GP Abu Dabi F1 2021
ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Cuatro ejemplos de colaboraciones inusuales entre marcas

El Fiat 124 compartió plataforma y línea de montaje con el Mazda MX-5

Aston Martin unió lazos con Toyota para afrontar las leyes anticontaminación

AmpliarEl Aston Martin Cygnet llegó al mercado en 2011 - SoyMotor.comEl Aston Martin Cygnet llegó al mercado en 2011

Una de las máximas en el mundo empresarial es la colaboración entre entidades a la hora de asumir los riesgos potenciales derivados del desarrollo de un proyecto a gran escala. Básicamente, ésto es lo que en lenguaje industrial se denomina como Joint Venture. En automoción se suceden continuamente, pero hoy mostraremos algunos ejemplos cuando menos llamativos o desconocidos.  

Las sinergias entre empresas son una realidad a la orden del día. La creación de un nuevo modelo conlleva una inversión de capital tremenda, con unos riesgos económicos intrínsecos que muchas veces las firmas no están dispuestas a asumir solas. De esta tesitura han salido algunas colaboraciones cuando menos llamativas, y otras que han quedado olvidadas a lo largo del tiempo, tales como las que mostramos a continuación.

FIAT 124

fiat-124-spider.jpg

La marca italiana decidió para 2017 que era el momento de traer de vuelta a la gama un modelo más pasional, descapotable y deportivo. Para ello decidió revivir al 124, un modelo de gran calado en su historia, y contar con la colaboración de Mazda para llevarlo a cabo, ésta con gran experiencia en pequeños descapotables asequibles gracias a su MX-5.

Precisamente éste era el coche que tomaba como base. Se fabricaba en la misma línea de montaje, sin embargo, Fiat debía enviar sus motores por barco para su ensamblaje. Se ofreció en un rango de precios que arrancaba en los 27.000 euros y terminaba en los 34.000 de la variante Abarth. Por desgracia, las escasas ventas registradas junto a la necesidad de actualizar su motor para acomodarse a las normativas europeas dio como resultado su descontinuación en Europa, no así para Norteamérica y Asia.

CHRYSLER CROSSFIRE

chrysler-crossfire-slk.jpg

Durante los primeros compases del Siglo XXI, Chrylser decidió dar un nuevo enfoque a su gama y ofrecer modelos  más atractivos para los entusiastas de la conducción. El primero de ellos fue el Crossfire, un coupé biplaza que tomó como base la plataforma del Mercedes SLK en su generación R170. Justo en el momento de su lanzamiento, la firma de la estrella lanzaba su actualizado sucesor. Su fabricación la llevaba a cabo Karmann, en Alemania.

Se llegó a vender una variante SRT con el motor V6 de 3.2 litros de Mercedes-AMG, mejorado con un turbocompresor para ofrecer más de 330 caballos, pero no fue suficiente para atraer la atención de los aficionados por encima del SLK.  Hasta el cese de su producción en 2008 debido a la crisis de la firma y su reestructuración, se fabricaron 76.014 ejemplares.

FORD PROBE

ford-probe-1994.jpg

El Ford Probe, en sus dos generaciones, tuvo ingredientes de Mazda. La primera de ellas no tuvo relevancia en el Viejo Continente, pero la segunda tiene algunos aspectos interesantes. En primera instancia se planeó como la cuarta generación del Ford Mustang; la creciente admiración por la tracción delantera y sus menores costes de fabricación tentaban al fabricante, pero los consumidores hablaron y decidieron lanzar el modelo como la segunda generación del Probe.

Se basaba en la plataforma GE de motor y tracción delantera de los, entre otros, Mazda MX-6 y 626. Ofreció motores de cuatro cilindros y V6, con una potencia máxima de 165 caballos.  En 1997, el Probe cesó su producción y, aunque estaba planeada una tercera generación, la firma del óvalo decidó cambiar de estrategia y terminar vendiendo éste como el Mercury Cougar.

ASTON MARTIN CYGNET

¿Cómo pudo llegar este coche a la realidad? Las normativas de emisiones adoptadas por las autoridades son la explicación. Para ello, una firma como Aston Martin decidió unir esfuerzos con Toyota para crear un microcoches de altos vuelos, con la base del iQ.

astonmartin-cygnet-2012.jpg

La casa inglesa modificó la carrocería para que adoptase el lenguaje de estilo reconocible de los Aston Martin. Sin embargo, y aparte de un interior más elaborado, nada cambiaba a nivel mecánico: un 1.3 litros de cuatro cilindros con 97 caballos que curiosamente se podía pedir con cambio manual.

Fabricado entre 2011 y 2013, la intención era vender a razón de 4.000 unidades al año en toda Europa a razón de 36.000 euros cada una, expectativas que no se cumplieron ni por asomo con únicamente 300 ejemplares realizados. Curiosamente, en 2018 se fabricó una unidad con el motor V8 del Vantage S destinada a un acaudalado cliente.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Aston Martin
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP