Blog de Virutas de Goma

15
Nov
2016

Ya huele a azufre...

AmpliarYa huele a azufre... Ya huele a azufre...

Existe la creencia de que el diablo huele a azufre porque en el infierno hay una laguna enorme de fuego y lava, y la peste del mineral amarillo de origen volcánico que ella emana se le ha pegado en su vestimenta ignífuga. Los agoreros y malapipas ya vaticinan la llegadera muerte de la Fórmula 1 y uno de los indicios que abanderan es que hasta Ferrari, los herederos de Il Commendatore que sacaba pecho por sus motores, baraja la posibilidad de participar en la Fórmula E, obviamente con un silencioso coche a pilas. 

Muchos ven al coche eléctrico como el enemigo de la actual Fórmula 1 y, sin embargo, esta idea resulta anecdótica. La relación entre piloto –o conductores callejeros– con sus propulsores se limita a controlar el régimen de giro, que su fuente de energía esté disponible y pasar debidamente las revisiones. Esto les pasa a todos motores que funcionen con gasolina, gasoil, alcohol, aceite pesado, sean híbridos, eléctricos, de hidrógeno, nucleares o incluso les ocurre a los ingenios tirados por animales. Si mañana te cambiaran el motor del coche por uno eléctrico tu único cambio real y tangible sería a quién vas a pagar la factura del combustible, que a partir de ahora será a Endesa o Iberdrola y no a Repsol. Esto no va a acabar ni con la F1 ni con el automovilismo deportivo. Lo que sí puede acabar con todo ello en un futuro cada vez menos lejano es algo que acaba de nacer: el coche autónomo.

La Fórmula 1 es el reflejo de lo mejor de nuestro tiempo. Es una verdadera fábrica de futuro y, sin duda, alguna punta de lanza tecnológica no sólo de la automoción sino de otros jardines vitales como la medicina, la aeronáutica o la robótica. El Terminator T-1000 no nacerá en la fábrica de McLaren pero es muy posible que de Woking salga alguna solución para que sus primos cercanos acaben conduciendo nuestros coches, y es aquí donde reside el que puede liquidar nuestra competición favorita.

Es un error pensar que el deporte más popular de todos los tiempos fue el fútbol… fueron las carreras de cuádrigas. Durante diez siglos esta competición 'automovilística' propulsada por el mejor sistema disponible en tiempos de los romanos, el caballo, fue el deporte rey. Desde entonces y hasta nuestros días, esto ha arrastrado a las masas hacia los circuitos ante una demostración de habilidad, riesgo y destreza superior de unos tipos que se profesionalizaron en una actividad común consistente en conducir carretas al principio y llevar coches sobre el asfalto más tarde cuando se motorizaron los carruajes. Ambas modalidades deportivas reflejaban la sublimación hasta llevarla al nivel de arte a una práctica desarrollada por millones de personas a diario. Las carreras de cuádrigas desaparecieron de la faz de la tierra en en el siglo VI, cuando cambió algo pequeño y fundamental.

Pequeños pero fundamentales han sido siempre los cambios silenciosos que poco a poco han transformado nuestro mundo, y eso es algo que está ocurriendo con los coches autónomos. Gracias a los sistemas de posicionamiento GPS, sensores de movimiento, scanners de cercanía, cámaras de control de las líneas pintadas en la carretera, frenos automatizados, cajas de cambios computerizadas y hasta las interfaces por voz, hoy día le puedes pedir a tu coche que te lleve al Mercadona a hacer la compra mientras tu puedes estar leyéndote el periódico o metiéndole mano a tu novia mientras vas disparado por la carretera. En unos años, conducir no será una práctica sino un viejo recuerdo que hará sacar la sonrisa de las nuevas generaciones. Éstas se descojonan cuando les cuento que cuando tenía flequillo y adolecía de cervecera barriga, metía carretes de película con 36 fotos en mis cámaras… hace apenas dos décadas. Ahora cualquier teléfono de la gama básica hace fotografías canela sin más habilidad que la de ser capaz de sujetarlo de manera horizontal –los teléfonos también hacen fotos y videos en esa posición, por si no lo sabías–.

robocar-virutas-de-goma-formula-e.jpg

Este coche, precursor de los bólidos de la Roborace, rodó en el circuito de Marrakesh
el sábado 12 de noviembre junto a la Fórmula E. No llevaba piloto

Dentro de poco la conducción de coches será observada como los militares contemporáneos ven a un tío con un arco y una flecha, o los que fabrican los 3 iPhone a los indios apaches que hacen señales de humo: como algo antediluviano. Añade a esto que las nuevas generaciones pasan bastante de los coches. Están más tiesos que sus padres a la misma edad y les apasionan las redes sociales, la ropa o pasárselo bien, pero no los vehículos. Antes, carecer de carnet de conducir era un estigma, pero hoy hay unos servicios públicos cada vez mejores y alentados por las autoridades, se pueden alquilar coches por horas y dejarlos aparcados por ahí, y las ciudades empiezan a cambiar su fisonomía para adaptarse al uso de bicicletas que en muchos casos son eléctricas. Tener coche se está convirtiendo en una putada: hay que aparcarlos, pagarles un seguro, hay peajes, que haya sitio cerca de casa, gastan gasolina, contaminan, hay ciudades donde hasta te cobran por entrar en el centro o lo que es peor, incluso te lo prohiben como en París si es Diesel… La gente joven no quiere tener un coche, quiere transportarse, y hay alternativas al automóvil para el uso diario. En metro o autobús —que antes no había o era malo— vas leyendo, oyes música o te mensajeas con los colegas, así que realmente no pierdes el tiempo. Conduciendo no puedes hacer eso. A la gente joven le dan igual los iconos a los que seguir e imitar porque se crean y desaparecen 100 cada semana. Se la pela la historia, no sienten un gran respeto por las tradiciones o las costumbres, y el coche está dejando de ser un objeto de deseo a un cachivache más al igual que el reloj –¿o es que no te has dado cuenta de que los jóvenes de hoy día apenas tienen relojes? Tiene un smartphone, una tablet… que ya les da la hora–.

El conductor de vehículos va a pasar de ser una estrella del universo popular a una figura en el frontispicio de una catedral románica, y por ende, ser el mejor de ellos tendrá el mismo valor que hoy el campeón del mundo de petanca.

Las carreras de cuadrigas desaparecieron de la faz de la tierra como especialidad deportiva en el siglo VI porque la gente las asoció a ritos paganos, no alineados con los dioses en boga y aparejados al mal fario… sencillamente la gente cambió. Pues eso es lo que está pasando ahora, la gente está modelando sus cuatro ideas al respecto de los coches y obviamente traerá consecuencias. Añade a eso que la tecnología jamás se va a parar. Desde que en el 3.500 a.C. los sumerios comenzaron a utilizar la rueda para el transporte, nunca se ha dejado de avanzar. El próximo paso, un paso que ya está llegando, es prescindir de los pilotos. ¿Te va quedando claro? Pues vete buscando dónde está la gracia de ver correr a unos coches robotizados que limitan los riesgos por software y decidan hacerlo todos en bloque como si fuera un ballet digital. Eso va a ser una magnífica demostración tecnológica, pero pocos van a poder llamarlo con la palabra que desde hace siglos se utiliza para denominar a una lucha a toda castaña entre iguales: carrera. La F1 actual no gusta a todos. Sus detractores alegan que no tiene la magia de antes, que los pilotos ya no son héroes, que apenas arriesgan y parecen computadores… pues disfruta de lo que hay, que tan malo no es, y hazlo rápido porque en dos o tres décadas es muy posible que lo único que quede no sea más que la memoria. Ojalá me equivoque y os tiréis hasta final de siglo riéndoos de mis pensamientos. Y que yo lo vea…

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Si te interesa esta noticia
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
9 comentarios
Imagen de Carbo

Virutas... un gran bloguero. Me alegra q haya vuelto Ud. por aqui con ese estilo tan personal.

Dicho lo cual... no me creo q los jóvenes no vayan a querer coches.... esa extrapolacion es intelifente a la par q erronea. Estoy en la cuarentena y no soy igual q a los 20. Creo es algo bastante general. El coche autónomo? Hay mas de uno repitiendo lo mismo q ud. Realmente espero q la moda del tonting topic diverso y superficial pase a la historia rápidamente del mismo modo q ese furor comunicativo. Esto es muy pendular. Lo ducho a pesar del desacuerdo. Ha vuelto uno de los buenos anque no tenga muchas entradas. Esppero q tenga muchos lectores. Un saludo

Imagen de GregTravis

Amén hermano!!! Nos tendremos que pasar a las carreras de vainas, pero como seremos unos abuelos cascarrabias solo le daremos por saco a nuestros nietos con lo de "en mis tiempos si que eran carreras..."

Imagen de Perán

El automobilismo se muere...

Imagen de norberto

MUY WUENA VIRUTA ZAPI! mencanta que wuelvas a escribirlas, se echaban de menos; Digo yo que las carreras de coches automatizados, tendrán que estar pilotados por personas sentadas en una cabina o algo así, no? en plan Drón... por cierto, ¿para cuando una viruta de los drones? o mas bien, de las carreras de drones? ancantado tb la foto/comic de T1000, jajajajajajaajjajjaj

Saludos!!

Imagen de virutasdegoma

 

Bueno, vamos por partes. Muchas gracias a locomovile. 

Para el señor Montoya tengo algo: la gente joven no queire relojes; lo que quiere son smartwatches, que no son más que una prolongación de su teléfono, que a su vez no es más que un pequeño ordenador de bolsillo que les sirve para comunicarse, esencialmente. Debido a ellos, y te aporto un dato, Apple es la compañia de "relojes" que ha quedado segunda a nivel global tras Rolex en lo que va de año en cifras de venta. Mira a tu alrededor y verás la cantidad de gente joven que NO usa un reloj. Hace tan sólo una década no veías a ni uno sin el. 

 

Para Ceucui, hablaré con los chicos de LaF1 para que me habiliten la zona del DJ Virutas.  

 

Para Manu: no se lo del número de la lotería pero si que puedes preguntárselo a un virutero famoso... Anthony Blake. Ese lo acierta casi siempre. 

Imagen de Manu

Excelente viruta. No creo que vayas desencaminado. Yo el reloj dejé de utilizarlo cuando me compré mi primer Moviline, un 908.....
Una cosa, ¿podrías decirme el número de la loteria de navidad? jejejejejejejee

Imagen de CEUCUI

José Manuel, echo de menos los temas musicales con que solías acabar tus Virutas, tan oportunos.
Me gusta leerte.

Imagen de Iñigo Montoya

No tenemos relojes?? Lo que hay que leer... Y eso de que antes no tener carnet era un estigma y ahora no es medio falso, por lo menos en mis círculos de amigos.

Imagen de locomovile

Maravillosa viruta, una vez más, por lúcida y visionaria, querido amigo.
Disfrutemos pues, y oye... lo contaremos a los nietos, que tampoco será tan malo.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP