PRIMERA PRUEBA

Ford Focus ST: compacto deportivo para el día a día

Disponible con mecánicas Diesel y gasolina, de 190 y 280 caballos

Puede equipar cambio manual de seis marchas o automático de siete

Acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 5,7 segundos

AmpliarFord Focus ST 2020: deportivo compacto para el día a día - SoyMotor.comFord Focus ST 2020: deportivo compacto para el día a día

El nuevo Ford Focus ST 2020 ya se ha presentado con mecánica gasolina de 280 caballos, y una versión Diesel de 190 caballos, y una puesta a punto muy elaborada para ofrecer un gran comportamiento en carretera sin sacrificar ni un ápice de usabilidad. Su venta dará comienzo en las próximas semanas con un precio de partida de 35.150 euros, y en SoyMotor.com ya lo hemos probado. 

Ford ha presentado el nuevo Focus ST, la versión más deportiva del Ford Focus 2018, hasta la llegada del nuevo Focus RS en 2020. Disponible tanto con carrocería hatchback –a la que la marca llama berlina– como familiar –denominada Sportbreak–, mantiene la propuesta de la anterior generación con mecánicas Diesel y gasolina, de 190 y 280 caballos respectivamente, pero al contrario que su predecesor sólo el segundo se ofrece con cambio automático.

Por sus dimensiones –4,39 metros de largo, 1,98 de ancho y 1,46 de alto con la carrocería berlina– y potencia, la versión de gasolina compite con otros compactos deportivos como el Hyundai i30 N, el Renault Mégane RS o el Peugeot 308 GTi; el Focus ST Diesel se mide con el 308 GT de 177 caballos, el Golf GTD de 184 y los Mercedes A 220 y BMW 120d, ambos también de 190 caballos.

 

FORD FOCUS ST: EXTERIOR

En el plano estético, el nuevo Ford Focus ST 2020 presenta ciertos cambios respecto a las variantes convencionales de Focus, pero sin caer en excesos. Tanto el parachoques frontal como los faldones laterales y el alerón sobre la luneta trasera son muy similares a los del acabado ST Line del Focus 2018, pero no idénticos. 

ford_focus_st_2020_2.jpg

Más evidente es el cambio de color en la calandra, que es gris en lugar de negra, y el parachoques posterior, donde integra un especie de difusor que da cabida a las dos colas de escape en sus extremos. Detalles como las llantas de 19 pulgadas o las pinzas de freno en rojo, marcan la diferencia y le aportan ese extra de deportividad. Adicionalmente, esta versión ST incorpora los colores Azul Performance ST y Naranja Fuego a la paleta de siete tonalidades disponible para la carrocería.

 

FORD FOCUS ST: INTERIOR

Si las diferencias en el exterior del Focus ST respecto al ST-Line son escasas, en interior todavía son más sutiles. El principal cambio lo apreciamos en los asientos deportivos Recaro, tapizados en cuero y alcántara, que ofrecen mejor sujeción lateral que los de la versión de acceso, algo que comentamos en nuestra prueba en vídeo.

ford-focus-st-interior.jpg

Al margen de esto, sólo algunas molduras que imitan fibra de carbono, los pedales de aluminio y el distintivo ST en la base del volante nos revelan que estamos en la versión más deportiva del nuevo Ford Focus. Como curiosidad, en los botones que hay alrededor de la palanca de cambios ha desaparecido el selector de modos de conducción, que se ubica en el volante multifunción, con un botón de acceso rápido al modo Sport. 

Nada cambia en las plazas traseras del Focus ST, que se muestran tan espaciosas y confortables como ya comentamos en nuestra prueba del Focus 2018. El maletero, por su parte, mantiene sus 375 litros de capacidad en la carrocería de cinco puertas –608 litros en el Sportbreak–, y resulta muy aprovechable al poder abatir los respaldos traseros sin encontrarnos con una barra entre las torretas de suspensión traseras, como sucede en el i30 N.

 

FORD FOCUS ST: EQUIPAMIENTO

De serie, el nuevo Ford Focus ST cuenta con asientos deportivos Recaro, faros de led para todas sus funciones, equipo de sonido Bang&Olufsen y cámara de marcha atrás. De manera opcional, es posible contar con función antideslumbramiento, alerta de tráfico cruzado posterior con frenada de emergencia, aparcamiento automático, head-up display o techo panorámico.

ford_focus_st_2020_3_0.jpg


FORD FOCUS ST: MOTORES

La gama mecánica del nuevo Ford Focus ST está formada por dos motores turbo de cuatro cilindros. El primero es el mismo bloque 2.0 EcoBlue –de acero con culata de aluminio– que propulsa otras versiones del Focus, pero potenciado para que entregue 190 caballos y 400 Newton metro de par. Con él, el Focus ST acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 7,6 segundos y homologa un consumo medio de 4,8 litros a los 100 kilómetros.

ford-focus-st-motor.jpg

El tope de gama, al menos hasta la llegada del nuevo Focus RS en 2020, es el 2.3 Ecoboost de 280 caballos y 420 Newton metro de par que se fabrica en la planta de Almussafes, Valencia. Se trata del mismo bloque de aluminio que equipa el Mustang EcoBoost de 290 caballos –pero montado en posición transversal– y una evolución del del Focus RS de 349 caballos. Cuenta con un turbocompresor de doble entrada 'twin scroll', y una nueva tecnología anti-lag desarrollada tanto para el Ford GT como para el F-150 Raptor, también presente en el Fiesta ST.

A pesar de haber limitado su potencia, el Focus ST es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en 5,7 segundos, 0,8 segundos más rápido que el anterior Focus ST – de 250 caballos–, y sólo un segundo más lento que el RS.

El Focus ST se ofrece con una caja de cambios manual de seis marchas y, en la versión de gasolina, equipa un sistema Rev Machin de 'punta-tacón' automático –como el del i30 N Performance– que ajusta la velocidad de giro del motor con la de la caja de cambios al pisar el embrague durante las reducciones y evita que el motor se sobrerevolucione si se pisa el acelerador y el embrague a la vez. Además, la función Launch Control permite optimizar la capacidad de tracción en las salidas desde parado.

ford-focus-st-cambio-manual.jpg

Al contrario que sucedía en la generación anterior del Focus ST, sólo el motor de gasolina se puede asociar de manera opcional a una caja automática por convertidor de par, que es de siete velocidades –en lugar de ocho como en el resto de Focus– y se puede manejar desde las levas en el volante.

Como en el resto de versiones del Focus, el ST también cuenta con un selector de modos de conducción, aunque los habituales modos, 'normal', 'eco' y 'sport', se han completado con una función para suelo mojado y otra específica para circuito. Éstos actúan sobre la dirección, la sensibilidad del pedal del acelerador, el sonido del motor, la respuesta de la caja de cambios automática –en caso de equiparla–, y la dureza de la suspensión si se cuenta con la adaptativa. 

 

FORD FOCUS ST: COMPORTAMIENTO

Durante la presentación internacional del nuevo Ford Focus ST hemos tenido la oportunidad de conducir su versión gasolina de 280 caballos por los Prealpes franceses y la conocida Ruta Napoleón. Equipado con el cambio manual de 6 velocidades es un coche que permite tanto circular cómodamente a un ritmo sosegado, como exprimir su puesta a punto Ford Performance para disfrutar de cada curva.

ford-focus-st-comportamiento_0.jpg

El motor de 280 caballos empuja con mucha fuerza desde abajo del cuentarrevoluciones, y se estira hasta las 6.000 revoluciones por minuto con un bramido embriagador. Gracias a su sistema de sobrealimentación de doble entrada no acusa turbo-lag, e incluso si afrontamos una horquilla en carretera de montaña en una marcha más alta de la idónea es capaz de sacarnos del vértice con una buena aceleración. Por contra, si llegamos a una curva muy altos de vueltas, escuchamos con claridad los petardeos del tubo de escape al soltar el acelerador. Por su parte, el sistema de punta-tacón automático, eleva el régimen de giro del motor de manera automática en las reducciones –sólo con el modo sport activado–, al tiempo que permite subir marchas sin soltar el pedal del acelerador; algo realmente divertido. 

En esta nueva generación del Focus ST, Ford ha incorporado a la versión más potente, el gasolina, un diferencial de deslizamiento limitado de actuación electrónica –eLSD– que varía el bloqueo del eje delantero, y es capaz de mandar hasta el 100% de la potencia a una de las ruedas si las condiciones de adherencia lo requieren. Así, es posible acelerar con ímpetu en plena curva sin tener la sensación de que el coche nos expulsa hacia el exterior. En el Diesel, es el ABS y las pinzas de freno los que actúan sobre la rueda con menor capacidad de tracción para redistribuir el par en el eje delantero, pero no hemos tenido la oportunidad de probar esta versión del Focus ST.

ford-focus-st-lateral.jpg

Otra diferencia entre las versiones gasolina y Diesel del Focus ST es que el primero equipa de serie un suspensión adaptativa, que es opcional en el segundo y no está disponibles para las versiones familiares, independientemente de su mecánica. Con ella, los amortiguadores ajustan su respuesta cada dos milisegundos y modifican su dureza según el modo de conducción seleccionado. En el modo normal nos ha parecido que es más confortable que las del Hyundai i30 N o el Renault Mégane RS, y en los modos Sport y Track, hace del Focus ST un coche muy estable que ofrece gran confianza para rodar muy rápido.

El Ford Focus ST cuenta con una puesta a punto específica de su dirección, menos asistida que el en modelo base. El tacto es muy preciso y, según Ford, un 15% más rápida, algo que apreciamos con claridad y que, junto a su buen chasis, hace del Focus ST un coche muy rápido en carreteras de montaña.

Por lo que respecta a los frenos, tanto el gasolina como el Diesel equipan un sistema Brembo, con discos de 330 milímetros –en el Focus de 184 caballos son de 308 milímetros– y pinzas fijas de dos pistones delante, y de 302 y pinzas flotantes de un sólo pistón detrás. Además, al igual que el Focus ST line que probamos, cuenta con un sistema electrónico de asistencia a la frenada que gestiona la resistencia del pedal para que su tacto no cambie al hacer un uso intensivo de los mismos.

ford-focus-st-trasera.jpg

El tacto del freno en los modos normal y sport, al menos en la unidad que hemos probado, es un tanto extraño: tras una ligera resistencia inicial, encontramos una zona esponjosa, para volver a ser firme hacia el final del recorrido. Esto no quiere decir que el Focus ST frene mal o necesite más metros que sus competidores para detenerse por completo, pero al principio nos costó un poco adaptarnos hasta encontrar la presión adecuada para decelerar a la velocidad deseada antes de las curvas. De hecho, siempre frenamos de más y nunca de menos, algo en lo que sin duda contribuyeron los neumáticos Michelin Pilot Sport 4S de 235 milímetros y perfil 35 sobre llantas de 19 pulgadas.


FORD FOCUS ST: PRECIO

El nuevo Ford Focus ST llegará a los concesionarios españoles en las próximas semanas con un precio de partida de 35.150 euros para su versión gasolina de 280 caballos con cambio manual y carrocería berlina de cinco puertas. Por el momento, se desconoce el precio de la versión Diesel de 190 caballos, pero cabe esperar que, como sucedió en la generación anterior, sea ligeramente más cara. Por lo que a la versión familiar se refiere, su sobrecoste será de unos 1.000 euros, y unos 1.500 euros adicionales por el cambio automático.

ford-focus-st-soymotor-2.jpg

 

FORD FOCUS ST: CONCLUSIÓN

Así, el Ford Focus ST es más caro que un Renault Megane RS, pero más económico que el Hyundai i30 N Performance. Su motor entrega la potencia de manera más progresiva que sus competidores y, aunque su suspensión es algo menos dura que la de ambos, resulta mucho más confortable, sin ser blanda en ningún caso. En definitiva, un combinación perfecta para un compacto deportivo de uso diario.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Ford
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP