GP Abu Dabi F1 2021
PRIMERA PRUEBA

Mercedes-Benz Clase C All-Terrain: más aventurero de lo que imaginas

Como ya ocurrió en el Clase E, Mercedes ha dotado su Clase C de una versión off-road

Más altura libre al suelo, tracción 4Matic de serie y motores microhíbridos

AmpliarMercedes-Benz Clase C All-Terrain 2022 - SoyMotor.comMercedes-Benz Clase C All-Terrain 2022

El Mercedes-Benz Clase C Estate All-Terrain 2022 es la versión off-road del modelo. Presentada en agosto de 2021, presume de una mayor altura libre al suelo que la versión familiar convencional y cuenta con modos de conducción específicos para off-road. Se ofrece con un motor de gasolina o Diesel, ambos con microhibridación. Llegará a España a principios de 2022, previsiblemente a cambio de algo más de 55.000 euros.

El Clase C Estate All-Terrain 2022 está creado a partir de la carrocería Estate –la carrocería familiar– de la quinta generación del Mercedes-Benz Clase C. Es la primera vez que la marca de la estrella ofrece un Clase C con estas características, siguiendo el ejemplo que marcó el Mercedes-Benz Clase E Estate All-Terrain. Aunque no llega a las prestaciones del Clase G, sí es capaz de salir del asfalto y superar con solvencia obstáculos que a priori se antojarían imposibles para un coche de esta índole.

Entre sus rivales destacan nombres como el Audi A4 Allroad o el Volkswagen Passat Alltrack.

 

MERCEDES-BENZ CLASE C ALL-TERRAIN 2022: EXTERIOR

El Mercedes-Benz Clase C Estate All-Terrain mide 4,75 metros de largo, 1,84 metros de alto y 1,49 metros de alto, lo que significa que es 4 milímetros más largo, 21 milímetros más ancho y 40 milímetros más alto que la versión Estate del Clase C convencional.

Esta ganancia proviene sobre todo de la altura libre al suelo, que crece 40 milímetros respecto al Clase C para favorecer la conducción off-road. Esto habilita unos neumáticos de mayor perfil y también unos pasoruedas más grandes, contribuyendo así al crecimiento final.

A nivel estético, las diferencias respecto al Clase C convencional son sutiles pero apreciables. La que canta más a la vista es la parrilla central, que adopta un nuevo diseño. Pero también gana paragolpes específicos tanto en el eje trasero como en el delantero, así como unos neumáticos más grandes y unos pasos de rueda más generosos que ya no son del color de la carrocería, sino que hacen contraste.

La zaga del vehículo no cuenta con ningún distintivo que indique que es la variante All-Terrain, de modo que es imprescindible tener en mente los cambios mencionados anteriormente para saber que estamos ante la versión off-road del Clase C.

Las luces son de led en toda la gama. De serie, son Led High Performance. Disponible como opción está el sistema matricial Digital Light, que proviene del Clase C y ha sido modificado especialmente para el All-Terrain. Con un modo de conducción off-road y siempre que circulemos por debajo de los 50 kilómetros/hora, las luces Digital Light se enfocan hacia el suelo para mostrar los obstáculos que tenemos delante.

El tamaño de las llantas oscila entre las 17 y las 19 pulgadas en función del gusto del comprador.

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-tres-soymotor.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-zaga-2-soymotor.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-lateral-soymotor.jpg

 

MERCEDES-BENZ CLASE C ALL-TERRAIN 2022: INTERIOR

El interior del Mercedes-Benz Clase C Estate All-Terrain 2022 bebe directamente del interior Avantgarde del Clase C convencional. Las únicas diferencias respecto al Clase C convencional residen en el software, que sí muestra nuevas funcionalidades orientadas al off-road.

El conductor tiene a su disposición un panel de instrumentos digital de 10,25 o 12,3 pulgadas que puede complementar con el sistema head-up display, mientras que la pantalla central del infoentretenimiento también proviene del Clase C ‘normal’ y tiene un tamaño de 11,9 pulgadas.

El sistema de infoentretenimiento es el MBUX que conocemos del Clase C convencional, con el añadido de modos de visualización off-road.

El cambio más visible se aprecia con el modo de conducción Offroad+, el más duro de los dos disponibles, que nos muestra en el panel de instrumentos el grado de inclinación lateral y vertical que tiene el vehículo en todo momento. También podemos ver el ángulod e orientación de las ruedas, una brújula y las coordenadas geográficas.

El maletero tiene una capacidad de 490 litros ampliables a 1.510 abatiendo la segunda fila de asientos, exactamente igual que en el Clase C Estate convencional.

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-interior-2-soymotor.jpg

21c0681_010_1.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-maletero-2-soymotor.jpg

 

MERCEDES-BENZ CLASE C ALL-TERRAIN 2022: MECÁNICA

El Mercedes-Benz Clase C Estate All-Terrain 2022 se ofrece con dos motores distintos. Uno es gasolina y el otro es Diesel, y los dos tienen en común que tienen microhibridación.

Las motorizaciones provienen directamente del Clase C convencional.

El C 200 es la opción de gasolina. Acredita 204 caballos de potencia con un par máximo de 300 Newton metro. En el Clase C Estate convencional, llega a 240 kilómetros/hora y pasa de 0 a 100 en 7,5 segundos.

El C 220 d es la motorización Diesel. Acredita 200 caballos de potencia con 440 Newton metro de par. En el Estate convencional, alcanza una velocidad punta de 242 kilómetros/hora y acelera de 0 a 100 en 7,4 segundos.

La transmisión, 9G-Tronic, es automática y la tracción es integral 4Matic, con un 45% de fuerza sobre el eje delantero y un 55% en el eje trasero.

Además de los modos de conducción Eco, Comfort, Sport e Individual, el All-Terrain gana dos opciones para la aventura. Son el Offroad, pensado para pistas de tierra sin complicaciones técnicas, y el Offroad+, pensado para terrenos más técnicos. En estos dos el motor, el cambio, la dirección, el control de estabilidad y la tracción 4Matic modulan su comportamiento para sortear los obstáculos.

En cuanto a la suspensión, sigue el mismo esquema del Clase C convencional. El eje delantero tiene un sistema de cuatro brazos, aunque con manguetas de mayor tamaño. Detrás, monta un eje multibrazo suspendido por un portaeje. La amortiguación es pasiva en todo caso.

El Clase C All-Terrain puede remolcar hasta 1.800 kilos de peso y ofrece opcionalmente un control de estabilidad específico para circular con remolque, capaz de intervenir a velocidades de más de 65 kilómetros/hora para evitar situaciones peligrosas.

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-frontal-soymotor.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-zaga-soymotor.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-rueda-soymotor.jpg

 

MERCEDES-BENZ CLASE C ALL-TERRAIN 2022: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

La versión que probamos en nuestra prueba fue la C 220 d, el Diesel microhíbrido de 204 caballos de potencia. Es la misma motorización que tenía el Clase C coupé que nuestro redactor Jorge Morillo probó en junio de 2021, por lo que también pueden acudir a su prueba si están interesados en las impresiones de conducción de la berlina.

Condujimos el Clase C Estate All-Terrain en noviembre de 2021 en su presentación internacional, en Alemania. Lo probamos primero en carretera abierta por un recorrido de 25 kilómetros por vías secundarias que combinaban tramos de poblado con otros limitados a 100 kilómetros/hora y luego hicimos un recorrido off-road en el interior del complejo de Immendingen, el mayor centro de pruebas de Mercedes-Benz en su país.

El Clase C All-Terrain es un Clase C de carrocería familiar –Estate, según la nomenclatura de la marca–, sólo que con cuatro centímetros más de altura libre al suelo. En carretera abierta, la transmisión automática es rápida y precisa, y en ningún momento nos deja en una relación que comprometa la reacción que buscamos cuando pisamos el pedal del acelerador. El freno ofrece un buen tacto pese a la microhibridación del propulsor.

El primer contacto no parece sugerir que su condición de coche con cierta capacidad off-road comprometa su comportamiento en asfalto, aunque sería necesario ponernos de nuevo al volante del Clase C Estate convencional para poder validar definitivamente esta impresión y captar mejor los matices. Esto es síntoma de que los cambios no son grandes en cualquier caso. El coche es confortable y noble, y es básicamente tan sólo en las curvas de más de 90 grados donde notamos las inercias de la carrocería familiar con mayor altura, merced a unos neumáticos con más perfil y unos pasos de rueda más generosos.

El verdadero factor diferencial del All-Terrain se revela fuera de la carretera. Para descubrirlo, nos adentramos en el centro de pruebas de Immendingen, al sur de Stuttgart. Un complejo de 520 hectáreas de superficie con una treintena de circuitos distintos para desarrollar los coches que llegan al mercado. Un chófer nos lleva hasta uno off-road que sirve para desarrollar los Clase G, no sin antes advertirnos en tono amenazante de que no hagamos fotografías a los coches en desarrollo que veremos por el camino.

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-zaga-3-soymotor.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-descenso-soymotor.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-zaga-5-soymotor.jpg

 

Mercedes-Benz nos preparó una experiencia exprés para ver cómo se desenvuelve el Clase C en varios escenarios. Nos subimos al coche, un instructor toma el asiento del copiloto y salimos a la aventura. Será media hora de conducción, aproximadamente. Comenzamos por una pista de tierra de un par de kilómetros. Luego, tomamos un desvío y llegamos a la base de una colina, con un terreno más roto. La atacamos por una subida del 30%, dimos una vuelta por la cima y volvimos a bajar para ir a buscar una rampa del 50% que a simple vista parece imposible para un coche de estas características.

Conforme se incrementa la dificultad del obstáculo crece nuestra sorpresa y se hacen añicos los prejuicios que pudiéramos tener sobre el All-Terrain, si en algún momento pensamos que no estaría a la altura del reto. En la pista de tierra circulamos con el primero de los dos modos off-road, el más ligero. Avanzamos a unos 50 kilómetros/hora con la convicción de que podríamos ir bastante más rápido. El coche la supera sin problemas y la suspensión mitiga bien las irregularidades del terreno.

En la colina, engranamos el modo off-road más duro, pensado para superficies más técnicas. Remontamos la primera subida del 30% sin despeinarnos. Acto seguido subimos un grado de dificultad: nos detuvimos en medio de la rampa y tratamos de volver a arrancar en pendiente. Coronamos la pequeña montaña por segunda vez.

El reto definitivo fue la subida del 50%. Desde detrás del volante, parecía imposible conseguirlo con una berlina modificada. El instructor lo tiene claro: “acelera a fondo y no lo sueltes”. Y allá que fuimos. Con una carrerilla de cinco metros, subimos la pendiente contra toda lógica y llegamos a la cima sin perder tracción en ningún momento. Que esto lo hiciéramos con un Clase C y no con un Clase G es sorprendente, cuanto menos.

Como todo lo que sube baja, estas subidas nos permiten jugar con la tecnología DSR, la regulación de velocidad en bajada, que proviene directamente de la Clase G. Básicamente, es un freno automático que regula la velocidad del coche en un descenso. Le decimos a qué velocidad queremos bajar y el freno actúa de forma completamente autónoma para procurar aferrarse a ese objetivo. Es un pequeño acto de fe, porque el DSR tarda un par de segundos en entrar en acción y en ese tiempo el vehículo alcanza velocidades que superan las que llevaría si fuésemos nosotros los que actuásemos el freno de forma manual.

También es cierto que esta queja proviene del hecho que nosotros lo probamos de la forma más radical posible: dejándonos caer en una bajada sin asistir de ninguna forma el freno. Un uso más racional seguramente invita a usarlo como red de seguridad, como ‘back-up’ por si juzgamos mal la aplicación del freno, porque entonces es capaz de corregir la velocidad hasta devolverla a niveles tolerables.

Con esto en mente, el DSR regula correctamente la velocidad en el descenso del 30% pero sufre en el del 50%. Consiguió frenarnos y en ningún momento temimos por nuestra integridad, pero es cierto que no consiguió llevarnos a la velocidad que nos habíamos fijado como objetivo –6 kilómetros/hora, para los más curiosos–.

Regresamos al campo base gratamente sorprendidos, pero con una pregunta en mente: ¿cuánta gente llegará a exprimir de verdad este coche? Servidor teme que muchos propietarios lo acabarán conduciendo de la ciudad a las pistas de esquí, y si lo hacen no habrán explorado ni una quinta parte del potencial de esta máquina. El All-Terrain es mucho más que un Clase C convencional, y para disfrutarlo admite que dejemos atrás el confort del asfalto y la carretera.

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-interior-5-soymotor_0.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-volante-soymotor_0.jpg

mercedes-benz-clase-c-all-terrain-pantalla-3-soymotor.jpg

 

MERCEDES-BENZ CLASE C ALL-TERRAIN 2022: PRECIOS

El precio para España del Mercedes-Benz Clase C All-Terrain 2022 aún no ha sido confirmado, aunque previsiblemente se situará ligeramente por encima del umbral de los 55.000 euros.

Esta aproximación se fundamenta en el hecho de que el Clase E All-Terrain tiene un sobrecoste de 9.831 euros respecto al Clase E convencional, lo que con el Clase C nos llevaría hasta los 58.400 euros.

Su llegada a España está prevista para principios del año 2022, seguramente en el mes de febrero.

 

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
22/11/2021 Probamos el Mercedes-Benz Clase C All-Terrain 2022 en Immendingen, Alemania.
18/08/2021 Mercedes-Benz revela las primeras imágenes e informaciones del Clase C All-Terrain.

 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP