GP Estiria F1 2020
NOVEDAD

Mini Cooper SE 2020: eléctrico sin cambio de carácter

Tiene un motor de 184 caballos de potencia y 270 Newton metro de par

Las primeras unidades llegan el día 7 de marzo

AmpliarMini Cooper SE 2020: eléctrico sin cambio de carácter - SoyMotor.comEl Mini Cooper SE 2020 tiene un precio de salida en España de 33.950 euros

El Mini Cooper SE es la versión eléctrica del modelo. Cuenta con un motor de 184 caballos de potencia y una autonomía de 234 kilómetros que alcanza gracias a la presencia de una batería de 32,6 kilovatios hora. Está disponible a partir de 33.950 euros y las primeras unidades llegan a los concesionarios el 7 de marzo de 2020.

La ofensiva eléctrica del Grupo BMW para los próximos años tiene muchas aristas, entre ellas las que afectan a Mini. El primer modelo totalmente eléctrico de la marca es el Mini Cooper SE, un vehículo que traslada todo el carácter del fabricante a esta tecnología. Entre sus rivales se encuentran modelos como el Volkswagen ID.3 o, sobre todo, el Honda e.

El Mini Cooper SE no es el primer modelo electrificado de la firma. Ese honor corresponde al Mini Cooper SE Countryman ALL4, con tecnología híbrida enchufable a bordo. Además, en 2008 se presentó el Mini E, un prototipo que anticipaba los modelos que ahora llegan al mercado.

 

MINI COOPER SE: EXTERIOR

El nuevo Mini Cooper SE, cuyo centro de gravedad es 30 milimetros más bajo que el del Cooper S, se fabrica en la misma planta que las versiones térmicas, situada en Oxford. Se puede distinguir de éstas gracias a una parrilla delantera cerrada que además luce una línea amarilla, el mismo color dispuesto sobre las carcasas de los retrovisores, y un logotipo 'Mini Electric' en relieve. También incorpora faros led de serie.

Otra de las diferencias que presenta el Mini eléctrico es, lógicamente, la toma de carga, que se dispone exactamente en el mismo lugar que la boca del depósito del combustible de las versiones convencionales. Además, los bajos del coche están carenados, mientras que el alerón trasero es específico y está pensado para minimizar la resistencia al aire.

Las llantas, por su parte, son de 16 o 17 pulgadas con un diseño específico. Es especialmente llamativo el modelo asimétrico de 17 pulgadas que se incorpora de serie desde el tercero de los cuatro acabados disponibles. Éste, no obstante, requiere de la utilización de contrapesos a la hora de realizar el equilibrado de la dirección para que éste quede perfecto. Por ello, el Grupo BMW recomienda realizar esta operación siempre en sus talleres.

mini_cooper_se_2.jpg

 

MINI COOPER SE: INTERIOR

El interior del Mini Cooper SE destaca por la presencia de un cuadro de instrumentación digital con pantalla de 5,5 pulgadas, además de por una serie de indicadores específicos propios de los coches eléctricos, tales como la carga de la batería o el el consumo en kilovatios. También se puede observar información sobre el proceso de carga de la batería.

La disposición de todos los elementos es exacta a la de las versiones de combustión, lo que contribuye a mantener la esencia del coche a pesar de lo novedoso de su motor. No obstante, algunos mandos son específicos. Desde los que se sitúan debajo de los controles del climatizador se puede modificar el grado de retención cuando se levanta el pie del acelerador –hay dos niveles, el más alto seleccionado por defecto cuando se arranca– o el modo de conducción –hay cuatro diferentes–.

El maletero del Mini Cooper SE ofrece entre 211 y 731 litros de capacidad, cifras idénticas a las de las versiones térmicas. Para ello dispone las baterías bajo el suelo y se ha elevado la distancia respecto al piso 18 milímetros.

mini_cooper_se_3.jpg

 

MINI COOPER SE: EQUIPAMIENTO

El Mini Cooper SE recibe diferentes niveles de equipamiento en función de su acabado. En este sentido hay cuatro disponibles, llamados S, M, L y XL.

El acabado S, recibe de serie adaptador de carga rápida, servicios eDrive, sensor de lluvia, climatizador con contenidos ampliados, faros led y faros antiniebla led, servicios ConnectedDrive, preparación para Apple CarPlay, sistema de navegación Mini, asientos deportivos para conductor y copiloto, sintonizador DAB, dispositivo de alarma, volante deportivo de cuero multifuncional y superficies interiores Black Chequered.

El acabado M integra un paquete de retrovisores plegables y antideslumbramiento, calefacción de los asientos delanteros, control de distancia de aparcamiento trasero, cámara de marcha atrás, Driving Assistant y un estilo interior rematado en negro. Adicionalmente, sustituye la tapicería, llantas y superficies interiores por llantas de 17 pulgadas, una combinación de tela y Sensatec en negro carbono y una superficie interior en negro Piano Black.

El acabado L recibe un sistema de altavoces HiFi Harman/Kardon, asistente de aparcamiento, un Head-Up display para facilitar la conducción y sistema de telefonía con carga inalámbrica. Se unen a todo esto llantas de 17 pulgadas, faros led autoadaptables, superficie interior iluminada, estilo interior Electric, control de distancia de aparcamiento delantero y trasero.

El acabado XL recibe además un techo de cristal panorámico, llantas de 17 pulgadas, estilo interior Mini Yours, volante deportivo y un estilo interior Piano Black iluminado con detalles en piel.

mini_cooper_se_4.jpg

 

MINI COOPER SE: MECÁNICA

El motor del Mini Cooper SE tiene una potencia de 135 kilovatios, cuyo equivalente son 184 caballos, y un par máximo de 270 Newton metro. A él se acopla una transmisión de una velocidad que envía la potencia al tren delantero. La batería, por su parte, es de 32,6 kilovatios hora de capacidad, y gracias a ella se calcula una autonomía máxima de 234 kilómetros según el nuevo protocolo de homologación WLTP. El consumo teórico es de entre 13,2 y 15 kilovatios hora cada 100 kilómetros.

Las prestaciones del Mini Cooper SE anuncian una aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora en 7,3 segundos, mientras que la velocidad máxima es de 150 kilómetros/hora. Por su parte, el peso total del conjunto apenas supera en 145 kilos el del Mini 3 puertas de combustión con cambio automático para llegar a un total de 1.365.

Respecto a la carga de la batería se puede realizar en un enchufe casero, a través de una Wallbox, en un punto de recarga público o en una toma de carga rápida de hasta 50 kilovatios. En esta última, el Mini Cooper SE es capaz de recuperar el 80% de la capacidad de su batería en apenas 35 minutos. Para alcanzar el 100% de la carga con este sistema se requiere 1,4 horas. Con una toma de 11 kilovatios hay que cargar el vehículo durante 3,5 horas para alcanzar la máxima autonomía, mientras que si se utiliza una toma de 7,4 kilovatios este tiempo aumenta hasta 4,2 horas.

El Mini Cooper SE ofrece dos niveles de recuperación de energía. Por defecto aparece seleccionado el más agresivo, que permite conducir con un solo pedal al activar el freno automáticamente cuando se levanta el pie del acelerador. El segundo también retiene ligeramente el coche al levantar, pero requiere el uso del segundo pedal para detener el coche. Por su parte, el eje trasero es independiente y la dirección electromecánica, mientras que los modos de conducción son cuatro: Mid, Sport, Green y Green+.

Mini ha recalibrado el sistema DSC para adaptarlo a las necesidades del motor eléctrico y su entrega de par instantánea. El objetivo principal ha sido evitar pérdidas de tracción aún cuando se pisa con contundencia el acelerador.

mini_cooper_se_1.jpg

 

MINI COOPER SE: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Si hay que definir lo que uno siente antes de ponerse al volante del Mini Cooper SE con una palabra, ésta es curiosidad. Todos los eléctricos la levantan por el mero hecho de ser una tecnología aún novedosa en el mercado, pero en este caso más aún por la promesa de Mini de haber construido un coche que mantiene el carácter de sus hermanos de combustión. Uno está obligado a ser en principio escéptico debido a todos los cambios que implica un vehículo eléctrico, lo que acaba por obligarme a felicitar al fabricante por el resultado obtenido. El Mini eléctrico es todo un Mini.

Estéticamente el coche presenta suficientes matices como para diferenciarse del resto de sus hermanos pero sin perder por ello su esencia. Es para mi uno de los puntos fuertes del Mini Cooper SE. La mayoría de los eléctricos que llegan actualmente al mercado lo hacen con una imagen claramente diferenciada del resto de unidades del fabricante en cuestión. No es el caso, tampoco en el interior. Cualquiera que se haya montado en un Mini sentirá todo familiar. Eso sí, alguna pega tiene. Por ejemplo, la pantalla digital que hace las veces de cuadro de mandos sufre ciertos reflejos cuando el sol entra en el habitáculo desde algunos ángulos, lo que impide una correcta visibilidad.

Llega la hora de ponerse en marcha, y por tanto de aprender a conducir. O reaprender, mejor dicho. Cualquiera que coja un coche eléctrico por primera vez tiene que resetear la mente. La suavidad y la anticipación son claves para sacar el máximo provecho de un vehículo así en términos de autonomía y consumo de energía. Además, el Mini Cooper SE activa por defecto el sistema de retención máximo durante las deceleraciones, lo que permite conducir con un solo pedal. Cuando se suelta el acelerador el coche frena solo con cierta contundencia. Es un modo de conducción ideal para ciudad. Eso sí, hay que acostumbrarse a él lograr que el coche se detenga en la distancia deseada.

Cuando uno sale a carretera abierta conviene activar el modo de recuperación menos agresivo. Éste sólo retiene como lo haría un coche de combustión al dejar de pisar el acelerador, pero en ningún caso avanza 'a vela'. El uso del freno es, por tanto, necesario. Mini se ha decantado por algo así para lograr que la batería alargue su vida entre cargas lo más posible, pero lo cierto es que en la práctica hubiese sido necesario un modo que dejase correr el coche del todo al dejar de pisar el pedal derecho. ¿Por qué? Durante la prueba realizada durante la presentación del coche pude ver por el retrovisor a dos conductores diferentes enfadados conmigo en el tramo de autopista que recorrí. ¿La razón? Al levantar el pie del acelerador el coche frena, aunque sea poco, lo que en cierto modo confunde a quien te sigue.

mini_cooper_se_2_1.jpg

 

El rendimiento del motor del Mini Cooper SE es perfecto. Más allá de la conducción eficiente que hay que realizar para superar los 200 kilómetros de autonomía –para ello hay que usar los modos de conducción más eficientes, puesto que el Sport reduce significativamente la cifra teórica–, los 184 caballos de potencia que anuncia entran con todo su poderío desde el principio si apretamos con contundencia el pedal del acelerador. Es posible divertirse, y mucho, con el Mini eléctrico. La aceleración, como es habitual en este tipo de vehículos, es superlativa en los primeros metros. Gran trabajo, por cierto, el realizado por Mini con el DSC. A pesar de esta fuerza que es capaz de desplegar, el tren delantero no sufrió una sola pérdida de tracción durante los kilómetros recorridos. Que no supere los 150 kilómetros/hora de velocidad punta no es ningún problema, puesto que se trata de un coche pensado principalmente para el tráfico urbano que además sea capaz de salir a la carretera de forma esporádica. Ahí no se necesita mucho más.

En cuanto al consumo de energía del motor, es pronto para emitir un juicio de valor definitivo. Nuestra prueba no alcanzó los 50 kilómetros, el 70% de ellos por zonas urbanas, pero hay que reconocer que, sin esforzarnos especialmente en realizar una conducción eficiente, los 15,8 kilovatios hora cada 100 kilómetros que marcó el ordenador de a bordo son prometedores.

Por último hay que destacar el comportamiento dinámico del Mini Cooper SE. Lo mejor que se puede decir de él es lo apuntado al principio. Es todo un Mini. Más allá de las peculiaridades de su motor, este coche destaca por lo mismo que las versiones de combustión. Tacto directo de la dirección, agilidad a raudales y una suspensión firme sin llegar a ser incómoda. Incluso aunque uno enlace curvas en una carretera de montaña todo esto se mantiene, y es que los kilos extra de esta versión apenas se dejan notar, algo que habla muy bien del trabajo realizado por los ingenieros de la marca.

 

MINI COOPER SE: PRECIO

El Mini Cooper SE parte de 33.950 euros en su acabado S, de 36.500 euros en el acabado M, de 39.000 euros en el acabado L y de 41.000 euros en el acabado XL. La llegada a los concesionarios del coche está prevista para el 7 de marzo.

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
02/03/2020 Asistimos a la presentación nacional del Cooper SE en Madrid.
25/10/2019 Mini revela los primeros detalles e imágenes del nuevo Cooper SE.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mini
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP