PRUEBA

Prueba Skoda Karoq 1.5 TSI 150 caballos: aventuras en familia

Ofrece confort en carretera, practicidad en ciudad y capacidades 'off road'

Menos dinámico que algunos de sus competidores, gana en versatilidad interior

AmpliarPrueba Skoda Karoq 1.5 TSI 150 caballos: aventuras en familia - SoyMotor.comPrueba Skoda Karoq 1.5 TSI 150 caballos: aventuras en familia

Hace unos meses conocimos el nuevo Skoda Karoq en su presentación nacional, pero la breve ruta que hicimos con el SUV compacto checo por pistas embarradas y carreteras convencionales nos dejó con ganas de más. Ahora hemos probado con mayor detenimiento la versión 1.5 TSI de 150 caballos con el acabado Ambition para comprobar si realmente es tan funcional como promete.

Skoda vive un momento dulce con casi un millón de vehículos entregados en 2018 en todo el mundo y 25.260 coches matriculados en España. Una gran parte de este éxito se debe al creciente segmento SUV y la buena acogida que ha tenido el Karoq en el mercado español, donde sólo en 2018 se han vendido más de 4.100 unidades.

skoda-karoq-galeria-soymoto.jpg

Como ya comentamos en nuestro contacto, el Karoq, cuyo nombre significa 'coche' y 'flecha' –como el emblema de la marca– en el idioma de los indígenas de Alaska, es el hermano pequeño del Skoda Kodiaq, y llegó al segmento SUV compacto como reemplazo del Skoda Yeti, más pequeño, pero prometió mantener ese aire de 'usabilidad' familiar que caracterizó al primer SUV checo y, en general, a todos los modelos de la marca.

 

EXTERIOR

El Karoq comparte la plataforma MQB-A1 con el Seat Ateca –ambos se fabrican en la factoría de Kvasiny, en la República Checa– y, con sus 4,38 metros de largo, 1,84 ancho y 1,6 de alto, es 11 centímetros más corto que el Volkswagen Tiguan y 32 menos que el Kodiaq, pero 16 más largo que el Yeti. Su altura libre al suelo es de 18,6 centímetros, y sus ángulos de entrada y salida de 18,4 y 16,6 grados, sumados a la tracción total en algunas de las versiones, le ofrecen ciertas capacidades 'off road'.

skoda-karoq-soymotor-05.jpg

Para el lanzamiento del Karoq en España, Skoda decidió prescindir el acabado de acceso Active, habitual en otro modelos de la marca, e iniciar su oferta con el nivel de equipamiento Ambition –el que hemos probado–, pues la experiencia vivida con el Kodiaq es que los compradores de estos nuevos modelos SUV se mostraron más interesados en los niveles de equipamiento superiores. Como parte de esta misma estrategia, al igual que ha sucedido con la gama del Kodiaq, Skoda lanzará las versiones Scout y Sportline del Karoq con dos enfoques diferentes: el primero con un carácter más aventurero, y el segundo con un aspecto que pone énfasis en la deportividad.

Así, el Skoda Karoq Scout difiere de la versión 'normal' por sus protecciones de plástico que imitan aluminio en los parachoques y las taloneras, así como molduras de goma negra en los pasos de rueda. Tanto los marcos de las ventanillas como las barras portaequipajes son de aluminio y las llantas son de 18 pulgadas, aunque pueden ser de 19 opcionalmente. Por su parte, el Karoq Sportline luce los parachoques en el mismo color de la carrocería, pero con un pequeño 'splitter' de color negro, al igual que los faldones, las carcasas de los retrovisores, los marcos de las ventanillas y las barras de techo.

skoda-karoq-soymotor-02.jpg

Con todo ello, las versiones Sportline y Scout del Karoq presentan una personalidad más definida e impactante que el Karoq de acceso que hemos probado, lo cual no resta para que, desde su acabado Ambition, éste ofrezca una imagen moderna y contundente, en la línea de diseño estrenada por el Kodiaq.

 

INTERIOR

En el interior, el Karoq es un modelo amplio y confortable, de aspecto discreto pero de tacto agradable y buena calidad. Las superficies acolchadas del salpicadero y los guarnecidos de las puertas se combinan con plásticos duros pero de buenos ajustes de la parte inferior y en el mueble central. Nuestra unidad contaba con los asientos del conductor y acompañante de opcionales de corte deportivo –tienen un coste de 325 euros–, que ofrecen una buena sujeción lateral al tiempo que son muy cómodos para conductores de piernas largas por la profundidad de la banqueta. El espacio para las piernas es amplio, e incluso con el asiento del conductor colocado en su posición más elevada, la altura al techo era generosa.

skoda-karoq-soymotor-15_0.jpg

De serie, el volante está forrado en piel, y puede ser achatado en la base y con tapicería de cuero microperforado en opción, como lo era en nuestro caso. La tapicería de los asientos, de tela bitono en nuestra unidad, puede ser también de cuero total o parcialmente por 1.500 y 1.350 euros, respectivamente. Las versiones Scout y Sportline cuentan con tapicerías específicas, molduras que imitan madera y carbono en el salpicadero y las puertas -según la versión-, pedales de aluminio e iluminación ambiental de leds.

El cuadro de instrumentos del Skoda Karoq puede ser analógico con dos relojes para la velocidad y las revoluciones del motor, y una pantalla central a color que permite acceder desde los botones del volante las distintas funciones del navegador, el equipo de sonido y las ayudas a la conducción; o un display digital como el que se ofrece en otros modelos del grupo VAG. Con el 'Virtual Cockpit' digital es posible consultar el mapa de navegación en el cuadro de instrumentos o configurar con un cierto margen el modo en que se quiere visualizar la información.

Independientemente del cuadro de mandos del que se dispone, la pantalla multimedia central es de 8 pulgadas de serie y cuenta con compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay. Es táctil pero cuenta con botones de acceso rápido a sus distintas funciones en los laterales y dos diales analógicos para ajustar el volumen y la sintonía de radio con facilidad sin apartar la vista de la carretera.

skoda-karoq-soymotor-17_0.jpg

En las plazas traseras, el espacio hasta el techo y para las piernas es suficiente para un adulto de 1,85 metros de alto. Opcionalmente se puede pedir que los asientos traseros estén calefactados y cuenten el sistema VarioFlex –que tiene un coste de 445 euros–, lo que permite desmontar estos de manera independiente para extraerlos del vehículo. De este modo, si se retira el asiento central, dos pasajeros pueden viajar en las plazas traseras con mayor amplitud para los hombros al reposicionar sus butacas más centradas. Además, con el sistema VarioFlex, la banqueta de las plazas laterales se puede desplazar 15 centímetros longitudinalmente para ofrecer algo más de volumen de carga al maletero, o inclinar ligeramente hacia atrás los respaldos.

Tanto con el sistema VarioFlex como sin él los respaldos se pueden abatir sobre la banqueta –40/20/40 con VarioFlex y 40/60 sin él– y levantarlos hacia delante –sólo con VarioFlex– para ofrecer mayor capacidad de carga. Así, el maletero cubica 521 litros con los asientos de serie y entre 479 y 588 litros con los opcionales según la posición de la banqueta. Con los respaldos abatidos, la capacidad aumenta hasta 1.630 litros, y 1.810 si se extraen los asientos posteriores del vehículo.

skoda-karoq-soymotor-20_0.jpg

El Skoda Karoq está repleto de soluciones prácticas a las que la marca denomina Simply Clever, como ganchos desmontables para bolsas y piezas para sujetar la carga en el maletero, una linterna y una rasqueta para el hielo o una alfombra reversible con un lado de goma, una pinza para el ticket de la hora en el interior del parabrisas, un hueco específico para el paraguas bajo el asiento del acompañante o guanteras para botellas de hasta 1,5 litros en las puertas delanteras y 1 litro en las traseras. Asimismo, la bandeja del maletero puede ser rígida o una cortina enrollable que se eleva sujeta al portón, que puede ser de apertura manual o eléctrica, y con función manos 'ocupadas', que se abre al pasar el pie por debajo del parachoques trasero.

 

EQUIPAMIENTO

Como hemos comentado, la gama del Skoda Karoq comienza con el acabado Ambition –el intermedio en otros modelos de la marca– y cuenta de serie con llantas de aleación de 17 pulgadas –que pueden ser de 18 ó 19 en opción–, climatizador bizona, pantalla táctil de 8 pulgadas, sensor de aparcamiento trasero y cámara de marcha atrás, volante de cuero, sensores de lluvia y luces, control de descensos y asistente en pendiente, control de crucero con frenada de emergencia, y un año de suscripción al servicio Care Connect con llamada automática de emergencia en caso de accidente.

skoda-karoq-soymotor-10_0.jpg

El acabado Style incorpora además el sensor de aparcamiento delantero, faros con tecnología led e iluminación en curva y lavafaros, ajuste lumbar en el asiento del acompañante, acceso y arranque sin llave, portón del maletero automático, lunas tintadas, navegador integrado y llantas de aleación de 18 pulgadas.

Con todo, el Skoda Karoq es un coche bien equipado de serie, pero además ofrece un gran número de extras y opciones de personalización, como control de crucero adaptativo, avisador de cambio involuntario de carril, asistente de aparcamiento automático, avisador de ángulo muerto, reconocimiento de señales, detección de fatiga, asientos deportivos con ajuste eléctrico y calefactados delante y detrás, toma de corriente de 230 voltios y techo solar; aunque muchas de estas opciones están incluidas en las versiones Sportline y Scout.

 

MOTORES

La gama mecánica del Skoda Karoq está formada por motores gasolina y Diesel de entre 116 y 190 caballos. Los gasolina son un tricilíndrico 1.0 TSI de 116 caballos, y un tetracilíndrico 1.5 TSI de 150 caballos con desconexión de cilindros, el que hemos probado. Los Diesel son un 1.6 TDI de 116 y un 2.0 TDI con dos niveles de potencia: 150 y 190 caballos. Todos ellos pueden ir asociados a un cambio manual de seis marchas o automático DSG de siete relaciones, excepto la versión de 190 caballos, que sólo puede ser automático. Asimismo, las versiones Diesel de 150 y 190 caballos sólo pueden ir asociadas a la tracción total, que no está disponible para el resto de motorizaciones.

skoda-karoq-soymotor-14_0.jpg

Según el motor y nivel de equipamiento, el Karoq ofrece distintos modos de conducción. Con nuestra versión 1.5 TSI de 150 caballos con desconexión de cilindros podíamos elegir entre Eco, Normal, Sport e Individual. Cada uno de ellos modifica la respuesta del motor, la dirección y elementos como el control de crucero y el aire acondiciona. En el modo Individual se pueden configurar estos aspectos de manera personalizada. Las versiones con tracción total cuentan además con un modo Snow, de serie, para superficies de baja adherencia y, si se desea, se puede solicitar en opción el modo 'Off Road' para ofrecer mayor capacidad de tracción fuera de asfalto.
 

IMPRESIONES
Durante nuestro primer contacto con el Skoda Karoq en su presentación ya comentamos su buen comportamiento sobre pistas embarradas y fuera del asfalto. En esta ocasión hemos centrado nuestra prueba en recorridos por carretera y entre el tráfico urbano.

El Skoda Karoq con motor 1.5 TSI de 150 caballos, tracción delantera y cambio manual nos ha parecido un coche cómodo y agradable para un uso por carretera y vías rápidas. Su motor empuja con fuerza desde 1.500 revoluciones y se estira hasta las 6.000 vueltas, lo que es más que suficiente para mover con agilidad sus 1.378 kilos pero, si no se hace una gestión eficaz del cambio al afrontar pendientes muy empinadas o importantes cambios de ritmo para adelantar, puede dar la impresión de tener menos potencia de la anunciada.

skoda-karoq-soymotor-07.jpg

Por contra, al llanear en sexta velocidad y dentro de lo legal, el sistema de desconexión de cilindros y los largos desarrollos de la caja de cambios permiten hacer una gestión muy eficiente del combustible. Así, cuando la demanda de par es baja –entre 1.400 y 4.000 revoluciones– por debajo de 130 kilómetros/hora, la centralita deja de inyectar combustible a dos de los cilindros del motor, con lo que se consigue un consumo próximo a 7 litros a los 100, cuando el mixto homologado es de 5,4 a los 100, pero estos datos son más bien orientativos, pues no pudimos hacer nuestro recorrido habitual de referencia. Además la sonoridad del motor es muy baja y apenas se filtra su rumorosidad o el ruido aerodinámico en el habitáculo.

Dinámicamente, el Karoq muestra un comportamiento muy satisfactorio para sus dimensiones y tipología de vehículo. Skoda ha primado el confort por encima de la deportividad, lo cual no quita para que su comportamiento sea eficaz en carreteras reviradas. La puesta a punto de la suspensión es menos firme que en el Seat Ateca, por lo que filtra los baches mejor que éste, pero resulta más eficaz que la de un Nissan Qashqai o un Hyundai Tucson a la hora de contener los movimientos de la carrocería. La unidad que probamos contaba con la suspensión de dureza variable -DCC- que modifica su firmeza según el modo de conducción seleccionado: Comfort, Normal y Sport.

skoda-karoq-soymotor-08.jpg

Por su parte, la dirección es más precisa que en otros SUV que hemos probado y, como era previsible, acusó subviraje cuando fuimos bruscos al volante, pero rápidamente entraron en funcionamiento los controles de tracción y estabilidad para contener la pérdida de adherencia.

En ciudad, el Skoda Karoq se mueve con agilidad y la altura del puesto de conducción permite tener una buena visibilidad en cualquier circunstancia. Evidentemente, su tamaño no es el de un B-SUV, pero es más pequeño que la mayoría de sus competidores -a excepción del Ateca, que mide dos centímetros menos-, por lo que resulta más sencillo de aparcar, especialmente si se cuenta con los sensores de proximidad delanteros, la cámara de marcha atrás, o el aparcamiento automático.

 

PRECIO

Skoda Karoq tiene un precio de partida de 21.693 euros en su versión 1.0 TSI de 116 caballos, y 24.317 euros con el motor 1.5 TSI de 150 caballos que hemos conducido. Las versiones Diesel parten de 22.931 euros con el motor 1.6 TDI de 116 caballos, y llega hasta 27.65 euros con el 2.0 TDI de 150 caballos y tracción total y 755 euros más si se opta por el cambio automático DSG. La versión 2.0 TDI de 190 caballos, que sólo se ofrecerá con las versiones Sportline y Scout todavía no tiene precio confirmado.

skoda-karoq-soymotor-04.jpg

Así, el Skoda Karoq con motor de gasolina de 150 caballos, tracción delantera y cambio manual, el que hemos probado- es más caro que un Nissan Qashqai o un Ford Kuga gasolina de 150 caballos, pero su equipamiento es muy superior. El Hyundai Tucson y el Kia Sportage de 132 caballos son más económicos, pero además de ofrecer menos potencia, su equipamiento de serie también es menor. El Seat Ateca 1.4 EcoTSI de 150 caballos con equipamiento similar es más caro.

Con todo, el Skoda Karoq es un vehículo muy equilibrado y funcional; ofrece un buen comportamiento tanto en carretera como fuera de ella, y resulta práctico para un uso familiar o urbano. Su equipamiento de serie es correcto, y se puede ampliar a voluntad con un gran número de extras y soluciones prácticas 'Simply Clever'.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
2 comentarios
Imagen de ThePinkStig
Ateca? Qué Ateca? Con lo que mola este coche y lo bien que trabaja Skoda para que vas a pagar de mas. Me lo pido pa reyes!!!
  • 0
  • 0
Imagen de Stavelot
Yo en la vida me compraria un VW (menos un Golf GTI) habiendo skoda..... este me gusta, se le ve bien hecho... y me recuerda a los Jeep de hace unos años jajaja
  • 0
  • 0
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP