silueta-monoplaza-2023-soymotor_1.png
Mercedes
Mercedes AMG Petronas F1 Team
Chasis
W14
Motor
Mercedes
logo-mercedes-f1-2021.png
Victorias 125
Poles 136
V.R. 100
Puntos 6813.5
Historia de Mercedes en la F1
Mercedes AMG F1 Petronas es un equipo de origen alemán con sedes en Brackley y Brixworth, en Gran Bretaña. Originalmente Daimler poseía el 60% del equipo, Toto Wolff el 30% y Niki Lauda el 10%. Desde diciembre de 2020, el accionariado está compuesto por Daimler, Toto Wolff e Ineos a partes iguales.

El origen de Mercedes en el automovilismo de Grandes Premios se remonta a la década de 1930, cuando el constructor fue una de las fuerzas dominantes del panorama europeo. Ganó el título europeo en 1935, 1937 y 1938 con Rudolf Caracciola como piloto estrella y Alfred Neubauer como director deportivo.

En 1954 y 1955, Mercedes se inscribió en el campeonato del mundo de Fórmula 1 con Juan Manuel Fangio como primer espada. El argentino ganó el título de pilotos en ambas temporadas y la marca cosechó nueve victorias. No ganó el título de Constructores porque éste no se disputó hasta 1958.

Mercedes se retiró del automovilismo deportivo después del desastre de Le Mans 1955, pero regresó en 1994 en calidad de fabricante de motores. Entre 1994 y 2009, sus unidades de potencia ganaron cuatro títulos de Pilotos y dos de Constructores.

La temporada 2010 fue la del retorno de Mercedes a la Fórmula 1 como equipo oficial. Ross Brawn asumió el liderazgo deportivo y técnico del proyecto, que contaba con el siete veces campeón Michael Schumacher en su alineación.

Entre 2010 y 2013, Brawn construyó las bases de la Mercedes moderna y fue puntal tanto en el fichaje de Lewis Hamilton como en la contratación de personal técnico de primer calibre. Toto Wolff asumió el liderazgo de la entidad a partir de 2014. Con la llegada de la era híbrida, el equipo dio un salto de calidad que lo convirtió en la fuerza hegemónica el deporte.

 

2022

Mercedes empezó la nueva era de la Fórmula 1 con un diseño rompedor sin pontones que no pasó desapercibido en el paddock. La marca de la estrella estuvo señalada desde los test, pero pronto descubrieron que el W13 les iba a dar muchos problemas. Pese a ello, desde la primera carrera demostraron que su fiabilidad era muy buena y pescaron un podio en Baréin con Lewis Hamilton.

Pronto iba a quedar claro que lo de Baréin fue un mero espejismo por los problemas de fiabilidad de Red Bull y en Mercedes iban a tener que sacrificar algunas carreras para entender el famoso ‘porpoising’ y buscar soluciones. Sus dos pilotos rodaron con puestas a punto diferentes y George Russell fue quien se sintió más cómodo en esas condiciones.

El joven británico tiró mayormente del carro hasta Bakú, con tres podios, mientras que Hamilton rodó con especificaciones experimentales para intentar ayudar al equipo. Los dos pilotos se olvidaron de la competición entre ellos con el fin de trabajar juntos y así disponer de un coche capaz de luchar por victorias a final de año.

Tras abandonar Bakú con mucho ‘porpoising’, en Canadá dieron un paso al frente con un tercero y cuarto, quedándose a sólo siete segundos del ganador. En Silverstone, Hamilton fue el piloto más rápido en pista y pudo haber ganado si no hubiese salido un coche de seguridad en la parte final.

Después de otro tercero en Austria y de tener a sus dos pilotos en el podio en Francia, la alegría de la primera mitad de año llegó en Hungría. Russell sorprendió al mundo con la Pole en un fin de semana que no empezó bien para ellos en los Libres. Eso sí, el domingo no pudieron parar a Max Verstappen y al igual que en Paul Ricard, se tuvieron que conformar con ser segundo y tercero.

La segunda mitad de año no empezó de la mejor forma, aunque Russell logró sendos podios en Zandvoort y Monza. La mejora en Austin, para las últimas cuatro carreras, iba a suponer un gran paso hacia delante y ya Hamilton rozó la victoria allí. El británico fue segundo tras perder el liderato a falta de sólo seis vueltas para el final. En México volvieron al podio con Lewis.

El momento de 2022 para ellos iba a llegar en Brasil, con la victoria de Russell y el doblete completado por Hamilton en un fin de semana perfecto. El joven británico también se impuso en el ‘Sprint’ y Mercedes dejó claro que estaban de vuelta pese a haber empezado el año a un segundo de Ferrari y Red Bull. Una declaración de intenciones sin duda alguna.

El final en Abu Dabi no fue el mejor, pero Mercedes hizo méritos suficientes para acabar el año terceros con 17 podios, uno de ellos una victoria. Las flechas plateadas dejaron clara su capacidad de sacar el máximo partido de sus recursos además de una muy buena fiabilidad en condiciones extremas de rebote. En 2023, buscarán estar de nuevo en la lucha por el Mundial.

 

2021

El récord de siete Campeonatos de Constructores consecutivos ganados en 2020 tardó una temporada en volver a ser superado por Mercedes, que conquistó su octavo título de equipos en ocho años, aunque se les escapó el de pilotos en la última vuelta del calendario en manos de Max Verstappen.

Por primera vez en la era híbrida, la marca de la estrella encontró un rival a la misma altura en Red Bull. Sin embargo, y a pesar de haber tenido un 'cero' más que la marca de bebidas energéticas, los de Toto Wolff alcanzaron un nuevo Mundial, con un margen de 28 puntos.

Tras ganar tres de las cuatro primeras carreras del año, el RB16B de Red Bull fue un coche superior hasta la introducción de un nuevo alerón trasero en el Mercedes W12 que fue acusado de todo tipo de ilegalidades, aunque dichos indicios nunca pudieron ser confirmados por la FIA.

Desde entonces, Lewis Hamilton hubiera ganado todas las últimas cuatro carreras de no ser por la polémica decisión de Michael Masi y la FIA en la última vuelta de Abu Dabi, que permitió a Max Verstappen 'robarle' a Hamilton el Mundial de Pilotos.

De cara al cambio de regulaciones de 2022, Mercedes despidió a Valtteri Bottas para permitir el ascenso al primer equipo de George Russell. En paralelo, Hamilton renovó hasta 2023 aunque sembró dudas de una posible retirada tras el incidente de Abu Dabi, al haber desaparecido durante meses.

 

2020

Mercedes estableció un nuevo récord histórico en la Fórmula 1 tras dominar de forma aplastante en 2020. Los de Brackley se hicieron con su séptimo Campeonato de Constructores consecutivo, superando así los seis conseguidos por Ferrari entre 1999 y 2004. El dominio de Mercedes fue a su vez dominio de Lewis Hamilton, quien logró su séptimo título sin oposición, ganando 11 de las 17 carreras. Su compañero de equipo, Valtteri Bottas, le escudó en segundo lugar, en un año muy complicado para él.

El inicio de 2020 fue más dominante que el de 2019 en términos de ritmo. Sin embargo, el equipo tan solo se hizo con un doblete en las cinco primeras carreras del año, mientras que en 2019 fueron primero y segundo en todas ellas. Los problemas de fiabilidad, sanciones, y Max Verstappen, tan sólo permitieron ver tres dobletes de Mercedes en las primeras nueve carreras, pese a tener un W11 muy superior al resto de la parrilla.

A medida que avanzaba la temporada, Mercedes siguió liderando la Fórmula 1 pese a no llevar mejoras para su monoplaza. El equipo se proclamó Campeón de Constructores tras dos dobletes consecutivos en Portimao e Imola, liderados por Hamilton, que además superó el récord de victorias de Michael Schumacher. En ese momento, tan sólo habían perdido dos victorias, la del GP del 70º Aniversario y la del GP de Italia.

En Turquía, sufrieron con el escaso agarre y la Pole de Lance Stroll les impidió lograr el récord de conseguir todas las Poles en una misma temporada. Eso sí, al día siguiente, Lewis Hamilton con una exhibición en condiciones de mojado se hizo con la victoria y con su séptimo campeonato del mundo.

El final de temporada parecía sencillo y tranquilo para ellos, pero el positivo por covid-19 de Hamilton trastocó las cosas. Mercedes le dio una oportunidad a George Russell en el GP de Sakhir y el joven británico no la desaprovechó, fue el equipo quien perdió la victoria por culpa de una decisión estratégica. 

En Abu Dabi, con el campeón del mundo de regreso, por primera vez ni ganaron ni hicieron la Pole; Max Verstappen fue superior a ellos todo el fin de semana. No obstante, cerraron la temporada tanto con Valtteri Bottas y Lewis Hamilton en el podio, en un buen final para un año increíblemente dominante.

 

2019

Mercedes hizo historia en 2019. De nuevo rompieron todos los récords y mantuvieron su trono de plata en la Fórmula 1. Aunque la pretemporada empezó con muchas dudas sobre el rendimiento del coche, por el buen nivel de Ferrari, todas esas incógnitas se despejaron en la primera carrera de la temporada, en Australia. Doblete de las flechas de plata y comienzo de una rivalidad que prometía entre Valtteri Bottas –que se alzó con la primera victoria en Melbourne–, y Lewis Hamilton, que respondía en la siguiente cita en Baréin.

El dominio que mostraba Mercedes era mucho más que aplastante. Cinco dobletes en las cinco primeras carreras y ocho victorias consecutivas. Sólo Max Verstappen en el Gran Premio de Austria pudo romper esta hegemonía. Mercedes prácticamente sentenció el Campeonato de Constructores antes del verano.

Tras las vacaciones estivales, sus rivales, Ferrari y Red Bull, dieron un salto adelante que amenazó seriamente el liderazgo alemán. Ferrari golpeó a la vuelta del verano, en las tres primeras carreras, y Mercedes y Hamilton no volvieron a ganar hasta Suzuka. Esa victoria, sin embargo, les dio a los de Brackley y Brixworth su sexto título de Constructores consecutivo.

Dos carreras después, en Austin, llegaría el título de Lewis Hamilton, el sexto del británico y quinto con Mercedes, con el que supera a Juan Manuel Fangio y se queda a sólo uno del mayor mito de la F1, Michael Schumacher.

 

2018

El equipo Mercedes defendió con éxito su cetro de campeón del Mundial de Pilotos y de Constructores, después de que Lewis Hamilton venciese a Sebastian Vettel en la guerra psicológica y el equipo de Brakley doblegase a Ferrari con un gran esfuerzo de desarrollo desde la fábrica.

Mercedes estuvo contra las cuerdas durante la primera mitad del calendario, pues el Ferrari SF71H resultó ser el rival más duro al que las flechas de plata se habían enfrentado desde el inició de la era turbohíbrida en el año 2014. Sin embargo, la constancia inclinó la balanza a favor de la marca de la estrella.

El punto de inflexión del campeonato fue el GP de Alemania, donde Sebastian Vettel se fue recto contra el muro víctima del aquaplaning cuando lideraba con solvencia la carrera. Su error de pilotaje propició el triunfo de Lewis Hamilton, que a partir de aquel instante no volvería a soltar el liderato en la clasificación.

Antes de ir a Hockenheim, Hamilton supo estar atinado para aprovechar los múltiples deslices de Vettel, que se mostró inseguro con frecuencia. El alemán echó por la borda una victoria en Azerbaiyán, y se privó de pelear por ese honor en Austria y Francia por dos errores de concentración.

Después de las vacaciones de verano, Lewis Hamilton regaló una actuación magistral en el GP de Italia para humillar a Ferrari ante su público. El inglés amplió su renta en las carreras que siguieron, hasta sentenciar en Ciudad de México e igualar así las cinco coronas del legendario Juan Manuel Fangio.

 

2017

El equipo Mercedes triunfó tanto en el Mundial de Pilotos como en el de Constructores por cuarto año consecutivo, con lo que se convirtió en la cuarta escudería en encadenar semejante racha. Sólo McLaren -1988,1991-, Ferrari -1999, 2004- y Red Bull -2010, 2013- lo habían hecho.

La Fórmula 1 estrenó una nueva generación del Reglamento Técnico, que redefinió la línea aerodinámica de los monoplazas. Mercedes estuvo a la altura del reto. El W08 fue el coche más fuerte de la parrilla, aunque con menos ventaja sobre el Ferrari SF70-H que sus predecesores.

Con Lewis Hamilton y Valtteri Bottas como pilotos oficiales, la marca de la estrella cosechó 12 victorias y 15 Pole Positions. Despuntó en el Mundial de Constructores desde el principio, pero tuvo que trabajar duro para hacer frente a la ofensiva de Sebastian Vettel en el de Pilotos.

La regularidad de Hamilton y la fiabilidad de su W08 marcaron la diferencia en la segunda mitad del calendario, cuando Vettel y su Ferrari perdieron el tren del campeonato víctimas de contratiempos de diversa índole. Mercedes mantuvo el monopolio mundialista de la era híbrida, aunque esta vez por menos margen que en las anteriores.

 

2016

Imparables. Las Flechas de Plata siguen sumando éxitos. Si los dos años anteriores ya habían sido 'de infarto' para ellos, esta temporada fueron un paso más allá y lograron un porcentaje de victorias del 90% (19 de 21) y de poles del 95% (20 de 21). El W07, que les hizo campeones matemáticos en Japón, fue de nuevo el mejor monoplaza de la parrilla.

Nico Rosberg logró su único título en Fórmula 1 en Abu Dhabi, de esta forma los de Brackley logran campeonatos con sus dos pilotos, algo que no sucedía desde los 80 con Ayrton Senna y Alain Prost.

La constancia del alemán ganó a la agresividad de Lewis Hamilton. En 2017, campaña en la que Paddy Lowe ya no estará con ellos como director técnico, se verá si su dominio sobrevive al cambio normativo.

Los únicos GPs que no lograron la victoria fueron España y Malasia. En el primero ambos pilotos de Mercedes quedaron fuera de la carrera por un accidente entre ellos y en Kuala Lumpur, a Hamilton se le rompió el motor cuando lideraba. En los dos ganaron los Red Bull, el segundo mejor equipo este año.

Tras el anuncio de retirada de Rosberg, Mercedes se vio en la encrucijada de tener que buscar piloto en Navidad, situación que resolvió finalmente con el ascenso de Valtteri Bottas como compañero de Hamilton y el regreso de Felipe Massa para ocupar el lugar que dejó el finés libre en Williams.

 

2015

Si 2014 fue una temporada memorable para Mercedes, en 2015 dieron una vuelta de tuerca más a sus propios récords y conquistaron ambos Campeonatos con una dominación absoluta de aquellas que entran directas a los libros de historia. El W06 Hybrid se paseó por todo el mundo mirando por encima del hombro a sus rivales. Con un porcentaje de victorias del 84% (16 de 19) y un 94% de Pole Positions (18 de 19), las flechas de plata corroboraron al mundo que eran una fuerza de naturaleza desde el cambio reglamentario a los V6 Turbo. Más allá de los resultados, lo realmente memorable fue la superioridad de Mercedes en las sesiones de clasificación. En Australia o Bélgica, por ejemplo, fueron 1'4 segundos más rápidos que la competencia. Lewis Hamilton se consagró como campeón del mundo. Ofreció su versión más madura, más competitiva y más superior. Sometió a Nico Rosberg durante la primera mitad del curso y sólo cuando ya era campeón levantó el pie del acelerador y le permitió arrebatarle el protagonismo.

 

2014

Llevaban trabajando años para el cambio, más que nadie en el paddock. En Mercedes vieron que su gran oportunidad de hacerse grandes en la Fórmula 1 llegaría con el cambio de era, con la llegada de los motores V6 Turbo híbridos, y dedicaron todos sus esfuerzos para ser los mejores cuando ese momento llegara. Ese año fue el 2014 y sus expectativas e ilusiones se cumplieron como jamás podrían haber previsto.

Dominio, absoluto e impecable dominio. Así se puede resumir en pocas palabras el fantástico Mundial que los de la estrella realizaron en el 2014. Desde los primeros test de pretemporada avisaron de sus intenciones, confirmando los rumores que situaban a su unidad de potencia por encima de las de sus rivales. Y solo necesitamos una carrera, la primera en Australia, para ser conscientes de su insultante superioridad y de las escasas opciones que dejarían a los demás.

Allí, en Melbourne ganarían su primer gran premio, y solo dejarían la victoria para otros en tres de las citas que todavía quedaban por disputarse. Así, en total conseguirían 16 de 19 triunfos posibles, con 11 para Hamilton y 5 para Rosberg, y además sumarían once dobletes entre ambos pilotos, estableciendo el récord histórico de la Fórmula 1 dejando atrás el registro que Ayrton Senna y Alain Prost marcaron con McLaren en 1988.

Al final, como entraba dentro de la lógica, se alzaron con ambos títulos, el de pilotos y el de constructores, pero el camino hasta llegar a ello no estuvo exento de problemas. Aunque pocos, no escaparon a los problemas mecánicos, y tuvieron que enfrentarse a un conato de ruptura entre sus pilotos tras la polémica de Mónaco y el toque de Rosberg en Spa que dejó a Hamilton fuera de combate. Pero se sobrepusieron y lograron la mejor temporada de su vida.

 

2013

Las flechas de plata todavía no han cumplido el objetivo que se habían fijado en su retorno a la Fórmula 1, pero no tiran la toalla ante la adversidad, que tratan de superar a golpe de talonario y nombres de primera. En realidad, casi todo cambia: Niki Lauda ha llegado como nuevo factótum –algo curioso después de experiencias pretéritas como la de Jaguar– y a su alrededor cuenta con personajes de la talla de Ross Brawn, Nick Fry, Bob Bell y muy probablemente también Paddy Lowe en el plazo de seis meses.

En esta ensalada de cargos contarán con el aderezo velocístico y la experiencia de Lewis Hamilton, que llega a la marca de la estrella para encontrar a su verdadero yo en un entorno de mayor libertad que el de McLaren. Sus sensaciones ayudarán probablemente a reconducir el desarrollo de un prototipo cuya fiabilidad preocupó en Jerez, pero sorprendió positivamente en los entrenamientos de Barcelona.

El W04 apuesta por el DRS pasivo de la misma forma que antaño Mercedes innovó con el inteligente S-Duct. Sin embargo, saben por experiencia que eso no bastará para dar el salto cualitativo que persiguen, y deberán reforzar puntos débiles como el trato de las gomas Pirelli si quieren inmiscuirse de verdad entre los equipos con opciones mundialistas.

Los de Brackley superaron holgadamente los objetivos que se habían marcado en pretemporada, y acabaron el Mundial como el segundo mejor equipo de la parrilla, solamente superados por el poderoso RB9 de Red Bull.

El primer triunfo del año llegó en el prestigioso Gran Premio de Mónaco, donde Nico Rosberg reeditó la victoria que su padre 30 años atrás para abrir el palmarés de la escuadra, que retornaría a lo más alto del podio en Gran Bretaña y en Hungría.

El W04 probó ser especialmente rápido en los circuitos más lentos, como prueban las victorias de Monte Carlo y Budapest, pero también voló en las rectas, como Silverstone. Lo mejor del año, más allá de los resultados, fue el saber que el coche había superado todas las expectativas. Con esta meta superada, pudieron concentrarse en el objetivo definitivo: asaltar el Mundial en 2014.

 

2012

Cuando le preguntaban a Michael Schumacher por su retorno a la competición, él respondía en más de una ocasión con una misma frase: "Es un proyecto de tres años". 2012 era el tercer año, era el momento de la verdad, y aunque el W03 evidenció una clara mejora respecto a sus antecesores, las sombras no tardaron en cubrir de nuevo la factoría de Brackley a medida que el calendario avanzaba.

Tras una pretemporada alentadora, las flechas de plata arrancaron con un triste punto en las dos primeras carreras antes de sorprender al mundo con la Pole Position y la victoria en Shanghái, un resultado que marcó el primer triunfo de un Mercedes desde los tiempos de Juan Manuel Fangio. China también representó un punto de inflexión para los de Ross Brawn, que aún visitarían el podio en otras dos ocasiones, una de ellas con Michael Schumacher en Valencia.

Pero la fortuna dejó de sonreír a los teutones en la segunda mitad de temporada, periodo en el que solamente rentabilizaron 30 puntos de 225 posibles en las últimas nueve carreras del certamen. Los alemanes apostaron por una serie de innovaciones tecnológicas en su afán por contrarrestar la falta de rendimiento, tales como el ineficaz Doble-DRS o los escapes Coanda, pero solo los últimos demostraron ser eficaces a la hora de la verdad.

Al término del curso, Mercedes certificó su fracasó en su objetivo por competir por el Campeonato en su tercer año en la competición, hecho que suscitó la renuncia de Norbert Haug como responsable de la división de competición de la marca de Stuttgart. 2012 también fue el año de la despedida de Michael Schumacher, cuyo relevo sería tomado en 2013 por Lewis Hamilton.

 

2011

Pirelli irrumpió en la competición en 2011 y, con ella, llegó una nueva Fórmula 1, la Fórmula 1 de los neumáticos. Mercedes fue la escudería que más sufrió en su esfuerzo por entender y gestionar unos P-Zero que el W02 devoraba a un ritmo vertiginoso respecto a la competencia, una carencia que los apartó rápidamente de la lucha por las posiciones de podio.

Ante esta situación, Ross Brawn reaccionó reforzando el área técnica del equipo para maximizar sus opciones en campañas venideras, una maniobra estratégica que se repetiría en las dos campañas siguientes. Los primeros elegidos del ingeniero británico fueron Geoff Willis, procedente de HRT, y Aldo Costa, director técnico de Ferrari hasta mayo de ese mismo año.

 

2010

Mercedes retornó a una parrilla de Fórmula 1 con la adquisición de la escudería Brawn GP, bicampeona de la temporada anterior. Las flechas de plata volvieron a volar de la mano de una estructura genuinamente teutona con el permiso de Ross Brawn, integrada por una joven promesa, Nico Rosberg, y una leyenda del calibre de Michael Schumacher, cuyo sonado regreso a la competición generó grandes expectativas.

El rendimiento del W01, sin embargo, distó de satisfacer las exigencias de aquellos que esperaban ver al heptacampeón luchando por su octava corona, hasta el extremo que los de Brackley únicamente visitaron el podio en tres ocasiones, Malasia, China y Gran Bretaña, y en todas ellas con Nico Rosberg de representante.

Finalmente, Nico sorprendió al superar a su veterano compañero por la friolera de 70 puntos en la clasificación final, una diferencia de rendimiento que suscitó las primeras dudas sobre el acierto del Kaiser de retornar a la alta competición a riesgo de dañar la reputación ganadora que labró a principios de la década anterior de la mano de Ferrari.

Staff Mercedes
toto-wolff-mercedes.jpg
Toto Wolff
Director ejecutivo
allison_1260x512-615x250.jpg
James Allison
Director técnico
andy-cowell.png
Andy Cowell
Jefe de motores
geoff-willis.jpg
Geoffrey Willis
Director de ingeniería
mike-elliot-mercedes-soymotor.jpg
Mike Elliott
Director de tecnología
rob-thomas-soymotor.jpg
Rob Thomas
Jefe de operaciones
Noticias sobre Mercedes
Fotos de Mercedes
Te puede interesar
tesla-berlin.jpg
Coches

Tesla sigue adelante con su nueva plataforma

Tesla trabaja en el desarrollo de una nueva plataforma para su futura generación de modelos, una nueva hornada de coches que será totalmente nueva y que debería estar lista en no mucho tiempo. La firma norteamericana ha depositado su confianza durante muchos años en coches como el Model S, un modelo que cuenta con una gran trayectoria comercial, pues apareció allá por 2012 y sus rivales empiezan a superarle en algunos apartados.

0
30 Ene 2023 - 10:45