GP Sakhir F1 2020
ARTÍCULOS SOYMOTOR.COM

Cómo proteger a tu coche del otoño

Las hojas caídas pueden ser un quebradero de cabeza, tanto en carrocería como en carretera

Si se aparca en la calle, hay que procurar retirarlas con asiduidad

AmpliarEl otoño puede afectar a tu coche y a la conducción más de lo que parece - SoyMotor.comEl otoño puede afectar a tu coche y a la conducción más de lo que parece

Cada estación del año tiene sus particularidades para con el mantenimiento de tu vehículo. En el caso del otoño, las hojas que caen de los árboles no son tan inofensivas como a priori pueden parecer, y son una posible causa de corrosión y rayones para la carrocería, así como de peligro a la hora de abordar una calzada cubierta por ellas. Por ello vale la pena seguir estos consejos si encuentras tu coche enterrado por hojas.

Sabemos que en estos tiempos es bastante difícil hacerse con una plaza de garaje bajo techo. El mercado inmobiliario y los precios que se piden por estas plazas no son algo que se pueda permitir todo el mundo y que, quizá, tampoco compense en el fondo, más aún en el caso de que se posea más de un coche.

Por ello, si tu coche va a 'dormir' en la calle y quieres mantenerlo en buenas condiciones, debes protegerlo de las inclemencias meteorológica inherentes de las distintas estaciones del año. En este momento, el otoño es el que está aquí con nosotros, una bonita estación que con sus colores pardos y sus hojas caídas nos abre paso hacia el invierno. No obstante, estas hojas pueden ser un problema para la carrocería y parabrisas de tu vehículo, veamos en qué sentido.

 

CÓMO AFECTAN

Normalmente, las hojas de por sí no producen ningún daño; sin embargo, si se juntan con otros factores cuando pueden empezar a suponer un problema. Por ejemplo, la humedad. Es muy posible que tras una fuerte tormenta de otoño hayan caído gran cantidad de hojas sobre el coche que, además, estarán mojadas. Esta humedad no desaparece con la misma velocidad que el agua a la intemperie y en una exposición prolongada puede provocar corrosión en chapa y en según qué tipo de pinturas. Las hojas actúan como esponjas a la vez que también pueden colarse por resquicios, llegar a una parte importante del motor y taponar vías de aire o afectar a componentes eléctricos.

De la misma manera tampoco conviene dejar que las hojas se acumulen encima del coche. Al cabo de un tiempo éstas empiezan a descomponerse y a liberar residuos que pueden filtrarse en la pintura y dejar marcas permanentes en la misma. También son peligrosas las que se ubican entre el capó y el parabrisas ya que pueden provocar un tapón que impida que la lluvia drene por ahí. El agua puede entonces buscar otros sitios por los que discurrir, como hacia el interior del coche.

hojas-capo-parabrisas.jpg

Otro inconveniente que pueden poseer es la denominada melaza. La melaza es una sustancia pegajosa que tienen algunas hojas que se han caído cuando todavía no están completamente secas. Esta sustancia es como un pegamento que se endurece con el tiempo y que no solo puede afectar a la carrocería, sino difuminar la visión a través del parabrisas en caso de que se haya acumulado en esa zona.

Otro punto que conviene aclarar y es extrapolable al resto de temporadas del año son las lluvias. Por lo general se tiende a creer que la lluvia es buena para el coche, que es como un lavadero gratuito. Pero no siempre es así, ya que en temporadas de polinización como la primavera, cuando ha soplado viento con fuerza o el aire está sucio en general, el agua hace precipitar las impurezas directamente sobre el suelo, y lo que a priori pudiera parecer una limpieza se convierta precisamente en lo contrario.

 

CONSEJOS PARA SEGUIR

  • El primero y más obvio es intentar no aparcar debajo de frondosos árboles en otoño, pero normalmente eso no es posible, ya que los huecos de aparcamiento son un bien demasiado valioso a día de hoy.
  • En segundo lugar, y en caso de que no utilices el coche de manera diaria, sí convendría retirar las hojas de manera periódica para evitar que éstas se acumulen. De esta manera no perderás tiempo al retirarlas la próxima vez que vayas a hacer uso del coche y evitarás en mayor medida los males que éstas provocan.
  • Si han caído en los parabrisas del coche, retíralas con la mano y no con los limpiaparabrisas, pues podrías rayar de manera permanente el cristal.
  • Una vez eliminadas las hojas y a la hora de lavar el coche, hazlo con agua a presión y jabón. Para poder apurar mejor las complicadas zonas donde se ha podido acumular la melaza junto con otros restos es recomendable que el agua esté caliente, de manera que reblandezca así la suciedad.

 

OTROS PELIGROS

No queremos dejar pasar la ocasión para recordar otros peligros provocados por las hojas, ahora en el momento de la conducción. Como se ha mencionado antes, el otoño es una estación no exenta de lluvias que provocan mayor precipitación de hojas al suelo. Estas hojas húmedas proporcionan una pista de patinaje perfecta, de tal manera que pueden hacernos perder la mayor parte del agarre en según qué circunstancias, una situación aún más peliaguda para motoristas. Por ello es mejor no tomarlas a la ligera y ser precavidos, por ejemplo, no circular muy pegados al vehículo de delante.

hojas-socavon-carretera.jpg

Del mismo modo, la acumulación de hojas puede ocultar otros peligros tales como baches y socavones que, de pasar por encima, pueden provocar graves daños en suspensión, neumáticos u otros elementos. Según datos del Reino Unido, las averías por socavones ascienden un poco por encima del millón de euros al año y, si tenemos en cuenta que la red de carreteras española no se encuentra en un buen momento –en el último año, las lluvias y nevadas han elevado el número de socavones peligrosos en un 165% según datos de Infotaller–, no se trata de un tema baladí.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP