Blog de Blancafort

28
Apr
2020

Se habla de desescalada, pero la F1 sigue en la UCI

AmpliarSe habla de desescalada, pero la F1 sigue en la UCI - SoyMotor.comSemáforo en rojo en Baréin

El anuncio ayer de un posible comienzo del Mundial de Fórmula 1 en Austria con dos carreras consecutivas en julio, seguido por otras dos en Gran Bretaña y un final en Abu Dhabi y Baréin, a finales de noviembre y comienzos de diciembre, ha tenido por efecto dar ánimo a la 'peña', que lo da por hecho pese a los muchos detalles que faltan por confirmar y las incertidumbres que todavía plantea el coronavirus.

El anuncio por parte de Liberty Media de una operación financiera de trasvase de activos y liquidez hecha de forma interna entre diversas ramas del grupo levantó los ánimos. Era una señal de que estaban por la labor y de que quieren evitar a todas luces el colapso, pero ni el calendario es todavía fetén –ni mucho menos– ni está muy claro que la liquidez conseguida por Liberty sea suficiente para mantener a todo el mundo en marcha ni siquiera con el acuerdo del techo presupuestario.

Ya lo dijimos hace casi un año, cuando se pactó el primer techo, el de los 160 millones de euros: la medida tenía más cosmética que eficacia real, por la sencilla razón de que el techo pactado, incluso con la rebaja adicional a 130 millones de euros el próximo año y 120 a partir de 2023 es una cifra inalcanzable para mitad de parrilla. Es cierto, los grandes deberán gastar bastante menos –o recurrir a ingeniería financiera para camuflar costes superfluos– lo que quizás hará que la brecha entre primera y segunda división disminuya y en algún caso concreto pueda casi cerrarse, pero no asegura que los pequeños tengan el fondo suficiente para subsistir, al menos no con estas reglas.

Hay que tener en cuenta una norma clave de economía que todo el mundo sabe: la solución no está en recortar gastos sino en equilibrar estos con los ingresos. El sueño de ampliar calendario mediante viajes a países que por diversos motivos están dispuestos a pagar más es un esquema que el coronavirus ha roto.

Liberty no sólo se enfrenta a la pérdida este año de ingresos por los cánones perdidos –lo que sucederá en casi todos los Grandes Premios europeos, los anulados y los que se celebren a puerta cerrada, que no podrán pagar– sino que también deberá subvencionar a los que se celebren a puerta cerrada porque los gastos de organización no podrán cubrirse por unos circuitos que precisamente dependen de la venta de entradas para hacer frente a la prueba. Es decir, no es sólo dejar de ingresar, sino que además gastarán.

Si no se disputan al menos 15 Grandes Premios, las televisiones pagarán bastante menos por los derechos de transmisión. Puede ser otra dura pérdida. Y también se hundirán las cifras de los patrocinadores y los ingresos de los VIP, el Paddock Club.

El problema no es sólo para Liberty Media, sino también para los equipos –que reciben el 68% de los ingresos por derechos comerciales– y la propia FIA, que también tiene un pellizco que es vital para su funcionamiento, no ya como rectora del deporte sino también por las muchas otras actividades que tiene en el marco de la seguridad vial y todo lo que rodea el mundo de la automoción.

Los ingresos del año pasado de la Fórmula 1 se acercaron a los 2.000 millones de euros, de los que 1.000 fueron a parar a los equipos. Este año la cifra de ingresos puede colapsar, puede dividirse en dos en el mejor de los casos y ser muy inferior en otros.

Así que el quid de la cuestión no es sólo cuándo se reanudarán las carreras, sino cuándo éstas podrán celebrarse con público y no sólo público del país, sino que haya una apertura de fronteras lo suficientemente amplia como para mantener una cifra significativa de asistencia de aficionados de otros países. Es decir, se trata de que el turismo pueda ponerse de nuevo en marcha.

Puede que en Gran Bretaña el 80% del público sea británico, pero en otros lugares, como Barcelona, el porcentaje desciende de forma vertiginosa, a un 55% más o menos. Incluso el Gran Premio de Gran Bretaña tiene mucho público de Países Bajos o alemán, por ejemplo.

¿Hasta dónde descenderán los ingresos de Liberty este año? ¿Hasta dónde los del próximo? ¿Hasta dónde bajará el techo del dinero a repartir por los derechos comerciales? ¿Cómo será el nuevo reparto de dinero de los derechos de 2021, cuando debe entrar en vigor un nuevo Pacto de Concordia todavía no firmado?

En defintiva, estamos en una situación donde recuperar la actividad es insuficente porque lo necesario es reinventarse. Quizás tenga razón Jean Todt: un límite presupuestario de 45 millones de euros puede ser suficiente para que la Fórmula 1 funcione… pero me temo que los equipos grandes no estén por la labor… y quizás alguno mediano tampoco.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP