PRIMERA PRUEBA

Audi A1 Sportback 2019: más grande, más adulto

El utilitario premium de Audi crece en tamaño y tecnología

Disponible sólo con cinco puertas y motores de gasolina

AmpliarAudi A1 Sportback 2019: más grande, más adulto - SoyMotor.comAudi A1 Sportback 2019: más grande, más adulto

El Audi A1 Sportback 2019 se presentó a finales de 2018 con carrocería de cinco puertas y las versiones 30 TFSI y 35 TFSI de 116 y 150 caballos, respectivamente. Ahora, recibe una nueva variante de acceso 25 TFSI con 95 caballos, que rebaja su precio de partida a 20.765 euros, además del 35 TFSI de 200 caballos que ya hemos probado.

El nuevo Audi A1 Sportback ha reemplazado al modelo lanzado al mercado en 2010 y actualizado en 2015, para competir en el segmento utilitario premium. En su segunda generación está construido sobre la plataforma MQB A0, que comparte con modelos como los Seat Ibiza y Arona, los Volkswagen Polo y T-Roc o incluso los recién llegados Skoda Scala y Kamiq. Para esta segunda generación del A1, Audi ha optado por venderlo con una sola carrocería de cinco puertas, dado que ésta supuso el 80% de las ventas del modelo anterior desde su lanzamiento.

Así, el pequeño de Ingolstadt ha crecido en 5,6 centímetros de longitud frente a su predecesor y llega a los 4,03 metros de largo; aún mayor ha sido el aumento de la distancia entre ejes, 10 centímetros más hasta los 2,56 metros, lo que se traduce en un mayor espacio interior y capacidad de carga. La anchura se mantiene casi sin cambios en 1,74 metros, mientras que su altura se ha rebajado en un centímetro para cifrar 1,4 metros.

audi-a1-sportback-2019-trasera-soymotor_0.jpg

Esta nueva generación ha traído consigo también un profundo cambio de aspecto, con un planteamiento más 'adulto'. Adopta un paragolpes frontal de diseño más agresivo, donde las líneas suaves y las curvas dejan paso a los ángulos. Dos grandes entradas de aire y la enorme calandra 'single frame', característica en la casa de los cuatro aros, dominan la escena. La mayor novedad estética son tres pequeñas entradas de aire en el borde superior de la parrilla rinden tributo al mítico Ur-Quattro del Grupo B de rallies.

Como ya ocurría en la generación precedente, es posible elegir entre negro o gris oscuro para el techo del coche, al margen de los diez tonos disponibles para el resto de la carrocería. Esta opción, y el nuevo pilar C que gana en tamaño y presencia, dotan de un aspecto más afilado a la silueta del nuevo A1.

Los cambios en la zaga son más sutiles y se centran en un portón de líneas marcadas, además de los nuevos pilotos de tecnología de leds y los pertinentes spoiler y símil de difusor sobre la luneta y en los bajos del paragolpes, respectivamente.

 

INTERIOR

El habitáculo del nuevo Audi A1 presenta un diseño mucho más anguloso que en su predecesor, en consonancia con la metamorfosis exterior y con las líneas de los últimos lanzamientos de la marca. La superficie mullida del salpicadero se ve rodeada por molduras de colores personalizables y también materiales de plástico duro pero de buen tacto, algunos de los cuales imitan aluminio. Los ajustes son precisos y los acabados están cuidados, aunque los materiales de recubrimiento en la parte baja del mueble central y los guarnecidos de las puertas son duros al tacto y no transmiten tanta calidad como se percibe a la vista. Quizá para compensar, ofrece una iluminación interior en hasta 30 tonalidades con el paquete opcional de iluminación ambiente.

audi-a1-sportback-2019-interior-soymotor.jpg

El espacio para el conductor y el acompañante en las plazas anteriores es el normal en un coche de sus dimensiones. La marca asegura que la anchura interior ha mejorado en dos centímetros respecto a su predecesor, y efectivamente tuvimos esa sensación. La altura al techo es suficiente incluso para un conductor de 1,94 metros de estatura como quien escribe, y la postura de conducción es correcta, aunque los conductores más 'puristas' disfrutarían sentados un poco más abajo. En cualquier caso, como buen Audi, no nos ha resultado difícil encontrar el ajuste óptimo de altura y profundidad del volante y el asiento por sus amplios recorridos.

Como ya hemos comentado, el Audi A1 es más largo y cuenta con una distancia entre ejes notablemente mayor que la de su antecesor, lo cual se traduce en más espacio para las piernas en las plazas traseras. Ahora, cuatro adultos pueden viajar cómodamente pero, como es habitual, y aunque está homologado para cinco pasajeros, la plaza central no resulta del todo recomendable para largos viajes. En cualquier caso, la victoria frente al Mini es cómoda en este apartado.

nuevo-audi-a1-sportback-soymotor_3.jpg

Por su parte, el maletero también ha aumentado su volumen en 65 litros hasta los 335 –curiosamente, sólo 16 litros menos que en el primer A3 de 1996–, y se puede ampliar hasta 1.090 litros si abatimos los respaldos de las plazas traseras, que están divididos en una proporción de 60/40. El suelo del maletero se puede situar a dos alturas para ofrecer más capacidad de carga o generar un doble fondo, y bajo éste encontramos el hueco para la rueda de emergencia, que es opcional.

 

EQUIPAMIENTO

El Audi A1 Sportback también recibe una gran renovación tecnológica y, de serie, cuenta con un cuadro de instrumentos digital Virtual Cockpit de 10,25 pulgadas con distintos escenarios para visualizar la información del vehículo, las ayudas a la conducción, el navegador y el sistema de infoentretenimiento. En opción se ofrece otra instrumentación con pantalla, pero de 12,5 pulgadas, que es en realidad el tamaño de pantalla del Virtual Cockpit que conocemos en el resto de la gama Audi. La electrónica que afecta directamente a la conducción se gestiona desde los botones del volante multifunción, que también es de serie: limitador de velocidad y control de crucero, alerta de cambio involuntario de carril o el sistema de precolisión con frenada automática de emergencia.

audi_a1_virtual-cockpit.jpg

A diferencia de otros modelos actuales de Audi, la pantalla táctil del sistema multimedia, que mide 8,8 pulgadas de serie o de 10,1 de manera opcional, se ha integrado en lo alto de la consola central entre las salidas del aire acondicionado, y no por debajo de estas. Esto nos evita tener que desviar en exceso la vista de la carretera para consultarla y, además, toda la consola está ligeramente orientada hacia el conductor para un mejor acceso. El sistema multimedia del Audi A1 emplea el mismo procesador que el nuevo A8, es ágil y permite escribir con el dedo sobre la pantalla además de otras funcionalidades, como la compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay y los sistemas Audi Connect Safety and Service para acceder al ordenador del coche desde el móvil.

Por debajo de la pantalla encontramos los mandos físicos del sistema de aire acondicionado –el climatizador bizona es opcional–, mientras que el dial para subir y bajar el volumen de la radio está ubicado por delante la palanca del cambio, algo lejos de donde lo buscaríamos normalmente. Delante de éste, una pequeña guantera que puede contar con carga inductiva para el teléfono móvil de manera opcional y, sobre ella, una toma de USB y otra de tipo C junto a la de corriente de 12 voltios.

audi_a1_carga-inductiva.jpg

Adicionalmente, el nuevo Audi A1 Sportback está disponible con los niveles de acabado Advanced, S-Line y Black Line Edition, además de la edición limitada de lanzamiento Epic Edition. El equipamiento Advanced añade sobre el de serie el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 8,8 pulgadas, los servicios de conectividad Safety and Service, el techo a contraste y las llantas de aleación de 16 pulgadas. Con S-Line, las llantas son de 17 pulgadas y la suspensión más firme dotan al A1 de un carácter todavía más deportivo, lo que se completa con un paquete estético exterior y el alerón sobre la luneta trasera.

Para los que gusten de la exclusividad, el acabado Black Line incorpora sobre S-Line un paquete de exterior de molduras en negro para las carcasas de los retrovisores, además de las lunas tintadas y las llantas de 17 pulgadas Audi Sport. Sobre esto, la edición de lanzamiento Epic Edition añade faros y pilotos de leds oscurecidos, un segundo paquete de contraste para la carrocería con pintura sólida o metalizada, los emblemas y logotipos de Audi en negro y las llantas de 18 pulgadas.

Opcionalmente, se pueden equipar todos ellos con programador de velocidad adaptativo, asistente de aparcamiento, cámara de marcha atrás, asistente en pendiente, navegador o un sistema de sonido Bang&Olufsen de 11 altavoces. También de manera opcional, el paquete Dynamic busca mejorar el comportamiento del A1 con un un sistema de frenos específico y una suspensión más deportiva, además del selector de modos de conducción Audi Drive Select. Por su parte, el paquete S-Line interior mejora el aspecto del vehículo con asientos deportivos, pedales de aluminio o tapicería de cuero y Alcantara.

 

MOTORES

Desde su lanzamiento en 2018, el Audi A1 Sportback está disponible con las versiones 30 TFSI y 35 TFSI, de 116 y 150 caballos, con motores gasolina de tres y cuatro cilindros que cubican 1.0 y 1.5 litros, respectivamente. Ahora se incorpora a la gama mecánica el A1 25 TFSI de 95 caballos con motor de un litro como versión de acceso, y el A1 40 TFSI de cuatro cilindros, 2.0 litros y 200 caballos como tope de gama. Todos ellos son de gasolina y no se esperan versiones Diesel, aunque sí podría llegar algún tipo de hibridación e-tron en los próximos años.

audi-a1-40-tfsi_0.jpg

El de menor potencia, el 25 TFSI, sólo está disponible con cambio manual de cinco velocidades, mientras que los intermedios 30 TFSI y 35 TFSI pueden contar tanto con el manual de seis marchas como con el automático S Tronic de siete relaciones. El 40 TFSI sólo se puede asociar a la caja automática de doble embrague, en este caso de seis marchas. En todas las versiones, el motor envía la potencia al eje delantero, si bien habrá también una versión quattro, como sucedió en la anterior generación del A1.

El A1 Sportback 2019 puede equipar tres tipos de suspensión. Los acabados de acceso, Advanced y Black Line Edition cuentan de serie con la normal, mientras que el acabado S-Line monta unos amortiguadores más firmes pero que no implican un coste adicional. Opcionalmente, con el paquete Dynamic, los primeros acabados pueden acceder a la suspensión Sport, mientras que el S-Line puede equipar unos amortiguadores regulables con el paquete Performance. Las versiones 30, 35 y 40 TFSI del A1 cuentan con frenos de disco en los dos ejes, mientras que sólo el 25 TFSI de acceso recurre a tambores para las ruedas traseras.

 

IMPRESIONES DE CONDUCCIÓN

Durante la presentación nacional del Audi A1 hemos tenido la oportunidad de conducir su versión 40 TFSI de 200 caballos con el acabado S-Line por un recorrido que combinaba vías rápidas con carreteras convencionales reviradas entre Madrid y Pedraza; más tarde, también llevamos el 30 TFSI de 116 caballos en el camino de regreso por nacionales y autovía.

Con el motor de 2.0 litros y cuatro cilindros, el Audi A1 corre mucho y da una gran sensación de empuje en todo momento. El cambio de marchas S Tronic de 6 velocidades, el único disponible para esta motorización, actúa con rapidez y no hemos echado en falta una séptima relación de desahogo, si bien tampoco tuvimos ocasión de mantener un crucero muy superior a las velocidades legales que nos llevaran a elevar mucho el régimen de giro del motor en sexta.

audi-a1-sportback-2019-dinamica.jpg

El confort de marcha en carretera es bueno en general, pero la rumorosidad del motor en esta versión llega con claridad al habitáculo nos pareció excesiva a un ritmo relajado. Tal vez esto se deba a que parte de su sonido proviene de los altavoces del vehículo y, aunque Audi asegura que es posible desconectar esta función, nosotros no supimos hacerlo.

En carretera de montaña y a un ritmo ágil, el A1 transmite muy buenas sensaciones y un comportamiento dinámico ágil y preciso. En curva lenta, frena con estabilidad, entra con nobleza y, sobre todo con el 30 TFSI se puede acelerar con decisión al llegar al vértice, mientras que el 40 TFSI requiere más paciencia con el gas para trasladar la caballería al suelo sin ver la 'tarjeta amarilla' del control de tracción. Aunque la dirección es muy directa, el Mini –que es su rival por antonomasia– parece algo más reactivo y más neutro de comportamiento, menos subvirador, si bien el A1 ofrece un confort algo mayor y no ha perdido agilidad pese al aumento de su tamaño. En este apartado, por tanto, el A1 es ahora un producto más redondo.

Durante nuestra prueba no tuvimos la oportunidad de hacer una medición exhaustiva de consumos, pues el tipo de conducción y las características de la ruta no fueron las óptimas. No obstante, aunque el consumo medio homologado del A1 40 TFSI es de 6,0 litros a los 100 kilómetros, nos parece que es igual de fácil bajar de este en un viaje por vías rápidas, como subirlo por encima de 10 litros si se conduce de manera agresiva.

audi-a1-sportback-2019-dinamica-lateral-.jpg

En el trayecto de regreso a Madrid por autopista probamos la versión 30 TFSI con cambio manual y acabado Advanced. En estas condiciones, la versión de 1.0 litros y 116 caballos nos ha parecido un coche mucho más armónico y agradable que el tope de gama. Su motor empuja con fuerza a partir de 2.000 vueltas y no echamos en falta más potencia en ninguna circunstancia. Es muy elástico, vibra poco para tratarse de un bloque tricilíndrico y su sonido se filtra en el habitáculo claramente menos que en el de 200 caballos. Su consumo medio homologado es de 4,8 litros –sólo 0,2 litros más que la versión de 95 caballos–, y no resulta complicado conseguir este dato si se dosifica el acelerador.

 

PRECIO

El Audi A1 Sporback está a la venta con un precio de partida de 20.760 euros en la versión 30 TFSI con el equipamiento de acceso, 1.400 euros más con el acabado Advance y otros 1.300 por el S-Line. Si se opta por el 35 TFSI de 116 caballos con cambio manual es necesario desembolsar 21.940 como mínimo, y 1.870 euros más por el cambio automático S Tronic. El A1 35 TFSI de 150 caballos parte de 23.540 euros con el acabado básico, y 33.350 para el 40 TFSI –sólo disponible desde S-Line–. El paquete Black Line supone un sobrecoste de 1.200 euros sobre S-Line, y el 1.700 euros más por la edición limitada Epic Line.

gama_audi_a1.jpg

CONCLUSIÓN

Con todo, el Audi A1 Sportback 2019 es el coche más caro entre sus competidores, pero también el que más opciones de equipamiento ofrece. En esta nueva generación, crece ligeramente para ser un modelo más funcional pero sin sacrificar ni un ápice de su aspecto juvenil y su comportamiento dinámico. En el interior, sorprenden los plásticos duros pero también su aspecto moderno y tecnológico. Es muy evidente el progreso respecto a la anterior generación del A1, que fue un éxito de ventas, y curiosamente en alza según maduró en la gama de la marca. Por calidad general del producto, no hay motivos para que pierda su fuerza comercial en el segmento de los utilitarios premium

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Toyota
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
5 comentarios
Imagen de jonay

No entiendo la moda de las entradas de aire plasticas en las defensas, por donde no entra ni sale el aire porque ESTAN CERRADAS!!! no tienen orificios, son de imitación... En fin...

  • 0
  • 0
Imagen de Hellowis

El faldón delantero es ideéntico a un Hyundai i30 OMG

  • 0
  • 0
Imagen de Thor GT

que encima por ese precio viene con unos faros normales y no como los que salen en la foto, vaya mierde.

  • 0
  • 0
Imagen de NocedaRecords

[#1 Hellowis] Y por el precio anda que no se pueden comprar coches con más de 116 caballos, más grandes y más equipados, me parece ridículo el precio base para un coche tan "normal", calidad /precio injusta xD

Morro que me recuerda al de kia ceed, en fin...

  • 1
  • 0
Imagen de Hellowis

Morro que me recuerda al de kia ceed, en fin...

  • 1
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP