TECNOLOGÍA

Suspensión neumática: y di adiós a los muelles

Una tecnología hasta ahora reservada al lujo, pero que tendrá su expansión en el futuro

Ofrece versatilidad y comodidad por encima de los sistemas convencionales

AmpliarRange Rover es una marca con amplia experiencia en el uso de esta tecnología - SoyMotor.comRange Rover es una marca con amplia experiencia en el uso de esta tecnología

Los sistemas de suspensión neumática, o por aire, son actualmente los más sofisticados y complejos. Prescinden de los muelles, y a su favor tienen una gran capacidad de control y adaptación a las circunstancias, así como un confort más notorio para los ocupantes. Tal vez sea cuestión de tiempo que lo veamos en modelos más accesibles.

Como todas las innovaciones, la suspensión neumática comenzó a comercializarse en vehículo más caros y lujosos como un sistema alternativo a los muelles convencionales que ofreciese un alto grado de versatilidad. De ese modo, este tipo de suspensión se basa en utilizar una cámara de aire en su lugar, de modo que, a mayor presión en la cámara, mayor resistencia ofrece a las oscilaciones y, por tanto, mayor es la rigidez del conjunto.

Otro cambio inherente a la sustitución de los muelles es que la altura libre al suelo es completamente variable según la cantidad de aire que se introduzca en la cámara, para lo cual es necesario la instalación de un compresor. De ahí su mayor complejidad y encarecimiento. Sin embargo, ello lleva aparejada otra virtud, que es la independencia de la altura libre respecto a la carga. De este modo se puede variar la alura para facilitar la entrada y salida del coche, así como la carga y descarga de bultos sin que ello repercuta en la altura del vehículo al suelo y el compromiso que ello implica.

En el caso de los vehículos pesados, la autonivelación independiente que ofrece el sistema es muy útil cuando éstos van cargados, pues evita los incómodos balanceos al tomar las curvas. No se modifica tampoco la inclinación de las ruedas y mejora el grip con respecto a los sistemas convencionales y, en definitiva, mejora la experiencia de conducción, en términos dinámicos.

airmatic.jpg

Suspensión Airmatic de Mercedes

Ello está muy bien para vehículos como SUV’s y de transporte de mercancías, pero también pueden ser de utilidad para aquellos con aspiraciones deportivas. La altura variable puede ayudar a reducir el coeficiente de rozamiento del aire a altas velocidades y elevar asimismo el conjunto cuando se circula por entornos urbanos. Puede también modificarse la dureza de la suspensión, como se ha mencionado antes, y aún así ser compatible con sistemas de amortiguación a tal efecto como los magnetoreológicos.

El último apunte hace referencia a la comodidad, y es que la ausencia de un elemento físico como es el muelle ayuda mucho a filtrar las oscilaciones y vibraciones que se perciben en el habitáculo, lo que otorga un confort de marcha altamente diferenciado de los modelos con suspensión convencional.

EJEMPLOS DEL MERCADO

La idea de la suspensión neumática viene de la época de la Segunda Guerra Mundial, cuando los Estados Unidos buscaban originalmente reducir el peso de sus aviones más grandes con una construcción más compacta. Todo ello derivó finalmente en su uso en transporte pesado gracias al beneficio de la altura independiente de la carga.

Otro hito tomó lugar en 1993, cuando 'Dunlop Systems and Components' desarrolló una suspensión neumática controlada electrónicamente para el Range Rover de producción de la época, al que denominó 'ECAS'. Como su propio nombre sugiere, se trataba de una suspensión por aire, pero automatizada por el ordenador de a bordo.

porsche-tres-camaras.jpg

Sistema del Porsche Panamera con tres cámaras de aire

Finalmente, nombrar un sistema moderno, como es el utilizado por los Porsche, cuya suspensión neumática presenta un total de tres cámaras de aire independientes. En el modo más blando y cómodo, las tres realizan su función, mientras que para los modos Sport y Sport Plus se reduce el número de cámaras útiles hasta quedar solo una.

A pesar del mayor precio del producto frente a los elementos de suspensión más convencionales, el futuro de esta tecnología luce brillante. De un valor en 2019 de 5.000 millones de euros en cuota de mercado, para 2026 se espera que esa cifra aumente hasta los 7.600 millones.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Porsche
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de _JR_
Y gástate 6000€ en reparaciones a partir de los 4 años...
  • 1
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP