Artículos SoyMotor.com

El laboratorio secreto de Infiniti

Visitamos el Infiniti Design Studio de Londres, único en Europa

Aquí nacieron el Q80 Inspiration y el QX30 Concept, y ahora trabajan en el Black S

AmpliarEl laboratorio secreto de Infiniti - SoyMotorEl laboratorio secreto de Infiniti

Imagínese un laboratorio de vanguardia, un lugar en el que genios creativos trabajen con libertad lejos de las miradas de los curiosos, en el más absoluto de los secretos. Se imaginará el Infiniti Design Studio. Es único en Europa y está en el corazón del Reino Unido, en Londres, en un edificio discreto que no revela ninguna pista de lo que contiene en su interior. Y lo hemos visitado.

James nos recoge con un Infiniti Q70 en el aeropuerto de Heathrow, al filo de las 08:30 horas. Lo pasaremos mal con el tráfico, nos alerta él precavido, pero la fortuna nos sonríe y la M4 va más fluida de lo habitual. Bordeamos el lujoso barrio de Notting Hill y accedemos al industrial Paddington, donde aguarda nuestro destino, escondido entre una maraña de autovías y vías de tren. No es casualidad que esté tan resguardado. No hay ni un solo peatón en los aledaños, ni un solo turista.

La bienvenida nos pone en situación. Un acuerdo de confidencialidad que nos compromete a no sacar ninguna fotografía, vídeo o audio de lo que veremos, y una funda para inutilizar las cámaras de nuestro teléfono móvil, no sea cuestión que queramos ir de listos. Echas las presentaciones, se nos conduce a un ascensor que sólo se acciona con tarjeta de identificación. Es el momento de entrar en el laboratorio.

El Infiniti Design Studio ocupa una sola planta, con una arquitectura pragmática que destila exclusividad en sus líneas simples. Al abrirse las puertas accedemos a una sala cuadricular de paredes oscuras. No tiene mobiliario, no tiene recepcionista. La preside una réplica a escala 1/4 del Infiniti Concept Vison Gran Turismo, el coche virtual en el que los creativos de la marca proyectaron el espíritu deportivo que ahora esperan replicar en el nuevo Black S, que equipará tecnología de Fórmula 1 en forma de un MGU-K y dos MGU-H.

Para acceder al centro de trabajo es necesario superar dos puertas que sólo se acciona con una tarjeta de identificación. La primera da acceso a una zona común, que sirve de antesala para el laboratorio. Colores oscuros, mobiliario claro. A nuestra derecha, una sala de reuniones. A nuestra izquierda, una pequeña cafetería con no más de cinco mesas. La decoración es más generosa. Destaca un cuadro en gran formato del Q80 Concept y otra réplica 1/4, ésta del QX30 Concept. Ambas creaciones que nacieron en el suelo que ahora pisamos.

 

Se abre la segunda puerta y emergen dos figuras. La primera es un individuo alto y corpulento. Traje impecable, camisa oscura. Es Matthew Weaver, Director de Diseño para Infiniti Europa. En su currículum figura un caso de éxito como ninguno, el Nissan Qashqai, el catalizador del segmento SUV. Él mismo diseñó su primer concepto hace quince años. También trabajó activamente en el Nissan Juke antes de dar el salto a Infiniti, donde ha trabajado con el Q80 y el QX30. Le acompaña un italiano de menor envergadura, esquifido y sonriente. Es Tommaso Volpe, responsable de competición para la marca, donde llega tras pasar por firmas como Ferrari o Lotus.

Nos invitan a pasar. Cruzamos la puerta y nos adentramos en un pasillo, adornado con un acabado ondulado en sus paredes que emula las líneas que caracterizan los Infiniti. Lo primero que nos encontramos es un modelo de arcilla escala 1/4 del Infiniti Black S, el coche que centra toda la atención de los empleados. Tres pasos más allá está la joya de la corona, la sala de diseño, de estructura trapezoidal. Es un espacio diáfano. Tiene capacidad para una decena de profesionales, todos ellos con sus respectivos escritorios, con dos monitores, uno curvado. En el epicentro de la sala, una mesa de exposición en la que destacan dos modelos de arcilla, cuidadosamente tapados para preservar su anonimato ante la perspectiva de los visitantes extraños.

Weaver y Volpe nos conducen hasta la sala de reuniones principal. Se encuentra al fondo de la instalación. La presencia de una cámara de vídeo apuntando a la mesa principal delata su función como sala de conferencias, un punto desde el que entablar contacto con personas clave afincadas en el exterior.

Uno puede preguntarse por qué Infiniti necesita una instalación de estas características, por qué posee una estructura 'secreta', pero todo tiene un propósito. El Design Studio de Londres tiene dos hermanos en China y Estados Unidos, en Beijing y San Diego concretamente, y juntos configuran una red con la sede central, que está basada en Tokyo, Japón.

Estos estudios juegan un papel determinante en la gestación y definición de los nuevos modelos de la marca. Cuando la empresa central decide crear un modelo, se apoya en sus centros de diseño en busca de las mejores soluciones posibles. Cada uno desarrolla sus propias propuestas e interpretaciones, y las mejores sirven para definir el concepto del vehículo final, que entonces se desarrolla 'in-house' hasta que el prototipo está preparado para convertirse en una realidad. Caso del Q80 y el QX30, y ahora del Black S.

 

Acabada la exposición, es el momento de avanzar. Antes hemos visto las herramientas de trabajo de los diseñadores, pero en una casa que presume de elegancia el acabado interior es casi tan importante como el exterior. De esta tarea se encarga un reducido equipo de especialistas, que se congrega en un espacio propio. Su objetivo, trabajar sobre la base que les es dada y encontrar los materiales y colores que produzcan el acabado deseado. Desarrollan su labor de forma digital, aunque disponen de un amplio abanico de muestras para así poder contemplar mejor todas las posibilidades disponibles.

El último espacio es, quizá, el más curioso de todos. Es un cubículo de paredes blanquecinas y suelo sucio. En él, dos artesanos trabajan la arcilla para producir de forma simultánea dos maquetas a escala 1/4 del Black S. Les acompañan dos diseñadores, que observan de cerca todo el procedimiento y hacen los apuntes necesarios para que el resultado se ajuste a los bocetos digitales. Es un proceso fundamental, pues permite visionar los nuevos modelos en tres dimensiones y comprobar si la impresión que dan cumple las expectativas, o si por el contrario es necesario hacer alguna corrección. Cuando el diseño se acerca a su fase definitiva, son capaces de trabajar de forma conjunta para producir maquetas a escala 1/1 con una precisión tan alta que son válidas incluso para el túnel de viento.

El London Design Studio es una experiencia que ayuda a comprender un poco mejor el carácter y personalidad de la marca que lo regenta, y la vivencia cobra aún más valor cuando se tiene presente que no se trata de un ejercicio de márketing, sino que es un centro plenamente operativo. Nuestros guías no están acostumbrados a abrir las puertas de su casa de par en par, pero lo hacen con nosotros. En este punto nos despedimos de Matthew. Tommaso nos acompañará a Enstone y después a Silverstone, donde será el maestro de ceremonias de la final de la Infiniti Engineering Academy. Pero eso ya es otra historia.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Para comentar o votar INICIA SESIÓN
1 comentario
Imagen de ThePinkStig
y yo que pensaba que los Infiniti eran nissan que hacían en japón para estados unidos. Interesante articulo
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top