WRC

La experiencia del Rally de Portugal 2019

AmpliarLa experiencia del Rally de Portugal 2019La experiencia del Rally de Portugal 2019

Llevo más de dos años siguiendo muy de cerca el Mundial de Rallies –WRC– y, la verdad, es que tras mi reciente experiencia en el Rally de Portugal no quería dejar de escribir unas líneas acerca de esta experiencia tan altamente recomendable.

Y digo recomendable por las muchas virtudes que, cada día más, está adquiriendo esta competición frente a otras de nuestras amadas categorías en las cuatro ruedas. Por supuesto, nunca he sido de la opinión de posicionarse por uno u otro campeonato. Si eres un petrolhead, como dicen los ingleses, puedes disfrutar de todo lo que el automovilismo deportivo ofrece sin tener que escoger. Por ello, no deben entenderse las siguientes palabras como una crítica a otras categorías –como la Fórmula 1–, sino más bien como un incentivo para que muchos de los que me leéis os vayáis haciendo aficionados de este fantástico deporte –si es que no lo sois ya–. Independientemente de que tengamos un piloto top en España –que lo tenemos, con Dani Sordo–, o en Latinoamérica –con Benito Guerra o los Heller chilenos–, así como en el caso del primer país con las promesas de los Solans, lo cierto es que hay muchas razones para seguir esta competición con auténtico fervor.

 

¿POR QUÉ HACERSE UN FANÁTICO DE LOS RALLIES?

Los coches

En primer lugar, porque los coches del WRC son un auténtico espectáculo en cuanto a tecnología, potencia, rendimiento, rapidez, sonido y visibilidad. Y no sólo los de la categoría reina del Rally, sino también de las categorías inferiores, sobre todo, los R5, que siguen en importancia a las bestias anteriores

Estos coches tienen un nivel tecnológico, que he podido conocer de cerca gracias al equipo Toyota, relamente alto. Tienen un desarrollo aerodinámico más que destacable, lo que los hace generar un increíble nivel de downforce para ser un 'coche de serie' gracias a su potente alerón trasero –para mí muy estético, no tanto para otros–, además de un morro lleno de deflectores para generar efecto suelo y, como no, mantener estable el coche en el aire ante los vuelos tan desmesurados que estos coches llegan a hacer,

En las siguientes imágenes podemos apreciar este aspecto tecnológico, no lo suficientemente resaltado. Véase a este respecto el increíble desarrollo del alerón trasero en el Toyota, así como el potente difusor y todas las conducciones posteriores tras las ruedas traseras, que no sólo evacúan el aire, sino que además ayudan a crear un importante efecto suelo en el coche. Amén de entradas naca, repartidas por buena parte del coche, el propio diseño aerodinámico de los retrovisores y un sinfín de elementos que sería largo describir.

el-toyota-de-meeke.jpg

Lo mismo podemos ver en la parte delantera, con deflectores curvos encargados de extraer el flujo de aire para generar más carga delantera y estabilizarla con la parte trasera, amén de trabajar de forma adecuada en los vuelos de estos coches.

detalles-toyota-2.jpg

detalles-toyota-3.jpg

No en vano, estas piezas son vitales, tal y como me contaron los propios ingenieros de Toyota, en saltos como los que siguen, que vemos ilustrados, no sólo en el caso de los japoneses, sino en el del resto de sus competidores.

tanak-fafe2.jpg

sordo-fafe1.jpg

Incluso la protección del suelo, el cubre cárter, hecho en materiales tremendamente ligeros –aluminio–, a la vez que resistentes, sirven para crear una superficie inferior cerrada y recta por donde generar ese efecto suelo en el que colaboran todos los elementos anteriores.

detalles-toyota-5.jpg

Por otro lado, aunque de ello no se pueden divulgar las imágenes, todos los equipos de la categoría reina cuentan con un desarrollo mecánico interno más que sobresaliente. En primer lugar, por la ligereza de las piezas, realizadas en materiales de altísima calidad y, además, con un diseño minimalista que les hace perder una gran cantidad de peso. Es el caso de las cajas de cambio, de las suspensiones, la amortiguación.

Lo mejor de todo es que todos estos elementos están diseñados para cambiarse de forma completa en tan sólo 45 minutos, el tiempo que tienen los equipos para reparar un coche durante el servicio de la noche, es decir, el flexi service. Éste fue el caso de Meeke, a quien el viernes vimos cómo se le cambiaban la caja de cambios, las suspensiones delantera y trasera, todos los sistemas de freno, partes del chasis, etc., etc. en ¡sólo esos 45 minutos!

detalles-toyota-4.jpg

Largueros del suelo del coche.

Baste una imagen de cómo llegó el coche de Meeke al service park el viernes por la noche, cuando se le realizaron estos trabajos.

service-park4.jpg

 

LA CERCANÍA DEL PÚBLICO A LA COMPETICIÓN

No sólo los coches son una razón más que importante para hacerse seguidor de este deporte, aún más destacable es el hecho de lo cercana que es la competición para los espectadores. Y es que en el circuito las medidas de seguridad son tan altas que, al final, el espectador queda muy lejos de la pista, a veces, con una visibilidad de los coches muy reducida.

Sin embargo, en los rallies los coches pasan a apenas unos metros del espectador, a pesar de estar en una zona bien segura. Y esto nos permite tener una sensación de velocidad, de cercanía a los coches que resulta inagualable. Además, las fotos y vídeos –sin las malditas restricciones de otras categorías– que se pueden captar hacen realmente divertido el tiempo en los tramos.

De hecho, se está tan cerca que, sobre todo en los rallies de tierra, hay que ir bien pertrechado para protegerse del polvo y la arena con la que los coches 'bañan' a los aficionados. Pura adrenalina, la verdad, como podemos ver en el siguiente vídeo que capté en Portugal.

Además, el hecho de que dos pruebas del WRC se celebren en la Península Ibérica –Portugal y Cataluña– hacen más que factible acercarse a cualquiera de esos rallies para disfrutar muy de cerca de estas bestias.

La cercanía del público no sólo se puede vivir en los tramos, sino también en el parque de servicio o de asistencias –service park–, al que se tiene acceso con un tipo de entrada especial de precio más que asequible. Es algo así como un pase VIP de la F1, pero al alcance de cualquier economía.

Y esto resulta maravilloso para los fanáticos de este deporte, que tienen a escasos metros tanto a sus ídolos, como a sus monturas y pueden ver desde primera línea los trabajos que realizan todos los equipos durante el servicio de la noche, lo que es realmente interesante y emocionante, como se puede apreciar en estas instantáneas.

service-park5.jpg

De todos los fanáticos, los estonios son los más activos, máxime con un piloto como Tanak, quizás el más rápido de todo el mundial, aunque no el más consistente, de ahí que se vuelquen de lleno en su apoyo en casi todos los rallies del WRC, por lo menos, en los europeos.

aficion-estonia.jpg

fans-tanak.jpg

La cercanía al trabajo de los equipos permite al aficionado ver y comprender todos los entresijos del mismo:

  1. Primero, llegan los coches, se encierran en una cadena y se evalúan los daños, pero sin tocarlos.
  2. Luego, el jefe de mecánicos decide si trabajar coche por coche o varios a la vez, distribuyendo entre los coches a los 12 mecánicos disponibles por equipo.
  3. Pueden trabajar cuantos se quiera en cada coche y en el orden que se estime oportuno, pero sólo podrán hacerlo los mecánicos que tienen el brazelete amarillo, como se aprecia en las fotos.
  4. El tiempo límite por coche es de ¡45 minutos! tan solo y los coches tienen que llegar la parque cerrado antes de una hora límite, ya en la madrugada.
  5. Una vez que se retira la cadena de un coche comienza una cuenta atrás de cinco minutos y se comienzan los trabajos con el número de mecánicos adecuado al trabajo a realizar y sin estorbarse entre ellos, por lo que es bastante difícil que los 12 puedan trabajar a la vez.

Veámoslo en algunos imágenes:

service-park.jpg

Ésta es la pantalla por cada uno de los coches donde se establece la hora de llegada y donde se comenzará a lanzar la cuenta atrás de los 45 minutos disponibles.

service-park2.jpg

Así se evalúan los daños del coche, sin tocarlo y todavía con la cadena alrededor del mismo, como se ve en la foto superior.

Aquí evaluando los daños del coche de Meeke y de la suspensión delantera de Latvala, que le hizo quedar fuera del rally al final del viernes.

service-park3.jpg

service-park6.jpg

service-park7.jpg

Daños en la suspensión del coche de Latvala, que había perdido la copela superior, donde engarza el sistema de amortiguación.

service-park8.jpg

Brazalete amarillo para poder trabajar en el coche.

 

LA COMPETICIÓN EN SÍ MISMA

Hay más razones para hacerse un loco de estas pruebas, pero la más importante desde mi punto de vista es la tremenda competitividad entre los equipos, la imprevisibilidad de cada rally, a veces, perdido en la power stage, es decir, el último de los tramos del mismo. Baste echar un ojo a la clasificación del Rally de Portugal, ganado por Tänak –Toyota–, seguido de Neuville –Hyundai– y Ogier –Citröen–. Tres pilotos de tres equipos diferentes. Y lo cierto es que no es una excepción, sino que lleva siendo la tónica de casi todas las pruebas en los dos últimos años.

La imprevisibilidad es, como decía antes, otras de las características del WRC. Baste un dato: Kris Meeke, del equipo Toyota, perdió el tercer puesto del podio en el último tramo del Rally de Portugal, en Fafe, al intentar tirar con todo para recuperar la segunda plaza que había perdido en un tramo anterior en favor de Neuville. Y no es tampoco excepcional, pues vimos cómo Elfyn Evans –M-Sport– este mismo año perdía el Tour de Corse –Córcega– también en la Power Stage al pinchar. Así está el Mundial, a cada curva todo puede cambiar: si no que se lo pregunten a Tommi Makkinen, jefe del equipo Toyota, que tenía el viernes un claro triplete, el sábado un doblete y acabó el domingo con un sólo coche en el podio.

Otro punto que hay que destacar del WRC es el nivel de pilotaje en todas sus categorías. Y a este respecto invito a cualquiera a ver una cámara onboard, como la que tenemos en el siguiente tuit –del tramo de Fafe, en Portugal– para percibir el trabajo excepcional que hacen estos pilotos, donde el más mínimo error no sólo te cuesta tiempo, sino un accidente de notables proporciones.

 

LA EXPERIENCIA DEL RALLY DE PORTUGAL CON TOYOTA

Si, además de todas estas razones, puede vivirse una prueba del Mundial de Rallies de la mano de un equipo oficial, como fue mi caso en Portugal con Toyota, entonces no puedes más que sentirse agradecido y, en la medida de mis posibilidades, tratar de compartir la experiencia con otros petrolheads, que para eso somos comunidad.

Lo cierto es que buena parte de la información que os he dejado más arriba es fruto de esa experiencia directa, desde dentro, con un equipo del WRC. No sólo el trato global fue exquisito, sino también todo lo que uno aprende con las explicaciones que se nos dan, con lo que preguntamos y con tanto que se nos enseña, sobre todo, del propio coche del equipo.

Y, como no, una de las mejores experiencias –aparte de los tramos, la mejor de todas–, es el traslado a los mismos en helicóptero, lo que me permitió poder asistir a varios de ellos, separados por una distancia, muchas veces, insalvable por carretera, de la que os daré cuenta en las fotografías que vienen más abajo. Por ahora, quedémonos con los traslados con estos vídeos donde os dejé alguna muestra de la experiencia:

El Rally de Portugal.

Como no, me resta valorar el propio rally en tierras lusas. Una prueba, como siempre, memorable, muy difícil para los pilotos y los equipos por lo complejo del recorrido, caracterizado por el calor y el polvo. Así que salir primero o antes de otro piloto fue esencial para 'barrer' los tramos, cosa que podía suponer más de 10 segundos de ventaja sobre tus rivales.

Y esto precisamente fue lo que hizo Hyundai con Sordo y Loeb, quienes sufrieron un problema grave en el sistema de la –que también tuvo Neuville, pero con consecuencias menores, como nos confirmó una persona del propio equipo coreano–, perdiendo todo el rally en el primer día a pesar del gran ritmo con el que venía el cántabro, líder de la prueba hasta entonces.

Desde ese momento, Hyundai cambió el orden de salida de Loeb y Sordo, asumiendo las consecuentes penalizaciones, para barrer los tramos a Neuville, quien acabó rentabilizando esta situación hasta llegar al segundo puesto de la clasificación general. Asunto muy polémico, que fue abiertamente criticado por Ogier, que comenzó así con sus típicos juegos psicológicos a los que nos tiene acostumbrados a lo largo de su carrera. No es que le faltara razón, pero el francés siempre suele tirar de estas declaraciones polémicas para desestabilizar a los rivales. Otra táctica más, como no.

neuville-montim-5.jpg

Una de las cuestiones más impresionantes de este Rally es el ambiente, los fans portugueses y también españoles venidos de muchas regiones del país. De hecho, se han contabilizado en los últimos días 150.000 espectadores en un sólo tramo, Fafe, uno de los más espectaculares por su salto final.

Cualquier tramo de este Rally es bastante impresionante y la afición ha agradecido la vuelta a algunos tramos de la zona de Coimbra, como el de Arganil, que llevaban tiempo sin estar en el recorrido habitual. Destacar del sábado, sin duda, Amarante, como todos muy polvoriento, pero lleno de curvas rápidas, muy difíciles de hacer a fondo. 

neuville-amarante.jpg

tanak-amarante.jpg

Tänak en Amarante.

También hay que destacar del sábado Viera do Minho, donde nos bañamos en polvo, como se puede ver en las siguientes instantáneas.

Del domingo cabe destacar los saltos de Fafe, de los que no me resisto a dejaros las siguientes fotografías, además, en un ambientazo inigualable.

tanak-fafe1.jpg

meeke-fafe1.jpg

Los Toyota volando en Fafe.

neuville-fafe2.jpg

Neuville volando.

sordo-fafe1_0.jpg

Sordo marcándose un gran vuelo.

Por último, el tramo de Montim nos dejó grandes imágenes con curvas muy amplias, así como también rectas a fondo nada despreciables.

meeke-montim-3.jpg

tanak-montim-3.jpg

neuville-montim-4.jpg

neuville-montim-5_0.jpg

loeb-montim5.jpg

ogier-montim-4.jpg

suninen-montim-3.jpg

evans-montim-4.jpg

Como se puede apreciar, son tramos realmente divertidos donde los aficionados pueden disfrutar de lo lindo.

No quiero concluir este repaso al fin de semana pasado sin una reflexión sobre el equipo Toyota del WRC, quien desde mi punto de vista tiene el coche más rápido, no hay duda. Un coche al que le salían los tiempos a la primera, pero que presenta sus flaquezas en dos de sus pilotos. Tänak es muy rápido y sólido, como el propio Makkinen reconoció esta semana, pero sus preocupación principal son Meeke y Latvala, que no están sabiendo poner cabeza cuando hace falta. El equipo podría haber arrasado, llevarse los tres primeros puestos y haberse puesto líder del Mundial de Constructores, así como también Tänak líder del de pilotos, pero sus compañeros han fallado en el peor momento. Sea como fuere, ¡así son los rallies!

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Toyota
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de A50
Sigo la a F1 desde el 93 o 94, aunque a día de hoy estoy seguro que a falta de Tour o Giro es de lo mejor para la siesta. A los rallyes llegué un poco después, y es una competición que realmente merece la pena y engancha. Muchos creen que es cosa de cuatro tontos, hasta que un día ven la cantidad de público que mueve una prueba para ver pasar unos coches a ritmo endiablado durante unos segundos tirados a pleno sol o bajo la lluvia en una cuneta. Los equipos top a nivel de pilotaje (y co) son admirables, un paso por encima del resto de categorías, y a nivel tecnológico juegan a muy alto nivel. Competición dura, con muchos imponderables, donde los errores se pagan muy caro, mucho riesgo, altamente espectacular... Página aparte la cercanía del público y la relación con y entre pilotos. Para muestra, los clásicos videos de los 80 (ay, Rohrl en Portugal apartando hordas...) Las mejores experiencias en el deporte las he vivido en una cuneta.
  • 1
  • 0
Imagen de F1Debuker
Totalmente de acuerdo. La F1 es emocionante en la Qualy, pero a veces son soporíferas las carreras con solo Merc dominando. Los rallies son más impredecibles y más dependientes del piloto. A estos les toma casi diez años volverse expertos. En la F1, el primer año, si estás en un equipo top, ya puedes cantar victoria. Soy fan de los Toyota. Recuerdo los fabulosos Celica de los 90 y ahora los Yaris con Tanak al mando. Espero que triunfen este año.
  • 1
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP