Blog de Blancafort

02
Jan
2019

Williams: la historia da mil vueltas

AmpliarRobert Kubica en Marina Bay - SoyMotor.comRobert Kubica en Marina Bay

Robert Kubica ha tenido la oportunidad de entrar dentro de la historia del equipo de Sir Frank, que ha tenido a los mejores y que también ha dependido de pilotos de pago.

Robert Kubica ha admitido que de ser él Claire Williams, hubiera tenido muchas dudas sobre ficharle. Ocho años prácticamente sin competir y un brazo derecho, o mejor dicho la mano, que no tiene una movilidad total.

Es cierto que el retorno de Robert a la F1 no es un récord absoluto, pero sí que es diferente a cualquier otro regreso porque en otros casos de pilotos que estuvieron mucho tiempo alejados de la categoría reina, había otras connotaciones: o bien eran probadores –cuando esto significaba hacer más de 10.000 kilómetros anuales a los mandos de un Fórmula 1– o habían seguido compitiendo en otras categorías y en algunos casos, simplemente se trataban de años sabáticos. De todo esto hablamos cuando se confirmó el retorno del polaco.

Pero Williams es un equipo curioso, muy curioso. Tanto pierde a sus campeones de forma insólita –Keke Rosberg, Carlos Reutemann, Nigel Mansell, Alain Prost, Damon Hill, etc.), como repesca a veteranos o da oportunidades a pilotos jóvenes –Rosberg, Hill, David Coulthard, etc.– a los que muchos no pensaban ver en F1 –al menos en un equipo de primer nivel–.

Incluso su dependencia de pilotos de pago –como sucedió el pasado año con Lance Stroll y Sergey Sirotkin– o como pasó en sus inicios, porque fue Piers Courage el que llamó a Frank para que gestionara el Brabham de F1 que se acaba a de comprar.

Hay tres frases de Frank Williams que definen al equipo. La primera: "los pilotos deben querer correr con Williams no por el dinero, sino porque es un equipo que les garantiza resultados", una de las razones por las que campeones han dejado el equipo porque no sentían que Frank les pagara lo que de sebe pagar a un campeón.

La segunda: "me importa un bledo qué piloto gane, siempre que uno de los míos gane", lo que explica la pugna Reutemann-Jones. Y la tercera: "¿La mejor cualidad de Patrick Head? Sabe ceñirse al presupuesto".

Es cierto que estas frases se pronunciaron en entrevistas de la época en la que Williams era equipo ganador, pero en el fondo son un poso que subyace en la mentalidad de los Williams, de Frank y de Claire, feroces defensores de su independencia, lo que les llevó en su día a negarse a vender el equipo a BMW y más recientemente a acceder a las demandas de Lawrence Stroll de convertirse en el equipo B de Mercedes.

Pero volvamos al punto que nos ocupa. Tienen experiencia en este campo, el de recuperar pilotos. Una experiencia que viene de lejos, muy lejos, de 1982. En 1981, Williams tiró por la borda la que hubiera sido su segunda corona de pilotos. La pugna entre Carlos Reutemann y Alan Jones, que defendía título, acabó haciendo campeón a Nelson Piquet. Jones decidió retirarse y Reutemann no se vio con moral de continuar.

 

jones-reutemann-soymotor.jpg

© Sutton Images

 

Sólo in extremis Frank Willims logró convencer al Lole de seguir al lado del recién fichado Keke Rosberg como solución de emergencia. Reutemann sólo disputó los dos Grandes Premios de apertura de 1982 y decidió dejarlo definitivamente; Carlos, el piloto triste, tenía la moral destruida. Y para salvar el GP de Long Beach, Frank llamó a Mario Andretti, que se había quedado sin coche, pero fue un bolo sin continuidad.

Fue en 1993 cuando Frank convenció a Alain Prost para que volviera. Prost había colgado el casco al terminar 1991 desilusionado con Ferrari. Prost corre y gana el título de 1993 y se retira, muy posiblemente porque el asiento era para Ayrton Senna. Algunos dicen que Prost había firmado sólo un año y otros, que no quiso prolongar para no volver a tener a Ayrton de compañero.

El accidente mortal de Senna en Imola da la oportunidad de debutar a David Coulthard, pero Frank se las arregló para convencer a Mansell, que el año anterior se había dedicado a la Indycar, para que volviera al menos en las fechas que le quedaban libres de sus compromisos americanos y ganó en Australia, la última carrera. Y en 1996 hizo un test con Riccardo Patrese, pero se remitió a eso. Y más recientemente llamó a un Felipe Massa, que había anunciado su retirada –la jubilación más corta de la historia– a finales de 2016.

Quizás por eso Kubica lo fió todo a Frank cuando quiso volver a la F1. Era la única rendija abierta a la esperanza. Y ahora está en sus manos el demostrar a Frank que no se equivocó. Una tarea no será fácil, con George Russell por compañero.

Volvemos a la historia: un retorno y un joven cachorro y una posible pugna entre los dos pilotos, el veterano que debe dejar claro que puede correr en F1 y un ambicioso joven que busca su lugar.

Y si mucho me apuran, se repiten viejas situaciones. En sus inicios, Williams era un equipo de medios parcos, de problemas de liquidez, tanto que llegaba a aprovechar los neumáticos que Ferrari descartaba… o pedir dinero a otros equipos para poner gasóleo al camión de retorno a Gran Bretaña tras un Gran Premio. Sin la pasta de Stroll ni la de Sirotkin, sin el dinero de Martini y con las migajas del reparto de dividendos de la FOM, la situación no es fácil.

Pero éste es un equipo de supervivientes y quizás esperan un nuvo golpe de fortuna, como cuando encontró en Arabia a su primer gran patrocinador, Albilad-Saudia, y transformo a un equipo poco más o menos de relleno en una escudería campeona.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Williams Martini
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
3 comentarios
Imagen de FW15

Cuanta historia y cuanto perdería la F1 sin un equipo como W. Han salido de otras y saldrán de esta, si es verdad que tienen que actualizarse, pues parecen trabajan como antaño, pero que sigan independientes dice mucho de ellos, nada de equipo B.

Imagen de masmvd

Por mucho que les guste su independencia o consiguen unos buenos patrocinadores o acabaran vendiendo el equipo.

Imagen de Aradan

Este año es el definitivo para Williams. Ahora mismo están en la situación de Sauber en 2017 (sin patrocinadores, sin presupuesto y con el peor coche) y, en mi opinión, solo conseguirán sobrevivir si tienen un desenlace como Sauber (gran patrocinador, equipo B) o este año hacen un maquinón que los deje regularmente en la zona media.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP