silueta-monoplaza-2023-soymotor.png
McLaren
McLaren F1 Team
Motor
Mercedes
logo-mclaren-f1-2021.png
Victorias 183
Poles 156
V.R. 162
Puntos 5982.5
Historia de McLaren en la F1
McLaren es un equipo privado de origen británico con sede en Woking, Gran Bretaña. Es propiedad del Grupo McLaren, cuyo accionariado está compuesto por la corona de Baréin y Mansour Ojjeh.

El equipo McLaren es una de las entidades con más historia en la Fórmula 1, con un legado que se remonta a la temporada 1966 y un palmarés compuesto por doce títulos del Mundial de Constructores y ocho del de Pilotos.

El fundador del proyecto fue Bruce McLaren, aunque el genio y la inteligencia de Ron Dennis fueron los responsables de vertebrar el estatus de leyenda del que goza en la actualidad. Dennis llegó a McLaren en 1980 y se marchó en 2016, repudiado por el resto de accionistas.

En la década de 1960, McLaren tuvo un éxito razonable en sus inicios. Bruce McLaren consiguió su primera victoria en Bélgica 1968 y Denny Hulme cosechó otros dos triunfos antes de que terminase el calendario, que elevaron la entidad a la segunda posición en el Mundial de Constructores.

En 1970, Bruce McLaren falleció en un accidente en Goodwood y Teddy Mayer asumió el control directivo de la escudería. Fueron años duros, pero en 1972 y 1973 retomaron la senda de la victoria. En 1974, alcanzaron su primer título de Constructores y de Pilotos con Emerson Fittipaldi como referente. En 1976, repitieron gloria en el de Pilotos con James Hunt.

En 1980, McLaren atravesaba una crisis que condujo a la fusión con Project 4, el proyecto de Ron Dennis. Dennis entró en el accionariado y Teddy Mayer vendió sus participaciones en 1982. Mansour Ojjeh se convirtió en socio en 1983.

En 1983, McLaren presentó el MP4/1, el primer monoplaza con monocasco de fibra de carbono. En 1984, 1985 y 1986, ganaron tanto el Mundial de Constructores como el de Pilotos. Niki Lauda se anotó el primero, mientras que Alain Prost venció los dos restantes.

En 1988 y 1989, McLaren reunió en su equipo a Alain Prost y Ayrton Senna para configurar la que muchos consideran la mejor alineación de todos los tiempos. La rivalidad entre el francés y el brasileño fue legendaria y estaba acentuada por la competitividad de sus monoplazas, que les permitían luchar de tú a tú sin la oposición de otros rivales. Senna ganó el primer Mundial, Prost el segundo.

Con el cambio de década, McLaren cedió el liderazgo tecnológico al equipo Williams pero todavía rascó un doblete en los Mundiales de 1990 y 1991. Volvieron a ser hegemónicos en 1998 y 1999, esta vez con Mika Häkkinen como primer espada.

En el 2000, McLaren pierde comba y queda oculta por la sombra de su archirrival Ferrari, que domina con mano de hierro hasta 2004. Los de Woking recuperaron la iniciativa en 2007, con Fernando Alonso y Lewis Hamilton. El español y el británico formaron una dupla explosiva que sólo duró un año, porque la rivalidad la hizo insostenible. Alonso se marchó y Hamilton conquistó el Mundial en 2008.

Entre 2010 y 2013, McLaren ve cómo Red Bull domina. En paralelo, su socio técnico histórico -Mercedes- crea su propio equipo. Ron Dennis ve amenazada su condición de equipo fábrica y explora el mercado en busca de alternativas. Convence a Honda para que regrese al deporte en 2015.

El binomio McLaren-Honda nace con enormes expectativas por el éxito de su primera asociación -1988, 1992-, pero la realidad es muy distinta. Honda necesita tiempo para preparar un motor competitivo y fracasa temporada tras temporada en su voluntad por satisfacer las exigencias del equipo. McLaren consigue los peores resultados de su historia. Su unión se disuelve al final de 2017 tras tres años de convivencia.

 

2021

Novenos en 2017, sextos en 2018, cuartos en 2019, terceros en 2020... y cuartos de nuevo en 2021. La meteórica ascensión de McLaren se vio frustrada en 2021 por el nuevo motor y sistema híbrido de un Ferrari que en el compás final de la temporada determinó un apasionante duelo entre formaciones históricas en la zona media.

Fue una temporada de altibajos para McLaren que arrancó con la buena noticia de que Lando Norris ha florecido como una de las referencias de la parrilla, aunque el fichaje de Daniel Ricciardo fue frustrante hasta el ecuador de la temporada, cuando el australiano consiguió estar a la altura de su compañero de equipo.

A pesar de la decepción final, los de naranja vivieron momentos muy dulces, como la Pole de Norris en Rusia –que si no llega a ser por la lluvia a falta de cinco vueltas hubiera sido una victoria dominante–, o el doblete histórico del GP de Italia, con victoria de Ricciardo, que gracias a los puntos de la clasificación al sprint del sábado, fue la puntuación más alta de la historia de la F1, con 45 puntos para el equipo en el total del fin de semana.

Norris terminó sexto el campeonato –rozando la quinta posición de Carlos Sainz–, y Ricciardo finalmente maquilló su irregular año con una octava posición. Resultados probablemente mejor de los esperados al ser el primer año en el que los de Woking usaron motores Mercedes, en una adaptación que pasó totalmente desapercibida.

La mejor noticia para los británicos fue la esperanza de las regulaciones de 2022, con Zak Brown al firme mando de la marca y Andreas Seidl del equipo, la confirmación de Lando Norris y la vuelta a la regularidad de Daniel Ricciardo daba licencia para soñar a los fans de McLaren.

 

2020

McLaren continuó en 2020 el camino ascendente que arrancó en el 2019 y comenzó la temporada en el podio –y 26 puntos– tras la tercera posición de Lando Norris con vuelta rápida, y la quinta plaza de Carlos Sainz. De esta forma empezaron con fuerza en una zona media muy apretada y con muchos integrantes tras el paso delante de Racing Point y la pérdida notable de rendimiento de Ferrari. Todo esto sucedió tras la vuelta de la Fórmula 1 en el Red Bull Ring después del inicio fallido en Australia, cuando además un miembro de la escudería dio positivo por coronavirus.

Tras Austria y en carreras algo menos locas continuaron sumando puntos con regularidad y mostrando buen ritmo pese a algunos problemas de fiabilidad con su unidad de potencia en ambos monoplazas. Dieron otro golpe encima de la mesa en Italia, de donde salieron sumando 30 puntos con la segunda posición de Sainz y la cuarta de Norris, mientras que sus rivales más directos cosecharon menos. 

La tendencia positiva cambió en Rusia, única carrera en la que no pudieron conseguir ningún punto. Pese a todo, la situación volvió a su cauce en Eifel, donde sumaron 10 puntos más. Especialmente fuertes fueron en las últimas tres pruebas del calendario. Entre Baréin, Sakhir y Abu Dabi sacaron 58 puntos. Esto les permitió terminar 2020 en la tercera plaza del Mundial de Constructores.

Por otro lado, el 2020 supuso un año de despedidas para McLaren. Tanto Sainz como Renault vivieron su última temporada con los de Woking, que en 2021 contarán con Mercedes como motorista y con Daniel Ricciardo como compañero de Norris.

 

2019

Los de Woking vivieron un cambio radical en 2019. Primero de todo, empezaron por su dupla de pilotos, Fernando Alonso y Stoffel Vandoorne se marcharon de la Fórmula 1 para dejar paso a Carlos Sainz y a un debutante Lando Norris. Por otro lado, llegó James Key a la dirección técnica del equipo y a partir del mes de mayo, Andreas Seidl tomó el mando del equipo, reemplazando a Gil de Ferran.

La temporada no arrancó bien, ya que se marcharon con las manos vacías en Australia y China. Norris fue el encargado de sumar los primeros puntos del equipo, al firmar una sexta plaza en el GP de Baréin. En Azerbaiyán, España y Mónaco, Sainz tomó el mando del equipo y puntuó en tres carreras de forma consecutiva, colocándose como el mejor clasificado de la zona media.

Tras un doble cero en Canadá, McLaren comenzó a coger velocidad de crucero y se empezó a distanciar del resto de equipos. Los de Woking fueron los mejores de la zona media en Francia, Gran Bretaña y Hungría gracias a Sainz y en Austria con Norris. En todas esas carreras acabaron entre los seis primeros, es decir, por delante de un monoplaza del Top 6.

La segunda mitad de temporada, en cambio, tampoco arrancó bien, pues tan solo sumaron siete puntos en las tres primeras carreras, todos por parte de Norris, quien lideró la zona media en Singapur. A partir de ahí, Sainz se recuperó y volvió a anotar grandes resultados en Rusia y Japón. En Brasil llegó la mayor alegría de la temporada donde, además de certificar su cuarto puesto en el Campeonato de Constructores, se subieron al podio con Sainz, tras una grandísima remontada del piloto español, quien arrancó desde el último lugar.

Finalmente, McLaren acabó como cuarto mejor equipo en la clasificación la temporada, sumando un total de 145 puntos -96 de Sainz por 49 de Norris-.

 

2018

La temporada 2018 fue la última de McLaren con Fernando Alonso en su alineación de pilotos, y estuvo marcada por el inicio de un proceso de reconstrucción profundo en busca de la salida de la peor crisis deportiva de la historia de la entidad.

El cambio al motor Renault vino acompañado de un reguero de expectativas y palabras bien intencionadas. El historial del motor francés en los coches de Red Bull permitía especular con un MCL33 victorioso, capaz de codearse con los mejores o al menos liderar la zona media.

Pero la realidad fue distinta, pues el MC33 resultó ser un chasis mediocre. Eliminada Honda de la ecuación, McLaren estaba entonces obligada a aceptar su responsabilidad en el fracaso de la escudería y emprender un periodo de autocrítica y reflexión para buscar una solución.

El equipo denunció una dinámica viciada en su forma de proceder. La frustración interna derivó en la caída de dos directores técnicos –Matt Morris, Tim Goss– y la contratación de Gil de Ferran en calidad de director deportivo, con la responsabilidad de optimizar el funcionamiento de la escudería. Justo antes de Silverstone, Eric Boullier presentó su dimisión como jefe de equipo.

McLaren terminó la temporada a mínimos. El desarrollo del MCL33 brilló por su ausencia, pues su departamento técnico prefirió centrarse en la siguiente campaña y en encontrar a personal clave para reforzar la estructura técnica. En este contexto se anunciaron los fichajes de Pat Fry, Andreas Steidl y James Key, aunque los dos últimos no se pudieron incorporar a su trabajo hasta 2019.

En agosto, Fernando Alonso hizo pública su intención de no competir en Fórmula 1 en 2019. Su sustituto sería Carlos Sainz, que llegaría procedente de Renault. Tampoco continuaría Stoffel Vandoorne, cesado después de dos temporadas grises en Woking. Le reemplazaría Lando Norris, piloto de la casa y apuesta de Zak Brown

 

2017

La última temporada de McLaren-Honda fue también la más dolorosa, porque le equipo esperaba dar un salto de calidad que nunca llegó. Honda repensó el concepto de su unidad de potencia porque veía un potencial limitado en el modelo anterior. En consecuencia, su V6 Turbo nació carente de rendimiento y fiabilidad.

El MCL32 fue el primer monoplaza de la era post Ron Dennis. Nació con promesas de subir al podio, pero la realidad fue muy distinta. McLaren consiguió los peores resultados de su historia y necesitó ocho carreras para sumar sus primeros puntos. Las averías y penalizaciones fueron una constante.

Sin Ron Dennis a bordo, la paciencia de McLaren con Honda se agotó. La relación entre ambas partes se tensó y fue a peor con el paso de los meses. La confianza ciega de temporadas anteriores ya no existía. Acordaron rescindir su contrato a largo plazo. La voluntad de renovar a Fernando Alonso también influyó en la operación.

En el plano deportivo, McLaren fue de menos a más pero nunca alcanzó las cotas de rendimiento que deseaba. Terminó el año en la pelea por convertirse en el quinto mejor equipo de la parrilla. Sus directivos siempre responsabilizaron a Honda de su pobre rendimiento y aplaudieron el chasis del MCL32 como uno de los mejores de la parrilla.

Fernando Alonso fue Fernando Alonso, y no perdió ni un ápice de su ambición y velocidad pese a contar 36 años. Stoffel Vandoorne debutó en sustitución del inglés Jenson Button. El estreno del belga fue discreto, pero ganó confianza con el paso del tiempo y puso en apuros a su compañero en momentos puntuales del calendario.

Fruto de los mediocres resultados de 2017, McLaren propuso a Fernando Alonso la posibilidad de participar en las 500 Millas de Indianápolis con el equipo Andretti. Alonso aceptó, por lo que tuvo que ausentarse del GP de Mónaco. Lideró parte de la carrera, pero se retiró por un problema mecánico.

 

2016

Año de transición para los de Woking. Después de una desastrosa primera temporada, McLaren-Honda se asentó en la mitad de la parrilla, aunque todavía muy lejos de los equipos de primera línea con los que esperaba luchar al comienzo de su proyecto. La fiabilidad del MP4-31 mejoró considerablemente, aunque su rendimiento no fue el esperado.

La temporada arrancó con la mala noticia del brutal accidente de Alonso en Australia, pero sirvió para confirmar a Stoffel Vandoorne como piloto de futuro para los de Woking. El belga sustituyó a Fernando en Baréin y logró el primer punto del año para McLaren. Antes de llegar al ecuador de la temporada, el equipo ya había conseguido más puntos que en toda la temporada anterior. Además, consiguieron estar en los puntos en 13 de las 21 carreras, mejorando notablemente los datos de la pasada campaña (sólo puntuaron en 5 pruebas de 19) y confirmando que la línea a seguir es claramente ascendente. Sexto puesto en la clasificación final del Mundial de Constructores y lo más importante, un gran número de pruebas y datos recogidos para 2017.

Durante el Gran Premio de Italia se confirmó que Stoffel Vandoorne sería el compañero de Alonso para la siguiente temporada. De esta forma Jenson Button ocuparía el rol de piloto suplente y embajador del equipo. Antes de acabar la temporada se confirmó el adiós en la dirección ejecutiva de Ron Dennis, que puso fin a una trayectoria en McLaren de 35 años, y la llegada para sustituirle de Zak Brown. Con la llegada de un nuevo reglamento y la modificación de los monoplazas en 2017, McLaren espera dar el salto definitivo que les ubique en la zona alta de la parrilla. 

 

2015

McLaren desechó los motores Mercedes y adoptó los Honda. ¿El motivo? Ron Dennis estaba convencido de que nunca podrían ser campeones del mundo si para correr dependían de una marca que ya contaba con un equipo propio. Honda les prometió un trato exclusivo y preferente, por lo que ambas partes se embarcaron en un viaje atrevido que comenzó con muchas expectativas pero desembocó en una pesadilla interminable. El motor era volátil, no tenía velocidad punta y para más inri sus sistemas híbridos eran deficientes. La pretemporada fue un auténtico vía crucis, como también las primeras carreras. Los primeros puntos no llegaron hasta Mónaco, donde Button fue octavo. La fiabilidad mejoró con el paso de los Grandes Premios, pero aun así Button y Fernando Alonso acumularon un sinfín de penalizaciones por su incapacidad para cumplir con el límite de tres motores por temporada. 2015 fue una decepción, pero en Woking nadie perdía la ilusión. Con la llegada del invierno Honda podría volver a trabajar en su motor y todos compartían el mismo deseo: que 2016 fuera una historia completamente diferente.

 

2014

Una agradable excepción, eso en lo que quedó su gran comienzo en Australia. Magnussen y Button alcanzaron el podio a la primera, gracias en parte a la descalificación de Ricciardo, lo que hacía presagiar un año radicalmente distinto al anterior para los de Woking. Pero, analizado con perspectiva, aquello no dejó de ser un golpe de suerte, porque McLaren no tuvo una temporada tan buena como se las prometía al principio.

De hecho, no volvieron a pisar el podio y lo normal fue verles luchar por las últimas posiciones que daban acceso a los puntos. Si bien el MP4-29 mejoró algo a su predecesor, lo que era un misión sencilla, lo cierto es que no guardarán un buen recuerdo del último año de su asociación con Mercedes. De sus compañeros de propulsor, solo fueron mejores que Force India, a los que pudo por presupuesto tras luchar bastante por el quinto puesto.

Un pobre apartado aerodinámico y una unidad de potencia a la que no supieron sacar todo el partido, o quizá en Mercedes no les dejaron por su recelo con Honda, fueron las causas de sus mayores problemas. Sin embargo, aunque lejos del rendimiento que se le presupone a un equipo como el de Woking, lograron adecentar su imagen en la última parte de la temporada, sobre todo de la mano de su hombre más experimentado, Button.

 

2013

McLaren había volado en 2012, pero eso no impidió que los ingleses optaran por presentar un MP4-28 rompedor. ¿El motivo? El temor de que el margen de mejora del MP4-27 hubiera tocado techo. Esta decisión resultó ser más que errónea, como posteriormente admitiría la misma escudería.

Toda aspiración que Sergio Pérez tuviera de brillar en su ascenso a la élite de la Fórmula 1 quedó en nada. Jenson Button sudó la gota gorda para puntuar en la primera carrera, la de Australia, y los ingleses siguieron en caída libre a lo largo de toda la temporada, hasta quedar incluso fuera de los puntos con ambos monoplazas en dos ocasiones (Canadá y Gran Bretaña).

Las cosas cambiaron después del descanso de verano, donde la mayor inversión de los de Martin Whitmarsh se tradujo en un rendimiento superior al de equipos modestos pero rápidos como Force India, cuyo limitado presupuesto ya se hallaba centrado en la siguiente temporada.

En mayo anunciaron un acuerdo para obtener motores Honda a partir de 2015, y en septiembre confirmaron el fichaje de Peter Prodromou, mano derecha de Adrian Newey en el equipo Red Bull.

Pese a estos pasos adelante, lo cierto es que los ingleses despidieron el curso sin ningún podio en su palmarés. El peor año de las últimas tres décadas, en ese sentido.

 

2012

McLaren sorprendió al mundo al ser la única escudería puntera en prescindir del morro escalonado para la temporada 2012, un factor diferencial que suscitó dudas ante la posibilidad que su rendimiento se viera afectado. Pero el MP4-27 no solo nació bien, sino que se convirtió desde la primera carrera en el monoplaza a batir por el resto de la parrilla.

La victoria de Melbourne presagió una hegemonía que nunca llegó a consolidarse, pues una serie de errores humanos y mecánicos les impidieron trasladar a la clasificación el potencial de una máquina que igualó la cantidad de Pole Positions del campeón (8), el RB8 de Red Bull. Los ingleses también se caracterizaron por sus erráticos cambios de ruedas, un fantasma del que se libraron a base de esfuerzo y trabajo hasta revertir la situación y establecer un nuevo récord mundial al detener el cronómetro en 2'3 segundos en el pit stop de Jenson Button en Alemania.

Para la fiabilidad, sin embargo, no hallaron una solución. McLaren no solo dejó escapar decenas de puntos y la opción de luchar por la corona, sino que también perdió la motivación de su protegido, Lewis Hamilton, que tanto en Singapur como en Abu Dhabi observó como su inestable mecánica lo echaba del liderato cuando avanzaba camino de la victoria. Finalmente, el inglés anunció su voluntad de cambiar de aires e ingresar en las filas de Mercedes AMG al año siguiente, situación que propició la llegada del mexicano Sergio Pérez a las filas de la formación de Martin Whitmarsh.

 

2011

De un invierno para el olvido a un coche ganador en apenas un mes. Aunque nunca llegó a luchar por la corona, McLaren cerró el año con buenas sensaciones tras erigirse como la única alternativa real al éxito de Red Bull y su RB7, pues entre Lewis Hamilton y Jenson Button cosecharon seis victorias que consolidaron al equipo en la segunda posición del mundial de marcas mientras Ferrari se perdía en la mecánica de su 150º Italia.

Perseguir el éxito conlleva un riesgo, y los de Woking apostaron por unos complejos escapes que resultaron ineficaces, conocidos como 'octopus' por sus múltiples canalizaciones. Su objetivo no era otro que explotar al máximo los flujos de los gases para aumentar la presión del aire en el difusor, aumentando a su vez el apoyo aerodinámico de la zaga del MP4-26, pero finalmente optaron por descartarlo tras un invierno caótico en el que las dificultades para hacer funcionar el sistema los relegaron a una media tabla virtual. En este sentido, la cancelación del GP de Bahréin ayudó a la dirección técnica de Martin Whitmarsh a hallar una solución más convencional que aportase rendimiento y fiabilidad a su monoplaza, y lo consiguieron: en Australia, para sorpresa general, Lewis Hamilton acabó en segunda posición. La primera victoria tampoco se hizo esperar y llegó en China, la tercera cita del calendario.

 

2010

El equipo McLaren empezó el nuevo curso con motivación renovada tras pasar con más pena que gloria por un año 2009 monopolizado por Brawn GP y Red Bull. Con dos campeones en sus filas y un coche veloz en su haber, los de Woking sacaron partido de la divisiones internas de sus rivales austríacos para mantener sus opciones en el Mundial hasta la última carrera, a la par que mostraron un grado de compenetración interna que sorprendió a aquellos que auguraron una nueva guerra fratricida como la que se libró en 2007 entre Lewis Hamilton y Fernando Alonso.

Pero la llegada de Jenson Button a la escudería no siguió los mismos patrones que la del asturiano, y la pareja de pilotos inglesa se alió para formar el tándem más veloz del momento. Después de un inicio irregular, los MP4-25 despuntaron finalmente a partir de Turquía, cuando visitaron con precisión suiza las cinco primeras posiciones en todas las carreras restantes, salvo en dos ocasiones.

Hamilton peleó por el título de pilotos hasta la clausura del mismo, mientras que el equipo se aseguró la segunda posición en el de constructores solo por detrás de Red Bull, que conquistó su primer trofeo en la penúltima cita del certamen.

Staff McLaren
jonathan-neale-f1-soymotor.png
Jonathan Neale
Grupo McLaren
zak-brown-mclaren.jpg
Zak Brown
Director ejecutivo
gil-de-ferran-f1-soymotor.png
Gil de Ferran
Director deportivo
andrea-stella.png
Andrea Stella
Jefe de equipo
andreas-seidl.png
Andreas Seidl
Director general
james-key.png
James Key
Director técnico
peter-prodromou.png
Peter Prodromou
Director de aerodinámica
neil_oatley_mclaren.jpg
Neil Oatley
Director de diseño y desarrollo
simon_roberts_mclaren.jpg
Simon Roberts
Director de operaciones
Noticias sobre McLaren
norris-mclaren-barcelona-soymotor.jpg
F1

Norris prepara 2023 con un test en Barcelona con el MCL35M

Lando Norris ha iniciado su pretemporada en Barcelona, con un test privado con el MCL35M en forma de preparación para la primera carrera del año en Baréin. El joven británico ha acumulado sus primeras vueltas del año a los mandos de un Fórmula 1, pero eso sí, con el coche de hace dos años, pues así lo señala la normativa para este tipo de pruebas privadas.

0
01 Feb 2023 - 19:33
Fotos de McLaren
Te puede interesar
¿Qué equipos pueden entrar en Fórmula 1 en 2025?
F1

¿Qué equipos pueden entrar en Fórmula 1 en 2025?

La FIA ha hecho oficial que abre el proceso de presentación de solicitudes de nuevos equipos en Fórmula 1. Las candidaturas se someterán a una rigurosa evaluación y los elegidos podrán entrar al 'Gran Circo' a partir de 2025. Pero ¿qué equipos están interesados en llegar a Fórmula 1?

0
02 Feb 2023 - 15:58