GP Estados Unidos F1 2021
PRUEBA A FONDO

Prueba Kia Stinger GT: hola revolución, adiós prejuicios

El Kia Stinger revoluciona el segmento con un precio sin rival y muchas otras virtudes

El 3.3 V6 biturbo es su agitado corazón y entrega 365 caballos y 510 Nm de par

La puesta a punto y tacto deportivo general esconden las casi 1,8 toneladas de peso

Cargando vídeo...

Revolución. Del latín tardío revolutio, dícese del cambio rápido y profundo en cualquier cosa. Así define la Real Academia Española lo que ha supuesto el lanzamiento del nuevo Stinger para la marca coreana. Pero Kia prefiere escribir su propio argumentario y en esta ruptura con todo lo visto anteriormente, el automóvil que probamos esta semana en Soymotor.com ha producido un sonoro golpe en la mesa, con la mirada puesta en las berlinas cupé de lujo más prestacionales del mercado.

Hace casi siete años, Kia sorprendía al Mundo en el Salón de Frankfurt con el GT Concept, un Gran Turismo de silueta cupé de atrevidas líneas que atraía todas las miradas de una de las citas más importante en el mundo de las cuatro ruedas. Sin embargo, la mayoría pensaba que simplemente sería un ejercicio de diseño que mostraba las líneas maestras de la futura gama Kia. 

Pues bien, hoy tenemos a nuestra disposición su versión de producción, un ambicioso GT cupé denominado Stinger –¿tendrá algo que ver con los misiles tierra-aire del mismo nombre?– que luce simplemente espectacular. Más allá de las prestaciones de su V6 biturbo de 365 caballos, el equilibrio dinámico o su equipamiento, esta semana comprobaremos si el nuevo Kia Stinger GT puede ser una alternativa a las mejores berlinas premium del mercado por una fracción de su precio.

prueba_kia_stinger_soymotor_galeria_2.jpg
FOTOS: Las mejores imágenes de la prueba al Kia Stinger

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: PRIMERAS IMPRESIONES

El impacto que provoca nuestro Stinger amarillo entre el resto del tráfico y transeúntes es similar a dejar un camión de piruletas en un patio del colegio. Conocidos y no tanto nos preguntan por el coche y su motor, y apuesto a que muchos pensaban que tenían delante la última creación de una marca premium alemana. Incluso tuvimos unas palabras con dos policías municipal, que no cabían en su asombro al conocer los 365 caballos disponibles bajo el capó. 

Parece que la aceptación del modelo no sólo ocurre a pie de calle ya que el Kia Stinger ha recibido varios premios de diseño desde su lanzamiento como el IF Design Awards, incluso ha sido uno de los 7 finalistas a Coche del Año en Europa 2018. 

Pese a sus raíces asiáticas, el Stinger ha sido creado en el centro de diseño europeo de Kia en Frankfurt. Una muestra más de a qué segmento quiere atacar la marca con este revolucionario modelo, que combina las líneas clásicas de un gran turismo con un interior espacioso y acogedor. Los diseñadores han decidido mantener muchos elementos del prototipo, logrando una carrocería de proporciones elegantes y que se percibe muy musculosa y baja, especial desde cualquier perspectiva. Si el frontal es impactante, la vista trasera es nuestra favorita, en el que se han dispuesto con gran armonía los faros, la caída del portón trasero y las cuatro salidas de escape franqueadas por un difusor estético. 

prueba_kia_stinger_gt_soymotor_03.jpg

Una vez diluido el efecto del primer encuentro y después de una semana a su lado, el diseño del Stinger GT sigue siendo especialmente armonioso. El larguísimo capó, la cintura elevada, su reducida altura de sólo 1,4 metros o la silueta estilo fastback consiguen camuflar sus 4,8 metros de largo con una estética atlética más propia de un deportivo que de una gran berlina. Todo un Gran Turismo con detalles únicos que suponen un punto y aparte respecto al resto de la gama Kia.

El tono Sunset Yellow permite además un contraste extraordinario con la parrilla, salidas de aire y otros elementos, lo que refuerza sus líneas. Para los menos atrevidos, el Stinger GT también está disponible en otros 8 colores, aunque nosotros nos quedamos con el amarillo, o en su defecto el azul Micro Blue o el rojo High Chroma.

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: MOTOR Y CAMBIO

El bloque 3.3 V6 de aluminio alimentado por dos turbocompresores es el corazón del Kia Stinger GT. Un poderoso propulsor que condiciona el resto de los apartados técnicos del coche, ya que debido a sus 365 caballos y 510 Newton-metro de par, ha obligado a emplear suspensiones específicas, frenos Brembos más capaces y un ajuste específico del chasis. 

A pesar de las 1,8 toneladas, el Stinger GT con esta motorización se siente realmente poderoso en cualquier ocasión. Tanto la aceleración desde parado como las recuperaciones las dilapida de forma excepcional -dispone del par máximo desde apenas 1.300 revoluciones-, ayudado por la tracción integral que reparte la potencia y evita derrapadas innecesarias. En Kia no se han olvidado del modo Launch Control que permite las máximas aceleraciones desde parado y que en el caso del V6 biturbo le lanza de 0 a 100 kilómetros/hora en menos de cinco segundos. 

prueba_kia_stinger_gt_soymotor_25.jpg

El sonido, atenuado al principio, no esconde la procedencia V6 y sube de tono con la misma virulencia que lo hacen las revoluciones en el tacómetro. En el interior no es tan notorio, por el buen aislamiento, desde fuera es otra historia… Los modos Sport y Sport+ acentúan el rugido en el interior para deleite de los ocupantes.

En función del modo de conducción y del acelerador, el Stinger GT se transforma de una cómoda berlina a un incisivo y ágil GT deportivo 

En un 90% de las situaciones no hace falta aprovechar poco más que el poderoso medio régimen, pero el motor se estira por encima de las 6.500 revoluciones si es necesario. Las prestaciones, sin ser de superdeportivo, son suficientes para meternos en un lío si apuramos las cuatro primeras velocidades. En estas marchas cortas y dependiendo del modo de conducción seleccionado -hay 5 disponibles, si bien echamos en falto un modo plenamente configurable-, el Kia Stinger GT se transforma de una cómoda berlina con una suavidad de funcionamiento notable a un automóvil mucho más incisivo y comunicativo en los modos Sport y Sport+.

El Stinger incorpora la segunda generación de la transmisión automática electrónica de 8 velocidades de Kia, que se utiliza de serie con todos los motores. Este cambio está muy bien compenetrado con la mecánica y permite unos cambios ágiles y suaves, pero también reducciones en la zona alta del tacómetro y subidas de marcha rápidas que permite explorar a fondo el potencial del motor. Las levas tras el volante se mueven junto al volante, aunque nosotros preferimos las fijas. Su tacto es bueno e invita a usarlas a menudo en conducción deportiva.

Además del propulsor tope de gama 3.3 V6 biturbo de 365 caballos, Kia ofrece otras dos motorizaciones. Por un lado, su vano motor puede acoger un turbodiésel de 2,2 litros y cuatro cilindros que entrega 200 caballos y 440 Newton-metro de par, y puede elegirse tanto en configuración de tracción trasera o integral. 

Por otro lado, como opción intermedia por potencia también está disponible un 2.0 turbo gasolina de 255 caballos y 355 Newton-metro de par sólo elegible con tracción a las ruedas posteriores. Las prestaciones de este último ya son notables, con una aceleración desde parado hasta 100 kilómetros/hora en 6 segundos y una velocidad máxima de 240.

PRESTACIONES
SOYMOTOR.COM*
KIA STINGER GT 3.3 V6 AWD 2018
0-50 km/h

1,85 segundos

0-100 km/h 4,9 segundos
0-402 metros (1/4 milla) 13,6 segundos 
Fuerzas G máxima en curva 0,97 G

*Obtenidas con el acelerómetro Beltronics Vector FX2

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: INTERIOR Y EQUIPAMIENTO

Desde su nacimiento, Kia tuvo como objetivo lograr un Gran Turismo con un diseño rompedor, pero que también contara con un interior espacioso y acogedor para cinco ocupantes. Aparcado en paralelo junto al resto de coches, sale a relucir su gran batalla de 2,9 metros, mayor que la de, por ejemplo, un Mercedes CLS o un BMW Serie 4 Gran Coupe. Este es uno de sus secretos para contar con un habitáculo de primera, todo ello en un atractivo envoltorio de GT cupé. 

A diferencia de otros modelos con un enfoque deportivo en los que vas sentado tan alto como en un turismo normal, Kia ha puesto una especial atención al puesto de conducción. Si dejamos a un lado los buenos acabados y ajustes o los materiales de calidad utilizados y nos centramos sólo en conducir, podremos estar sentados bastante bajos, a sólo 18 centímetros del suelo. Eso son casi 5 centímetros menos que en la berlina Optima. 

prueba_kia_stinger_gt_soymotor_05.jpg

Los asientos deportivos delanteros no son de tipo baquet pero recogen muy bien el cuerpo y ayudan a sentir todas las reacciones del chasis. Por suerte para nosotros, sufridores del verano madrileño, cuenta con función ventilación, que evita que el cuero nos queme cada vez que nos subimos al Stinger. La visibilidad es buena hacia delante, si bien en el plano trasero es reducida por la caída del techo y la poca superficie acristalada. Para remediarlo, especialmente al aparcar, todas las versiones cuentan con cámara trasera. La habitabilidad es buena, salvo por el espacio para la cabeza en las plazas traseras.

Después de unos días al volante, no tenemos duda que Kia ha echado el resto en el apartado de ajustes y calidad general. Desde la zona central del salpicadero, con materiales muy aparentes al que acompaña un diseño cuidado y limpio, o terminaciones muy buenas en zonas a la vista o no tanto -todo es plástico blando, cuero o aluminio-. Estamos seguros que con los ojos cerrados pensarías estar en un coche del segmento premium. Incluso la palanca de cambios es bonita, con un diseño inspirado en la de los aviones.

Como buque insignia de la marca coreana, el Stinger GT equipa lo último en sistemas de seguridad. Denominado Drive Wise, este conjunto de tecnologías de seguridad activa incluye aviso de colisión frontal con asistente para evitar colisiones frontal y reconocimiento de peatones; control de crucero inteligente, asistente de mantenimiento de carril, monitor de visión 360 grados con asistente de aparcamiento, aviso de colisión en puntos ciegos y asistencia de luces largas. Además, también cuenta con 7 airbags y el novedoso sistema DAW de advertencia de atención al conductor que es capaz de detectar la somnolencia y la fatiga del piloto. Un equipamiento de lo más completo que poco tiene que envidiar a otros modelos premium del mercado.

prueba_kia_stinger_gt_soymotor_06.jpg

El espacio para el equipaje es muy profundo, aunque de altura reducida por la caída de pilar trasero que da forma su atractiva carrocería. En cualquier caso, el espacio parece superior a los 406 litros declarados por el fabricante ya que permite alojar el equipaje de todo el pasaje. Aunque no es el coche ideal para una mudanza, si abatimos los asientos traseros, el espacio se incrementa hasta los 1.114 litros de capacidad. Para los amantes del golf, confirmaros que caben un par de bolsas sin problemas.

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: AL VOLANTE

Después de una gratas impresiones en cuanto a estética, acabados o prestaciones puras, tocaba extraer la quintaesencia del Stinger en la parte más revirada de nuestro circuito de pruebas. El puerto de la Morcuera, esa carretera de curvas lentas y medias y el posterior recorrido de curvas de mayor velocidad hasta llegar a la A-1 fueron una vez más el escenario donde el Stinger pudo "estirar las piernas" y demostrarnos un equilibrio y puesta a punto admirables.

Sin ni siquiera acercarnos a sus límites, esos que imponen en última instancia los Michelin Super Sport en medidas 225/40 R19 y 255/35 R19 detrás, para que el Stinger transmita buenas sensaciones a poco que apretamos el ritmo. Sobre las suspensiones, no tenemos más que alabanzas, ya que, si bien en recorridos urbanos y autopista filtran adecuadamente -siempre teniendo en cuenta el perfil ultrabajo de los neumáticos-, luego permiten virar muy plano al Stinger y evitan que pierda la compostura en los virajes más cerrados.

Para un automóvil de sus dimensiones y peso, este Gran Turismo cupé se siente extremadamente ágil y responde muy bien a cualquier orden sobre sus mandos, especialmente en los modos SPort y Sport +, que afilan la respuesta del acelerador y del cambio. Este último modo también desconecta el control de tracción -queda latente- para darle mayor agilidad con ligeros deslizamientos de la zaga cuando extraemos el potencia del V6 biturbo.

prueba_kia_stinger_gt_soymotor_11.jpg

El Kia Stinger transmite mucha confianza al conductor, incluso haciéndole olvidar en algunas ocasiones los más de 1.800 kilos de peso, mientras se abalanza sobre la siguiente curva. Estot ambién es fruto de una trabaja dirección, con buen peso y apenas 2 vueltas entre topes, si bien podría ser más informativa. Aquí, existe muy poco subviraje entrando realmente fuerte para luego dejar paso a un ligero sobreviraje. La motricidad es muy buena gracias al sistema de tracción integral. Desde luego el comportamiento debe ser bien distinto en la versión de tracción trasera y exigirá buenas manos y reflejos con los controles desactivados.

Kia tampoco ha pasado por alto el apartado de frenos, recurriendo a uno de los mejores y más experimentados fabricantes como es Brembo. Para parar los 1.834 kilos declarados de esta versión, que son 54 más que la versión de tracción trasera, se han instalado discos ventilados de 350 milímetros y pinzas de cuatro pistones delante, y discos ventilados de 340 milímetros y pinzas de dos pistones detrás. 

Las cuatro pinzas van pintadas en rojo y el conjunto muestra un gran poder de detención, pudiendo hacer saltar el ABS en condiciones de poca adherencia. El tacto del freno está bastante asistido, pero permite modular bien la frenada para entrar en curva a la velocidad deseada. Si bien no hemos probado el Kia Stinger GT en circuito, durante nuestro recorrido de pruebas por puertos de montaña exigentes, no acusaron el esfuerzo.

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: RIVALES

  • Volkswagen Arteon: el sucesor del Volkswagen Passat CC acaba de llegar al mercado y luce una estética deportiva y unas dimensiones similar a las del Kia Stinger GT. Sin embargo, su enfoque es más racional, con motorizaciones menos potentes -aunque con mayor variedad- y puede elegirse con configuración de tracción delantera o integral. Su maletero, con 563 litros de capacidad, es de los más espaciosos del segmento. Con un precio arranca desde los 2.0 TDI de 150 caballos desde los 41.795 euros, es notablemente más costoso que el Kia. Respecto a la versión probada, no hay nada parecido en la gama del VW Arteon, siendo lo más similar el 2.0 TSI de 280 caballos con cambio automático DSG y tracción total 4Motion que parte de los 52.085 euros.
  • BMW Serie 4 Gran Coupé: el rival alemán con espíritu deportivo por antonomasia es BMW y entre las múltiples opciones de su gama, el Serie 4 Gran Coupé es el más parecido por concepto al Kia Stinger GT. Para equilibrar la balanza, deberíamos escoger la versión 440i xDrive que cuenta con un propulsor de 6 cilindros en línea turboalimentado con 326 caballos y tracción total que parte de los 59.200 euros, un precio 5.000 euros superior al del Kia Stinger GT aunque el germano cuenta con un equipamiento inferior. Sus principales virtudes son su comportamiento deportivo, buenos acabados y amplia gama de motores y acabados.
  • Audi S5 Sportback: estrenado el pasado año, el S5 Sportback supone el segundo escalón en la gama deportiva de Audi. De configuración mecánica similar al Stinger, ya que cuenta con un V6 turbo de 354 caballos, gracias a la tracción integral Quattro puede hacer el 0-100 en 4,7 segundos. Su tarifa se dispara hasta los 77.900 euros

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: ECONOMÍA DE USO

Sin duda, la otra gran baza del Kia Stinger sobre sus rivales es el precio. Por 54.150 euros podemos llevarnos a casa el tope de gama, el Kia Stinger con acabado GT Line y motor V6 biturbo de 365 caballos. Salvo los distintos colores, que varían entre 162 y 485 euros, el resto del equipamiento es TODO de serie. Incluso elementos como la tapicería de cuero,equipo de sonido Harman Kardon, ventilación y calefacción en los asientos o el navegador. Una versión full equipe en toda regla, que en el caso de sus rivales más directos supondrá un desembolso de miles de euros. Por tanto, a igualdad de equipamiento, transmisión y potencia, el Kia Stinger GT es el modelo más ventajoso para nuestro bolsillo. 

Sin embargo, si no necesitas tantas prestaciones, debes saber que desde 37.900 euros comienza la gama Stinger con el acabado Style asociado al motor turbodiésel y por 1.000 euros más podemos acceder a la motorización 2.0 turbo de 250 caballos, ambos con tracción trasera.

prueba_kia_stinger_gt_soymotor_19.jpg

El consumo homologado es de 10,6, frente al 9,9 litros cada 100 kilómetros de la versión de tracción trasera si bien en condiciones reales nuestro Kia Stinger ha gastado una media de 11,3 litros. Una cifra elevada pero muy razonable teniendo en cuenta su potencia y peso. Solo en ciudad esta es muy elevada y alejan al Stinger de ese uso, ya que poco que seamos algo alegres podemos superar los 14 litros. La autonomía con 60 litros de combustible, es algo escasa dado el consumo, ya que podremos recorrer unos 500 kilómetros.

Uno de los emblemas de Kia es, sin duda alguna, su apuesta por un servicio postventa y de garantía sin rival en el mercado. Palanca comercial y argumento de ventas para toda la gama, los 7 años de garantía o 150.000 kilómetros también se incluyen al adquirir un Kia Stinger.

 

PRUEBA KIA STINGER GT 3.3 V6: CONCLUSIONES

Kia se ha sacado de la chistera un producto atractivo, prestacional y que a la hora de la verdad no tiene puntos débiles importantes. Si en el plano estético el Stinger es llamativo y seductor, al volante permite disfrutar de la conducción deportiva a la altura de los 365 caballos del V6 biturbo tope de gama. Además, el habitáculo goza de una calidad y ajustes nunca visto en un automóvil del fabricante coreano y el equipamiento es tan completo como sus rivales ¡e incluye casi todo de serie! Para el uso a diario, sólo sus dimensiones y alto consumo puede suponer una pega, si bien lo segundo es fácilmente solucionable eligiendo alguna de las otras motorizaciones disponibles.

Los casi 60.000 euros que pide Kia por el Stinger GT puede parecer demasiados para un automóvil fuera del segmento premium, pero por refinamiento, prestaciones o comodidad, el nuevo GT cupé coreano poco tiene que envidiar a sus rivales, costando hasta un 30% menos. Después de haberlo probado, el Kia Stinger GT debería ser un éxito en su segmento, aunque aquí una vez más, será el comprador el que decida.  ¿Hay vida más allá de las berlinas cupés premium? No hay duda, Kia lo ha demostrado con un producto brillante. 

 

FICHA TÉCNICA KIA STINGER GT 3.3 V6 AWD 2018
Motor –tipo–: V6 biturbo, inyección directa
Cilindrada –centímetros cúbicos–: 3.300
Potencia –caballos/revoluciones por minuto–: 365 cv / 6.000
Par motor -Newton-metro/revoluciones por minuto- 510 Nm / 1.300-4.500
Transmisión: Automático de 8 velocidades
Velocidad máxima –kilómetros/hora–: 270
Aceleración 0-100 kilómetros/hora –segundos–: 5,1
Consumo medio homologado –litros/100 kilómetros–: 10,6
Largo/ancho/alto –metros–: 4,83/1,87/1,40
Peso en vacío –kilos–: 1.839
Emisiones CO2 : 116 gr/km. Euro 6
Precio en euros: 54.150 –sin descuentos–
Lanzamiento: 2018

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de F1conCabeza
#1 Claro, te van a dar un 3.3 litros, 370 cv, tracción a las 4 ruedas, suspensión adaptativa, etc por 4 duros... Si esque de verdad...
  • 1
  • 0
Imagen de tosalet
Esto tenia que aver sido un coupe 3 puertas a ver si sacan una variante 3 puertas el precio es caro
  • 0
  • 1
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP