ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Leclerc destrona a Vettel y se coloca la corona de Maranello

AmpliarCharles Leclerc en el GP de Italia F1 2019 - SoyMotorCharles Leclerc en el GP de Italia F1 2019

Es ya un hecho. Charles Leclerc se ha convertido en el nuevo líder de Ferrari tras su fantástica victoria en el Gran Premio de Italia. Sebastian Vettel ha vuelto a fallar en el mismo escenario donde comenzó su largo cúmulo de errores y ya no existen excusas para salir en defensa del tetracampeón. La magia de un diamante en bruto ha nublado su mente después de tantos años de gloria.

El del otro día fue quizás el mayor desastre en Fórmula 1 del alemán desde su salida de pista en el Gran Premio de Alemania de 2018. Sin presión, en plena persecución contra los Mercedes volvió a trompear y no solo eso, se llevó puesto a Lance Stroll en su reincorporación al asfalto en una polémica y peligrosa maniobra. Por supuesto, recibió su correspondiente y merecida sanción. Algunos pidieron la bandera negra, pero creo que eso es un castigo demasiado excesivo. Tendemos a no ponernos en la piel del piloto en plena carrera, un papelón.

Por mucho que intente esconderlo, Vettel no levanta cabeza desde su error en Hockenheim. La historia se ha repetido de nuevo en Monza, aquí ya falló el año pasado en la Variante della Roggia cuando intentaba adelantar a Lewis Hamilton. La situación ha sido algo distinta en 2019: no luchaba por posición y volvió a errar, esta vez en Ascari. Se ha convertido ya en algo cotidiano, pero a nadie le deja indiferente ver a ese hombre que venció a Fernando Alonso por partida doble en su día. Sí, hablo de 2010 y 2012.

Ahora existen dos caras de la moneda dentro de la Scuderia. La cara, un joven Leclerc que ha conseguido dos victorias clave para el equipo en uno de sus años más complicados en la era híbrida. Y la cruz, un Vettel que ha desaprovechado todas las oportunidades que ha tenido para pisar el primer escalón del podio esta temporada con fallos en Baréin y Canadá. Aunque Mattia Binotto haya negado hasta ahora cualquier favoritismo, quizás ahora tenga que pensarlo con más calma por el bien del equipo, incluido el propio Vettel.

"Aún amo lo que hago, pero cuando no lo haces bien no puedes estar contento", decía el alemán a los micrófonos de Sky Sports tras el GP de Italia. Como bien apuntaron algunos aficionados en redes sociales: ¿y si le está pasando factura la gran presión que supone ser piloto de Ferrari? Creo que esa es la clave del asunto. Se ha dado de bruces con la realidad al no contar con el mejor coche y estar sometido a la cúpula roja desde 2015. En Red Bull todo fueron alegrías, ahora todo son amarguras.

Lamentablemente, ya no es el mismo Vettel de 2010 o 2013. Nadie duda de su talento, pero defender sus errores es imposible y aunque Leclerc tampoco ha sido perfecto, lo cierto es que ha habido un relevo en el liderazgo de los de Maranello. El monegasco ha estado ahí cuando se le ha necesitado en los momentos más importantes para Ferrari en apenas medio año con ellos, todo lo contrario que el tetracampeón.

¿Quién le iba a decir a Leclerc en 2018 que iba a convertirse en el nuevo líder de Ferrari? Serio, frío, agresivo y muy inteligente... El monegasco ha reunido todos los elementos para vencer en casa Ferrari, uno de sus objetivos esta temporada. Ha aguantado a todo un pentacampeón del mundo como lo es Lewis Hamilton y los tifosi le han colocado con sus vítores en la ceremonia del champán la corona de rey. Ha sido el fin de un ciclo como líder de cuatro años por parte de Vettel. Antes de él lo fue Fernando Alonso durante cinco campañas y curiosamente, el alemán fue quien eclipsó la historia de los italianos con el asturiano.

Leclerc ha llegado para quedarse y hacía falta alguien con su actitud para tomar el relevo de una escudería legendaria con sequía de trofeos. Sangre fresca con hambre de victorias y con talento de sobra para conseguirlas. Cierto es que quedan aún muchas carreras, pero el recital de ayer junto al triunfo en Bélgica son síntomas más que evidentes de que ya nada será igual a partir de ahora. El público italiano es soberano y tiene las ideas muy claras

El nuevo rey de Maranello se llama Charles Leclerc y viene de Mónaco. Apenas año y medio en Fórmula 1, en camino de completar el primero con Ferrari. Autor de dos victorias para los italianos en una difícil temporada. Cuarto clasificado en el Mundial por delante de su compañero. Simple, humilde, ambicioso y con mucho futuro por delante. Recopila todo lo que caracteriza a un gran campeón y en cuanto tenga un coche decente para luchar en cada carrera, que nadie dude de que será el gran favorito. 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Ferrari
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de LewisTime
Leclerc se pondrá la corona cuando gane un campeonato con Ferrari. Charles no es como los jóvenes pilotos de hoy en día, tiene la cabeza bien amueblada y sabe que no puede creerse todo lo que dicen sobre Él porque no es verdad, además de que le haría un gran daño. La prensa italiana no perdona: En Bahrein 2010 Alonso era el nuevo Dios que traería la gloria a Ferrari y un año después tenía a los hooligans del micrófono dándole caña; en Malasia 2015 era Vettel el elegido para devolver a Ferrari a donde debía estar y mira hoy en día lo que dice la prensa sobre el alemán. La prensa no perdona a NADIE y Leclerc lo sabe. Vettel el año pasado dijo una gran verdad: nunca eres tan bueno ni tan malo como dicen.
  • 1
  • 2
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP