ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Surrealismo en el WRC (IX): un dron repartió cerveza y chorizo entre los aficionados

El Rally de Portugal 2014 tuvo entretenimiento también fuera de las pistas

El dron se convirtió en uno de los reclamos de los aficionados

AmpliarSurrealismo en el WRC (IX): un dron repartió cerveza y chorizo entre los aficionados - SoyMotor.comUn dron repartió cerveza y chorizo entre los aficionados

En esta sección hemos contado cosas surrealistas de la época de los Grupo B, Grupo A, los primeros años de los WRC e incluso alguna del Grupo N. Quizás la era más ‘descuidada’ –sin tener en cuenta los Grupo 4 y anteriores– ha sido la contemporánea, así que vamos a ponerle remedio: en esta ocasión vamos a hablar sobre el Rally de Portugal 2014 sin prestar demasiada atención a lo ocurrido en pista.

En el mundo de los rallies, los aficionados siempre han jugado un papel importante. Hace 30 ó 40 años las imágenes de los coches pasando entre ‘cortinas’ de gente eran terroríficas, de hecho la semana pasada comenzábamos esta serie con la ‘locura’ del Grupo B y los dedos humanos encontrados en el motor del Peugeot 205 T16. Por suerte, la seguridad ha evolucionado y los ‘devotos’ de esta disciplina también. Ahora son más ingeniosos.

Los aficionados portugueses son, quizás junto a los argentinos, los que más pasión aportan a los rallies. A principios de este siglo, en algunas ediciones del Rally de Argentina se habló de que la cifra de espectadores durante la prueba completa había superado el millón; sin ir más lejos, en 2018 el ente rector del Rally de Portugal desveló que sólo al mítico tramo de Fafe habían asistido unas 300.000 personas –entre las que suele haber muchísimos españoles–.

Pero hablamos de 2014. En aquella época, el Rally de Portugal aún se celebraba al sur del país –fue la última edición en el sur, antes de volver al norte en 2015–. También era una época en la que el Mundial empezaba a experimentar con los drones para ofrecer a los aficionados unas imágenes espectaculares de los coches. Lo que no sabían los responsables del WRC es que los aficionados también se habían modernizado.

En una zona repleta de gente, un aficionado con muy buenas habilidades en el manejo de drones se propuso hacer las delicias de los que estaban allí presentes. Como si de un videojuego se tratase, utilizó el dron para repartir cerveza entre sus ‘colegas’ de aventuras. Por supuesto, como pueden imaginar, el dron fue aclamado por la mayoría de los asistentes y se convirtió en uno de los protagonistas de la jornada.

No contento con ello, también se propuso llenar el buche de algunos y comenzó el reparto de chorizo. Porque una cerveza sin una ‘tapita’ no es lo mismo, claro. El ‘bajón’ llegó cuando el dron se enredó en una valla y parecía que el entretenimiento podría acabar ahí. Imagino que el exceso de cerveza pudo tener algo que ver. No obstante, un ‘héroe’ lo desenredó, no sin antes coger el chorizo como premio, para que la fiesta continuase.

Afortunadamente, el dron no causó ningún daño material o personal a los participantes del rally… y eso que en algunos momentos estuvo realmente cerca del recorrido por el que pasaban los coches. Es más, en el vídeo se aprecia cómo el piloto local Rui Madeira pasa a toda velocidad y el dron no está muy lejos; después ocurre algo similar cuando el polaco Aron Domzala se disponía a negociar la curva.

En cuanto a la acción en pista, Sébastien Ogier, que a posteriori se proclamaría bicampeón del mundo esa temporada, se llevó una cómoda victoria con Mikko Hirvonen segundo y Mads Østberg tercero, en un rally con una infinidad de accidentes. Como decía unas líneas más arriba, ésta fue la última edición del Rally de Portugal celebrada al sur del país, pues en 2015 regresaría a los históricos tramos del norte.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP