GP España F1 2021
vídeo

Skoda 1100 OHC: 60 años de un deportivo único

El Skoda 1100 OHC es uno de los principales hitos de la marca en sus 116 años de historia en los deportes de motor

Chasis tubular ligero, 85 caballos de potencia y una velocidad máxima de 200 kilómetros/hora

AmpliarSkoda 1100 OHC - SoyMotor.comEl precioso Skoda 1100 OHC cumple 60 años

Hay vehículos legendarios que todos tenemos en mente y que sería inútil –y extenso– enumerar. Pero cuando se escarba en la historia del automovilismo, florecen modelos de una belleza y rendimiento muy interesantes que no muchos recuerdan. Éste, que ahora cumple 60 años, es uno de esos ejemplos: el Skoda 1000 OHC.

El Skoda 1000 OHC fue un deportivo biplaza spyder, con la designación interna de Type 968, del que únicamente se fabricaron dos unidades. A simple vista puede parecer el reflejo de algunos de los mejores coches de finales de los años 50, pero Skoda fue muy refinada en el desarrollo tecnológico de este vehículo, uno de los cuales se encuentra expuesto en el Museo de ŠKODA en Mladá Boleslav.

skoda_1100_ohc_-_soymotor_3.jpg

El desarrollo del modelo comenzó durante la primavera de 1956 como una derivación del 1101 y sucesor del Skoda Sport. Equipado con un motor de cuatro cilindros en línea y 1098 centímetros cúbicos en disposición delantera longitudinal –la habitual en los deportivos de gran turismo de la época– entregaba 92 caballos a 7.700 revoluciones por minuto. Pero este era sólo motor.

Porque su estética era impecable. El 1000 OHC era un modelo muy bajo –sólo 964 milímetros de altura– y largo, lo que le confería un aspecto muy plano. La aerodinámica no se dejó al azar, y sus formas respondían a un fin: cortar el aire con precisión. De hecho, los primeros prototipos contaban con faros retráctiles, pero se acabó optando por integrarlos en la carrocería, con las clásicas carcasas de plexiglás. Unido a ello, un peso contenido de 550 kilogramos gracias al uso de plástico, fibra de vidrio y aluminio en la carrocería, lo que desembocó en un coche muy interesante para competir en carreras de gran turismo y resistencia. Un cóctel perfecto para alcanzar 200 kilómetros/hora con mucho brío.

skoda_1100_ohc_-_soymotor_4.jpg

Y es que el 1100 OHC no derivaba de la serie como el Sport, que usaba el pesado chasis del 1101. En este caso, Skoda puso en práctica la mejor orfebrería de carreras para crear un chasis tubular enrejado de muy poco peso. Además, trabajó en el reparto de pesos y logró que fuese del 49’7-50’3, esto es, la relación casi perfecta. Una caja de cambios de cinco velocidades, las suspensiones trapezoidales del eje delantero, y un eje oscilante con brazos de remolque en la trasera, hacían de este Skoda un coche con tecnología de vanguardia para su época.

Y cuando uno crea un automóvil pensando sólo en la competición, normalmente revierte resultados positivos. El Skoda hizo honor a sus diseñadores y trabajadores, y en su primera aparición, venció. Fue en junio de 1958, precisamente en el circuito de Mladá Boleslav, donde se ubica hoy el Museo, con el piloto de fábrica Miroslav Fousek a los mandos. Y también se lograron otras victorias.

skoda_1100_ohc_-_soymotor_5.jpg

Pero la política lo estropeó todo. Los Skoda sólo podían competir en países socialistas, de modo que no pudo estirar sus músculos en circuitos de renombre mundial, frente a sus iguales, y contra pilotos de gran envergadura. Ese detalle no empobrece la calidad del coche, ni su potencial. El 1100 OHC era, y es, un gran coche de carreras, del que en 1959 se fabricaron otros dos modelos coupé, con carrocería de aluminio, y un peso de 618 kilogramos pese a añadir el techo. Por desgracia, ambos sufrieron graves daños en accidentes de carretera, y no queda ninguno, aunque los restauradores de la marca trabajan en devolver a la vida uno de los coupés sobre la base del chasis y transmisión original.

skoda_1100_ohc_-_soymotor_6.jpg

Uno de los 1100 OHC se encuentra en el Museo de Skoda. "El Škoda 1100 OHC es un excelente ejemplo de ingeniería y fabricación checa", según Andrea Frydlová, Directora del Museo de Skoda, "El coche es uno de los grandes hitos de los 116 años de historia de Skoda en los deportes de motor". El otro es propiedad del importador británico de la marca. La rareza de estos coches hacen que suelan ser protagonistas en eventos de clásicos, donde por fin puede compartir la pista con sus rivales de época, algo de lo que fueron privados. Lo que nadie les quitará nunca es la belleza y el carácter deportivo que atesoran en su interior.

skoda_1100_ohc_-_soymotor_2.jpg

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de Oldriver

Precioso.

  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP