PRIMERA PRUEBA

Jeep Renegade, Cherokee y Wrangler 2019, primera prueba: arena, asfalto y roca

Jeep actualiza el aspecto y las mecánicas de su modelo más vendido, el Renegade

El Cherokee completa su equipamiento de serie con nuevas ayudas a la conducción

Ponemos a prueba el nuevo Wrangler y sus capacidades 'off road' mejoradas

AmpliarConducimos los renovados Jeep Renegade, Cherokee y Wrangler 2019: para toda la familia, sin renunciar a nada - SoyMotor.comConducimos los renovados Jeep Renegade, Cherokee y Wrangler 2019: para toda la familia, sin renunciar a nada

Nos desplazamos hasta Girona para conocer y probar el nuevo Jeep Wrangler 2018 y las versiones renovadas del Renegade y Cherokee, tres modelos muy distintos pero con un factor en común, su capacidad para oferecer un producto actual sin renunciar a sus orígenes 'off road'.

El primer Jeep nació en 1941 como un vehículo ligero de cuatro ruedas motrices para ser utilizado por el ejército estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Al finalizar la guerra en 1945 se dio a conocer su primera versión comercial, el CJ-2A, destinado a labores agrícolas pero sin renunciar a su tracción total, lo que dio origen al segmento 4x4.

 

 

Desde entonces, Jeep no ha dejado de fabricar modelos todoterreno de tracción total, y aquel viejo CJ evolucionó en el Wrangler, del que ya se han vendido más de cinco millones de unidades en todo el mundo. Hoy, los SUV son el segmento de moda y no hay marca que no cuente en sus filas con algún modelo sobreelevado con pretensiones off road', pero Jeep es de las pocas en las que toda su gama ofrece sistemas de tracción total y capacidades fuera de asfalto.

Así, desde el juvenil Renegade hasta el lujoso Grand Cherokee permiten hacer escapadas por el campo e incluso afrontar obstáculos con solvencia, aunque sin renunciar a un aspecto moderno con interiores a la altura de los actuales estándares de calidad y lo último en equipamiento de seguridad, confort y ayudas a la conducción. Con motivo de la renovación estética y mecánica del Renegade, la actualización tecnológica del Cherokee, y la llegada al mercado del nuevo Wrangler, hemos tenido la oportunidad de probarlos brevemente en su hábitat natural, que incluye lugares tan variados como el campo, la carretera y la ciudad.


jeep-wrangler-foto-galeria-soymotor.jpg

 

 

JEEP RENEGADE 2019: REDISEÑO FRONTAL Y NUEVOS MOTORES

El Jeep Renegade 2019 es un modelo de aspecto juvenil y desenfadado con una orientación principalmente urbana, lo que no le priva de ciertas capacidades fuera de asfalto, gracias a su tracción total y selector de modos de conducción. En su último facelift, el 'pequeño' de la familia –mide 4,24 metros de largo, 1,8 de ancho y 1,67 de alto– ha modernizado su frontal con una parrilla rediseñada, flanqueada por los nuevos faros que pueden ser de leds con los acabados Limited y Trailhawk. Los pilotos traseros también incorporan esta tecnología en los dos acabados superiores, y las barras de techo son negras desde el acabado Longitude. Por último, se ha dotado de unas nuevas llantas de 19 pulgadas, exclusivas  al acabado Limited.

Su renovación estética viene acompañada de una nueva gama mecánica de propulsores turbo de gasolina Multiair III con tres y cuatro cilindros. El primero es un bloque de 1.0 litros con 120 caballos y 190 Newton metro de par, que va asociado necesariamente a un cambio manual de seis velocidades y la tracción delantera; el segundo, un motor de 1.3 litros –de 270 Newton metro de par– puede ser de 150 caballos asociado a la tracción delantera y el cambio automático de doble embrague, o de 180 caballos y tracción total con cambio automático por convertidor de par con nueve relaciones. Todos ellos cumplen la norma Euro 6d y equipan un filtro de partículas para contener sus emisiones.

 

 

Por otra parte, el Jeep Renegade se ofrece también con mecánicas MultiJet Diesel de 1.6 y 2.0 litros. El de menos cilindrada entrega 120 caballos y puede contar con cambio manual de seis velocidades o el automático de doble embrague, pero sólo puede asociarse a la tracción delantera; el segundo está disponible con 140 caballos –con manual o automático por convertidor de par–, o con 170 caballos –sólo automático–, ambos asociados a la tracción total, pero el de potencia superior es más complejo. Por último, en 2020 se incorporará a la gama de Renegade una mecánica híbrida enchufable asociada al propulsor gasolina de 1.3 litros.

El sistema de tracción total del Renegade puede ser de dos tipos. El Active Drive –disponible en el gasolina de 180 caballos y el Diesel de 140– es un sistema completamente automático que reparte la potencia del motor entre los dos ejes en función de la capacidad de tracción de cada uno. El Active Drive Low ofrece además una relación de cambio diferente con más capacidades 4x4, además de equipar un sistema de control de descensos. Ambos sistemas de tracción cuentan con un selector de modos de conducción delante de la palanca de cambios que permite elegir entre el modo Auto –con desconexión del eje posterior–, Snow –para reducir el subviraje–, Sand y Mud –para optimizar la capacidad de tracción a baja velocidad–.

Hemos conducido el Jeep Renegade con el motor Diesel de 2.0 litros y 170 caballos –sólo disponible con tracción total y cambio automático– por un corto tramo de autovía y dentro de poblado, donde nos ha dado la impresión de desenvolverse con soltura, si bien es cierto que, al acelerar con contundencia para afrontar un adelantamiento, el convertidor de par ha mostrado un ligero deslizamiento al reducir una marcha y el sonido de la caja de cambios no nos ha parecido del todo agradable. Al margen de su comportamiento en carretera, también hemos tenido la posibilidad de realizar una pequeña escapada sobre la arena de la playa, donde la tracción integral ha hecho su trabajo a la perfección y, con el selector de modos de conducción en la opción Sand –arena–, avanzó sin ningún tipo de problema.

 

 

El Jeep Renegade 2019 está disponible con cuatro niveles de acabado –Sport, Longitude, Limited y Trailhawk–, en el superior de los cuales ofrece hasta 20,5 centímetros de recorrido de suspensión y 21 centímetros de altura libre al suelo para un mejor comportamiento 'off road'. En el interior del habitáculo, los acabados nos han parecido correctos y, si bien hay presencia de plásticos duros, su aspecto y ajuste son los adecuados. Según el nivel de acabado, incluye un sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 5, de 7 o incluso de 8,4 pulgadas; las dos más grandes son compatible con Android Auto y Apple CarPlay. De serie y para toda la gama cuenta con un control de crucero inteligente dotado de reconocimiento de señales y sistema de mantenimiento de carril. Adicionalmente, desde el acabado Limited, equipa aviso de colisión frontal con frenada de emergencia.

Desde el mes de septiembre, el Renegade 2019 está a la venta en los concesionarios españoles desde 20.490 euros, aunque la marca ofrece un renting a particulares desde 180 euros al mes. Tal vez por su equilibrio entre imagen jovial, capacidades 'off road' y nivel de equipamiento, el Renegade es el Jeep más vendido de Europa.

 

JEEP CHEROKEE 2019: MEJOR CONFORT Y EQUIPAMIENTO DE SERIE

El Jeep Cherokee 2019 es la actualización estética y de equipamiento del modelo presentado en 2014. Se trata de un SUV de tamaño medio –mide 4,62 metros de largo, 1,86 de ancho y 1,67 de alto– que compite con el Audi Q5, el Mazda CX-5 y Land Rover Discovery Sport. Luce un aspecto futurista en el exterior en relación a sus hermanos de gama. Además, cuenta con un buen conjunto de ayudas a la conducción, así como varios sistemas de tracción 4x4, lo que le permite afrontar con comodidad largos viajes por carretera sin menoscabo de pequeñas escapadas fuera de asfalto.

 

 

Los principales cambios en el aspecto del Jeep Cherokee se centran en el exterior, donde se han renovado los faros –con tecnología full-led– y pilotos, que ahora son más grandes, así como los parachoques y el capó, fabricado en aluminio. En opción, es posible disponer de un techo solar de doble panel que se extiende desde el parabrisas hasta la parte posterior, y el portón del maletero puede ser de actuación eléctrica con función manos libres. Como curiosidad, ahora la tapa del combustible carece de tapón.

En el habitáculo, los cambios son sutiles y se centran en algunas molduras en negro brillante alrededor de la pantalla táctil a color de siete pulgadas, y la ubicación del gatillo de activación del freno de estacionamiento eléctrico, más cerca de la palanca del cambio. La banqueta trasera cuenta con desplazamiento longitudinal, lo que junto a ha permitido que el Cherokee gane capacidad de carga en el maletero hasta 570 litros, 70 más que antes. 

La gama mecánica del Jeep Cherokee 2019 se compone de un motor Diesel 2.2 Multijet II con 195 caballos –seis menos que antes– y 450 Newton metro de par, y un nuevo propulsor turbo de gasolina 2.0 con 270 caballos y 400 Newton metro de par, que estará disponible en 2019. Ambos motores van asociados a un cambio automático TorqueFlite mejorado de nueve velocidades y, como novedad, las versiones con tracción total cuentan de serie con levas de cambio detrás del volante para gestionar las marchas de modo manual. El Diesel se ha homologado bajo la normativa Euro 6d y cuenta con un sistema de tratamiento de los gases de escape que emplea AdBlue para facilitar la reducción de las emisiones de NOx y partículas.

El Jeep Cherokee se ofrece con tracción delantera –sólo disponible con la mecánica Diesel–, y tres tipos de tracción total 4x4. El primero de ellos, el Active Drive I, mejora la eficiencia de la propulsión trasera y es completamente automático para ofrecer la mejor tracción posible en cada momento y evitar tanto el subviraje como el sobreviraje. Por defecto envía todo el par al eje delantero y, ante una pérdida de adherencia, envía progresivamente fuerza al eje posterior. El Active Drive II incluye además un diferencial de dos velocidades, así como un sistema de control de descensos. Como tercer sistema de tracción total, las versiones Trailhawk del Cherokee equipa el Active Drive Lock, que cuenta con un bloqueo de diferencial trasero y un sistema que permite al conductor seleccionar la velocidad a la que desea que avance el vehículo por muy escapada o abrupta que resulte la travesía. Todas las versiones del Cherokee con tracción total cuentan con un sistema automático de desconexión del tren posterior –para reducir el consumo en carretera–, y un selector de modos de conducción con cuatro opciones: Auto, Snow, Sport y Sand-Mud. El acabado Trailhawk cuenta adicionalmente con un modo Rock para terrenos muy exigentes.

jeep_cherokee_motor.jpg

Hemos conducido el Jeep Cherokee 2.2 Diesel de 195 caballos con cambio automático –el único disponible– y tracción total Active Drive I durante bastantes kilómetros de autovía y por pistas forestales a una velocidad elevada. Desde parado, su motor empuja con fuerza pero en movimiento no transmite el impulso propio de un motor de casi 200 caballos. Esto no le impide acelerar con progresividad y alcanzar fácilmente una velocidad de crucero por encima de lo legal. El aislamiento acústico del habitáculo es más que correcto y mitiga bien tanto el ruido de rodadura como aerodinámico y, aunque al acelerar con contundencia el motor es algo ruidoso, no resulta molesto al circular a velocidades legales de manera sostenida. Por su parte, la suspensión nos ha parecido confortable en carretera pero lo suficientemente firme para contener los balanceos de la carrocería al girar con brusquedad. Al mismo tiempo, nos ha sorprendido por su capacidad para filtrar todos los baches e irregularidades del terreno fuera del asfalto.

De serie, los cuatro acabados del Cherokee –Longitude, Limited, Overland y Trailhawk– cuentan con un conjunto de ayudas a la conducción que incluyen control de crucero adaptativo con aviso de colisión frontal, detección de peatones y frenada de emergencia, mantenimiento de carril, detección de ángulo muerto con control tráfico posterior, cámara de visión trasera.

El Jeep Cherokee 2019 ya está a la venta desde 44.200 euros con el motor Diesel de 195 caballos –o por 290 euros al mes en renting–, y en 2019 llegará con la mecánica gasolina de 270 y el acabado Trailhawk con precios todavía sin confirmar. Por su confort de marcha y numerosas ayudas a la conducción es un coche muy recomendable para viajar, pero que no renuncia a sus orígenes all-road, donde se desenvuelve con soltura gracias a sus distintos sistemas de tracción total.

 

JEEP WRANGLER 2019: MODERNIZARSE PARA QUE NADA CAMBIE

Por último, también hemos conducido el modelo más longevo e icónico de la marca estadounidense. El Wrangler se ha renovado por completo para ofrecer un mejor comportamiento dinámico en carretera y un equipamiento más moderno, pero sin renunciar ni un ápice a sus excepcionales capacidades todoterreno. En este sentido, la marca asegura que la cuarta generación del Wrangler es la más capaz jamás creada.

 

 

Como ya sucedía en la generación anterior, el nuevo Wrangler está disponible con carrocerías de tres y cinco puertas, y la marca ha configurado su oferta desde diversos puntos de vista. La gama se compone de los acabados Sport –de acceso–, Sahara –que puede equipar el nuevo pack Overland con un aspecto más sofisticado– y Rubicón, con una vocación completamente lúdica.

El diseño del Jeep Wrangler 2019 se mantiene fiel a su estética, con los tradicionales faros redondos –leds con los acabados Sahara y Rubicon– y la parrilla del siete franjas y los pasos de rueda trapezoidales. Ahora luce una línea de cintura más baja para dar lugar a unas ventanillas laterales más grandes y se ha estudiado el ángulo de ataque del capó y la inclinación del parabrisas para mejorar su aerodinámica. El parabrisas es fácilmente abatible sobre el capó y las puertas –ahora de aluminio– se pueden desmontar sin dificultad, pero se ha rediseñado las barras antivuelco para que los espejos retrovisores permanezcan en su posición.

Los propietarios del Jeep Wrangler pueden elegir entre tres configuraciones de techo diferentes. Un techo blando de lona denominado Zipperless Premium Sunrider con arcos para su manejo, un techo rígido modular denominado Freedom Top –que puede ser negro o del color de la carrocería– desmontable en tres paneles y muy ligero, y un nuevo sistema Sky One-Touch Powertop, que puede abrirse de manera automática con sólo pulsar un botón.

 

 

Para mejorar la visibilidad hacia atrás, la rueda de repuesto se ha reubicado en una posición más baja del portón del maletero, que está dividido en dos piezas: una hoja de apertura lateral –donde se ubica la rueda–, y la de apertura hacia arriba, pero es necesario abrir la primera para levantar la segunda. Según el nivel de equipamiento, las llantas pueden ser de 17 o 18 pulgadas de diámetro, y el acabado Rubicon equipa unos neumáticos de tacos BF Goodrich MudTerrain.

En cuanto a los motores, el Wrangler se ofrece con la nueva mecánica Diesel MultiJet II de 2.2 litros con 200 caballos de potencia, y un gasolina turbo de 2.0 litros que desarrolla 272 caballos. Ambos motores entregan 400 Newton metro de par y cuentan con sistema Start-Stop y de tratamiento de gases de escape –el Diesel incorpora dos válvulas EGR de alta y baja presión–, lo que les ha permitido homologarse bajo la normativa Euro 6d.

Todas las versiones se asocian a un cambio automático de ocho marchas y una caja reductora Selec-Trac. Como no puede ser de otro modo, todos los Wrangler equipan un sistema de tracción total –que puede ser de dos tipos según el nivel de acabado–, pero primera vez cuenta con un diferencial central que permite circular sólo con el tren posterior –modo 2H–, lo que reduce el consumo en carretera y ofrece un comportamiento muy divertido en pistas rápidas de tierra suelta por el efecto sobrevirador.

Los modos de tracción total son 4H Auto –que gestiona el par y el acoplamiento del diferencial central de manera automática según las necesidades de tracción–, 4H Part-Time –que distribuye el par de manera uniforme entre los dos ejes–, y 4WD Low –la reductora, con una relación de transmisión más corta que multiplica el par motor y permite circular a baja velocidad con mucha fuerza en pendientes muy pronunciadas. La tecnología 'shift on the fly' permite cambiar entre la tracción posterior e integral en marcha hasta una velocidad de 72 kilómetros/hora, pero es necesario poner la palanca del selector de marchas en la posición Neutra para engranar las marchas cortas.

 

 

Los acabados Sport y Sahara recurren a un sistema de tracción Command Trac con una relación de transferencia 2,72:1, y ejes delantero y trasero Dana de última generación. Por su parte, el acabado Rubicon, equipa de serie el sistema Rock Trac con una relación de transferencia 4,0:1, e incorpora un bloqueo eléctrico Tru-Lock de los ejes delantero y trasero, un diferencial de deslizamiento limitado Trac-Lok y la posibilidad de desconectar electrónicamente la barra estabilizadora delantera. Gracias a esta barra estabilizadora desconectable, los modelos Rubicon cuentan con un mayor recorrido de suspensión, lo que junto a su sistema de tracción y sus ángulos de ataque, ventral y salida –de 36,4, 25,8 y 30,8 grados, respectivamente–, y su altura libre de 25 centímetros –76 centímetros de profundidad de vadeo– le proporciona una capacidad adicional para afrontar las rutas todoterreno más extremas.

Hemos conducido el Jeep Wrangler Rubicon de dos puertas con motor gasolina de 272 caballos –con el sistema de tracción Rock Trac– por pistas rápidas y un circuito todoterreno de dificultad media, donde nos ha parecido un vehículo extremadamente capaz para afrontar cualquier obstáculo al tiempo que divertido. Si se circula sólo con la propulsión trasera y se balancea mínimamente el coche al antes de entrar en las curvas, el eje posterior desliza muy controlado a golpe de gas, y la puesta a punto de la dirección y la suspensión permite dirigir su parte delantera sin dificultad, a pesar de no ser un coche especialmente dinámico.

El interior del nuevo Jeep Wrangler combina un estilo desenfadado con materiales de buena presencia, pero tiene la peculiaridad de que tanto la consola como los asientos y el sistema multimedia son resistentes al agua, lo que permite lavarlo con una manguera si se ensucia, pues cuenta con unos tapones de vaciado en el suelo. En el acabado Sahara, los paneles de las puertas y revestimientos del salpicadero tienen un aspecto más cuidado y son acolchados con las costuras en un color diferente y, a modo de detalle 'retro', el ajuste de la inclinación del respaldo del conductor se hace desde una cincha de piel.

La consola central está inspirada en la tradición de Jeep, pero cuenta con un sistema multimedia con pantalla táctil de 7 u 8,4 pulgadas y es compatible con Android Auto y Apple Car Play. El sistema permite al conductor controlar las funciones del climatizador, el audio y el navegador, así como algunos parámetros del vehículo como los ángulos de balanceo e inclinación y el estado del bloqueo del diferencial y el sistema de tracción.

El nuevo Wrangler ofrece además sistemas de seguridad activa y pasiva como el detector de ángulo muerto, control de tráfico cruzado posterior, ayuda al estacionamiento delantero y trasero, cámara de visión trasera, control de estabilidad con mitigación del balanceo y cuatro airbags de serie.

Con todo ello, el Jeep Wrangler 2019 es un vehículo con excepcionales capacidades todoterreno que ha puesto al día su equipamiento y ha mejorado ligeramente sus aptitudes en carretera para para mantenerse como el referente en todoterrenos ligeros. Su precio parte de 50.000 euros en la versión de 200 caballos con acabado Sport, y llega a 57.300 euros si se opta por el motor gasolina de 270 caballos tanto con el acabado Sahara como con el Rubicon. 

jeep-wrangler-renegade-2019-soymotor.jpg

En definitiva, Jeep apuesta por una gama de modelos que puedan ocupar los distintos estratos del segmento SUV, con una propuesta de diseño diferenciado y un equipamiento actualizado, pero sin renunciar a sus orígenes 'off road'.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de JOYPERO

Como aportación, lo de primera vez que puede circular en 2H, yo tenia un Wrangler del 2002 el 4.0L y podías circular así y es como lo llevábamos normalmente.

  • 0
  • 0
Imagen de Stavelot

A ver.... a mi me gustan mucho los Land Rover, pero no me los puedo comprar.... los Jeep SI!!! Lo que flipo es que el Renegade vaya bien siendo de base FIAT, pero oye...

  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP