ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Audi Avus: el cohete de aluminio con corazón de madera

Fue presentado en el Salón de Tokio de 1991

Anunciaba un motor W12 con tres bancadas de cilindros y 509 caballos

EL prototipo se encuentra expuesto en el museo de Audi en Ingolstadt

AmpliarDestacaba por su carrocería de aluminio pulida - SoyMotor.comDestacaba por su carrocería de aluminio pulida

A finales de los años 80, Audi todavía no se había postulado enteramente como la marca Premium rival de Mercedes y BMW. Fue en este período cuando Ferdinand Piëch quiso darle esta identidad a la casa de los cuatro aros, en un camino que los llevó a la vanguardia de la técnica. Uno de sus primeros pasos, y tal vez el más provocativo, fue el de presentar un 'hypercar' de altos vuelos, tan radical… que ni siquiera se materializó al completo  

Antes de hacerse con los servicios de Bugatti y convertirla en la referencia de los hypercars que es hoy en día, el Grupo Volkswagen tenía unos planes parecidos para Audi. Y es que a finales de los 80, el grupo alemán con Ferdinand Piëch a los mandos, quiso dar a Audi el aura de marca premium y aspiracional que tiene a día de hoy.

Ya eran la referencia en el mundial de rallies con su innovadora tracción Quattro. Pero el camino no había hecho nada más que comenzar. El siguiente paso hacia el prestigio se dio en 1988 con la revelación del Audi V8, el buque insignia con motor de ocho cilindros que debía llevar a la marca un paso más allá.

Entrados ya en la nueva década, Audi decide reafirmar sus pretensiones presentando un concepto revolucionario y radical en todos los sentidos. El lugar sería el Salón de Tokio de 1991 y su nombre Avus, igual que el conocido circuito berlinés de alta velocidad de los años 30.

Su estampa no dejaba indiferente a nadie. A su aerodinámica carrocería en forma de gota de agua, había que añadir su deslumbrante terminación, en el puro sentido de la palabra. Sí, el coche estaba pulido –según algunos, a petición del propio Piëch a escasas horas de presentarse en el Salón– y dejaba ver al completo su composición entera de aluminio, en un atisbo de lo que Audi preparaba con el Space Frame para la temporada de 1993 con el nuevo A8. Era, además, un sentido homenaje a las Flechas Plateadas de comienzos de Siglo.

audiavus-frontal.jpg

UN MOTOR DEMASIADO BUENO PARA SER REAL

Sin embargo, lo más destacable de este modelo era su mecánica: nada menos que un W12 con seis litros de cilindrada. Se conformaba por tres bancadas de cuatro cilindros cada una espaciadas 60º entre ellas, con 60 válvulas en total, tres de admisión y dos de escape, y una potencia de en torno a 510 caballos. La potencia era gestionada por una caja manual de seis velocidades que la enviaba a las cuatro ruedas, como no podía ser de otra manera, mediante el sistema de tracción Quattro.

Todo ello suena muy bien incluso para nuestros estándares actuales… demasiado bien. Tanto, que esta mecánica jamás llegó a materializarse, pues el coche montaba en su lugar una maqueta a escala 1:1 fabricada en madera y plástico. Cifras como el contenido peso de 1.250 kilos o las prestaciones de 340 kilómetros/hora de velocidad punta y un 0–100 kilómetros/hora de tres segundos eran pura especulación.

El verdadero motor W12 del Grupo Volkswagen –que ahora equipan sobre todo los modelos más prestacionales del catálogo de Bentley– no llegaría hasta 2001 con el A8 6.0 W12 Quattro, aunque con una arquitectura diferente basada en el concepto del VR6, o de 'V' estrecha, en lugar de con tres bancadas de cilindros.

audiavus-lateral.jpg

El concepto era un 'digno rival', si se puede hablar en estos términos, del Mercedes C112, otro prototipo extremadamente tecnológico que sí logró llegar a ser al menos funcional. Comentar en este sentido que el Avus contaba con soluciones como dirección a las cuatro ruedas para mejorar la estabilidad a altas velocidades y la maniobrabilidad en ciudad o un cristal atérmico en el techo, entre otras funcionalidades que sí terminaron por llegar a los coches de calle.

El coche es muy especial para la marca, y así lo hace notar en el stand del Avus Quattro Concept del museo que la casa de los cuatro aros tiene en Ingolstadt, visitable, y que cuenta con otras joyas contemporáneas como el Quattro Spyder, merecedor sin duda de otra retrospectiva como ésta.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de Thorque
Interesante artículo, gracias.
  • 0
  • 0
Imagen de Lupito
Pero que preciosidad...
  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP