GP Made in Italy y de la Emilia Romaña F1 2021
ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

¡Qué miedo! Síntomas de avería que no conviene ignorar

Saber detectar estas señales puede evitar costosas averías

Conviene acudir a revisarlos cuanto antes para evitar el fallo fatal

AmpliarAlgunos ruidos o indicios de mal funcionamiento pueden hacer echar a temblar al más pintado - SoyMotor.comAlgunos ruidos o indicios de mal funcionamiento pueden hacer echar a temblar al más pintado

Son muchas las averías que pueden afectar a tu coche a lo largo de su vida y también son abundantes las causas que pueden llevar a la misma. Recopilamos las señales que no deberías ignorar si quieres mantener tu vehículo 'sano y salvo'. 

Al circular con su coche, mucha gente comienzan a escuchar ruidos, vibraciones o demás señales que se salen de lo común. Un hecho que a algunas personas puede hacer echar a temblar, aunque en el fondo se trate simplemente de un desequilibrio en los neumáticos. Sin embargo, otra gente pueden pasar por alto estos indicios cuando, de hecho, sí son realmente señales de un fallo grave en potencia.

En este artículo te damos algunas pautas para intentar reconocer algunos síntomas que pueden percibirse tanto durante la conducción como desde el exterior y por los que convendría acudir al taller de confianza cuanto antes.

 

  • El cambio se vuelve duro o tosco

Empezamos con un peso pesado de los síntomas. En este caso, a la hora de ir a cambiar de marcha, el cambio lo encontramos más duro de lo normal, tosco o incluso hace algún ruido extraño. Puede ser causa de un embrague que no haga bien su trabajo, engranajes desgastados o falta de lubricación.

En cualquier caso, es conveniente que una vez percibidas estas señales, no realices más cambios, puesto que el problema sólo irá a peor. Un reemplazo completo de la caja de cambios manual puede suponer un desembolso de más de 4.000 euros si se da el caso, un precio que puede ser superior al propio valor del coche en casos de vehículos de edad elevada.

 

  • Chirridos bajo el capó

Estos sonidos son muestra de que nuestro coche tiene un fallo en la correa de distribución, la cual se encarga de accionar distintos elementos del motor para que éste funcione de manera correcta y en el momento justo, así como de accionar el alternador para generar energía eléctrica. Los chirridos denotan que hay cierta holgura o desgaste en la propia correa.

Con suerte, el problema puede suplirse con un reajuste de la correa si el vehículo lo permite, pero si no es el caso, ésta se encuentra en las últimas o directamente se ha roto, el precio de reparación puede oscilar entre los 1.500 y los 2.000 euros.

correa-distribucion-fallo.jpg

  • El volante vibra y tiembla

Estos síntomas no denotan una causa concreta, ya que el fallo puede deberse a un mal alineado de la suspensión –en caso de haber recibido un duro golpe en un resalto– o a un desequilibrio en las ruedas. Lo notarás porque al aumentar la velocidad, el volante comenzará a sacudirse y a vibrar.

En caso de ser un desequilibrio, se trata de una reparación sencilla y no demasiado grave –entre 15 y 30 euros–. Sin embargo, no conviene confiarse y dejarlo pasar, pues las ruedas a la larga pueden desgastarse prematuramente y de manera no uniforme, lo que puede llevar, en el peor de los casos, a un reventón repentino o al desacople de la propia rueda.

 

  • Frenos que chillan

A la hora de decelerar, los frenos emiten un sonido muy agudo y estridente hasta que el coche se detiene. Esto puede ser una señal de que las pastillas han cristalizado, es decir, que el material que recubre las recubre se ha desprendido con el tiempo por un uso continuado y exigente de los mismos.

Al hacer contacto metal con metal, el sonido que se crea es ese agudísimo chillido. Es un problema bastante serio pues, aparte de poder dañar el disco de freno, lo que encarecería la reparación, la potencia de frenado disminuye y merma consecuentemente la seguridad. El cambio de las cuatro pastillas no debería suponer un desembolso de más de 200 euros en vehículos convencionales.

pastillas-freno-chillido.jpg

 

  • Arañazos en la pintura

Puede no parecer un asunto que conlleve mucho riesgo, pero lo cierto es que la pintura de los coches no solamente sirve para darle un aspecto bonito, sino también para protegerlo ante agentes como la corrosión. Si la pintura se desprende, la corrosión puede empezar a producirse a través de esa grieta y con el tiempo dañar partes más profundas del chasis. Ten más cuidado aún si tu zona es costera o lluviosa.

Para solventarlo, se puede llevar el coche a repintar en caso de que el conjunto de la carrocería se encuentre en malas condiciones. Pero si sólo se trata de un arañazo, puedes proteger el interior de la corrosión con remedios caseros como esmalte de uñas.

 

  • Más humo de lo normal del tubo de escape

El hecho de que salga más humo ya denota que en la mecánica hay algo que falla; no obstante, lo que de verdad permite identificar con mayor certeza el problema es el color del humo.

Si el color del humo es muy oscuro significa que hay una mala combustión en el cilindro, un fallo cuyo origen pueden tener múltiples causas, aunque las más comunes son del sistema de inyección, de la sonda lambda o la válvula EGR. Por el contrario, si el humo es de color claro es una señal de que hay una fuga de refrigerante, posiblemente de un mal sellado en la junta de culata. Finalmente, en caso de que el humo tenga un tono azulado significa que el motor quema aceite.

Si el fallo es de la junta, el precio del recambio es de unos 800 euros de la pieza más la mano de obra. Si se hace necesaria la sustitución de la culata al completo, el coste puede elevarse a más de 3.500 euros.

tubo-escape-humo-negro.jpg

 

  • Fuga de aceite

Tal vez sea la causa de fallo de motor más común. Se reconoce claramente si, al salir de algún sitio en el que haya estado aparcado el coche, aparece una marca de color oscuro justo sobre la plaza que ocupábamos. Ni que decir tiene que un motor mal lubricado puede ser una ruina, pues puede quedar inutilizado, con un desembolso medio de más de 5.000 euros al reemplazarlo por otro.

 

  • Falta de potencia

Si el coche no tiene la suficiente fuerza para arrancar o se cala al cabo de unos momentos de accionar el contacto puede que tenga algún tipo de problema con las bujías, que pueden no funcionar o no generar la chispa suficiente –en caso de ser un gasolina, claramente–. Se trata de una reparación sencilla, pues uno de estos elementos no cuesta más de 10 euros y la mano de obra es barata.

Por otra parte, si la falta de potencia es acusada a la hora de circular, el problema puede deberse a diversos factores, desde problemas en la admisión, una mala mezcla de carburante y oxígeno, válvulas que no se abren lo suficiente, mal funcionamiento del turbo, etc. Lo propio en este caso sería llevar el coche al taller para realizar una diagnosis.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP