nipona ha desarrollado una nueva plataforma, diseñada para albergar sistemas híbridos de propulsión y que ofrece una gran rigidez estructural. Mazda ha empleado acero de alta resistencia en las estructuras anulares que forman los marcos de las puertas y los tres pilares, así como en las copelas de las torretas de suspensión y el tren delantero. Todo ello ha supuesto un discreto aumento de 25 kilos en su peso respecto a la anterior generación, hasta los 1.274 kilos.

mazda-mazda3-skyactiv-g-soymotor-03.jpg

No obstante, el principal esfuerzo de la marca se ha centrado en el confort y, para ello, se ha modificado la geometría de la suspensión del eje delantero para suavizar los impactos laterales en curva o al pasar sobre un bache. Para reducir las vibraciones que llegan al conductor, los ingenieros de Mazda han ubicado unos nodos y bonos en puntos estratégicos de la carrocería, como debajo los asientos o en lo alto del pilar central, que disipan la energía y reducen las resonancias que percibe el conductor.

 

MAZDA3 2019: INTERIOR

El habitáculo del nuevo Mazda3 2019 también ha dado un paso adelante en su calidad y acabados, como ya ocurrió en la anterior generación respecto a la precedente. Las superficies mullidas abundan en el salpicadero y los guarnecidos de las puertas, y están forradas en piel sintética muy lograda. Los plásticos duros de la consola central presentan un tacto agradable y sus ajustes son buenos, si bien la presencia de las superficies en negro brillante, tan habituales en la actualidad, le restan un punto de practicidad. En nuestra opinión, habría sido preferible recurrir a superficies mate de aspecto orgánico o texturizadas.

mazda-mazda3-skyactiv-g-soymotor-17-interior.jpg

En cualquier caso, el salpicadero es ahora más horizontal e integra de manera más natural la pantalla semiflotante de 8,8 pulgadas, que no es táctil, sino que se gestiona desde del mando giratorio HMI de la consola central. En cierto modo, nos recuerda al diseño del Mazda6 que probamos hace unos meses. El cuadro de instrumentos alberga una pantalla TFT de 7 pulgadas que muestra un velocímetro digital, mientras que el head-up display, de serie, ofrece información sobre la navegación, la velocidad, el reconocimiento de señales y los asistentes a la conducción.

Los responsables del proyecto afirman que todo en el nuevo Mazda3 se ha diseñado con la premisa del confort y, según nos cuentan, han desarrollado una nueva estructura para los asientos que transmite de un modo más fluido los movimientos del coche a sus ocupantes. Tanto es así que, siempre según la marca, el centro de gravedad está situado justo a la altura de la cadera de los pasajeros, manifestación de la filosofía 'Jinba Ittai' de la marca; la simbiosis entre en coche y su conductor. Una cosa es cierta: los asientos son realmente confortables.

Más allá del confort y la filosofía de diseño, el interior presenta un aspecto elegante y cuidado, con tapicería de tela negra o cuero, según el nivel de acabado, además de dos tapicerías exclusivas en piel blanca para el sedán y roja para el hatchback, que llegará con la nueva mecánica Skyactiv-X, de la que hablaremos más adelante. Tanto el aspecto como la iluminación interior y la acústica se han trabajado para ofrecer un espacio con calma y armonía, si bien la limitada superficie acristalada trasera va en detrimento de la luminosidad en las plazas posteriores.

mazda-mazda3-skyactiv-g-soymotor-24-asientos-delanteros.jpg

Las plazas delanteras son cómodas y ofrecen una buena visibilidad. Atrás, el espacio es algo más limitado, pero suficiente para dos adultos de estatura media. Un pasajero de 1,85 metros de altura puede sentarse con la espalda y el cuello estirado sin tocar el techo con la cabeza ni el respaldo de los asientos delanteros con las rodillas, pero deberá tener cuidado al acceder a las plazas posteriores para no golpearse con el marco del tercer pilar por su prominente diseño. Como es habitual en este segmento, la plaza central trasera resulta más bien testimonial, pero resultará útil en desplazamientos cortos si su ocupante no es muy corpulento.

El maletero del nuevo Mazda3 ofrece 358 litros en su versión de cinco puertas y 450 en el sedán. Son 14 litros menos que en la anterior generación y un dato inferior al de un Ford Focus, un Kia Ceed o un Volkswagen Golf, pero suficiente para albergar un par de maletas de tamaño medio. Sacrificados por el diseño, su borde de carga queda algo alto y su suelo bastante profundo. Con los respaldos de las plazas traseras abatidos, su capacidad crece hasta 1.026 litros en el hatchback y 1.138 en el sedán.

 

MAZDA3 2019: EQUIPAMIENTO

El nuevo Mazda3 está disponible con los acabados Origin, Evolution y Zenit. De serie, equipa sistemas como el control de crucero adaptativo con reconocimiento de señales, avisador de cambio involuntario de carril, detector de fatiga y peatones con frenada de emergencia. La pantalla multimedia con navegación integrada también es de serie, y compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Además, es posible gestionar algunas funciones del sistema multimedia por comandos vocales, y cuenta con sistema de llamada automática a emergencias en caso de accidente.

El head-up display, los faros de leds con función automática de largo alcance, las llantas de aleación de 16 pulgadas, el sensor de aparcamiento trasero, la climatización bizona y los detectores de tráfico cruzado posterior o en ángulo muerto completan el equipamiento del Mazda3 en todas sus versiones.

El acabado Evolution suma las lunas tintadas, el sensor de aparcamiento trasero, la cámara de marcha atrás, el acceso sin llave y los retrovisores exteriores antideslumbramiento. El tope de gama, Zenit, incorpora además las llantas de aleación de 18 pulgadas, los faros Full-led con función adaptativa, el espejo interior antideslumbramiento, el sistema de sonido Bose de 12 altavoces y algunos elementos decorativos específicos.

Todo este equipamiento se puede completar con el paquete Safety, que incluye un sistema de detección de fatiga más avanzado con cámara, detector de tráfico cruzado frontal, asistente en atascos y frenada automática en ciudad –muy efectiva, aunque también nos ha dado algún susto al actuar en alguna ocasión no del todo necesaria–, así como la cámara de visión 360 grados. El paquete Black añade a todo lo anterior los asientos de cuero, calefactados en las plazas delanteras, con ajuste eléctrico y memoria para el conductor.

 

MAZDA3 2019: MOTORES

En el momento de su lanzamiento, la gama mecánica del nuevo Mazda3 estuvo formada por un propulsor Diesel y otro gasolina de 116 y 122 caballos, respectivamente, a los que se une ahora el revolucionario motor de gasolina Skyactiv-X, también de gasolina. Este último, con sus cuatro cilindros y sus 2.0 litros de cubicaje, es capaz de entregar una potencia de 180 caballos y un par máximo de 224 Newton metro. No obstante, más relevantes son los datos de consumo y emisiones, que se benefician de la tecnología SPCCI –Spark Plug Controlled Compression Ignition– que permiten al propulsor combinar el encendido por chispa de un motor de gasolina y el encendido por compresión de un motor Diesel. De esta forma, el Skyactive-X, que también se apoya en la microhibridación con batería de 24 voltios, anuncia un consumo medio de 4,3 litros/100 kilómetros y unas emisiones de 96 gramos de CO2/kilómetro.

El motor Skyactiv-X se puede asociar tanto a un cambio manual de seis velocidades como a uno automático también de seis relaciones. Es de tracción delantera, pero puede equiparse con tracción total en la carrocería Hatchback. Las primeras unidades del Mazda3 con este motor saldrán de los concesionarios en otoño.

Por su parte, el motor Diesel Skyactiv-D de 1.8 litros sólo está disponible asociado al cambio manual de seis velocidades y desarrolla una potencia máxima de 116 caballos a 4.000 revoluciones/minuto y un par máximo de 270 Newton metro entre 1.600 y 2.600 vueltas. Equipado con un catalizador de almacenamiento de óxidos de nitrógeno –NOx–, homologa un consumo combinado entre 4,8 y 5,7 litros a los 100 kilómetros en el nuevo ciclo WLTP, según carrocería y nivel de acabado, con unas emisiones de dióxido de carbono entre 130 y 151 gramos/kilómetro, y no precisa de Adblue.

mazda3_soymotor-07.jpg

Por último, el propulsor Skyactiv-G de gasolina cuenta con sistema de desactivación de cilindros y cubica 2.0 litros. A 6.000 revoluciones por minuto entrega 122 caballos de potencia, con un par máximo de 213 Newton metro a partir de 4.000 vueltas. Su transmisión se puede asociar a una caja de cambios manual de seis marchas o a una automática por convertidor de par, también de seis relaciones, y cuenta con tecnología mild hybrid. Así, mediante un motor de arranque eléctrico y una batería de 24 voltios de iones de litio, recupera energía durante las frenadas para devolverla después en las fases de aceleración. Con todo, esta mecánica ha logrado homologar un consumo medio entre 6 y 6,7 litros a los 100, con unas emisiones entre 136 y 152 gramos de CO2/kilómetro, lo que le permite acceder al ansiado distintivo Eco de la DGT.

 

MAZDA3 2019: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Sentados al volante del nuevo Mazda3, hemos percibido inmediatamente una elevada sensación de confort, y se hace evidente el esfuerzo realizado por la marca para transmitir calma y serenidad en el habitáculo. El asiento del conductor y la columna de dirección ofrecen un amplio rango de ajuste, lo que nos permite encontrar la postura de conducción óptima con facilidad.

En vías rápidas, el Mazda3 se muestra muy silencioso y sólo un pequeño silbido aerodinámico se filtra en el interior a velocidades siempre por encima del límite legal. Su suspensión absorbe muy bien los baches y las irregularidades del terreno a cualquier ritmo. Recordemos que el esquema de suspensión trasera ha pasado de ser el multibrazo de la anterior generación al más sencillo eje de torsión, más barato y menos intrusivo que configuraciones más complejas. Teníamos miedo de que perdiese capacidad para gestionar baches y cambios de peso en el tren posterior, pero la verdad es que no hemos sido capaces de ponerlo en apuros. El Mazda3 se muestra muy estable incluso a altas velocidades, en carreteras bacheadas, y sin menoscabo de un confort impecable.

De hecho, la suspensión no es muy rigurosa: muestra un mínimo balanceo, que resta un ápice de confianza en los primeros apoyos en curva. Sin embargo, bastan un par de ellos para notar que el agarre es muy elevado y que la pisada es muy buena aun con esos pequeños movimientos de la carrocería. La trasera se mueve ligeramente al inicio de los apoyos, pero en realidad esto nos ayuda a girar con mayor agilidad. Para salir de las curvas no hemos tenido ni un solo susto, propiciado en parte por la curva de par del motor, y seguramente apoyado por la acción del G-Vectoring Control. Un Honda Civic puede que esté un paso por delante en este apartado, un Ford Focus puede estar también a la altura de este Mazda, pero sin duda hablamos de uno de los mejores chasis de un compacto en el mercado. 

mazda-mazda3-skyactiv-g-soymotor-01.jpg

En carretera de montaña, se ha mostrado ágil y ligero, la dirección es precisa y el sistema de control de estabilidad G-Vectoring Control Plus ayuda a mantener la trazada incluso si se intenta forzar el sobreviraje. Es un coche muy neutro y transmite mucha confianza para circular a un ritmo elevado, pese al esquema relativamente sencillo de la suspensión trasera.

Su motor de gasolina de 122 caballos, el que más hemos probado, acusa cierta 'pereza' a bajos regímenes, sobre todo en comparación con rivales que recurren a motores turboalimentados de potencia similar, pero se muestra enérgico a partir de las 3.000 vueltas. Si se mantiene el tacómetro en la zona alta, responde inmediatamente a nuestras órdenes con el pie derecho, si bien esto obliga a un uso continuado de la caja de cambios para movernos cerca de la zona de par máximo del motor.

En carretera abierta, se torna muy eficiente al conducir sosegado y sin necesidad de aceleraciones rápidas. Durante nuestra prueba, con una conducción que combinó estas dos prácticas, obtuvimos un consumo medio de 6,8 litros a los 100, que no dista demasiado de lo homologado en el ciclo WLTP.

La mecánica Diesel, como cabe esperar, resulta aún más eficiente, como pudimos comprobar en una ruta por carretera a velocidades en el límite de lo legal, donde arrojó un consumo de 5,6 litros a los 100. Con este motor, el empuje del Mazda3 es más contundente gracias a su alimentación turbo, con el lógico lag por debajo de las 1.500 vueltas.

mazda-mazda3-skyactiv-g-soymotor-02.jpg

Ambos motores ofrecen potencia suficiente para circular sin agobios dentro de los límites legales, si bien es cierto que deseamos probar cuanto antes la nueva mecánica Skyactiv-X para comprobar si sus 180 caballos pueden convivir con la eficiencia prometida por la marca.

Las dos unidades que hemos probado del Mazda3 equipaban la caja de cambios manual de seis velocidades, muy satisfactoria por su tacto preciso y sus recorridos cortos. Es simplemente la mejor caja del segmento y una de las mejores del mercado. En cuanto al cambio automático de seis relaciones Skyactiv-Drive, es un convertidor de par con un funcionamiento muy agradable y puede ser incluso más recomendable que el manual para una conducción menos atenta, ya que gestiona mejor la necesidad de par motor del conductor en cada situación. Esto es claramente así en desplazamientos urbanos o en atascos; sin embargo, lo preferiríamos con relaciones más cerradas, sobre todo en las marchas más cortas. Esto sería menos notorio en un motor turbo, pero se aprecia claramente en un atmosférico que pide las 4.000 revoluciones/minuto para entregar su par máximo. En cualquier caso, es un cambio suave y suficientemente rápido, especialmente en la posición Sport.

 

MAZDA3 2019: PRECIOS

Desde el momento de su lanzamiento, la gama del nuevo Mazda3 tiene un precio de partida de 23.410 euros para su versión de cinco puertas con el motor gasolina de 122 caballos y cambio manual, y 500 euros más con la carrocería sedán. Si se desea con cambio automático, es necesario recurrir al acabado Evolution, con un precio de 2.700 euros superior, 900 euros por el acabado y 1.800 por el cambio automático. El tope de gama, con acabado Zenit, cuesta 26.115 con cinco puertas y cambio manual, al que se pueden sumar los paquetes Safety y Black por 1.000 y 1.800 euros, respectivamente.

El Mazda3 Diesel de 116 caballos, sólo disponible con cambio manual, parte de 25.415 euros con el acabado Origin, y llega hasta 26.315 en Evolution, mientras que la marca todavía no ha anunciado el rango de precios para la mecánica Skyactiv-X. Para todos ellos, Mazda ofrece una promoción de lanzamiento de 2.700 euros que, además, incluye los cinco primeros servicios de mantenimiento. Adicionalmente, es posible acceder a una serie de descuentos por financiación y planes de mantenimiento, además del nuevo sistema de pago por uso Rent&Drive.

mazda-mazda3-skyactiv-g-soymotor-10.jpg

 

MAZDA3 2019: CONCLUSIÓN

Así, el nuevo Mazda3 es un coche de aspecto llamativo, con un interior de gran calidad y muy bien equipado. Su comportamiento dinámico es muy satisfactorio, si bien la marca ha centrado sus esfuerzos todavía más en el confort y la eficiencia. Su mecánica Diesel arroja consumos muy razonables y, gracias a la microhibridación, el gasolina disfruta de las ventajas del distintivo Eco de la DGT. Con todo ello, por calidades se sitúa tan sólo a un paso de los compactos premium de las marcas alemanas -Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes Clase A-, y uno de sus mayores rivales en ventas puede ser el nuevo Toyota Corolla Hybrid.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de Carbo

[#4 UnSabio] Muy correcto su comentario. Hasta Ford en su nuevo Focus prescinde del multibrazo. Supongo q las bondades de la suspensión independiente y su mayor coste son además compensadas con sistemas excelentes como el G-Vectoring q es una auténtica maravilla.

#3 Si si, la teoria es estupenda. Pero cuando llegas a la calle y ves coches con sistemas "superiores" dando resultados mediocres es para plantearse lo comentado aquí... Me importa mas bien poco a nivel usuario que sistema de suspension lleve, pero si pido que este correctamente tarado y no te de sustos como las traseras locas del grupo Vag (Audi A1/A3 incluidos)

  • 0
  • 0
Imagen de UnSabio

[#3 pbc1967] Si si, la teoria es estupenda. Pero cuando llegas a la calle y ves coches con sistemas "superiores" dando resultados mediocres es para plantearse lo comentado aquí... Me importa mas bien poco a nivel usuario que sistema de suspension lleve, pero si pido que este correctamente tarado y no te de sustos como las traseras locas del grupo Vag (Audi A1/A3 incluidos)

#2 No es que el Megane RS sea un mal coche, aunque yo no lo tendría, pero, eso es cuestión de gustos, lo que si, un vehículo con suspensión independiente en las 4 ruedas da un resultado superior al de uno con eje rígido, si analizas, ningún vehículo premium tiene ya ese sistema de suspensión, debido a que no da tanta seguridad como la suspensión independiente que ayuda a mantener mas pegados ambos neumáticos al suelo, ayuda a evitar el exceso de balanceo de la carrocería ayuda a un mejor sistema de frenado entre otras ventajas

  • 1
  • 1
Imagen de pbc1967

[#2 UnSabio] No es que el Megane RS sea un mal coche, aunque yo no lo tendría, pero, eso es cuestión de gustos, lo que si, un vehículo con suspensión independiente en las 4 ruedas da un resultado superior al de uno con eje rígido, si analizas, ningún vehículo premium tiene ya ese sistema de suspensión, debido a que no da tanta seguridad como la suspensión independiente que ayuda a mantener mas pegados ambos neumáticos al suelo, ayuda a evitar el exceso de balanceo de la carrocería ayuda a un mejor sistema de frenado entre otras ventajas

#1 El megane RS Usa esa misma tecnología. Te parece mal coche?

  • 1
  • 1
Imagen de UnSabio

[#1 Aguila] El megane RS Usa esa misma tecnología. Te parece mal coche?

El mazda 3 2018 es un muy buen auto, lo malo del 2019, es que da un paso atrás en tecnología pues el eje trasero es barra de torsión (eje rígido) a diferencia del 2018 de suspensión independiente, algo negativo para una merca que aspira a ser premiun

  • 1
  • 1
Imagen de Aguila

El mazda 3 2018 es un muy buen auto, lo malo del 2019, es que da un paso atrás en tecnología pues el eje trasero es barra de torsión (eje rígido) a diferencia del 2018 de suspensión independiente, algo negativo para una merca que aspira a ser premiun

  • 3
  • 4
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP