Test pretemporada F1 2020 en directo
CURIOSIDADES

Japón se muestra reticente a exportar más Skyline GT-R

Pretende así preservar el modelo en el país y prevenir la inflación de precios

Hasta hace poco, una ley estadounidense cerraba la importación de coches con menos de 25 años

AmpliarLa saga Skyline casi al completo - SoyMotor.comLa saga Skyline casi al completo

No hay duda de que el Nissan Skyline GT-R es otro de esos iconos inmortales del automovilismo, codiciado por millones de aficionados de todo el mundo. Por ello no es extraño que el país nipón quiera preservar uno de sus emblemas culturales, pues de un tiempo a esta parte la exportación de estos modelos ha crecido de manera exponencial, lo que cada vez priva más a los japoneses de uno de sus hijos pródigos, y el panorama se presenta peliagudo, ahora que las fronteras americanas se abren ante la importación de modelos extranjeros de los años 90.

Japón es el segundo país del mundo con mayor número de automóviles exportados, por un valor de cerca de 1.000 millones de dólares –unos 903 millones de euros al cambio–. Solamente es superado por Alemania y su gran industria automovilística. Ni que decir tiene que en el país nipón se encuentran algunas fábricas de auténticos superventas de todo el mundo como Toyota, Mazda o Nissan por nombrar solo algunas. No obstante, hay una parte importante del mercado automotriz, puede que más que en ningún otro país, que se nutre de las exportaciones de vehículos icónicos.

exportaciones-pais.jpg

Exportaciones por continentes –Europa, Asia y América– para el año 2017

Y es que de un tiempo a esta parte se han popularizado sobremanera videojuegos como los de la saga Gran Turismo, la cual se ha caracterizado por llevar a los deportivos japoneses de bandera, o taquilleras películas como las de la saga 'The Fast and the Furious'. Todo ello ha despertado una pasión todavía mayor por los Mazda RX-7, Toyota Supra o Mitsubishi Lancer y ese halo de misticismo que los rodea, aderezado por la cantidad de empresas que ofrecen productos 'aftermarket' para estos modelos.

La cuestión es que hemos llegado a una época en la que los pequeños chavales que jugaban con estos coches las tardes después de la escuela o las mañanas de videojuego del sábado, ahora son adultos con dinero que no han dejado de lado a su niño interior, y buscan ese coche que los maravillaba a través del mando.

Mención especial merece el coche que tal vez se haya beneficiado más de esta publicidad, el Nissan Skyline GT-R. Este coche tiene su origen, curiosamente, en una empresa llamada Prince, quien fabricaba un sedán de cuatro puertas familiar bajo el seudónimo de 'Skyline' desde 1955. Es a partir de 1967 cuando Nissan se hace con el control de esta compañía y saca al mercado al año siguiente el Skyline C10, un modelo que, aunque todavía se ofrecía con carrocería sedán, ya comenzó a sentar las bases características del modelo, como un motor de seis cilindros.

nissan-skyline-c10.jpg

No obstante, y pese al reconocimiento global que se ha granjeado el modelo con el paso de los años, nunca ha sido un coche global y siempre ha estado restringido al mercado japonés, a excepción de pequeñas series en mercados donde se circula por la izquierda. Curiosamente, el primer GT-R comercializado a nivel mundial fue el R35 –actualmente la última generación–, y el primero en perder la denominación 'Skyline'.

 

ESTADOS UNIDOS, JUGOSO MERCADO DE IMPORTACIÓN

Si hay un país aparte del de origen donde el mundo del motor y de los deportivos japoneses es una religión, ese es Estados Unidos. No obstante, los yanquis, a pesar de ser la primera potencia mundial también tienen algunas leyes un tanto absurdas. Una que podría entrar en este catálogo es aquella que prohíbe a los concesionarios la importación de vehículos con menos de 25 años. Esta medida, según dicen, mantiene alejados a los coches que no cumplen con las normativas de seguridad y emisiones vigentes en el país americano, los cuales necesitarían de una homologación específica para poder circular, aunque no es ningún secreto que el auténtico cometido es proteger al producto nacional y a sus concesionarios. Por ello, la ley permite importar, por ejemplo, un Mini Cooper de 1968, pero no así su última actualización, llevada a cabo en el año 2000, mucho más efectiva y segura.

¿Qué conlleva este escenario? Pues que cada año se abran las puertas a nuevos modelos a importar, entre ellos y desde hace unos pocos años, los deseados deportivos japoneses de los 90. Fue en el año 2014 cuando se abrió la veda para el Skyline GT-R R32, el primero de los ''Godzilla''. El pasado 2018 conllevó lo mismo para su sucesor, el Skyline GT-R R33 y en 2023 pasará lo mismo con el célebre R34, gran conocido de las sagas fílmicas y de videojuegos nombradas antes.

Como se ha mencionado antes, este escenario coincide con el hecho de que los jóvenes americanos de los 90 que soñaban con esos coches, ahora tienen la capacidad adquisitiva suficiente y el permiso legal para hacerse con estas joyas. Y es algo que preocupa en el país asiático porque, aunque en total fueron unas 325.000 unidades las que se fabricaron de modelos R32, R33 y R34, ya son miles los Skyline que se han exportado a lo largo del tiempo, pero una vez abierta de par en par la puerta al mercado americano, el flujo de ''Godzillas'' no solo vaciará los garajes nipones, sino que los ejemplares a la venta sufrirán una subida de precios muy considerable.

nissan-r32-r33-r34-r35.jpg

Sirva de ejemplo la subasta del Salón de Tokio de este año, donde se vendió un ejemplar de R34 V-Spec Nür, en perfecto estado, por un valor cercano a los 200.000 euros, cuando según los gerentes de tiendas especializadas, ''un ciudadano promedio japonés debería de poder permitirse un GT-R''.

En respuesta a ello, estas tiendas especializadas han iniciado un movimiento con la iniciativa de preservar los máximos GT-R posibles dentro de sus fronteras. Para ello, se centran en vender y tratar, básicamente, con clientes locales y dejar de lado a los extranjeros. Este hecho aquí tratado también es trasladable a modelos similares, como el Nissan Silvia S15, los primeros Mitsubishi Lancer Evo o los exclusivos Honda NSX-R, aunque estos últimos tienen un valor alto justificado por su exclusividad.

El asunto puede parecer a primera vista un poco estrambótico y algo egoísta por parte de estas tiendas. Pero si uno se para a pensar en ello, estos fanáticos del motor podrían vender los coches a un altísimo precio en el extranjero y llenarse así los bolsillos. No obstante, prefieren conservarlos en su territorio y venderlos a sus compatriotas a unos precios asequibles, para que éstos puedan disfrutar de uno de sus iconos culturales. Y eso se merece un gran respeto.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de Kos_q
[#3 Hellowis] Sin coches a combustión seguiremos igual que hasta ahora mientras que mega barcos y aviones por montón sigan pululando a sus anchas por todo el mundo.
Los gobiernos tendrán que prohibir los coches a combustión antes de lo esperado, el mundo nos come, no interesan ya compras para venderlas en un futuro. La solución será electrificar los coches haciendo swaps de motores eléctricos..
  • 0
  • 1
Imagen de Hellowis
Los gobiernos tendrán que prohibir los coches a combustión antes de lo esperado, el mundo nos come, no interesan ya compras para venderlas en un futuro. La solución será electrificar los coches haciendo swaps de motores eléctricos..
  • 2
  • 4
Imagen de Shadow
Ironico que al momento de crear, estos bellos autos eran con el fin de venderlos para ganar dinero en la industria. Pero es una virtud de Japon, pues en muchos otros países solo importa el dinero. Y no la cultura. No le interesa la historia.
  • 2
  • 0
Imagen de Porsche917
Por eso los japos están donde están. Se organizan para que los autos son historia, queden dentro de sus fronteras. El resto, tenemos la PS2.
  • 2
  • 2
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP