Blog de Blancafort

03
Oct
2022

Los puñales vuelan, esta vez con el techo presupuestario de fondo

AmpliarLos puñales vuelan, esta vez con el techo presupuestario de fondo -SoyMotor.comHorner y Wolf en Monza.

Cuando iba a al cole, teníamos una ‘máxima’: “el reglamento no dice prohibido copiar, sino que si te pescan copiando te ponen un cero”.

Me he acordado de ello este fin de semana ante todo el escándalo generado alrededor de la presunta sospecha de que Red Bull y al menos Aston Martin, habrían superado el límite presupuestario. Los dardos son para Red Bull porque su estado de forma es espectacular, porque está por delante de todos, mientras que se deja de lado a Aston Martin porque sus resultados son los que son por el momento, no incordian a nadie. 

El ‘tsunami’, sin embargo, sólo atañe a los primeros. Dicen que porque se ha pasado de forma sustancial. Por decirlo en términos de competición no es que se haya ‘colado’ o ‘pasado de frenada’, sino que simplemente no ha frenado.

Confieso que la afirmación de Toto Wolff de “sobrepasar el techo presupuestario es peor que hacer trampas” me ha llevado a reflexionar, hasta dar con el quiz de la cuestión. También confirma mis temores de que este berenjenal acabaría causando muchos dolores de cabeza

A priori pensaba que el caso no es muy diferente al famoso ‘powergate’ —ostras casi el nombre de una bebida energética — es decir el famoso motor que puso a Ferrari por delante de todos en Spa y Monza en 2019, y que provocó una revisión por parte de la FIA. Algo tenía aquel motor, pero todo se cerró con una negociación, sin acusación ni pena pública, pero que hizo que Ferrari haya tenido dos años de retraso en el motor. ¿Hubo trampa o ‘doping’ mecánico? ¿O siempre se trató de una interpretación de las reglas? Secreto de sumario, todavía. 

Todavía no se sabe si Red Bull superó o no el techo presupuestario. Y si se debe a una interpretación de las reglas, de artilugios contables —eso que llaman alguna contabilidad creativa — o de transgresión flagrante pura y dura. Después de todo, esto es como cuando haces la declaración de renta: sólo los ricos tienen armas para camuflar o asesores que interpretan las normas de modo favorable.  Los equipos pequeños se ahorran este gasto: su presupuesto total no alcanza el límite.

En cualquier caso, en su día ya dijimos que era difícil controlar el gasto de los equipos. Los grandes tienen forma de ocultarlo, bien en la casa madre, bien en los departamentos que trabajan para otros proyectos, o bien porque los ‘partners’ o ‘proveedores’ les ofrecen tecnología a precios de ‘dumping’… a cambio de otros favores.

El problema, como señala Toto, es que haber gastado más permite obtener una ventaja que puede prologarse dos o tres años. Los restantes deben ir a la contra y, o bien gastan más y superan el límite o tardan mucho tiempo en recuperar el retraso. En todo caso, queda para el siguiente año como muy pronto. Para los pequeños, no hay alternativa, para ellos el límite es solo simbólico de un techo que no pueden alcanzar.

Algunos dicen que Red Bull podría haber superado el techo en 10 millones, otros rebajan la cifra a la mitad. Puede parecer poco para el coste de la Fórmula 1… pero equivale, según algunos técnicos, a “un año de desarrollo aerodinámico”, lo que cuestan túnel de viento, simulaciones y piezas. Y eso no es baladí.

La cuestión está enquistada. Marko señala que “los equipos de un gran fabricante tienen muchas más oportunidades de esconder costes que nosotros”. 

Otras voces señalan que Wolff puede tener información privilegiada desde la FIA, una ‘garganta profunda’. No dicen el nombre, pero recuerdan que alguien importante del equipo está ahora en un cargo importante en la FIA, lo que parece apuntar a Shaila-Ann Rao, ex asesora de Mercedes y que recientemente sucedió a Peter Bayer como secretaria general de deportes de la FIA.

Y está claro que, si todo se debe a disparidad de criterios en la interpretación de la norma, esta disparidad se estará manteniendo esta temporada, hasta que haya aclaración o consenso. Es la Fórmula 1 de abogados y contables, como ya dicen abiertamente algunos equipos que están en las reuniones para ‘acotar’ las ideas de los ingenieros.

Y en esto me he acordado del día que Red Bull fichó a Geoff Willis —gran ingeniero, aunque será recordado por la trampa del doble depósito de los BAR — porque con su carácter pragmático debía poner coto a las ideas demasiado avanzadas de Adrien Newey y conseguir que las propuestas de éste fueran realizables.

Lo que está claro es que la FIA tiene una patata caliente complicada y delicada. Si de verdad el equipo de Ben Sulayem quiere aumentar influencia y poder no puede pasar de puntillas sobre este tema. Es un tema de credibilidad.

Preparados para el miércoles. Todos están afilando hachas, puñales y demás armas blancas del arsenal.

Ya se sabe, esto ya lleva tiempo como el fútbol: si no hay polémica parece que sea algo aburrido y sin importancia.

 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP