Alpine

Alpine es una marca de coches deportivos francés, propiedad del grupo Renault; y que en la actualidad comercializa un único modelo, el Alpine A110 en diferentes versiones. Esta es la reinterpretación moderna del clásico de los años 60.

También da nombre a los productos con un enfoque más deportivos de la marca gala, tras la desaparición de Renault Sport. La nueva denominación Esprit Alpine se ha estrenado en el recién llegado Renault Austral y se extenderá, en un futuro próximo, a otros modelos.

Además, desde el año 2020, es un equipo de carreras oficial de Fórmula 1 que sustituye al antiguo Renault F1 Team.

 

HISTORIA DE LA MARCA ALPINE

La marca Alpine nace en la década de los años 50 cuando Jean Rédélé, jefe de un taller en la ciudad francesa de Dieppe, empezó a conseguir un éxito considerable en competiciones automovilísticas en una Francia prácticamente arruinada tras la Segunda Guerra Mundial.

En 1955 decide construir un coche de carreras sobre la base de un Renault 4CV. Éste, que bautizó como Alpine A106, cosechó muy buenos resultados en las competiciones que disputaba en carreteras alpinas. Es así como nace su nombre Alpine, en referencia a ellas.

Aunque la plataforma era la del Renault 4 CV, el Alpine 106 no tenía mucho que ver; en parte por el trabajo de diseño exterior creado por Giovanni Michelotti. Éste fue también el encargado de realizar la variante descapotable, que fue presentada en el Salón del Automóvil de París de 1957.

Contaba con un motor de cuatro cilindros y 0.7 litros de cubicaje con lo que rendía 21, 30 ó 43 caballos, según especificaciones. Gracias a una construcción completamente en fibra de vidrio que paraba la báscula en apenas 530 kilogramos, el A106 era capaz de alcanzar los 153 kilómetros/hora de velocidad punta. Al final de su vida comercial se llegó a crear incluso una versión con 59 caballos y 0.9 litros de cilindrada. Finalmente la producción del A106 terminó en 1960.

El año 1957 fue también el momento elegido para presentar el segundo modelo de la marca. Se trataba de una berlinetta que volvía a estar basada en otro Renault, aunque en esta ocasión se trataba del Dauphine y que fue bautizada como A108. El éxito comercial llegó a partir de 1960, cuando la gama se completó con una versión descapotable y un cupé 2+2. Estaba disponible con dos motores, de 0.8 ó 0.9 litros y tres potencias diferentes: 37 caballos para la versión básica, 50 para la intermedia y 60 para el tope de gama. La producción del A108 terminó en 1965.

Cuatro años después, en 1961, será el turno de la llegada del Alpine A110, quizás el modelo más recordado y que el público guarda con más cariño. En líneas generales era una evolución del A108. La principal diferencia radicaba en la trasera, más ancha y que le permitía alojar motores más grandes. Estaba basado en el Renault 8, y fue diseñado, al igual que el descapotable, por Giovanni Michelotti. Tenía un peso en vacío de 544 kilogramos y unas medidas contenidas de 3,85 metros de largo, una anchura de 1,47 metros y 1,13 metros de alto.

Con el lanzamiento de este coche, Renault puso sus ojos en esta marca de deportivos que utilizaba sus coches como base.

Su producción se centró en Europa y América del Sur. En el viejo continente utilizaban la planta de Dieppe mientras que en España, gracias al acuerdo de producción bajo licencia, era FASA Renault, en Valladolid, quien creaba las unidades nacionales, con especificaciones concretas para el mercado patrio. En Brasil fue conocido como Willis Interlagos, debido a un acuerdo de la firma del rombo con la empresa Willis y Diesel Nacional. En Bulgaria existió una variante propia bautizada como Bulgaralpine.


ALPINE A310: EN BUSCA DEL GT FRANCÉS POR EXCELENCIA

Desde 1962, Alpine había producido el A110, una buena máquina de rallies  que, si bien merecía respeto por los logros deportivos conseguidos, resultaba demasiado exclusivo para asegurar un futuro comercial del pequeño fabricante. Y es que este modelo era demasiado espartano y exigente de conducir, además de tener un habitáculo muy pequeño.  Con todo ello en mente, Jean Rédélé sueña con un auténtico GT, cómodo y espacioso; con capacidad para cuatro pasajeros  y que poder usar a diario. Así nace el Alpine A310.

El A310 fue diseñado por Michel Beligond, que por aquel entonces formaba parte de la plantilla de Renault y había sido autor de los carteles de las 24 Horas de Le Mans. La línea general del modelo está inspirada en el prototipo encargado por Alpine a Carrozzeria Fissore en 1967, que salió del lápiz de Trevor Fiore. Finalmente, este proyecto saldrá a la calle de la mano de otro constructor en 1970, el Monteverdi Hai 450. Este último había sido influenciado además por el De Tomaso Mangusta, diseñado por Giorgietto Giugiaro para Ghia en noviembre de 1966.

Durante el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971, se presenta el Alpine A310 1600. Con una línea de carrocería que toma elementos de inspiración del Lamborghini Miura, o unas luces traseras del Renault 10; llama la atención su frontal, presidido por un total de ¡seis faros en posición horizontal!, que ocupan todo el ancho del coche. Éste tiene un confort mucho mayor que el A110, además de dos pequeños asientos traseros que le permiten llevar el calificativo de 2+2. Toma la distancia entre ejes exacta de sus predecesores, es decir, 2,27 metros, por lo que se encuentra en confrontación directa con el Porsche 911. Sin embargo, su comportamiento y el acabado del alemán hacen que el duelo se torne en desventaja para el francés.

Inicialmente estuvo propulsado por el motor de cuatro cilindros del A110 1600 S, que era el mismo que el Renault 16 TS. Rendía una potencia de 128 caballos –gracias a dos carburadores Weber 45 DCOE– y estaba asociado a un cambio de marchas de cinco relaciones del Renault 12 Gordini; todo ello colocado en posición central trasera. Su excesivo peso en relación a las prestaciones de su mecánica, hizo que recibiese muchas críticas. Esta situación empeoró cuando, en 1976 y con la idea de incrementar las ventas, sacaron al mercado la variante A310 SX, una versión de acceso. El motor de estas unidades apenas rendía 95 caballos y tenía un equipamiento.

Tres años antes, en 1973, Renault se convierte en accionista mayoritario y propietario, de facto, de Alpine. Esta maniobra le permitirá sortear la crisis del petróleo de aquel año, a costa de que el A310 se convirtió en el Alpine "no querido".

Habrá que esperar a 1976 para que el Alpine A310 reciba el propulsor que se merece. Eso sucede al tiempo que Robert Opron rediseña el coche y lo equipa con el motor V6 de 2.7 litros desarrollado conjuntamente por Peugeot, Renault y Volvo; y que incluso utilizó el Delorean DMC-12. Desarrollaba 150 caballos y podía alcanzar los 220 kilómetros/hora, una cifra mucho más acorde a un deportivo de estas características. Las ventas aumentaron a más del doble que las del predecesor de cuatro cilindros, pero luego disminuyeron a medida que la producción continuó sin actualizaciones. Su mejor año fue 1979, cuando consiguió colocar el mercado francés un total de 781 automóviles. En 1984, último año de producción de este modelo, Alpine no consiguió vender más de 500 unidades en el mercado francés, frente a los 1600 que Porsche colocó con su 911.

A partir del año modelo 1981, la suspensión trasera se compartió con el Renault 5 Turbo de motor central; y entre 1983 y 1984 se desarrollaría un "Pack GT" inspirado en las versiones de carreras del grupo 4; con pasos de rueda y alerones delanteros y traseros más grandes. Incluso salió a la venta una edición especial de 27 unidades, denominada Alpine A310 V6 Pack GT Kit Boulogne que incrementaba la cilindrada del motor V6 a 2.9 litros e instalaba carburadores triples Weber 42DCNF, para incrementar la potencia hasta los 193 caballos, con el que alcanzaba los 235 kilómetros/hora.


ALPINE GTA Y A610: RENAULT TOMA EL CONTROL

Con el Alpine A310 ya caduco, Renault decide lanzar al mercado, en 1985, un sucesor digno de su deportivo. Para ello encarga a la empresa Heuliez un rediseño completo que, además resolviese problemas presentes en su antecesor. El encargo fue finalizado en 1983 y, aunque su parecido con el A310 es evidente se corrigen temas como la mala visibilidad trasera, gracias a unos nuevos traseros envolventes. Además, este es uno de los coches más aerodinámicos de su época, con un coeficiente récord de apenas 0,28 en la versión atmosférica.

La denominación GTA corresponde al acrónimo de Grand Tourisme Alpine y está disponible conversiones atmosféricas – con 160 caballos– y, por primera vez, también turbo –con 180, 185, 200 y 210 caballos–; muy de moda en la década de los 80.

El diseño de los GTA retoma el de sus antecesores, con un chasis de viga sobre el que se fija una carcasa hecha de materiales sintéticos, así como un motor instalado en un voladizo trasero. El motor utilizado es una evolución del V6 PRV. Este nuevo coche es más grande lo que permite alojar a cuatro ocupantes en su interior y al mismo tiempo crece el maletero del frontal, que comparte espacio con el tanque de combustible.

Muy pronto, Renault y Alpine se plantearon exportar el GTA a Estados Unidos a través de la filial American Motors Corporation. La variante elegida sería un V6 Turbo pero adaptado a las necesidades del mercado local y que rendía 180 caballos. La idea era competir contra modelos como el Porsche 944. Sin embargo, a principios de 1987, la retirada de Renault del mercado americano hizo que todo tuviera que ser abandonado a pocos días del inicio de la producción. Se construyeron un total de 21 unidades.

Para 1991, Renault decide reemplazar el GTA, y vuelve a la denominación clásica con el Alpine A610. Debido a un presupuesto limitado al comienzo del proyecto, su apariencia no difiere mucho del anterior modelo y se parece bastante al modelo que se iba a vender en Estados Unidos, especialmente en lo referido a los faros emergentes. Sin embargo, y a pesar de su apariencia, pocos componentes comparte con el GTA, más allá de su configuración de chasis o de mecánica. Eso sí, el propulsor aumenta su cilindrada a 3.0 litros y se incrementa la potencia a entre 250 y 280 caballos. Desaparecen las versiones atmosféricas y ahora sólo está disponible en versiones turbo, concretamente un Garrett T3.

Sin embargo, el A610 no resultó en una mejora en las ventas y su producción se suspende en 1995, a pesar de la aclamación de la prensa automovilística. Este será el último automóvil en llevar el nombre Alpine hasta el lanzamiento en 2017 del nuevo Alpine A110.

 

NUEVO ALPINE A110: EL RENACER DE UN ICONO DEPORTIVO

Tras la desaparición de la marca en el año 1995, el 5 de noviembre de 2012 Renault anuncia el resurgir de la marca. Primero se realizan una serie de conceptos diferentes –Renault DeZir y Renault Alpine A110-50– hasta que en 2015 se muestra el primer concept de lo que acabará siendo el modelo de calle. Denominado como Alpine Celebration, apareció en 2015, coincidiendo con el 60 aniversario de la firma. Justo un año después, en 2016 llega una segunda unidad, prácticamente de producción, llamada Alpine Vision, y pintada en un color blanco puro muy llamativo.

Será el 7 de marzo de 2017en el stand de Alpine en el Salón del Automóvil de Ginebra cuando se muestra la versión definitiva de calle. Este nuevo modelo no lleva el nombre de Renault asociado por ningún lado ya que Alpine renace como una marca premium y deportiva.

Sin embargo, los pedidos anticipados para el Alpine A110 Premiere Edition se abrieron incluso antes de verse el modelo definitivo en la cita Suiza. Así, el 7 de diciembre de 2016, a través de la aplicación Alpine, se puso a disposición de 13 países un total de 1955 unidades para su compra anticipada –la cifra corresponde al año de fundación de la marca–. Para hacerse con uno, los clientes tenían que pagar un depósito de 2.000 euros y elegir el número y el color de la carrocería que querían. Según la propia marca, todas las existencias se agotaron en un fin de semana, a un precio de salida de unos 60.000 euros.

Desde entonces se han presentado dos nuevas versiones más y diferentes ediciones especiales; e incluso una completamente eléctrica, en formato prototipo, denominado Alpine A110 E-Ternité.

El nuevo Alpine A110 en sus diferentes configuraciones, está construido íntegramente en aluminio y nada tiene que ver con su antecesor, más allá de un diseño que le evoca y la posición de su motor. Éste, de cuatro cilindros, cubica 1.8 litros y está turboalimentado. Cuenta con inyección directa, cuatro válvulas por cilindro y está unido a una transmisión de doble embrague de siete velocidades firmada por Getrag. Este propulsor se desarrolló conjuntamente entre Renault y Nissan para, posteriormente, ser ajustado por los ingenieros de Alpine.

Está disponible con dos rangos de rendimiento diferentes:

El rendimiento del propulsor de acceso a gama entrega 252 caballos y 320 Newton metro de par, con los que es capaz de acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en poco más de 4,4 segundos y alcanzar una punta de 250 kilómetros/hora.

La variante con más caballaje incrementa su potencia a 300 y 340 Newton metro de par. Así, acelera de 0 a 100 en 4,2 segundos y su velocidad punta llega a 260 kilómetros/hora – ó 275 kilómetros/hora si instala el kit aerodinámico opcional–.

La versión más radical de este deportivo, denominada Alpine A110 R; pesa apenas 1.082 kilogramos, lo que unido al motor más potente, consigue acelerar de 0 a 100 kilómetros/hora en apenas 3,9 segundos y alcanzar los 285 kilómetros/hora. Sobre esta base se ha creado una edición especial Fernando Alonso limitada a 32 unidades –en homenaje a las victorias del piloto asturiano en Fórmula 1– con un precio de 148.000 euros; eso sí, a cambio el coche viene con un casco réplica de Alonso, firmado por él.

En enero de 2021, Alpine firmó un memorando de entendimiento con Lotus Cars para el desarrollo de la próxima generación del A110, cuya producción está prevista para 2025 y que posiblemente sea eléctrico.

 

ALPINE Y EL MUNDO DE LA COMPETICIÓN

Alpine ha cosechado grandes éxitos en el pasado, especialmente en el mundo de los rallies, aunque su implicación también se puede ver en los circuitos, con un equipo en categoría de resistencia y ahora también en la Fórmula 1.

Quizás uno de los modelos más exitosos sea el Alpine A110 ya que, en 1971 Ove Andersson ganó el Rally de Monte Carlo con un joven Jean Todt como copiloto.

Dos años más tarde, Jean-Claude Andruet consiguió que Alpine repitiera victoria en el Rally de Monte Carlo con el A110. Sin embargo su lista de éxitos entre 1971 y 1973 es muy extensa.

El A310 tuvo también un gran éxito en el automovilismo francés como coche del Grupo 4, hasta tal punto que, en 1977, Guy Frequelin, ganó el campeonato de Francia de Rally.

En 1978 ganaron las 24 Horas de Le Mans con el Alpine A442B pilotado por los franceses Jean-Pierre Jaussaud y Didier Pironi.

Con la llegada del nuevo Alpine A110 en 2017, a partir de 2019 se lanzan una serie de versiones de competición, denominadas Al A110 Cup, A110 GT4 y Alpine A110 Rally, con homologaciones específicas para diferentes categorías, tanto a nivel nacional como internacional. Aunque la base es la del coche de calle, estos vehículos son despojados del interior y montan todos los elementos de seguridad y regulación que requiere la FIA.

El 6 de septiembre de 2020, Renault F1 Team anuncia el cambio de nombre a Alpine F1 Team para la temporada 2021 de Fórmula 1. Laurent Rossi, exdirector de estrategia y desarrollo de negocio del Grupo Renault, se convierte en director general de Alpine el 11 de enero de 2021. Desde su llegada a la máxima competición con este nombre, sus mejores resultados han sido una victoria de Esteban Ocon en el Gran Premio de Hungría y el tercer puesto de Fernando Alonso en el Gran Premio de Qatar, ambos en el año 2021.

Con el nuevo cambio de regulaciones, los resultados no acompañan a la marca que ha visto en la fiabilidad su talón de Aquiles.

Para 2023, Fernando Alonso dejará su asiento a Pierre Gasly.

alpine-alpenglow-soymotor_2.jpg
Coches

Alpine Alpenglow: una visión del futuro hecha prototipo

El Alpine Alpenglow es un coche conceptual de motor de combustión interna de hidrógeno interna que sirve de declaración de intenciones para el futuro de la marca. No llegará a producción, pero algunos de sus elementos sí se filtrarán a futuros modelos de producción y de competición.

1
13 Oct 2022 - 10:25
Últimos vídeos
Te puede interesar
Renault 5 E-Tech 100% eléctrico - SoyMotor.com
Coches

Renault 5 E-Tech 100% eléctrico: presentado el coche más esperado

El Renault 5 E-Tech 100% eléctrico es un compacto completamente eléctrico con aspiraciones de superventas. Presentado en febrero de 2024, acredita hasta 400 kilómetros de autonomía y puede tener un máximo de 150 caballos de potencia. Su comercialización empezará durante el último trimestre de 2024 y su versión más barata costará menos de 25.000 euros.

12
M. MUÑOZ, J. MORILLO|
26 Feb 2024 - 10:00
ola-kallenius-coche-electrico-soymotor.jpg
Coches

Mercedes-Benz admite que hubo demasiado optimismo con los coches eléctricos

Mercedes-Benz enfría las expectativas sobre el coche eléctrico, a pesar de que desde 2021 ha sostenido que su intención es que su gama sea única y exclusivamente eléctrica a partir del año 2030. El director ejecutivo de la marca es la última personalidad del sector en asumir que la demanda por estos vehículos no avanza al ritmo esperado.

3
22 Feb 2024 - 13:10