CURIOSIDAD

Mini eléctrico o cuando pasado legendario y futuro tecnológico se dan la mano

AmpliarMini eléctrico o cuándo pasado legendario y futuro tecnológico se dan la mano - SoyMotor.comMini eléctrico o cuándo pasado legendario y futuro tecnológico se dan la mano

En el país de los 'coches gigantes', el reino de los 'pick up', el Mini eléctrico parecía casi una hormiguita. No, no se trata del futuro Mini eléctrico que la marca comercializará a partir del próximo año, sino del auténtico Mini, el de toda vida, aquel que por su tamaño se llamó 'la pastilla de jabón' que asombró al mundo por su practicidad, sus pequeñas dimensiones, sus prestaciones y también por sus hazañas deportivas de las versiones modificadas por Cooper Garaje, por John Cooper, el que también fue constructor de coches de F1.

Este Mini eléctrico quiere llamar la atención únicamente sobre el inminente lanzamiento de la versión totalmente eléctrica del Mini, que tendrá lugar el próximo año y que presumiblemente compartirá mecánicas con el BMW i3 o un futuro i2.

El Mini Cooper S se convirtió en referencia de deportividad. Ganaba en circuitos las carreras de turismos y también en rallies. Los pilotos que corrían con él fueron legión, incluso aquí tuvimos grandes preparadores de Mini: Miguel Brunells y Simon Molins, de Movi; también Antonio Albacete padre, a través de Mepre.

El modelo de New York era uno de esos Mini Cooper de entonces, con la estética calcada de los Mini que dominaron en los rallies en los 60, de los que ganaron el Montecarlo en 1964 y 1965, tras haber sido excluidos en 1963 por un pretexto futil: las lámparas halógenas que usaron en sus faros de serie no estaban homologadas.

Mini ha rendido así homenaje a su glorioso pasado y a la vez ha querido unirlo con el que espera será un gran futuro, la tracción eléctrica.

Hoy, el Mini Classic ya no se vende, dejó de fabricarse en el año 2000 por las normas sobre seguridad y emisiones, pero David Brown se encarga de restaurar los viejos modelos bajo pedido; si el cliente no tiene uno, Brown se encarga de encontrarlo.

mini-ev-10.jpg

El Mini nos hizo soñar a muchos cuando éramos jóvenes. Incluso aquí cuando fue fabricado en Pamplona por Authi, donde ahora está la fábrica de los Volkswagen Polo. Sus dos colores clave, rojo y 'British Racing Green', con techo blanco…. Y si además llevaba dos anchas bandas blancas laterales en el capó, Racing total…. que aderezábamos con llantas Minilite de aluminio, una gran novedad en la época, y un volante Momo o Nardi, además de faros antiniebla. ¡Y no había quien nos tosiera!

Muchos se preguntarán cómo Mini fue a parar a manos de BMW y por qué ésta ha mantenido las líneas básicas del modelo, pero a escala 'agigantada'.  La historia oficial es una, pero la real bien pudiera ser algo distinta. BMC-British Leyland estaba al borde de la quiebra, sus modelos se habían quedado obsoletos en muchos aspectos y eran considerados como excesivamente 'british' en los mercados europeos.

Bern Pitschraider, el entonces máximo directivo de BMW, decidió comprar el grupo británico. La razón oficial es que BMW soñaba con tener una marca 'económica' que ampliara la base de sus clientes. Pero algunos sospechan a Pitschraider sólo le interesaba Mini por una razón sentimental: su tío abuelo, al que se sentía muy unido, era el creador del Mini: Sir Alec Issigonis, uno de los últimos grandes arquitectos del mundo de la automoción.

El Mini aportó mucho al mercado; sus pequeñas dimensiones con una habitabilidad excepcional para su tamaño, el motor transversal de pequeña cilindrada con la caja de cambios bajo el mismo para ganar espacio o la tracción delantera.

Obviamente, cuando Pitschraider compró el grupo británico, encargó un nuevo Mini, pero tuvo muy presente una cosa: sus líneas debían estar directamente inspiradas en el original, nada siquiera de entroncarlo con el Mini Metro, el 'fallido' sustituto que el grupo británico había lanzado pocos años antes.

Las dimensiones crecieron, tanto por las nuevas exigencias de confort como de seguridad, pero las líneas maestras del estilo permanecieron y también la filosofía de motor delantero transversal y tracción delantera muy alejado de lo que eran los BMW, absolutamente tracción posterior. En cuanto pudo, segregó Mini de lo que eran Rover, MG y otras marcas. Éstas fueron un fiasco y se vendieron pronto; muy cerca estuvieron de comprometer la salud financiera de BMW.

mini-ev-15.jpg

Pero Mini no sólo permaneció, sino que se consolidó y ha crecido en oferta, aunque en realidad han sido variaciones sobre el modelo para adaptarlo a las exigencias del mercado. Por ejemplo, las versiones cinco puertas, Countryman, Clubman, pero también Coupé y Cabrio, además de motorizaciones deportivas, las que distintigue a los Cooper y John Cooper Works. Incluso hubo un Mini WRC en el Mundial de Rallies –Dani Sordo le dio sus mejores resultados– aunque fue efímero.

No, no crean que éste ha sido el primer Mini eléctrico. Los hombres de la marca ya presentaron un Mini E en 2009. Era un modelo con gran potencia –204 caballos–, aunque su velocidad máxima estaba limitada a 95 millas/hora –153 kilómetros/hora– y también su aceleración, de forma que de 0 a 100 empleaba ocho segundos. Gracias a eso y a sus más de 250 kilos de baterías de ion-litio, que se comían toda la zona destinada a las plazas posteriores, podía tener una autonomía que superaba los 1.000 kilómetros. Y también existe una fórmula eléctrica en el Mini Cooper SE.

Quien suscribe estas líneas tuvo ocasión de conducir un Mini E en 2007 durante el Salón de Barcelona. A pesar de dar un breve paseo urbano, ya me pareció que, consideraciones de espacio interno aparte, era una vía interesante. Y lo mejor fue que ¡se comercializó! Pero no se trató de una comercialización normal, sino de 500 ejemplares que se ofrecieron en diferentes mercados a algunos clientes específicos para obtener información sobre el uso real de un automóvil eléctrico.

Incluso hubo una versión Race que en manos de Leopold de Baviera, quien marcó el primer récord eléctrico que conozco en el Nordschlife, el infierno verde, Nurburgring, al bajar de los diez minutos.

Ahora, una década larga después, el futuro Mini eléctrico está ya casi listo. Tendremos que esperar al Salón de Frankfurt, pero de momento en New York, ya hemos tenido un caramelo con el que soñar.

mini-electrico-race.jpg

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mini
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP