Blog de BoxThisLap

12
Jun
2019

La cortina de humo de cinco segundos que no tapa los errores de Vettel

AmpliarA Vettel le hizo perder la presión y no una sanción - SoyMotor.comAngryVettel en el podio del Gilles Villeneuve tras el GP de Canadá 2019

Tantos años acostumbrados a la arbitrariedad a la hora de aplicar el reglamento técnico y el deportivo en la Fórmula 1 es lo que tiene...

Atrás queda aquella época dorada, sobre todo para los tifosi, en los que la FIA era conocida como Ferrari International Assistance. Bueno, quizá no han quedado muy atrás, ya saben, Il Cavallino pesa mucho, tanto que algunos afirman con rotundidad divina que sin ellos la Fórmula 1 no existiría, que estaría abocada al fracaso o en el caso más leve no sería ya lo mismo.

Pero al grano, que nos desviamos.

Pese a contar sólo con una ajustada ventaja frente a Mercedes, todo parecía ir bien para los de Maranello este fin de semana en el circuito Gilles Villeneuve. Tan en forma estaban en Ferrari que Sebastian Vettel incluso logró la Pole.

Ya en carrera, el piloto alemán de Ferrari, tras una buena salida, se dedicó a lo que mejor sabe hacer, abrir hueco y administrarlo. Pero los Mercedes, más si están pilotados por Lewis Hamilton, son duros de roer. Pese a esto, la ajustada ventaja pudo mantenerse.

Estas carreras al otro lado del océano Atlántico provocan cierto quebradero de cabeza a los del Viejo Continente. Supongo que debe suceder exactamente al revés cuando los Grandes Premios se disputan aquí. El caso es que se iba acercando la hora de cenar, y es entonces cuando uno espera ese momento en el que el GP durante unas vueltas se mantiene estable, ese momento en el que se convierte en un aburrido trenecito de coches de colores para aprovechar en un viaje rápido a la cocina prepararse algo de cenar y terminar de ver la carrera. Es entonces cuando Vettel, que parece tener la carrera más o menos encarrilada, no sin sudar lo suyo manteniendo al Mercedes numero 44 a raya, decide que todavía no es hora de cenar y comete el error de irse a la hierba presionado por Hamilton y sucede lo que todos vimos en la curva cuatro del Gilles Villeneuve, que te obliga a permanecer sentado en tu sillón.

Lo último que se me pasó por la cabeza es que fueran a investigar dicha acción, incluso cuando alguien sugirió esto.

Tampoco pude evitar sonreír maliciosamente tras dicha acción en pista. Uno es débil y le gustan estos achuchones, sobre todo si es entre campeones y no hay más consecuencias que el orgullo herido o el logotipo de Pirelli borrado por el roce de neumáticos. A muchos les puede parecer inconsciente pensar esto. Es peligroso, lo sé. Qué le vamos a hacer, cuando la Fórmula 1 le ofrece a uno estos momentos cada vez más escasos, le reconcilia con ella. Y si, ya sé que es muy posible que no sea políticamente correcto en los tiempos que corren opinar esto.

Una vez comunicada por parte de Dirección de Carrera la investigación sobre el incidente, tampoco pensé que lo fuesen a hacer antes de terminar el GP y mucho menos que terminaría con una sanción a Vettel. Ya saben, consecuencia de años siendo malcriado por la arbitrariedad y nula consistencia a la hora de sancionar o aplicar el reglamento por parte de comisarios y Dirección de Carrera.

Confieso que, en caliente, la sanción me pareció injusta y que iba en contra del espectáculo. En frío recapacitas y te das cuenta de que pudo haber terminado en un accidente del tipo en el que antaño morían pilotos. Estamos mal acostumbrados a que cualquier accidente en Fórmula 1 termine con la imagen del piloto saliendo ileso de su monoplaza, pero esto no quita que los accidentes sean incontrolables y sus consecuencias imprevisibles. Mejor evitarlos.

Los comisarios suelen tener más información de la que cualquier aficionado tiene acceso desde su sofá. Diversas tomas desde cámaras diferentes, muchas de las cuales no son accesibles al telespectador porque no se emiten en directo, y por supuesto la telemetría de cada coche implicado.

Una cosa es que te parezca justa o no como me ocurrió en un principio, pero si con estos datos consideran que la acción de Vettel es punible, merece sanción, y no sólo eso, sino que además lo explican con pelos y señales, hay poco que rebatir.

El problema es que hasta ahora estábamos acostumbrados a que éstas y otras acciones en pista se sancionaran unas veces y otras no. No sólo eso, sino que la gravedad de la sanción también solía ser variable para una misma acción protagonizada por diferentes pilotos, en diferentes equipos y en diferentes circuitos. Esto provoca que más de un piloto o equipo se sienta intocable.

Es entonces cuando se vuelve al viejo debate de si queremos que se sancione la premeditación, la consecuencia, o se sancione siempre sin importar si sólo se da una cosa, otra o ambas a la vez. Para una vez que parece que se intenta ser consistente al aplicar el reglamento, nos enfadamos.

Lo cierto es que esta sanción y sus consecuencias se hubiesen evitado si Vettel hubiese sabido soportar la presión ejercida por Hamilton. De haber seguido por lo negro en vez de 'andar por lo segao' el de Heppenheim hubiese sumado una victoria más a su palmarés. Ese error fue el comienzo de una serie de acciones que le llevaron a él y a Ferrari a perder la oportunidad de cortar la racha de victorias de Mercedes. Hasta ese momento en la curva cuatro la carrera de Vettel estaba siendo prácticamente perfecta para sus objetivos, pero falló. Cometió un error que un tetracampeón no puede permitirse y tras volver al asfalto, vio que Hamilton intentaba aprovechar la ocasión en su retrovisor y le cerró hacia el muro, lo que le costó esos cinco segundos de sanción a los que el acusa de robarle la victoria.

Una vez Vettel recibió la sanción, el alemán sólo tenía que hacer una cosa, aumentar su ventaja sobre Hamilton de tal forma que ésta no tuviese ningún efecto y le arrebatase la victoria.

Fue incapaz y se dedicó a lloriquear por radio como en los viejos tiempos, mientras desde el muro le pedían concentración. El mismo muro que no comunicó a Charles Leclerc la sanción de su compañero, no al menos con suficiente tiempo como para que éste tuviese oportunidad de arrebatarle el segundo escalón del podio porque dicen que se les olvidó.

La culpa de perder el Gran Premio de Canadá no es esa sanción de cinco segundos. No fue Hamilton quien le venció, no fueron los comisarios ni Dirección de Carrera, fue su incapacidad de gestionar la presión, algo que le privó de una de esas escasas oportunidades de ganar que esta temporada le va a ofrecer.

Luego pudimos disfrutar del teatrillo, también por parte de Hamilton y Mercedes, por cierto, expertos en ser políticamente correctos cuando les conviene, ojo, cambio de carteles, podio…

Dan igual las pataletas, el teatro bajo el podio cambiando los carteles, las inútiles apelaciones a lo inapelable por reglamento. Nada de esto es suficiente cortina de humo para tapar las carencias de Ferrari y, sobre todo, de Vettel un año más. Ya predijo un expiloto de Ferrari que desde hace un año también lo es de Fórmula 1 entre otras cosas que "vendrán tiempos interesantes para Sebastian" , seguramente el piloto alemán de Ferrari pensaría en su día que lo interesante de estos tiempos se debería a otros motivos muy diferentes.

Saludos

Javi C.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Ferrari
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
151 comentarios
Imagen de magic_nano

Es normal que Vetel este enfadado. Debe pensar: soy un puto tetra joder! De q coño vais! Acostumbrado a poder chocar de manera lateral a Hamilton detras de un SC sin sanción y ahora lo penalizan x esto. Confundis al chaval hombre.

Páginas

Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP