SEGURIDAD

Muere Bill Simpson, pionero en seguridad en las carreras

En su trayectoria como piloto se dio cuenta de que su misión era mejorar la seguridad

Levantó desde cero una compañía de productos de seguridad revolucionarios

Gracias a su trabajo, se salvaron muchas vidas en los circuitos

AmpliarMuere Bill Simpson, pionero en seguridad en las carreras - SoyMotor.comBill Simpson

Bill Simpson, pionero en el mundo de la seguridad de los deportes de motor, ha muerto a los 79 años tras sufrir un derrame cerebral. Un piloto de orígenes humildes, con un carácter particular, que dedicó su vida a reducir la tasa de fallecimientos en los circuitos.

En su faceta de piloto, corrió en sports car, fórmulas e IndyCar, pero en 1977 se dio cuenta, durante unos entrenamientos de Indianápolis, que lo más importante para él era trabajar para hacer las carreras más seguras. 

Bill Simpson comenzó a preocuparse de la seguridad desde su garaje y construyó un imperio que ayudó a reducir las muertes en los deportes de motor. El estadounidense comenzó a correr en drag races a finales de los años 50 y se rompió ambos brazos cuando tenía sólo 18 años. Eso le llevó a pensar en la idea de colocar un paracaídas tras el coche para reducir su velocidad, una solución que decidió 'comprarle' la NHRA poco después.

En los años 60 el astronauta Pete Conrad le hizo descubrir el Nomex, un innovador material resistente al fuego. Para él fue toda una revolución, ya que eran días en los que muchos pilotos de IndyCar, Nascar y Fórmula 1 perdían sus vidas cuando a sus coches los envolvían las llamas, por la falta de una protección adecuada.

Entonces Simpson empezó a producir monos de Nomex sin parar, de tal forma que en 1967 30 de los 33 pilotos de la parrilla de IndyCar ya los llevaban.

Una característica que definía a Simpson era su actitud combativa, sobre todo en su lucha por los avances en seguridad. De hecho, enfadó al USAC, el organismo regulador de las carreras estadounidenses, cuando se prendió fuego a sí mismo, en Indianápolis, para demostrar la efectividad de su último mono.

Después pasó a trabajar en guantes, botas, cinturones y cascos y sus productos y enseñanzas llegaron a todo el mundo y fueron adoptados en IndyCar, Nascar e incluso en Fórmula 1.

En 2001 sufrió uno de sus golpes vitales con la muerte de su amigo Dale Earnhardt en un accidente en Daytona. La Nascar culpó a los cinturones de Simpson del fallecimiento de su mayor estrella y Bill dejó su propia compañía, pero el caso no terminó ahí, ya que Simpson demandó a la categoría por difamación y se dice que ganó.

"Poca gente sabe esto, pero Bill era un huérfano que no tenía nada y convirtió su vida en algo especial. Hizo tanto y salvó tantas vidas. Es la típica historia del pobre que se vuelve rico, pero tenía un gran corazón y se preocupaba de la gente. No tenía mucho tacto y tuvimos nuestras diferencias, pero era un tipo que me encantaba", cuenta la leyenda de las drag races Don 'The Snake' Prudhomme, uno de sus mejores amigos.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP