PRIMERA PRUEBA

Lamborghini Huracán EVO RWD: propulsión a las emociones

Equipa un motor V10 de 5.2 litros con 610 caballos de potencia

Es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en 3,3 segundos

AmpliarLamborghini Huracán EVO RWD: propulsión a las emociones - SoyMotor.comEl Lamborghini Huracán EVO RWD alcanza 325 kilómetros/hora de velocidad punta

El Lamborghini Huracán EVO RWD es la versión de propulsión del modelo italiano, que desarrolla 610 caballos de potencia y es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en 3,3 segundos.

Actualizado en 2020 para reemplazar al hasta entonces denominado Huracán LP 580-2, el Lamborghini Huracán EVO RWD es la variante de propulsión del Huracán EVO, que a su vez reemplaza al Huracán LP 610-4.

Esta versión de propuslión está también disponible con carrocería Spyder.

Por tamaño se puede considerar rival de modelos como el Ferrari F8 Tributo o el McLaren 600 LT, aunque cada uno tiene peculiaridades que le hacen suficientemente diferente de los otros. Lamborghini define al Huracán EVO RWD como un coche preparado para que el conductor siga sus instintos sin pretender batir récords de velocidad o rendimiento. Es algo que hemos podido comprobar de primera mano durante nuestra prueba del coche. Los detalles acerca de esto se encuentran en el apartado de impresiones de conducción.

 

LAMBORGHINI HURACÁN EVO RWD: EXTERIOR

El Lamborghini Huracán EVO RWD es un superderportivo de 4,52 metros de largo, 1,93 metros de ancho y 1,17 metros de alto. Su distancia entre ejes es de 2,62 metros.

Estéticamente esta versión y la de tracción total son prácticamente idénticas. Tan sólo existen una serie de detalles que las distinguen. El primero está en el frontal, que es algo más simple en el Huracán RWD al carecer de unos apéndices aerodinámicos en los lados del morro.

El difusor trasero también es diferente, ya que en la versión de propulsión presenta lamas de diferente tamaño y en la de tracción total son todas iguales. Lo que no cambia es la presencia de las dos salidas de escape sobre el difusor y una luna trasera a través de la cual asoma el motor.

Las llantas de serie son de 19 pulgadas, mientras que en la variante de tracción total son de 20.

lamborghini_huracan_evo_rwd_6.jpg

lamborghini_huracan_evo_rwd_7.jpg

 

LAMBORGHINI HURACÁN EVO RWD: INTERIOR

El habitáculo del Lamborghini Huracán EVO RWD tiene capacidad para dos pasajeros, ambos sentados en unos bacquets que permiten regular su distancia al volante y su ángulo de inclinación. Son duros y aportan un gran agarre, pero el paso de los kilómetros hace mella en la espalda por su dureza.

El cuadro de mandos es digital de 12,3 pulgadas y cambia en función del modo de conducción elegido. La pantalla multimedia, por su parte, se encuentra en una posición bastante baja y es de 8,4 pulgadas. Permite controlar multitud de funciones y es compatible con Apple CarPlay.

El volante es de cuero y tiene bastantes controles. Unos son los intermitentes, situados en el radio izquierdo. Es una solución a la que cuesta acostumbrarse. El radio inferior tiene el selector de modos de conducción.

Las levas del cambio están ancladas a la columna de la dirección y, lógicamente, no se mueven solidariamente con el volante.

En la parte central del salpicadero hay diferentes controles físicos, como el que permite subir o bajar las ventanillas. También se activa desde aquí el sistema que permite elevar el morro ante la presencia de cualquier bache o badén o el que desconecta el control de estabilidad.

Bajo la pantalla multimedia se encuentra el botón de arranque.

Los materiales son en general de muy alta calidad. Tan sólo choca la presencia de algún plástico duro que, no obstante, resulta agradable al tacto.

El maletero es prácticamente testimonial con 100 litros de capacidad.

lamborghini_huracan_evo_rwd_10.jpg

lamborghini_huracan_evo_rwd_11.jpg

 

LAMBORGHINI HURACÁN EVO RWD: MECÁNICA

El Lamborghini Huracán EVO RWD tiene un motor V10 atmosférico de 5.2 litros con 610 caballos de potencia, 30 menos que la versión de tracción total. El par máximo es de 560 Newton metro.

La caja de cambios es automática de doble embrague con siete velocidades y envía toda la potencia al tren trasero.

El peso de esta variante es 33 kilos inferior a la de tracción total. También cambia el reparto de pesos, que en el caso del RWD es de 40/60 y en el de tracción total de 43/57.

La aceleración de 0 a 100 kilómetros/hora la completa en 3,3 segundos, mientras que su velocidad punta es de 325 kilómetros/hora.

Existe un mando llamado ANIMA –Adaptive Network Intelligent Management– que es el que permite elegir entre los tres modos de conducción predefinidos. Son el Strada, el Sport y el Corsa. Cada uno de ellos influye sobre la respuesta del motor, la de la caja de cambios, en la dirección, en el sonido que emana por los escapes y en la dureza de la suspensión.

De serie esta versión del Huracán cuenta con unos frenos de fundición de hierro con pinzas delanteras de ocho pistones. Se pueden incorporar como opción los que lleva sin coste extra la versión de cuatro ruedas motrices, que son carbocerámicos con pinzas delanteras de seis pistones.

lamborghini_huracan_evo_rwd_4.jpg

lamborghini_huracan_evo_rwd_5.jpg

 

LAMBORGHINI HURACÁN EVO RWD: IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Un Lamborghini, cualquiera, no es un coche para todos los públicos. Y no ya por su rendimiento, sino por esa particular y muy agresiva estética que le aporta tantos seguidores como detractores. No obstante, si uno supera esa primera impresión de vehículo transgresor, se da cuenta de que todas y cada una de las aristas de la carrocería están ahí por algo. Es el caso del Huracán EVO RWD que hemos probado, el mismo que, pese a no ser una novedad rutilante, encandila como el primer día.

Sentarse en el habitáculo es todo un reto, pues el espacio no abunda. Es algo intrínseco a todos los superdeportivos y no una crítica. El que compra este coche ha de saber a qué atenerse. El asiento tipo bacquet que tienen tanto el conductor como el copiloto es duro pero totalmente efectivo cuando el ritmo aumenta. Además presenta la opción de variar su inclinación, que ya es bastante en una butaca de este estilo.

Son muchos los mandos a disposición del que conduce, tanto en el volante como en el salpicadero. Pero que nadie se asuste, bastarán unos pocos kilómetros para familiarizarse con todos ellos. Tan sólo se resisten los intermitentes, colocados en uno de los radios del volante. Pasaba algo similar en el Ferrari F8 Spider que probamos hace unos meses y no, no es sencillo habituarse cuando uno suele conducir coches más terrenales.

Tras el volante aparecen unas levas de generoso tamaño que están ancladas a la columna de la dirección. Su diseño es igual de agresivo que el exterior del coche. Tanto que el contacto con nuestros dedos se da en una de las aristas. No parece la mejor solución, pero hay que reconocer que después de poco más de una hora al volante no hemos notado ningún dolor ni síntoma de cansancio. Podrían, eso sí, ser un poco más largas en su parte inferior, ya que hay momentos en los que se tiene que aumentar o reducir marcha en pleno apoyo y, directamente, no hay leva. Siempre y cuando se lleve el modo manual activado, claro.

Con lo de las levas nos hemos adelantado, y es que es algo que se nota lógicamente cuando uno va en marcha. Para hacerlo hay que arrancar, claro está. Y lo nombramos porque es toda una experiencia. Basta con pulsar el botón correspondiente para que el V10 ubicado tras los asientos brame por primera vez. Los pelos se ponen como escarpias y uno empieza a saber lo que le espera. Se confirma nada más echar a andar. El nivel de decibelios que se perciben desde el interior es muchísimo mayor que en el mencionado F8 Spider. Y eso, en un coche así, es imprescindible.

Lo mejor de esto es que el sonido del motor puede ser aún más contundente si se activan los modos de conducción Sport y Corsa. Y no sólo eso, sino que también se modifica el comportamiento del coche hasta convertirlo en verdaderamente radical. Aunque ojo, le falta un paso para ser un 'coche de carreras con matrícula' como sucede con el F8 Spider. El Huracán EVO RWD ocupa el lugar más extremo posible para un coche de calle.

En cuestión de sensaciones es claramente el modo Corsa el que más aporta. No tanto con el motor, que es rabioso en cualquier caso –hay diferencias entre modos, pero no muy perceptibles salvo que se vaya al máximo–, como con el cambio. La transmisión, siempre rápida y efectiva, se vuelve incluso violenta a la hora de subir marchas, ya que provoca el movimiento involuntario de la cabeza. ¿Es incómodo con el paso de los kilómetros? Seguramente. Pero para los que entienden el mundo de las cuatro ruedas desde el prisma de la pasión resulta una gozada.

Del comportamiento del motor en sí hay que alabar su buen rendimiento en todo el rango de revoluciones. No obstante, hay que hacer que suba considerablemente para que muestre su verdadero carácter. Corre mucho, muchísimo. Y acelera de forma fugaz. Pero lo hace progresivamente, como un buen motor atmosférico, lo que permite que sus reacciones sean muy previsibles. Resulta 'casi sencillo' domar los 610 caballos que tiene. Y en esto tiene mucha culpa la gran capacidad de tracción que ofrece el Huracán. Hay que cometer un error muy grande a la hora de dar gas para perder la trasera.

El tacto de la dirección es uno de los elementos que definen a este vehículo como algo extremo pero sin llegar al mundo de la competición. Pesa, es precisa y, desde luego, muy agradable de manejar, pero no llega al nivel de reactividad que tenía la del F8 Spider. ¿Mejor, peor? Depende de lo que uno busque. Lo que no se puede negar es que su rendimiento es sobresaliente.

También obtiene una muy alta calificación la estabilidad general del Huracán. En frenada no se mueve nada, y desde luego que no influye para mal que el tacto del pedal de freno de nuevo se aleje del mundo de la competición. Sí, es firme, pero no demanda un exceso de fuerza al comenzar las deceleraciones para sacar lo mejor de él. Tampoco hemos apreciado problemas en ninguna de las fases de la curva. La entrada es precisa, el apoyo resulta constante sin que aparezca un ápice de subviraje o sobreviraje y de la salida ya hemos hablado. Y todo ello con una sensación desde el interior de dureza sin llegar hasta el extremo de lo incómodo, al menos en el modo de conducción Strada.

En definitiva, el Lamborghini Huracán EVO RWD puede que no sea el superdeportivo más rápido que existe, pero desde luego es uno que permite elevar las cotas de emoción de quien lo conduce al máximo. Sensaciones en estado puro. Y, recalcamos, un sonido tan contundente como placentero de escuchar que hay que apreciar detenidamente porque dentro de unos años será historia del automóvil.

lamborghini_huracan_evo_rwd_3.jpg

lamborghini_huracan_evo_rwd_9.jpg

 

LAMBORGHINI HURACÁN EVO RWD: PRECIO

El precio del Lamborghini Huracán EVO RWD en España parte de 216.444 euros.

 

REGISTRO DE ACTUALIZACIONES

Fecha Actualización
15/12/2021 Probamos el Lamborghini Huracán EVO RWD.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Lamborghini
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
4 comentarios
Imagen de Trompettel

#2 Punta tacón, en cual? si la mayoría desconectan el motor tan pronto pisas el freno.
Y las levas, ni punto comparación con un cambio en H.

  • 0
  • 0
Imagen de Yo-Ferrari

#2 En serio estás comparando un LAMBORGHINI con un Opel (Chevrolet americano)?

  • 0
  • 0
Imagen de titoturbos

muy bien pero el interior, es como tener un golf pero espacial .....no sé, pero siempre me dan una sensación de tomadura de pelo enorme¡¡¡¡.....son increíbles pero me sentiría timado.....son un poco como los corvette pero mucho más caros lo que te hace pensar que un zr1, es muy buena compra y encima estarán muy pero que muy parejos ( ahora con motor central aunque antes tampoco se quedaban mancos )....será que es mi coche preferido desde los 4 años allá por el 77 pero yo lo tendría claro aunque ese v10 tira muy mucho ( mi sonido preferido junto con el 5 cilindros de audi y v8 americano de alta cilindrada con cigüeñal plano)...los v12 también claro y son tremendos hoy en día( y más el del t50) pero ese es mi gusto ( quitando al mazda con motor rotativo que todos conocemos )....te debe de cansar mucho tanta leva y al final terminas hasta las narices porque es como tener una aspiradora que lo aspira todo..preferiria cambio manual de rejilla cómo el último r8 que hicieron en su momento y sistema de punta tacón que no viene nada mal ( para mi, es la fórmula mágica).....estar conectado con la maquina es mil veces mas gratificante que llegar unos segundos antes ........saludos

  • 0
  • 0
Imagen de Hellowis

Me parece perfecto que haya versiones para todos los gustos..

  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP