ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Ford Capri: el 'deportivo adolescente' cumple 50 años

Se creó como un Mustang más pequeño para el mercado europeo

Hubo tres generaciones y vendieron más de 1,8 millones de unidades

Su éxito se basó en la sencillez y en la amplia gama de motores

AmpliarEl Ford Capri cumple 50 años en 2019 - SoyMotor.comEl Ford Capri cumple 50 años en 2019

El Ford Capri fue ese deportivo soñado para los jóvenes de los 70 y parte de los 80, ese coche al alcance de bolsillos no tan llenos que todo el mundo quería conducir una vez aprobado el examen de conducir. Para toda una generación, en los 70 y parte de los 80, el Capri fue algo más que un pequeño deportivo nacido como hermano menor del Mustang para el mercado europeo. Quienes lo desearon jóvenes peinan canas hoy, y el coche cumple ahora los 50 años.

Corría el año 1964. Nelson Mandela fue condenado a cadena perpetua en Sudáfrica en su lucha contra el apartheid; en el Reino Unido falleció Ian Fleming, el creador de uno de los iconos del cine por antonomasia, el agente secreto James Bond; a Estados Unidos llegó la 'Beatlemanía' con la primera visita de los Beatles. No era la única fiebre allí; también la había por un coche que, más de cincuenta años después, continúa al pie del cañón y tiene legiones de seguidores por el mundo entero, el Ford Mustang.

Sus credenciales eran –y son– un motor grande y potente a un precio bastante asequible, estrategia que funcionó a la perfección y que pronto le llevó a convirtirse en un gran éxito de ventas –más de 600.000 unidades se vendieron en 1965–. Al cabo de un tiempo, Ford pensó que podrían trasladar esa receta al otro lado del Atlántico, si bien en un formato algo más pequeño, ya que en Europa se estilaban más los pequeños deportivos, ratoneros y rabiosos.

Por ello, tomaron para empezar la base estructural y mecánica del Ford Cortina y las máximas que habían llevado al éxito al Mustang: un coche rápido, bonito, fiable y apto tanto para pequeñas familias como para jóvenes en busca de su primer coche. Aspiracional para los primeros por espacio, y para los segundos por presupuesto, pero ambicionado por ambos grupos. En un principio, y como guiño hacia su modelo estrella, el proyecto se denominó Ford Colt –'potro' en inglés–. Sin embargo, esta denominación debió abandonarse porque Mitsubishi ya tenía registrado ese nombre. El elegido finalmente, 'Capri', provenía de la isla de Capri, ubicada en el Mar Tirreno, al sur de Nápoles, que a su vez recibe su nombre del macho cabrío típico de esa zona.

A finales de 1968, el coche ya estaba listo para su producción en la fábrica inglesa de Halewood, la planta belga de Genk y las alemanas de Saarlouis y Colonia. La presentación tuvo lugar el 24 de enero de 1969 en el Salón del Automóvil de Bruselas, donde tuvo una gran acogida. Su diseño, obra de Philip T. Clark,  destacaba por su configuración biplaza y su largo capó, pero lo que más llamaba la atención era su amplísima gama de motorizaciones que empezaban desde un humilde 1.3 litros de cuatro clindros con 58 caballos y configuración en línea para Inglaterra y en V para Europa, hasta ofrecerse preparaciones oficiales con un V8 de 5.0 litros que se fabricaban de manera muy exclusiva y a medida en Johannesburgo, Sudáfrica, con 285 caballos de potencia.

ford-capri-mki-1969.jpg

Esta primera generación recibió buenas críticas de la prensa especializada, que alababa sus prestaciones pero describían un ''comportamiento más al estilo europeo que al americano''. Tal vez por su diseño o por la publicidad –los eslóganes rezaban ''el coche que siempre te prometiste a ti mismo''–, rápidamente quedó patente que el coche iba a ser un éxito de ventas. En abril de 1970 expandió sus horizontes para venderse en el resto del mundo. En Estados Unidos recibió el sobrenombre de Federal. Durante sus dos primeros años de vida se vendieron unas 400.000 unidades, incluidas versiones de carreras que tomaron parte en el Campeonato de Europa de Turismos y que ganaron en 1971 y 1972, ésta última con Jochen Mass al volante, piloto con una amplia trayectoria en Fórmula 1 dentro de equipos como McLaren, y todavía más exitosa en resistencia.

 

2º GENERACIÓN, MARCADA POR LA CRISIS

Con ya más de un millón de unidades vendidas y tras un pequeño restyling en 1972, en 1974 llegó la segunda generación del Capri, más orientada a un uso cotidiano. Ésta estuvo marcada por la fuerte crisis del petróleo que agitó el sector –y al mundo– a mediados de la década de los 70. La gama de motores se redujo prácticamente a la mitad, decisión que lastró sus ventas, de modo que no consiguió mantener el éxito de su predecesor. En esta generación se introdujeron cuatro acabados distintos, con el Ghia en el tope de gama; incluso se creó una versión muy especial denominada John Player Special con los colores míticos del equipo Lotus de Fórmula 1.

ford-capri-mkii-1974.jpg

En octubre de 1976, la factoría del Reino Unido cerró la producción del Capri, que pasó íntegramente a las factorías alemanas. 1977 fue el último año en el que se fabricaron Capri de esta segunda generación, destinados mayoritariamente al mercado norteamericano, pues en Estados Unidos se mantuvo como éxito de ventas. De hecho, la firma del óvalo vio como el Capri Federal le comía terreno al Mustang, por lo que a partir de la temporada de 1978, el modelo comenzó a venderse bajo la filial Lincoln-Mercury con intención de proteger a su modelo estrella.

 

3º GENERACIÓN, DESPEDIDA DE UN ICONO

La última generación del Capri se puso a la venta en marzo de 1978 con cambios estéticos bastante importantes: los dos faros dobles y la parrilla horizontal pasaron a ser su seña de identidad, con una imagen que buscaba una mayor deportividad, spoiler trasero incluido. Con ella se pretendía recuperar las ventas, sobre todo del mercado británico, donde se había granjeado un nombre pero había perdido fuelle en los años inmediatamente anteriores. Para las Islas se orientaron acabados más deportivos como el Rallye o el X-Pack.

La gama de motores se actualizó y permaneció bastante amplia, con el 2.8 Turbo de 185 caballos como tope de gama. Especial mención merece la versión 2.8i presentada en 1981, uno de los primeros modelos de gran serie en utilizar la tecnología de inyección de combustible. Su buena acogida fue tal que se mantuvo en la gama tres años más de lo que Ford planificó en un principio.

ford-capri-mkiii-1981.jpg

Ejemplar del Ford Capri con motor 2.8i de inyección

El coche se había convertido ya en uno de los modelos de su segmento más populares en Reino Unido. Pero tal vez por ello, también ostentó uno de los récords más negativos en el sector de la automoción, pues desde mediados de los 80 hasta principios de los 90, el Capri fue el coche más sustraído en Gran Bretaña. Esto, unido a su veteranía y a que su nicho de mercado se redujo con el paso del tiempo, las ventas decayeron. La producción europea se detuvo en 1984 y, aunque en el Reino Unido continuaron las ventas, finalmente cesó en 1986 con más de 1,8 millones de unidades vendidas durante 18 años de producción.

En el mercado norteamericano, el Capri sufrió una escisión en la segunda generación del modelo, por la cual su aspecto cambió radicalmente. El nombre Capri se mantuvo en la oferta del fabricante bajo su filial Mercury hasta el año 1994. Para entonces, el Capri americano se encontraba también en su tercera generación, sólo que en su caso convertido en un descapotable biplaza competidor del Mazda MX-5 y el Toyota MR-2, y que se fabricaba exclusivamente en Australia.

Actualmente, la firma del óvalo no tiene intención de reflotar este nombre, pero los más optimistas dirán que el espíritu del Capri sigue vivo en otros Ford de inspiración deportiva como el Fiesta ST, uno de los utilitarios deportivos más divertidos del segmento, o en el Focus ST, del cual os ofrecimos recientemente las primeras impresiones de conducción.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Ford
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Rrra
Recordaré siempre ese modelo que me fascinaba, con el aprendimos haciendo el curso de formación de automóviles, el proyecto era ponerlo a punto para que funcionase, pues estaba abandona en un rincón de las instalaciones durante muchos años, que tiempos aquellos
  • 2
  • 0
Imagen de daniel ricciardo
Qué preciosidad. Este coche me trae recuerdos de infancia , Guisval tenía una versión Policía que me regalaron....
  • 2
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP