TECNOLOGÍA

Cómo es a día de hoy la reducción de los contaminantes de la mano de la EGR

El EGR inyecta los gases de escape directamente en la admisión para reducir las emisiones de NOx

Es una técnica que ha evolucionado en el tiempo y que ahora cuenta con dos etapas

AmpliarLas normativas medioambientales cada vez más restrictivas obligan a los fabricantes a actualizarse - SoyMotor.comLas normativas medioambientales cada vez más restrictivas obligan a los fabricantes a actualizarse

En el incansable recorrido hacia unos motores de combustión más eficientes y menos contaminantes, la aplicación de la recirculación de los gases de escape supuso un gran atajo. Pero las normativas anticontaminación se hacen cada vez más estrictas y es imprescindible continuar la mejora en estos sistemas. Por tanto, hoy explicamos a grandes rasgos cómo trabaja este sistema en la actualidad.

La recirculación de los gases de escape es uno de los sistemas implementados en los motores de combustión interna de cara a reducir las emisiones contaminantes, concretamente de las partículas de NOx. Está controlado por la válvula EGR, a su vez comandada por el ordenador central, siendo una técnica simple pero efectiva que comenzó a utilizarse en los años 70 y que, desde 1996, es estándar en todos los modelos de producción.

Lo que se consigue con ella es distinto según sea un motor de gasolina o uno Diesel, aunque siempre con la finalidad de mejorar la eficiencia. En el caso de los primeros, estos gases recirculados sustituyen parte de la mezcla fresca y permiten un llenado del cilindro completo con una menor carga de combustible, junto a una disminución, de paso, de las pérdidas por bombeo.

En un motor Diesel, este sistema es de una importancia mucho mayor, pues éstos generan distintos contaminantes según sean las condiciones de funcionamiento del motor y, por ello, las normativas anticontaminación los afectan de manera más severa. En un Diesel, la recirculación va encaminada a reducir la cantidad de NOx expulsados por el escape y se consigue al disminuir la cantidad de oxígeno en la mezcla cuando se inyectan los gases de escape en el colector de admisión. Esta rebaja de oxígeno permite que la explosión tome lugar a una temperatura más baja, hecho que disminuye en gran medida la formación de estos óxidos contaminantes.

egr-alta-presion.jpg

No obstante, y como es lógico pensar, no todo son ventajas cuando se aplica esta técnica. El primero de ellos es que disminuye el rendimiento del motor al reducirse la presión de sobrealimentación y al incrementarse la temperatura de admisión –a más calor, mayor densidad del aire, por lo que 'cabe' menos cantidad en el cilindro–. En segundo lugar, las partículas y hollín generados durante el proceso acaban en la admisión o terminan por obstruir poco a poco la válvula EGR.

Con el paso del tiempo, además, las restricciones medioambientales aumentan, lo que lleva  a los fabricantes a renovarse irremisiblemente. El resultado en este aspecto es un sistema de recirculación de los gases de doble etapa.

Fue un desarrollo llevado a cabo por Renault en su motor Diesel 1.5 Dci para hacer frente a la normativa Euro6 que entró en vigor en el año 2014. Hasta entonces, este sistema contaba únicamente con un canal, como se puede apreciar en la imagen superior, que hacía circular los gases de escape directamente hasta el colector de admisión. Ese canal todavía permanece, pero en el nuevo sistema se añade uno adicional.

Éste, denominado de ''baja presión'', extrae los gases en una etapa más avanzada del escape, tras haber pasado por la turbina del turbocompresor y el filtro de partículas. A continuación pasan por un enfriador y son inyectados en el colector de admisión justo a la entrada del compresor.

egr-baja-presion.jpg

Los beneficios de esta innovación comprenden tanto un funcionamiento del sistema sin partículas y mucho más limpio como una respuesta del turbocompresor constante y sin pérdidas por la recirculación de los gases. ¿Para qué se utiliza entonces el canal de recirculación original, denominado ahora como de ''alta presión''? Únicamente a la hora de arrancar en frío, para ayudar así a calentar con mayor celeridad el cilindro. A cierta temperatura, es el circuito de ''baja presión'' el encargado del reciclaje de los gases.

Cada uno de estos dos circuitos cuenta con su válvula EGR operada electrónicamente mediante el ordenador, quien es el encargado de abrir y cerrar cada una según sea necesario en conjunción con la propia mariposa del escape.

Con esta técnica ya implementada para siempre en nuestros motores de gasóleo, los fabricantes han logrado salir al paso de la normativa Euro 6 actualmente vigente, que exije a los vehículos Diesel nuevos unas emisiones máximas de 80 gramos de CO2 por kilómetro en lugar de los 180 permitidos hasta entonces.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Renault
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP