COCHES

CURIOSIDADES

La creación del Jaguar XKR más malvado de todos los tiempos

Se realizaron ocho vehículos para la realización de la película
Cuatro de ellos tenían tracción a las cuatro ruedas, para rodar por el hielo
bond-xkr-islandia.jpg
Pablo García
0
01 Nov 2020 - 10:05

El agente secreto más famoso de todos los tiempos se ha enfrentado a infinidad de malvados a lo largo de su trayectoria cinematográfica, y uno de los más temibles fue sin duda Zao y su Jaguar XKR de color verde británico cargado hasta los dientes con gadgets al estilo 007.

El próximo fin de semana tenía prevista su estreno la vigesimoquinta entrega de la saga de James Bond, la última con Daniel Craig al frente. Pero hay un enemigo que, hasta el momento, es el único que ha conseguido postergar al agente, y no es otro que la COVID–19. El estreno se volvió a retrasar hace unas semanas, hasta mediados de abril del año próximo.

Ello no significa que no haya tenido temibles contrincantes. A lo largo de su trayectoria se ha enfrentado al Doctor No, a Tiburón y, en la película de 2002, Morir Otro Día y la última con Pierce Brosnan a los mandos, se las tuvo que ver con uno bastante especial, pues este contaba con un motor, cuatro ruedas y mil cachivaches ocultos al estilo de su Aston Martin.

El malvado no era otro que Zao y su Jaguar XKR descapotable armado hasta los dientes, contra el cual James Bond mantuvo una tensa batalla sobre un lago helado en Islandia. La escena es espectacular, pero no menos lo fueron los trabajos que se realizaron para llevar a la vida a estos vehículos. Porque sí, en total, fueron ocho las unidades de Jaguar XKR que se utilizaron en el filme.

el-jaguar-xkr-muere-otro-dia.jpg

La construcción se dividió en dos grupos. A cuatro de ellos se les montó la transmisión y el motor V8 de un Ford Mustang con cinco litros de cilindrada, más pequeño que la mecánica de origen. ¿Por qué se realizó este cambio? Pues lo cierto es que fue necesario para hacer sitio a la suspensión y el chasis modificados de un Ford Explorer con la finalidad de obtener un sistema de tracción a las cuatro ruedas. Todo ello era vital para grabar las escenas sobre piso helado.

La productora de la película, EON Productions, y los estudios Pinewood trabajaron codo con codo junto al Departamento de Operaciones Especiales de la marca inglesa –SVO– para llevar a cabo esta tarea . El vehículo en cuestión presentaba accesorios temibles, y el mayor de todos era una metralleta Gatling situada tras los asientos. No menos espectaculares eran los misiles que aparecían de la rejilla delantera y de las dos puertas, así como unos morteros ocultos en el capó. Y eran funcionales, pues estos misiles –no reales– eran disparados impulsados por un sistema de óxido nitroso a través de un tubo que recorría toda la largura del vehículo. Se trataba, por méritos propios, del rival a cuatro ruedas más duro al que Bond había hecho frente.

La otra mitad de los vehículos tenían tracción trasera, donde algunos utilizaban una mecánica con compresor y otros eran simples XK8 con modificaciones estéticas. Todos ellos fueron pintados en un color 'British Green', con un interior con acabado 'R Performance' y bacquets de la marca Recaro. ¿Por qué descapotable? Lee Tamahori, director de la película, creyó que el Jaguar con el techo duro era demasiado parecido al Aston Martin V12 Vanquish del protagonsita.

Uno de los especialísimos ejemplares con tracción total salió a subasta en octubre de 2010, directamente desde el Museo de Jaguar y tal y como había terminado cuando cesó la grabación de la película. Se estimaba un precio de venta de entre 25.000 y 35.000 libras, sin embargo, su precio final fue de 56.000, unos 80.000 euros al cambio actual.

Como último detalle, ¿sabías que hasta el momento de su estreno, y pese a la rivalidad entre ambas marcas británicas, no había aparecido ningún Jaguar en una película de Bond? Menuda manera de debutar.

Jaguar
Aston Martin
película
Aun no existen comentarios, danos tu opinión
Para comentar o votarInicia sesión
Últimos vídeos
Te puede interesar