ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Isdera Commendatore: un sueño caído recuperado por la nostalgia

Un ingeniero alemán, ex de Mercedes y Porsche, creó la empresa

El Commendatore 112i fue su obra magna, pero se quedó en una sola unidad vendida

En febrero saldrá a subasta en París

AmpliarEl Isdera Commendatore 112i ha vuelto a su estado original - SoyMotor.comEl Isdera Commendatore ha vuelto a su estado original

Concebido por la visión de un ingeniero entusiasta, el Isdera Commendatore 112i fue un sueño cumplido efímero en el tiempo, pero que tenía todas las claves para convertirse en el deportivo más deseado de la década de los 90. No fue así y pasó prácticamente desapercibido, pero ahora que la nostalgia de lo pasado está en voga, puede que sea su momento de volver a brillar.

Eberhard Schulz es un brillante ingeniero alemán que trabajó tanto para Porsche como para Mercedes. De hecho, logró entrar en la primera de ellas al mostrar un vehículo funcional fabricado por él mismo con tan solo 31 años. En 1978, la firma de la estrella presentó el CW311, un prototipo casi de ensueño ideado por Schulz en sus ratos libres, que se iba a quedar en el tintero.

Ello no le gustó y, ni corto ni perezoso, salió a fundar su propia oficina de ingeniería en 1982 para Estilismo, Diseño y Carreras –en sus siglas en inglés, ''Styling, Design and Racing'', Isdera–.

En el Salón de Ginebra de 1983 ya mostró dos de sus creaciones, que calcaban la base de lo que había mostrado junto a Mercedes con el CW311, el Imperator. Sin embargo, esta vez iba acompañado de una versión Spider sin techo alguno, por lo que llegaba a los compradores acompañada de un par de cascos de uso obligatorio.

Sin embargo, su sueño aún quedaba algo lejos de hacerse realidad. Quería un auténtico coche de leyenda, un ganador de Le Mans, y, a comienzos de 1990 ya tenía los bocetos del que se denominaría como Commendatore, en honor al fallecido creador de la firma Ferrari, que nos había dejado en 1988.

commendatore-1993.jpg

Tenía claro que el modelo iba directo a atacar a los más de lo más en el mercado, por lo que la mecánica escogida fue un V12 de origen Mercedes. En el salón del automóvil de Frankfurt de 1991 mostró al mundo su intención de vender este modelo por un precio que al cambio actual sería de 450.000 euros. No obstante, con el avance del desarrollo se vio  que ese dinero no cubriría las pérdidas de fabricación.

Isdera contaba por ese entonces con 12 trabajadores y se dedicaba a financiarse vendiendo el modelo anteriormente mencionado y a ofrecer soluciones de ingeniería para empresas. En 1992 todo indicaba que el coche podía estar listo. Su motor V12 de 6,9 litros prometía nada menos que 548 caballos para un peso de poco más de 1.460 kilos, pero su precio de venta se había encarecido ya hasta los 800.000 euros al cambio actual. A su favor tenía la implementación de un chasis de altura regulable y aerodinámica activa, soluciones aún no vistas en carretera, únicamente en el prototipo del Mercedes C112 del año anterior.

Su puesta de largo se dio finalmente en el Salón de Frankfurt de 1993 y, ciertamente, llamó la atención del gran público. Se trataba de un coche largo –más de 4,8 metros– y contaba con apertura de puertas de ''ala de gaviota'' y un espejo retrovisor de tipo periscopio. La cubierta del motor, montado en posición central, también se abría en esta disposición. Isdera anunció dos variantes: una con 408 caballos y el mismo motor que el Clase S y otra con la de los 548. ¿Precios? Nada menos que 830.000 y 920.500 euros respectivamente.

commendatore-puertas.jpg

El equipo trabajó de manera ardua en el túnel de viento para asegurarse de que el vehículo no despegara a las altas velocidades que prometían –más de 360 kilómetros/hora–, con un magnífico resultado de 0,3 de Cx. Con estas credenciales, se planteó incluso la posibilidad de participar en las 24 Horas de Le Mans.

Por desgracia, los inversores japoneses se retiraron poco después debido al estallido de la burbuja económica de Japón y, con una inversión de seis millones de euros en el proyecto y las nóminas a pagar a los 12 empleados, la posibilidad de llevarlo a producción era inasumible. Tuvieron que pasar los años hasta que, en 1999, se vendió la primera unidad a un cliente suizo por un precio de 1.085.000 euros. Sin embargo, algunas cosas habían cambiado: Tanto el espejo retrovisor como las llantas BBS habían desaparecido y el motor se quedaba en 420 caballos.

Pero el tiempo había pasado, y los que a priori iban a ser sus marcas rivales como Bugatti o McLaren ya habían quedado atrás, se habían renovado e incluso se presentaban oponentes más modernos con su mismo motor, como el Pagani Zonda. El Commendatore ya era una reliquia del pasado cuando se vendió la primera unidad. La marca, no obstante, siguió con el desarrollo de sus actividades y, en 2016, el único ejemplar vendido volvió sus cuarteles generales para regresar a su estado original.

isdera-commendatore-112i-trasera.jpg

En estas condiciones, y con tan solo 10.500 kilómetros en su odómetro, es como se presenta a la subasta que RM Sotheby’s celebrará en París el próximo 13 de febrero. Se ofrecerá sin reserva, pero, ¿cuál es el precio de la nostalgia para quien surcó sus primeras carretera virtuales con este bólido en el mítico Need For Speed II?

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Blade Runner
Ya pero Isdera era un tanque, giraba menos que mi abuela
  • 0
  • 0
Imagen de MavRevs
Recuerdo que en los Need For Speed me encantaba ir al la selección de coches y escuchar los audios con las descripciones de los vehículos y la música siempre espectacular de fondo.
  • 2
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP