GP Made in Italy y de la Emilia Romaña F1 2021
PRIMERA PRUEBA

SsangYong Rexton 2018, primera prueba: Otra película... de aventuras

Se ha renovado por completo pero sin olvidar sus orígenes 4x4

Representa un salto de calidad y equipamiento tecnológico respecto a la generación anterior

Confortable en carretera, se muestra capaz fuera de ella

AmpliarSsangYong Rexton 2018, primera prueba: equilibrio perfecto - SoyMotor.comSsangYong Rexton 2018, primera prueba: equilibrio perfecto

SsangYong presentó la tercera generación del Rexton en el Salón del Automóvil de Seúl, un modelo completamente renovado que ya se ha puesto a la venta en nuestro país con una propuesta de calidad y precio muy equilibrada e interesante desde 27.500 euros. En SoyMotor.com lo hemos probado y éstas son nuestras impresiones.

SsangYong lanzó al mercado el Rexton en 2001 y, desde entonces, ha vendido más de 19.000 unidades a lo largo de sus tres generaciones, 3.858 en 2017. Ahora, la marca surcoreana ha renovado por completo su buque insignia con todo un salto de calidad y diseño respecto a la generación anterior, pero sin perder de vista su ADN todoterreno.

El SsangYong Rexton 2018 es un modelo todoterreno de gran tamaño y configuración clásica. Su bastidor de largueros y travesaños en escalera se ha construido con un 63% de acero de alta resistencia que, desde diez puntos de apoyo, sustenta una carrocería del mismo material en un 81,7%.

Se trata de un 4x4 tradicional con motor en disposición longitudinal –ligeramente retrasado sobre el eje delantero–, tracción a las cuatro ruedas –con prioridad al eje trasero rígido– y caja reductora. Gracias a todo ello se ha logrado un reparto de pesos del 50/50.

Respecto a la generación a la que sustituye, el nuevo Rexton es 9 centímetros más largo, 6 centímetros más ancho y 1,5 centímetros más bajo, con unas cotas de 2,86 metros de longitud, 1,96 de ancho y 1,82 de alto. Es 2 centímetros más largo que el nuevo Toyota Land Cruiser pero 4 centímetros menos que el Mitsubishi Montero de 5 puertas, sus principales competidores.

SsangYong Rexton 2018: primera prueba

 

RENOVACIÓN TOTAL

SsangYong ha diseñado el Rexton 2018 con una imagen más moderna y acorde al resto de la gama. Presenta un aspecto robusto y potente con musculosos pasos de rueda. Su nuevo frontal ha mejorado su aerodinámica como resultado del trabajo en el túnel de viento de Pininfarina, empresa perteneciente al mismo grupo Mahindra. Gracias a ello, junto al trabajo de insonorización, se ha logrado un modelo más silencioso y mejor aislado que su predecesor, algo que se aprecia especialmente al circular por vías rápidas.

Como parte del salto de calidad del nuevo Rexton y su actualización tecnológica, la marca ha incorporado ópticas HID de xenón con luces diurnas, intermitentes, pilotos traseros y antinieblas Led, con función 'cornering' –luz de giro–, de serie en toda la gama.

SsangYong Rexton 2018: primera prueba

 

SALTO DE CALIDAD

En el interior, el Rexton también se ha renovado por completo con un nuevo diseño elegante y discreto, presidido por una nueva pantalla táctil de 18 pulgadas integrada en la consola central. SsangYong ha empleado materiales agradables al tacto con superficies mullidas en el salpicadero y las puertas, combinadas con plásticos duros de buena presencia en las zonas menos visibles.

Los asientos son muy confortables y pueden ser de tela, cuero sintético o natural en función del nivel de acabado: Line, Premium o Limited. Además, en las versiones más equipadas, pueden estar calefactados y ventilados –la primera función también incluye a los asientos laterales traseros–.

El volante multifunción de cuero –calefactado en el acabado superior– tiene un tacto y aspecto agradable aunque, para nuestro gusto, contiene demasiados botones para gestionar las distintas funciones del ordenador de abordo. En cambio, la gestión del control de crucero nos ha parecido muy sencilla e intuitiva.

SsangYong Rexton 2018: primera prueba

En el centro del cuadro de mandos, las versiones con nivel superior de acabado cuentan con una pantalla TFT de 7 pulgadas que muestra la información del vehículo con mucha claridad. Nos ha gustado el modo en que el sistema de reconocimiento de señales nos advierte de la velocidad a la que circulamos independientemente de la información que se esté visualizando.

El habitáculo es amplio y espacioso tanto en las plazas delanteras como en las traseras, donde el túnel central es muy reducido y no resta espacio a pies de los pasajeros. El respaldo de los asientos posteriores –abatible 60/40– es regulable en inclinación y permite viajar casi tumbado. Asimismo, la banqueta es abatible para ganar volumen en el maletero. El SsangYong Rexton está disponible en configuración de cinco plazas –en la versión Line– y siete asientos en los acabados Premium y Limited. En estos dos últimos, la tercera fila de asientos –escamoteable bajo el suelo– es válida para desplazamientos ocasionales pero no nos parece recomendable para un viaje de largo recorrido.

Cabe destacar la toma de USB junto a un enchufe convencional de 220 voltios accesible desde las plazas traseras, así como dos salidas de aire y una toma de 12 voltios en el lateral derecho del maletero. Éste ofrece un volumen de carga 641 litros –236 litros con siete pasajeros–, ampliable hasta 1.806 litros con los asientos abatidos.

Con la renovación del Rexton, SsangYong asegura haber apostado por la conectividad, la tecnología y la seguridad. La pantalla multimedia táctil de 18 pulgadas es de serie en todos los niveles de acabado y compatible con Android Auto y Apple Car Play, aunque no ofrece navegador integrado ni siquiera en opción y es necesario emplear el del teléfono móvil sincronizado. Todas las versiones equipan de serie el sistema de seguridad SASS y, desde el acabado Premium, ofrece sistema de detección de ángulo muerto y tráfico cruzado trasero.

 

 

FIEL A SUS ORÍGENES

El único elemento que el nuevo Rexton hereda de la generación anterior es su motor. Se trata de una evolución del propulsor turbodiésel de 2.2 litros –presente en otros modelos de la marca– que, aunque sólo ha incrementado su potencia hasta 181 caballos –entregaba 178 en la anterior generación–, es ahora más silencioso y vibra menos. Es el único motor disponible, pero puede ir asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades –con la que ofrece 400 Newton metro de par–, o una transmisión automática de siete relaciones y origen Mercedes-Benz –que hemos probado–, con la que entrega 420 Newton metro. Ambas cuentan con reductora y, en el caso de la automática, dos velocidades de marcha atrás.

El SsangYong Rexton 2018 se ofrece tanto con sistema de propulsión trasera como con tracción integral desconectable. En esta segunda configuración, la que hemos conducido, envía prioritariamente la fuerza del motor al eje trasero y es posible seleccionar la tracción 4x4 tanto con marchas largas como cortas, pero esta sólo actual por debajo de 80 kilómetros/hora.

SsangYong anuncia una aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora en 11,3 segundos y una velocidad punta de 185 kilómetros/hora. No son unos datos especialmente llamativos, pero sí los normales para un modelo de sus características. Tanto la versión de tracción integral como la de propulsión ofrecen una capacidad de remolque de 2.700 kilos si se cuenta con el cambio manual y 3.000 kilos con el cambio automático. Su consumo medio homologado es de 7,6 litros a los 100 para la versión de propulsión con cambio manual y 8,3 litros en el caso del automático con tracción total.

SsangYong Rexton 2018: pimera prueba

 

CÓMODO Y CAPAZ

Durante nuestra prueba, hemos conducido el Rexton a lo largo de unos 100 kilómetros por pistas forestales embarradas, carreteras convencionales, vías rápidas y ciudad. Es evidente que se trata de un vehículo de grandes dimensiones, lo que se aprecia desde el primer momento al volante por su elevada posición de conducción y, en especial, al maniobrar en un parking estrecho o desenvolverse entre el tráfico. No obstante, su  peso de entre 1.995 y 2.245 kilos –según versiones– no resulta excesivo y se muestra estable incluso a velocidades elevadas.

Su motor y caja de cambios automática empujan con fuerza desde bajo régimen y, si se pisa con energía el acelerador en una rotonda a baja velocidad, el eje trasero amaga con deslizar ligeramente, pero rápidamente la electrónica hace su papel y contiene el sobreviraje. La dirección es extremadamente asistida y casi da la sensación de ser eléctrica en lugar de mecánica, a pesar de sus neumáticos de 255/60R18, lo que se agradece al maniobrar. La suspensión absorbe bien las irregularidades del terreno pero es capaz de contener los balanceos de la carrocería. Todo ello hace del Rexton un vehículo cómodo para viajar por carretera y confortable en caminos bacheados.

Sobre una superficie muy deslizante como la que afrontamos en nuestra prueba, el sistema de tracción integral se mostró muy capaz con los neumáticos mixtos M+S –para barro y nieve– que equipamos. Con las marchas cortas engranadas el vehículo no dejó de avanzar en ningún momento ni transmitió la sensación de pérdida de control. Su altura libre al suelo de 205 milímetros y sus ángulos de ataque y salida de 20 y 22 grados nos permitieron circular con soltura incluso por las profundas roderas que se habían formado en el camino, y nos dio la sensación de afrontar retos más complejos.

SsangYong Rexton 2018: primera prueba

 

PARA TODOS LOS GUSTOS

La gama del nuevo SsangYong Rexton se compone de tres niveles acabado con un amplio de equipamiento en todos ellos. La versión de acceso Line sólo está disponible en configuración de cinco asientos, propulsión trasera y cambio manual, y su precio parte de 27.500 euros -que incluye un descuento de 2.000 euros-. En cambio, el acabado intermedio, denominado Premium, incluye siete plazas y se ofrece con propulsión trasera o tracción total por 33.600 y 37.200 euros -descuento incluido-, ambos con cambio manual. Por último, el nivel de equipamiento Limited, el más alto, ofrece también siete plazas y equipa cambio automático por 42.200 y 44.900 euros, según en sistema de tracción.

En definitiva, el SsangYong Rexton 2018 es un modelo completamente renovado que ha mejorado su estandard de calidad y aspecto sin renunciar a su ADN 4x4. Un coche que ofrece un alto nivel de equipamiento y confort de marcha sobre todo tipo de superficie a un precio muy competitivo. Un equilibrio perfecto.

SsangYong Rexton 2018: primera prueba

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Toyota
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP