Blog de Blancafort

14
Mar
2019

El punto de marras de la vuelta rápida

AmpliarEl punto de marras de la vuelta rápida - SoyMotor.comBandera a cuadros en Sochi

Estuvo en vigor entre 1950 y 1959 y en 1954, en Gran Bretaña, debió repartirse entre siete pilotos igualados en sus cronos.

En el Gran Premio de Australia la Fórmula 1 recupera el punto al piloto que logre la vuelta más rápida a la pista. Un punto de marras porque tiene trampa o restricciones: para sumarlo no sólo se tiene que conseguir la vuelta más rápida, sino además hay que estar entre los diez mejores.

Personalmente, una maniobra de distracción para introducir artificialmente un punto de interés o emoción ante la aparente imposibilidad de mejorar el espectáculo a los niveles que los aficionados desean.

La medida se vende –que no justifica– para dar emoción a las últimas vueltas de carreras, cuando el coche ya descargado de gasolina sea en teoría más rápido… si los neumáticos no están de capa caída.

Es cierto que un punto a la vuelta rápida podría en teoría cambiar la clasificación del Mundial. En 2008 Lewis Hamilton no hubiera sido campeón porque Felipe Massa, con sus tres vueltas rápidas por una de Lewis, se hubiera adjudicado la corona; en lugar de perderla por un punto gracias al adelantamiento que Lewis le hizo a Glock en la última curva; hubiera ganado por un punto. Por el contrario, en 2007, año en el que Kimi Räikkönen ganó el Mundial con un punto de ventaja sobre Lewis y Fernando Alonso, el finés hubiera conservado el título gracias a sus seis vueltas rápidas, pero el empate a puntos entre Lewis y Fernando no hubiera existido: Alonso, con tres vueltas rápidas por dos de Lewis, hubiera ganado la corona.

¿Recuerdan 1984? Sí, el año que Niki Lauda se impuso a Alain Prost por medio punto. Fueron años en los que se abandonaba mucho y por ello sólo contaban 11 resultados; nadie llegó a sumarlos. Ese año Lauda hubiera sumado cuatro puntos por vueltas rápidas y sólo tres Prost. Niki hubiera mantenido el título.

 

lauda-prost-1984-soymotor.jpg

© Sutton Images

 

Pero quizás estas cuentas no sean correctas porque no siempre el que va en cabeza piensa en arriesgar para hacer la vuelta rápida, sobre todo si no hay premio tangible.

Es cierto que en el pasado ya se dio un punto a la vuelta rápida. Fue entre 1950 y 1959, es decir los diez primeros mundiales. Algo que tenía una cierta lógica porque la fiabilidad no era precisamente normal, había muchos abandonos y era una forma de premiar al que arriesgaba la mecánica en aras de demostrar su velocidad y prestaciones. Y si tenemos en cuenta que sólo puntuaban los cinco primeros y el ganador sólo ocho puntos –no fue hasta 1961 cuando se le otorgaron nueve– el peso de esta vuelta rápida era importante… aunque ya en 1960 se quitó el punto de la vuelta rápida y se dieron puntos a los seis mejores –8-6-4-3-2-1–.

Por cierto, un detalle muy curioso en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1954…. cuando nada menos que siete pilotos marcaron la vuelta rápida: Froilán González, Mike Hawthorn, Onofre Marimón, Juan Manuel Fangio –los cuatro primeros– Stirling Moss, Jean Behra y Alberto Ascari empataron a 1'50'' en su mejor giro….¡claro, se cronometraba al segundo, sin décimas, centésimas o milésimas! ¿Un punto para cada uno de ellos? ¿Se repartiría el punto entre los siete, es decir 0,14 puntos por piloto? ¿Se otorgó el punto al mejor clasificado final? ¿O bien el punto sería para el primero que hubiera dado la vuelta rápida, como ocurre en la clasificación en caso de empate?

La salomónica decisión ante lo imprevisto fue otorgar 0,14 puntos a cada autor de la vuelta rápida y acto seguido descartar las dos décimas de punto de la clasificación del Campeonato. Evidentemente, no tuvo influencia alguna en la batalla por la corona.

De vuelta al presente, ya en otras ocasiones he escrito que la vuelta rápida en la actualidad no significa nada. No significa nada porque el parar en las últimas vueltas para poner un juego nuevo –especialmente si se ha reservado uno blando– coloca incluso al peor coche de la parrilla en opción de marcar vuelta rápida. Favorece a los coches que no entran en la Q3 y que pueden salir con las gomas duras y colocar las blandas en el último y corto stint.

Está claro que entre los de cabeza el riesgo de ir a por la vuelta rápida entraña riesgos para poco botín… salvo que se tenga ventaja suficiente sobre el inmediato perseguidor para parar y mantenerse por delante de él.

Puede pensarse que el noveno o el décimo podrían sacar partido de ello…. pero si una parada le conlleva acabar fuera de los puntos, la gloria de la vuelta rápida sería pírrica, es decir inútil.

Me parece absurdo limitar a los diez primeros la opción de sumar un punto. El extenderla a todos abriría las posibilidades a los equipos de segunda división, tanto que la clasificación del Mundial tras los tres o cuatro primeros equipos podría sufrir importantes mutaciones. Estar fuera de los diez primeros y sumar un punto podría ser importante para ellos y dar mayores alicientes a la cola de la parrilla.

En los rallies ya suceda algo así con la power stage final: puedes quedar fuera de los puntos y sumar... ¡hasta cinco puntos!, casi los que sumarías si quedas séptimo. Aquí no hay discriminación: podrían sólo haber abandonado al iniciarse la primera y segunda etapa y acabar quinto, ¡absurdo!

Para algunos, la medida es incompleta porque querrían ver premiada la Pole Position’, aunque ésta en sí misma ya tiene premio: sales delante y si no la cagas en la arrancada, los demás van a remolque. Tienes en teoría más posibilidades de acabar en el podio, incluso en lo más alto de éste.

La vuelta rápida podría tener sentido quizás cuando se corría sin cambios de goma. Quizás incluso cuando estaba permitido, además del cambio de goma, el repostaje, pero en las circunstancias actuales no le encuentro sentido… salvo que la polémica creada haga que se hable de F1…. aunque sea para mal.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Alarico

No puedo estar más de acuerdo. En aquellos tiempos tenía sentido, pero hoy no es más que una cortina de humo con la que tratan de difuminar las ya insufribles carencias competitivas. Ya veo a "todo el mundo" pendiente de ello dejando un tanto al margen la verdadera competición en sí... Pero bueno, está visto que hoy en día en lo que toca: desviar la atención de "las masas" de lo que realmente importa.
Excelente artículo, se agradece.

Imagen de Soyrotor

Totalmente de acuerdo en tus apreciaciones Raymond. Solo es un "caramelo" sin gusto a dulce.

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP