GP Rusia F1 2021
TECNOLOGÍA

Guía a la electricidad: ¿Qué es un híbrido convencional o autorrecargable?

Permiten moverse de manera 100% eléctrica durante un corto espacio de tiempo

No se conectan a un cargador, la batería se recarga en movimiento

Obtienen la etiqueta ECO de la DGT

AmpliarEl Toyota Prius es baluarte en este estilo de movilidad - SoyMotor.comEl Toyota Prius es baluarte en este estilo de movilidad

Tercer capítulo de esta serie en la que tratamos de despejar todas las dudas sobre la amplia oferta de electrificación que la industria del automóvil pone a nuestra disposición. Los coches híbridos son capaces de propulsarse tanto con electricidad como con combustible, pero hay dos tipos claros de híbridos. En primer lugar tenemos a los convencionales, que son capaces de recargarse por sí solos, sin que el conductor deba preocuparse de buscar una toma de carga.

Actualmente y en un futuro a corto/medio plazo, la estrategia de los vehículos de mecánica híbrida parecen ser la solución más acertada para la movilidad general, tanto en cortos trayectos urbanos como para largos viajes por carretera. Su objetivo es el de funcionar el máximo tiempo posible con mediante la propulsión eléctrica.

Los convencionales o autorrecargables son el primer peldaño en la forma de movilidad híbrida. En este sentido, son muy parecidos al concepto de los micro–híbridos, pero llevado un paso más allá, con un motor y baterías más grandes que sí son capaces de impulsar al coche por sí mismo. No obstante, la pequeña capacidad de la batería y el hecho de no ser recargables penalizan la autonomía y las prestaciones en modo 100% eléctrico.

 

CARACTERÍSTICAS

La mecánica de estos coches es algo más compleja que la de un térmico corriente, pues consta de los componentes mecánicos de un motor de combustión a los que hay que sumar los elementos de uno eléctrico. Con respecto a un motor convencional, el híbrido debe añadir principalmente lo siguiente:

  • Motor/es eléctrico
  • Inversor
  • Batería de alto voltaje

toyota-prius-hibrido-convencional-esquema.jpg

El motor o motores eléctricos utilizados pueden ser de muy distinto caballaje, depende del tipo de vehículo. Por ejemplo, el Toyota Yaris 100H cuenta con un motor eléctrico de 61 caballos, el conocido Prius –estandarte de este tipo de electrificación– cuenta en su gama actual con un motor eléctrico que rinde 72 caballos. Finalmente, también hay SUV como el Honda CR-V Híbrido, cuyo motor eléctrico de 184 caballos es superior al de combustión.

También es variable la capacidad de la batería, que puede ir de los 0,5 Kilowatios hora de un modelo urbanita a los 2 Kilowatios hora de grandes SUV como el Lexus RX, aunque de media se puede estimar que su tamaño es de 1,3 Kilowatios hora. El voltaje de la misma se mueve en este caso entre los 200 y los 300 Voltios, lo que permite a los fabricantes un cableado de menor grosor frente a, por ejemplo, los eléctricos puros.

La gran característica de este tipo de tecnología en comparación a las que hemos visto hasta ahora es que tanto el motor térmico como el eléctrico aportan par a la transmisión y son capaces de mover al conjunto por sí mismo en ambos casos, pero el vehículo solo se abastece de carburante, pues las baterías se recargan en movimiento.

Hagamos, pues, un repaso de las funciones que ofrecen los híbridos convencionales:

  • Sistema Stop/Start
  • Frenada regenerativa
  • Recuperación de energía –al circular a vela–
  • Conducción en modo eléctrico

full-hybrid-vehicle-modes.jpg

VENTAJAS E INCONVENIENTES

La capacidad de moverse en formato 100% eléctrico es la principal razón de ser de este sistema. Gracias a ello, el par máximo está disponible desde parado, lo cual ofrece una respuesta inmediata al acelerador.

Aparte de ello y gracias al apoyo del motor eléctrico en los momentos cruciales, las emisiones se ven reducidas en gran medida, tal y como demostró un estudio tras probar 59 automóviles distintos y que calculó una reducción media del 23% en las emisiones de dióxido de carbono –CO2– al pasar de motor gasolina a uno equivalente con hibridación convencional. Aún más llamativo es el resultado con combustible Diesel, donde el porcentaje asciende hasta el 34%. Lo mismo se puede decir de los consumos, que disminuyen hasta un 50% en un uso meramente urbano. Todo ello les permite portar la etiqueta ECO de la DGT.

En el lado de los inconvenientes está el consecuente aumento de peso por la inclusión de la máquina eléctrica, sus componentes y sobretodo el pack de baterías. Además, sus prestaciones eléctricas están muy limitadas, con una velocidad máxima de entre 5 y 10 kilómetros/hora y una autonomía que no suele llegar a los dos kilómetros.

Finalmente, son vehículos más caros debido a su mayor complejidad en comparación con los micro–híbridos, por ejemplo.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Toyota
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP