GP 70º Aniversario F1 2020
ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

El camino de Alonso tras su 'hasta luego' a la F1: gloria en el WEC, aventuras en Indy y Dakar

Después de dos años alejado del paddock, Alonso vuelve con Renault en 2021

El asturiano no ha parado: Mundial de Resistencia, Daytona, 500 Millas y Dakar

AmpliarEl camino de Alonso tras su 'hasta luego' a la F1: gloria en el WEC, aventuras en Indy y Dakar - SoyMotor.comFernando Alonso en Le Mans 2019

Después de 18 años viajando a lo largo y ancho del mundo junto a todo el paddock de la Fórmula 1, Fernando Alonso anunció su 'hasta luego' a la categoría reina con 312 Grandes Premios, dos títulos mundiales, 32 victorias, 22 Poles y 97 podios bajo el brazo. El asturiano decidió explorar horizontes nuevos tras varios años con más sabores amargos que dulces con McLaren. Una jugada con la que acertó y en la que sumó además de triunfos, experiencias nuevas a su amplio y curtido pasaporte.

Alonso es ante todo un gran campeón en la pista, un devorador insaciable con sus rivales como presa de caza. Pero al león le lesionaron las patas. El piloto español se encontró con un panorama inédito para él dentro del proyecto McLaren-Honda con un coche que sufría para cruzar la línea de meta y si lo hacía, era con escasos puntos en el marcador. Las promesas de la gigante japonesa de tener un motor competitivo y la gestión pobre de los de Woking ante una situación que duró tres largos inviernos colmaron su paciencia.

Con su futuro aún en el aire para 2018, McLaren rompió la alianza con Honda. Un movimiento que supuso grandes pérdidas económicas para los británicos, pero que sirvió para convencer al asturiano de seguir un año más junto a ellos. La unidad de potencia Renault se presentó como un rayo de luz al final del túnel, pero la realidad fue muy diferente cuando el MCL33 saltó a pista. Esta vez, Alonso se encontró con un monoplaza con muy poca velocidad punta, esta vez por un diseño poco eficiente que generaba una gran resistencia aerodinámica en las rectas.

De esta manera y sin ningún equipo puntero que pudiera ofrecerle al asturiano un volante, Alonso anunció la tarde del 14 de agosto de 2018 que no continuaría en Fórmula 1 a partir de 2019. Eso sí, debido a su gran relación con la familia McLaren el ovetense ocupó el cargo de embajador de la marca tras su despedida en el Gran Premio de Abu Dabi, donde Sebastian Vettel y Lewis Hamilton le acompañaron en un espectáculo de trompos que se recordará hasta la eternidad.

La categoría reina del automovilismo no podía ofrecerle los retos que él buscaba en esos momentos de su carrera deportiva. 12 años después de su segundo mundial, llegó el momento de explorar nuevos horizontes lejos del paddock, pero no por este motivo estos iban a ser menos atractivos, exigentes, divertidos o interesantes. De hecho, fue todo lo contrario.

 

MUNDIAL DE RESISTENCIA Y DAYTONA

alonso-wec-2019-soymotor.jpg

© LAT Images

El 30 de enero de 2018 McLaren confirmó que Fernando Alonso competiría en la temporada 2018-2019 del Mundial de Resistencia junto a Toyota Gazoo Racing y con Sébastien Buemi, Kazuki Nakajima como compañeros en el TS050 Hybrid de la marca japonesa.

Era la primera competición completa fuera de la Fórmula 1 a la que se enfrentó el asturiano. La propia categoría cambió de fecha su cita de Fuji para que el español pudiera estar presente y sus compromisos con McLaren en la categoría reina se ajustase a su apretado y exigente calendario.

La historia con Toyota fue muy diferente a la vivida con Honda. Del fracaso con ésta última, llegó el triunfo y el dominio claro con la otra gigante nipona a las primeras de cambio. Alonso, Buemi y Nakajima vencieron en las 6 Horas de Spa sobre sus compañeros del Toyota 7 e hicieron lo propio en las 24 Horas de Le Mans de 2018 con un stint nocturno memorable del bicampeón de F1, la primera de las dos victorias del asturiano en La Sarthe. Esta hazaña sumó además la segunda perla para la deseada Triple Corona.

Tras otro triunfo en Silverstone que no se materializó porque ambos Toyota quedaron excluidos tras la inspección poscarrera, Alonso y su equipo firmaron dos segundas posiciones en Fuji y Shanghái. 

Después, llegaron tres victorias consecutivas: Sebring, de nuevo Spa y finalmente, las 24 Horas de Le Mans 2019. Con una carrera llena de suspense, Alonso se coronó campeón del mundo de resistencia en su segundo triunfo consecutivo en la mítica carrera francesa. Todo un hito que aumentó aún más su leyenda.

Tras esta experiencia llena de gloria, Alonso y Toyota anunciaron que el español no continuaría como piloto oficial del WEC. El puesto del asturiano lo ocupa en la actualidad Brendon Hartley, expiloto de F1. No obstante, la alianza entre los japoneses y el español permanecería intacta ya que los nuevos retos de Alonso vendrían de la mano de la casa del país del sol naciente.

A esta gesta en en el Mundial de Resistencia hay que sumarle la victoria vibrante en las 24 Horas de Daytona en 2019 con un stint nocturno bajo la lluvia bestial que dio el triunfo al equipo Konica Minolta Cadillac. El asturiano comenzó su relevo en tercer lugar y en condiciones de mojado se colocó líder... ¡tras recortar más de tres segundos por vuelta a sus rivales! Unos números que además de sorprender por su magnitud, lo hacen por la proeza de la situación.

 

INDYCAR

alonso-indianapolis-2019-soymotor.jpg

© LAT Images

Alonso desembarcó en Estados Unidos por primera vez en 2017 sin la recompensa final del triunfo tras un debut extraordinario en Indianápolis, que se vio manchado por la rotura del motor Honda. El asturiano, aclamado por todo el público del mundo del motor y los especialistas del sector más veteranos del país americano por su gran adaptación, repetió la experiencia de la mano de McLaren y Carlin en 2019. Esta vez con mucho menos éxito.

El asturiano afrontó su segundo intento para vencer en las 500 Millas de Indianápolis motorizado por Chevrolet y con un equipo formado por gente de McLaren Racing sin apenas experiencia en IndyCar. La ambición de la marca de Woking en alianza con un equipo que no consiguió ofrecerle a Alonso el mejor reglaje para ser el más rápido en el óvalo, derivó en la eliminación del asturiano en la clasificación para la mítica prueba estadounidense.

Alonso apretó al máximo en las cuatro curvas del óvalo en todos sus intentos, pero no fue suficiente para estar entre los 33 elegidos para disputar la carrera de las 500 Millas. El equipo McLaren, encabezado por Gil de Ferran, tuvo que pedir disculpas de forma pública al español por el fiasco del proyecto prematuro y la mala imagen que dieron tras el gran foco mediático que generó la alianza del asturiano con la marca de Woking como equipo oficial en Indianápolis. 'Mucho ruido y pocas nueces' de los británicos, como quien diría.

Este año Alonso hará su tercera aparición en las 500 Millas de Indianápolis. De nuevo pone su confianza sobre McLaren que esta temporada corre a tiempo completo bajo la denominación Arrow McLaren SP y en asociación con Schmidt Peterson Motorsports en la categoría americana para tener una mejor preparación en busca del triunfo en el legendario óvalo. La cita será el próximo 23 de agosto y ya se han presentado los colores con los que competirá.


RALLY DAKAR

alonso-dakar-2020-soymotor.jpg

© Dakar

Meses de especulación, más y más preguntas en entrevistas, los aficionados ansiosos y deseosos por las evidencias y los hilos que se empezaban a unir... hasta que el día 24 de octubre de 2019 se anunció que Alonso correría el Rally Dakar 2020 con un Toyota Hilux y con Marc Coma como copiloto. La aventura más loca y, si se le pregunta al asturiano, muy probablemente la más divertida de su carrera deportiva.

Parecía un movimiento muy arriesgado correr el Dakar sin apenas experiencia el mundo del rally-raid, pero Toyota creó un plan de entrenamiento excelente con pilotos veteranos como Giniel de Villiers o Nasser Al-Attiyah que hicieron de mentores del debutante. Su adaptación fue increíble y sorprendió ya en sus primeros kilómetros sobre tierra y dunas. No hay arma que se le resista al asturiano.

Después de una preparación intensiva de casi diez meses de duración en varios desiertos y con varias pruebas oficiales como previa a la prueba de fuego, Alonso aterrizó en Arabia Saudí para tomar la salida en la 42ª edición del Dakar.

El español tuvo que hacer frente a prácticamente todos los inconvenientes del desierto y las rocas y vivió de primera mano lo que es cambiar una rueda 'motu propio' sin pistolas de pit-stop de por medio o la ayuda de mecánicos.

Dicho esto, Marc Coma y él lidiaron de la mejor manera y con una actitud muy positiva todas las adversidades que se presentaron en las complicadas etapas del rally. De hecho, los problemas intrínsecos del Dakar privaron a Alonso de firmar un resultado mucho mejor del que cosechó: un 13º en la general en su debut que le valió para ser el mejor 'rookie' de la edición.

Alonso mostró un ritmo increíble, a veces incluso superior que el de grandes campeones como su compañero De Villiers o el propio Al-Attiyah, que luchó por el triunfo final contra Carlos Sainz.

Le faltó la victoria de etapa, algo impensable antes de aterrizar en Arabia Saudí, pero muestra de que era una posibilidad más que real fue su segundo puesto en la octava especial del Rally Dakar 2020. Como bien escribió para esta misma cabecera mi compañero Jesús Muñoz, es un debut que invita a volver en el futuro.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Fernando Alonso
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP