PRUEBA

Prueba Hyundai Tucson 2.0 CRDi 48v: Diesel electrificado

Ofrece un interior espacioso, de buena presencia y bien equipado

Su mecánica semihíbrida contiene las emisiones y el consumo

Parte de 22.415 euros, pero llega a 41.765 en el tope de gama

AmpliarPrueba Hyundai Tucson 2.0 CRDi 48v: Diesel electrificadoPrueba Hyundai Tucson 2.0 CRDi 48v: Diesel electrificado

El Hyundai Tucson se actualizó estética y mecánicamente en 2018 para ser un modelo más atractivo y tecnológico. En SoyMotor.com hemos probado su versión 2.0 CRDi de 48 voltios y 185 caballos con el acabado tope de gama Tecno, un SUV Diesel semihíbrido que busca la eficiencia sin sacrificar las prestaciones.

La electrificación del automóvil se abre paso en las distintas marcas y pocas son las que no cuentan ya con algún modelo híbrido, eléctrico o enchufable. Hyundai ofrece cualquiera de estas tres tecnologías en el Ioniq, además del Kona eléctrico y el Nexo con pila de hidrógeno pero, con el objetivo de aportar algo más de sostenibilidad a su gama, ha aprovechado la renovación del Hyundai Tucson para dotarlo a su versión Diesel más potente de un sistema semihíbirdo de 48 voltios que le permite homologar un dato de consumo y emisiones menor, sin sacrificar potencia en su tope de gama.

fotos-hyundai-tucson-soymotor_0.jpg

DIMENSIONES

El Hyundai Tucson es un SUV de 4,48 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,65 de alto que, por sus dimensiones, compite con modelos como el Citroen C5 Aircross, el Peugeot 3008, el Opel Grandland X o el Renault Kadjar, entre otros. Respecto al Nissan Qashqai es casi 9 centímetros más largo, y 6 más corto que el Ford Kuga. Pero su auténtica competencia es el Kia Sportage, con el que comparte plataforma y dimensiones, además de su gama mecánica, que veremos más adelante.

En su vista exterior, el Tucson presenta un aspecto grande y poderoso; luce un frontal renovado renovado con una nueva parrilla de lamas cromadas horizontales y un nuevo parachoques más anguloso que en el modelo de 2015. Los grupos ópticos también son nuevos, aunque su forma cambia muy poco, y las luces de diurnas dibujan ahora un ángulo por debajo de los antiniebla. En el lateral, los cambios apenas son perceptibles, salvo por las nuevas llantas de 19 pulgadas en el acabado Style –el que equipa nuestra unidad– y la tapa del depósito de combustible, que ya no es circular. Atrás cambian el portón y el parachoques, lo que rebaja la altura visual del conjunto con una moldura plástica plateada más horizontal. Las colas del escape también cambian de forma.

hyundai-tucson-2019-soymotor-trasera.jpg

 

INTERIOR

En el interior, el cambio de aspecto es notable. El nuevo salpicadero eleva el nivel de calidad percibida con superficies acolchadas y recubiertas de piel sintética y costuras a la vista en la parte superior, mientras que abajo mantiene los plásticos duros bien ajustados. Todas las salidas de ventilación presentan un nuevo diseño y la pantalla táctil flotante de ocho pulgadas, que antes estaba integrada, corona ahora la consola central. Los mandos del climatizador mantienen su diseño y distribución, al igual que sucede con el volante, pero el cuadro de instrumentos se encuentra ahora en el fondo de un túnel trapezoidal.

hyundai-tucson-2019-soymotor-interior.jpg

Las dimensiones del habitáculo no cambian respecto al anterior Tucson. Es un coche amplio y confortable tanto en las plazas delanteras como traseras, y ofrece una buena visibilidad en todas direcciones. El acceso a las plazas posteriores es sencillo por el gran tamaño de las puertas y, aunque la plaza central no es muy recomendable para trayectos largos, sí permite afrontar con menor incomodidad que otros modelos desplazamientos cotidianos. El respaldo es regulable en inclinación y abatible en dos secciones –40/60– para ofrecer mayor capacidad de almacenamiento.

Con todas sus plazas funcionales, el maletero de esta versión semihíbrida de 48 voltios cubica 459 litros –en vez de los 488 del resto de versiones–, pues en el doble fondo, bajo el suelo, se encuentra la batería de 44 kilovatios hora, que ocupa el espacio destinado a la rueda de repuesto. Con los respaldos abatidos puede aumentar su capacidad hasta 1.478 litros y ofrece una superficie completamente enrasada.

hyundai-tucson-2019-soymotor-bateria.jpg

 

EQUIPAMIENTO

La versión 2.0 CRDi 48v del Hyundai Tucson sólo está disponible con los acabados Tecno y Style, el que hemos probado. De serie, desde el acabado Tecno, cuenta con volante de cuero, cámara de visión trasera con sensor de aparcamiento delantero y trasero, función cornering de iluminación en curva, asistente en pendiente, avisador de cambio involuntario de carril, faros de leds de encendido automático, reconocimiento de señales, asientos delanteros y traseros calefactados y superficie de carga inductiva para teléfonos móviles.

Con el acabado Style incorpora además el control de crucero adaptativo con mantenimiento de carril, la cámara de visión perimetral con detección de tráfico cruzado, el detector de fatiga, el volante calefactado, los asientos ventilados tapizados en cuero con ajuste eléctrico y lumbar para el conductor, el techo solar, y el portón del maletero de apertura automática con pedal virtual.

hyundai-tucson-2019-soymotor-pantalla.jpg    

Independientemente del acabado elegido, el sistema multimedia es el mismo, compatible con Android Auto y Apple CarPlay, y la pantalla táctil de ocho pulgadas. El navegador está integrado y cuenta de serie con actualización de cartografía gratuita durante los primeros siete años, así como el acceso a los servicios TomTom Life de información meteorológica y del tráfico. Su manejo es sencillo e intuitivo y la velocidad de funcionamiento correcta.

 

MOTOR

El Hyundai Tucson está disponible con dos motores de gasolina y tres Diesel. Los gasolina son dos bloques de 1.6 litros, uno atmosférico y otro turbo, que entregan 131 y 177 caballos, respectivamente. Los Diesel son dos versiones del 1.6 CRDi –que sustituye al 1.7 CRDi anterior– con 116 y 136 caballos, y un 2.0 CRDi 48v de 185 caballos, el que hemos probado.

hyundai-tucson-2019-soymotor-20.jpg

Esta mecánica Diesel de 2.0 litros es la misma que equipaba el Tucson de 2015, y entrega los mismos 185 caballos de potencia, pero se lo ha dotado de un pequeño motor eléctrico de 12 kilovatios para reducir sus niveles de emisiones y consumo. Este sistema semihíbrido funciona a 48 voltios y hace las veces de motor de arranque y generador de electricidad para la batería de 44 kilovatios hora, ubicada en el maletero. Así, ofrece un suplemento de 16 caballos de potencia en las fases de aceleración y recarga la batería durante las frenadas, pero no incrementa la potencia total del conjunto ni permite circular en modo 100% eléctrico.

Aunque el Hyundai Tucson está disponible en versiones de tracción delantera y con cambio manual con otras mecánicas, el propulsor semihíbrido de 185 caballos sólo se ofrece asociado a la tracción total HTRAC y la caja de cambios automática por convertidor de par con ocho relaciones de cambio. La tracción total es completamente automática y reparte el par al 50% entre el eje anterior y posterior, para luego dar prioridad al que mejor capacidad de tracción presenta. La actuación del cambio automático es rápida y progresiva, no se perciben tirones ni deslizamiento y, en el modo manual, permite jugar ligeramente con las relaciones de cambio para adelantarse a su actuación si se desea.

hyundai-tucson-2019-soymotor-carretera.jpg

El motor de combustión interna agradable y suave en su funcionamiento, sin demasiadas vibraciones ni ruido, aunque en frío o al elevar las revoluciones se aprecia claramente su naturaleza Diesel. Combinado con el sistema semihíbrido, su empuje es muy satisfactorio y permite mover con soltura sus 1.779 kilos. El motor eléctrico empuja desde el primer momento para iniciar el movimiento, y su actuación se percibe también al pisar a fondo para ganar velocidad con rapidez durante un adelantamiento. Al margen de estos momentos de demanda adicional de potencia, su actuación pasa casi desapercibida en una conducción normal, y sólo una animación gráfica en el cuadro de instrumentos nos informa del flujo de la energía desde la batería hacia las ruedas, y viceversa.

Gracias al sistema semihíbrido, Hyundai ha conseguido contener las emisiones del Tucson de 185 caballos en 151 gramos de dióxido de carbono por kilómetro –un 7% menos que antes– pero, a pesar de su mecánica electrificada, mantiene el distintivo ambiental C de la DGT. Su consumo medio homologado en ciclo NEDC es de 5,7 litros a los 100 kilómetros, 0,8 litros menos que lo homologado por el anterior Tucson de 185 caballos –Diesel de 2.0 litros pero sin el sistema semihíbrido–.

hyundai-tucson-2019-soymotor-etiqueta_dgt.jpg

Durante nuestra prueba realizamos un viaje de 350 kilómetros por autopistas a velocidad legal, con cambios de ritmo pero en una conducción relajada, y el consumo medio calculado por el ordenador de a bordo fue de 6,5 litros a los 100, un dato contenido dadas sus dimensiones, potencia y tipo de conducción practicada. En una conducción exigente, no es difícil subir este dato por encima de 9 litros, pero también es posible lograr un consumo por debajo de 7 litros a los 100 en un uso cotidiano.

 

COMPORTAMIENTO

El Hyundai Tucson es un vehículo confortable y práctico para un uso familiar y cotidiano, ofrece espacio suficiente para cinco adultos y mucho equipaje, y está bien aislado acústicamente. Por ello, resulta un coche muy cómodo para viajar, incluso muy cargado, y su consumo entra dentro de lo razonable.

hyundai-tucson-2019-soymotor-19.jpg

Tal vez los conductores que busquen un vehículo muy dinámico puedan echar en falta una dirección más precisa o una suspensión más firme, pero su comportamiento es más que correcto para una conducción normal y mejor que en su predecesor. Ante una maniobra brusca o una curva a más velocidad de la recomendada, sus reacciones son previsibles y seguras, y los controles de tracción y estabilidad hacen su trabajo para contener la pérdida de adherencia y recuperar el control.

Pese a su condición de SUV, su altura libre al suelo de 17,2 centímetros y su tracción total, sus capacidades 'off road' son limitadas, pero permite afrontar con tranquilidad un trayecto por pistas de tierra y superar pequeños obstáculos.

 

PRECIO

El precio del Hyundai Tucson parte de 22.415 euros en su versión gasolina de 132 caballos, y 25.015 euros para el Diesel de 116 caballos. Para acceder a la tracción total es necesario abonar 34.965 euros por la versión gasolina de 177 caballos, o 37.765 por el Diesel de 185 caballos con acabado Tecno. La unidad que hemos probado, con el motor 2.0 CRDi de 48v con tracción total, cambio automático y el acabado Style, tiene un precio de 41.765 euros. Un Ford Kuga 2.0 TDCi, un Citroen C5 Aircross BlueHDi o un Peugeot 3008 con el mismo motor de 180 caballos son más económicos, pero ninguno de ellos cuenta con una mecánica electrificada. El Kia Sportage con la misma mecánica y sistema de tracción es 3.400 euros más barato, pero su equipamiento es inferior.

hyundai-tucson-2019-soymotor-campo.jpg

Con todo, el Hyundai Tucson 2.0 CRDi de 48v es un coche amplio, confortable y bien equipado, con un motor potente de consumo contenido gracias a la electrificación. Su manejo es sencillo y, por sus acabados y ayudas a la conducción, transmite una gran sensación de seguridad y calidad.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP