GP Mónaco F1 2019 en directo
Almacén F1

GP de Brasil F1 2018: Mercedes, pentacampeona del mundo

AmpliarEl equipo Mercedes celebra en Brasil el Mundial de Constructores - SoyMotorEl equipo Mercedes celebra en Brasil el Mundial de Constructores

Penúltimo Gran Premio de la temporada, con todavía algunos alicientes que resolver. Por un lado, el Campeonato del Mundo de Constructores, en el año que cumple 60 años desde su creación. Con 55 puntos de ventaja, Mercedes necesitaba superar en 20 puntos a Ferrari en esta carrera, y por su parte, Ferrari necesitaba sacar 13 puntos más que ambos Mercedes para mantener la pelea viva hasta la última carrera. Por otra parte, aún quedaba por resolver el tercer puesto en el campeonato de pilotos, en una bonita lucha entre Kimi Räikkönen, con 9 puntos de ventaja sobre Valtteri Bottas, y éste a su vez con 11 sobre Max Verstappen. Y, por supuesto, ir definiendo qué equipo sería el mejor del resto.

Interlagos estrenaba algunas novedades, como la colocación de nuevas barreras en algunos puntos, un doble piano a la salida de la curva 4 –Descida do Lago- que complicaba mantener las amplias trayectorias que tradicionalmente se veían en ese punto, así como un lavado de la pista con agua a presión para tratar de mejorar el agarre, unido a un raspado del asfalto. Por supuesto, los equipos seguían trayendo mejoras, ya con la mirada puesta en 2019, con elementos aerodinámicos que analizar. Lo que no mejoraba era la racha de Daniel Ricciardo de comenzar un fin de semana de Gran Premio lastrado: tras su octavo abandono de la temporada en México, en Brasil penalizaría con 5 puestos en la parrilla de salida por el cambio del turbo en el motor Renault de su Red Bull.

 

ENTRENAMIENTOS LIBRES

Con el cielo mayoritariamente nublado y alrededor de 21 grados, los primeros entrenamientos libres vieron a Lando Norris sustituir a Fernando Alonso en McLaren, a Antonio Giovinazzi por Marcus Ericsson en Sauber y a Nicholas Latifi por Sergio Pérez en Racing Point Force India. Mientras tanto, Daniel Ricciardo –que se subía al coche pese a su incendiaria declaración de no querer hacerlo en las dos últimas carreras- se colocaba el primero en el semáforo del carril de boxes para ser el primero en penalizar, por si alguien más tenía que hacerlo durante el fin de semana.

Los Red Bull comenzaron testimonialmente con el neumático medio, siendo el superblando la opción común en Mercedes, Ferrari y Red Bull al inicio de la sesión, mientras el resto de equipos optaban mayoritariamente por el blando. Kimi Räikkönen era el primero en marcar un tiempo, con un lento 1'20"666 que pronto fue superado por Lando Norris -1'12"312. Sería Daniel Ricciardo el que marcó un primer registro competitivo, con un 1'10"139 para colocarse primero. Räikkönen lo superó pasados unos minutos con un 1'10"086. Los Mercedes marcaban unos primeros registros bastante lejos, con Bottas a 0’803 segundos y Hamilton a 0’426 segundos del mejor tiempo del Ferrari del piloto finlandés.

Por un momento, los cuatro primeros estaban distanciados por apenas 0'055 segundos. Claro, que antes de llegar a la primera mitad de la sesión, Bottas y Hamilton marcaron ya tiempos competitivos. Primero fue el finlandés el que bajó por poco a registros de 1'09, que Max Verstappen pulverizó el crono con un 1'09"506, hasta que Lewis Hamilton lo dejó en un 1'09"423. El susto vino para Mercedes con el motor de Valtteri Bottas, con una fuga que obligó a desmontar el suelo del coche para encontrar el problema, que no le impidió volver a la sesión pasados unos minutos.

Kimi Räikkönen probó entonces el neumático blando, lo que le impidió marcar un tiempo más competitivo que un 1'09"573 que le daría el quinto puesto final. Sería Max Verstappen quien se erigió en referencia, con su 1'09"011, aventajando en sólo 0'049 a Sebastian Vettel y en 0'096 a Lewis Hamilton. En menos de una décima, tres pilotos, situación bastante habitual en un circuito con una longitud tan corta como el de Interlagos, lo que no impide que sea un trazado variado, rápido y exigente. Daniel Ricciardo quedó cuarto, pero ya a 0’384 segundos, con Bottas, con pruebas de control del motor, en sexta posición a 0'668 segundos. El mejor del resto, Romain Grosjean seguido de su compañero Kevin Magnussen, dejando una buena primera impresión, como Charles Leclerc en novena posición. Carlos Sainz superaba a Nico Hülkenberg por sólo 0'017 segundos, ambos en decimoprimera y decimosegunda posición. Buen rendimiento de Giovinazzi, decimotercero, así como de Norris, superando holgadamente a Vandoorne, si bien los programas de cada uno eran notablemente diversos. Cerró la tabla Nicholas Latifi.

vinuesa-brasil-92-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-93-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-91-f1-soymotor.jpg

 

La segunda sesión de entrenamientos libres se disputó también con el cielo nublado y los mismos 21 grados en el ambiente. La sesión comenzó con trabajos en el Red Bull de Max Verstappen por una rotura del depósito de aceite, aunque sólo le provocó perderse algunos minutos de tiempo en pista. De nuevo, el primer piloto en marcar un tiempo fue Kimi Räikkönen, que comenzó con los neumáticos medios –el más duro del fin de semana- y registró un 1'10"587. Poco le duró, apenas cinco minutos, hasta que Vettel, con los blandos, marcó un 1'09"990. Daniel Ricciardo también comenzó con el blando, y se colocó en primera posición con un tiempo de 1'09"897. Valtteri Bottas, sin embargo, optó por el medio y arrebató esa posición con un registro de 1'09"668, un tiempo muy interesante dado el compuesto, y que sólo Vettel pudo superar por poco con su 1'09"565, registrado cuando se cumplían 10 minutos de sesión. Pocos segundos después, los entrenamientos tuvieron que detenerse.

El causante de la bandera roja fue el Renault de Nico Hülkenberg. Todos los pilotos estaban jugando con el límite del piano exterior de la última curva, Junçao, yéndose a la hierba ligeramente. El problema es que el piloto alemán fue un poco más allá, y directamente puso las dos ruedas del lado derecho en terreno deslizante, lo que le privó de toda posibilidad de recuperar el control del monoplaza, impactando contra las barreras con bastante fuerza. Tanta como para destrozar el lateral de su Renault y perderse todo el resto de sesión.

Sólo duró 7 minutos la pausa, y los trabajos en el coche de Verstappen seguían –saldría a pista a falta de 43 minutos para el final-. Lewis Hamilton retomó el trabajo que había quedado pausado, montando neumático blando, y marcando un tiempo de 1'09"662 que le colocaba segundo a apenas 0’097 segundos de Vettel. Sólo la utilización del neumático superblando, que comenzó Kimi Räikkönen, empezó a dar una visión de la velocidad a una vuelta: su 1’09"508 inicial no era especialmente bueno, pero abrió la veda que empezaron a seguir el resto, no sin antes Hamilton dar un verdadero golpe de efecto al lograr el mejor tiempo provisional –siempre con el blando- con un 1'09"245 al que Kimi, que mejoró, no pudo acercarse a menos de 0’167 segundos.

Definitivamente, sería Valtteri Bottas el que, poco después, marcó el mejor tiempo absoluto de la sesión. Su 1'08"846 resultó inalcanzable incluso para su compañero de equipo, que acabó quedándose a sólo 3 milésimas de diferencia. Por su parte, Sebastian Vettel estaba muy cerca, a sólo 0'073 segundos. La igualdad a una vuelta era máxima, al menos el viernes y al menos entre los tres primeros, porque el cuarto, Daniel Ricciardo, se descolgaba a 0'318 segundos, con Verstappen a su estela a 0'493. Kimi Räikkönen estaba sexto a más de medio segundo.

Muy interesante la velocidad pura tanto de los Haas –Grosjean séptimo y Magnussen noveno- y de Charles Leclerc, octavo, confirmando todos ellos las sensaciones de la primera sesión. Al acecho, los Racin Point Force India de Ocon y Pérez. Los Renault cayeron un poco más, tomando como referencia a Carlos Sainz en decimocuarta posición, justo por detrás de su compatriota Fernando Alonso, que en decimotercera posición pudo juntar una buena vuelta. Aunque técnicamente Hülkenberg era el último de la sesión, realmente lo fue Brendon Hartley, en un resultado bastante pobre comparado con su compañero, un Gasly que estaba en decimosegunda posición.

Las simulaciones de carrera comenzaron al poco de superada la mitad de la sesión. Con el neumático medio, sólo Bottas y Räikkönen marcaron tiempos, con una tanda similar para ambos, en la que el piloto de Mercedes fue cómodamente más rápido que el de Ferrari. Sorprendentemente, Magnussen estaba muy cerca en ritmo con este compuesto respecto al Ferrari. Con los neumáticos blandos, los Red Bull dominaron el ritmo, si bien Verstappen fue el que menos vueltas dio, sólo 7, comparado con Ricciardo, Hamilton y Vettel. Vettel tenía un ritmo muy consistente, pero destacaba la diferencia a la que se quedaba, en términos medios, Hamilton, a medio segundo de Vettel y casi un segundo respecto a Verstappen. En el caso del superblando, Kimi Räikkönen marcó el paso, de nuevo siendo el que menos vueltas dio respecto al resto de los pilotos punteros. Hamilton se quedaba de nuevo algo lejos, pero aventajaba holgadamente a Vettel con este compuesto. La conclusión es que a Ferrari le convenía el neumático medio, porque el superblando mostraba signos de degradación. Con la mirada puesta en realizar una única parada, las opciones entre Mercedes, Ferrari y Red Bull estaban muy variadas.

vinuesa-brasil-96-f1-soymtoor.jpg
vinuesa-brasil-94-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-95-f1-soymotor.jpg

 

La tercera sesión de entrenamientos libres volvió a ser nublada, pero con algo más de calor, 23 grados en el ambiente. De nuevo, como para no mudar en la costumbre del fin de semana, fue Kimi Räikkönen el que marcó el primer tiempo de la sesión con un 1'09"424 que iba a ser mejorado tanto por él, como por otros pilotos. El superblando fue la única opción entre los seis pilotos de cabeza, con los Haas, los Racing Point Force India, los McLaren, los Williams y Carlos Sainz probando inicialmente los blandos.

Como es habitual, se trató de una sesión enfocada en la clasificación. El nerviosismo se apoderó sin embargo de Mercedes cuando Lewis Hamilton se dirigió a boxes tras la vuelta de instalación. No retomó la sesión hasta mediada la misma, y su monoplaza exhalaba algunas bocanadas de humo que no daban excesiva tranquilidad. No fue nada grave, pero requirió de mucho análisis por parte del equipo alemán.

Sebastian Vettel se había puesto líder de los entrenamientos con un tiempo de 1'08"857, pero no iba a ser el mejor absoluto. Fue él mismo el que marcó un tiempo de 1'07’"948, el primero y único en bajar de la frontera del 1'08 en todo el fin de semana. Hamilton, pese a su poco tiempo en pista, respondió con un 1'08"165, pero a 0'217 segundos de diferencia, la distancia más amplia entre el primer y segundo clasificado de todo el fin de semana. El Ferrari parecía tener un punto extra de velocidad que los Mercedes no encontraban, o no mostraban, con Bottas tercero a 0'517. Muy cerca de él, el otro finlandés de la parrilla: Räikkönen se quedaba a 0'025 segundos en cuarta posición.

Los Red Bull cayeron en los tiempos, Verstappen por delante de Ricciardo, a 0'785 y 0'840 segundos de diferencia respectivamente, dejando la impresión de que la pole position sería coto cerrado entre los Ferrari y los Mercedes. Los Haas confirmaron definitivamente su buen estado de forma, con ambos pilotos en séptima y octava posición, esta vez Magnussen por delante de Grosjean, al igual que Gasly y Leclerc demostraban que sus tiempos en anteriores sesiones no parecían casuales, optando a estar entre los diez primeros.

Cerca estaba Nico Hülkenberg, pero no Carlos Sainz, que perdió el impulso inicial del fin de semana y se quedaba decimocuarto, como Fernando Alonso no podía repetir la buena sensación de los segundos entrenamientos libres, quedando en decimoctava posición, con Stoffel Vandoorne cerrando la clasificación. Preocupante el rendimiento de Sergio Pérez, decimonoveno, en comparación con el ritmo de Esteban Ocon, duodécimo. Sin embargo, el francés se llevaba el disgusto de recibir una penalización de 5 posiciones en parrilla, debido a la sustitución de la caja de cambios de su motor Mercedes.

 

CLASIFICACIÓN

Como todo el fin de semana, la clasificación también se disputó con el cielo nublado, aunque con una probabilidad del 60% de lluvias. La temperatura se mantuvo estable en los 23 grados en el ambiente. El riesgo de lluvia hizo que muchos monoplazas se desplegaran en el carril de boxes al inicio de la primera ronda de clasificación, todos utilizando el neumático superblando. Valtteri Bottas marcó el primer tiempo de la Q1, con un 1'08"863 que fue enseguida superado por Charles Leclerc y por Lewis Hamilton, que con su Mercedes todavía humeando por la quema de aceite, registró un 1'08"464.

Kimi Räikkönen y Sebastian Vettel marcaron exactamente el mismo tiempo, 1'08"452, pero ambos fueron superados por el que sería el mejor tiempo de la sesión, el 1'08"275 de Max Verstappen, que aventajaba así en 0'247 segundos a ambos Ferrari. El sol hizo incluso acto de presencia de manera testimonial, en el momento en que Charles Leclerc realizaba un trompo en la curva Bico do Pato. Su paso a la siguiente ronda no estaba en peligro. Tampoco para Kevin Magnussen, que marcó un excelente tiempo para colocarse entre los Mercedes, en quinta posición.

A falta de 5 minutos, comenzaron a caer algunas gotas de lluvia. En ese momento, Esteban Ocon había colocado en decimosexta posición a Fernando Alonso, eliminado e incapaz de mejorar sus tiempos. Por su parte, Carlos Sainz venía con velocidad suficiente para clasificarse –como lo estaba su compañero de equipo Hülkenberg en undécima posición-. El tiempo podría ser suficiente, pero al pasar por la línea de meta, el cronómetro dictaminó que por 5 milésimas no era capaz de superar al piloto francés. El madrileño encabezó el grupo de eliminados, seguido por Brendon Hartley, Fernando Alonso, Lance Stroll y Stoffel Vandoorne. Sergey Sirotkin realizó una gran vuelta de clasificación y pasó a la segunda ronda en decimocuarta posición, aunque recibiría una reprimenda por volver a boxes demasiado lento. El ruso, sin embargo, muestra una curva de mejora muy interesante, aunque todo indica que el año que viene no tendrá asiento.

La Q2 comenzó con la incertidumbre de qué neumático colocar, puesto que la lluvia, aunque leve, había sido perenne entre sesiones. De nuevo, la cola de coches fue amplia en el carril de boxes, con todos los equipos optando por fin por el superblando. Pero entonces, en un giro estratégico arriesgado pero valiente, Ferrari llamó a sus pilotos durante la vuelta de preparación para colocarles los neumáticos blandos, cogiendo por sorpresa a sus directos rivales. Eso suponía que los Ferrari tenían una sola oportunidad, además de tener que lidiar con el tráfico de coches que ya habían realizado su vuelta.

Max Verstappen y Daniel Ricciardo marcaron los primeros tiempos, enseguida superados por Valtteri Bottas con un 1'07"727 que Hamilton sólo pudo replicar con un tiempo 0'068 segundos peor. Los Ferrari estaban entonces en su vuelta. Kimi Räikkönen se encontró en la Reta Oposta con Hamilton, en el centro de la pista con banderas azules desplegadas, obligando al finlandés a salir de la trazada. Pese a todo, el piloto de Ferrari marcó un 1'08"028 que le valdría la quinta posición final. Tras él, Sebastian Vettel rubricó una vuelta impresionante con los blandos, colocándose en segunda posición con su 1'07"776, a sólo 0'049 segundos del mejor tiempo de Bottas.

Volviendo a boxes, los comisarios de la FIA, con el tiempo inestable y en mitad de una decisiva sesión, decidieron parar al pesaje a Vettel. La báscula estaba obstruida con un cono, que Vettel, gesticulando visiblemente y pidiendo a los comisarios que se apresuraran, lo derribó, siendo recogido con parsimonia por el comisario. Vettel aceleró y colocó el coche en la báscula. Apagó el motor, fue pesado, per en vez de empujarle, el alemán encendió de nuevo la unidad de potencia y al salir, por la tracción, rompió la estructura. Todo ello le valió una investigación y 25.000 euros de multa, aunque bien podría haberle costado la exclusión por no cumplir las normas de pesaje. Sin embargo, resulta cuanto menos llamativo que en medio de una sesión con clima inestable y con toda la adrenalina que de por sí conlleva, los comisarios decidieran llamar a pesaje a uno de los contendientes a la pole position. Una situación absurda que podría influir en el resultado de la sesión y en la competición, y que debería replantearse para evitar de nuevo ese esperpento. La actitud de Vettel era sancionable, pero muchos compañeros también entendieron su respuesta.

vinuesa-brasil-9-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-7-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-8-f1-soymotor.jpg

 

Los Mercedes y los Red Bull decidieron probar en su segundo intento con los blandos, pero ninguno sería capaz de mejorar el tiempo marcado con los superblandos. Sin embargo, en la vuelta de salida de boxes preparando su vuelta, Lewis Hamilton rodaba excesivamente lento a su paso por Mergulho, la rápida curva de izquierdas que lleva a la última curva. En ese momento, Sergey Sirotkin, también en vuelta de preparación, apareció a pleno régimen por la curva, encontrando a un dubitativo Lewis, que desplazó su Mercedes hacia el interior, justo en el momento en el que el piloto ruso de Williams había decidido optar por esa misma trayectoria. La colisión se evitó por muy poco, y porque el piloto de Williams se desplazó más allá de la pista por el interior. Ante una acción tan peligrosa y comprometida, los comisarios decidieron ni siquiera abrir una investigación sobre el asunto, al considerar que como se trataba de dos pilotos en su vuelta de preparación, no había obstaculización posible ni perjuicio alguno.

Una decisión intolerable, más aún porque era la segunda vez en la sesión que Hamilton se veía inmerso en una obstaculización, ninguna de las cuales fue motivo de investigación. La situación con Sirotkin fue demasiado peligrosa como para no merecer al menos una reprimenda, porque las consecuencias podrían haber sido graves. Hamilton se libró no sólo de un accidente sino de una sanción que le hubiera condicionado en su clasificación. La FIA no fue hábil con el incidente, que deja la sensación de que con cualquier otro piloto la situación se hubiera saldado con otro resultado.

Mientras tanto, Charles Leclerc se veía en la zona de eliminación a falta de 7 minutos para el fin de la sesión. La lluvia había regresado, y la posibilidad de mejorar era prácticamente imposible. Desde su equipo, le recomendaron volver a los boxes, pero el monegasco decidió dar una vuelta más con los superblandos. Sin mejorar sus tiempos, en el último sector consiguió una mejora notable que le permitió colocarse octavo y pasar a la siguiente sesión cuando todo parecía perdido. Fue una vuelta brillante. Lo mismo que puede decirse de Pierre Gasly, que tampoco se rindió en su intención de pasar a la Q3, y lo logró en el último momento. Los eliminados fueron Kevin Magnussen, Sergio Pérez, Esteban Ocon, Nico Hülkenberg y Sergey Sirotkin.

La definitiva Q3 se disputó con la pista seca y 21 grados. En el primer intento, fue Lewis Hamilton quien marcó la referencia con un 1'07"301, superando a Sebastian Vettel por sólo 0'073 segundos, con Bottas tercero y Räikkönen cuarto, los cuatro en sólo 0’155 segundos. Los Red Bull estaban demasiado lejos, a casi medio segundo, como para tenerlos en cuenta. La vuelta de Lewis había sido buena, no así la de Vettel que se fue ligeramente largo en la cuarta curva, rozando los altos pianos exteriores. Por detrás, Ericsson estaba séptimo, Leclerc octavo, Grosjean noveno y Gasly décimo.

En el segundo intento, la pista no mejoró. Nadie consiguió rebajar su tiempo, excepto dos pilotos. Por un lado, Lewis Hamilton marcó el definitivo récord del circuito con un tiempo de 1'07"281, 20 centésimas mejor que su tiempo anterior. Un registro que construyó en el último sector, con una mejor salida de la última curva, Junçao. El otro piloto que lo logró fue Marcus Ericsson, que rubricó una excelente sesión de clasificación y ratificó el séptimo lugar que ya poseía. Hamilton logró así su pole número 82 y la 100 en la historia de Mercedes, con Sebastian Vettel a su lado por apenas una décima de diferencia. Distancias cortas típicas de Interlagos que nos dejaban una salida para el domingo muy interesante, con el título de constructores en liza.

La parrilla de salida, sanciones aplicadas, quedaba configurada con Hamilton en la pole, seguido de Vettel, Bottas, Räikkönen, Verstappen, Ericsson, Leclerc, Grosjean, Gasly, Magnussen, Ricciardo, Pérez, Hülkenberg, Sirotkin, Sainz, Hartley, Alonso, Ocon, Stroll y Sirotkin.

 

CARRERA

El sol hizo acto de presencia definitivamente en Interlagos, pese a que las nubes seguían muy presentes y amenazaban con lluvia en una probabilidad del 40%. Con 24 grados en el ambiente, el calor podría afectar más a los neumáticos, especialmente a los superblandos con los que empezaban todos los pilotos de cabeza.

Lewis Hamilton no tuvo rival en la salida, aprovechando un neumático con más agarre y la zona limpia del circuito, como su compañero Bottas, mientras Vettel renqueaba detrás de Hamilton. El inglés ocupaba el espacio y frenaba ligeramente a Vettel, lo que aprovechaba Bottas por el exterior para hacerse con la segunda posición, en otro gran trabajo de equipo entre los pilotos de Mercedes. Lo mismo hacía Max Verstappen con Kimi Räikkönen, aunque el finlandés se rehacía en la cuarta curva. A su vez, Charles Leclerc partía muy bien, pero no Ericsson desde la sexta posición –su mejor puesto de salida-, tocándose con Romain Grosjean y dañando el monoplaza.

Al paso por meta, Lewis Hamilton era líder sobre Bottas, Vettel, Räikkönen, Verstappen, Leclerc, Grosjean, Gasly, Ericsson, Ricciardo, Magnussen, Pérez, Sainz, Hülkenberg, Hartley, Alonso, Sirtokin, Stroll, Ocon y Vandoorne. Hamilton se escapaba muy ligeramente, mientras Bottas hacía algo más de retención hacia el resto. Mientras tanto, Sainz y Hülkenberg tenían un precioso duelo rueda a rueda que al final ganaba el alemán, pero que fue electrizante. Justo al acabar la segunda vuelta y comenzar la tercera, Max Verstappen comenzaba de nuevo su ascenso, superando a Kimi Räikkönen por el interior en la primera curva. En la siguiente, hacía lo mismo con Vettel, mucho más ajustado, con el holandés subiéndose al piano interior ante la fuerte defensa del alemán. Max ya tenía vía libre hacia los Mercedes.

Sebastian perdió empuje hacia la curva 4, y además se pasó de frenada, lo que aprovechó Kimi Räikkönen para superar a su compañero de equipo, que inversamente a Verstappen comenzaba una carrera gris hacia posiciones retrasadas.

Hamilton lideraba con 1’4 segundos sobre un Bottas que se veía fuertemente presionado por un vibrante Max Verstappen. Era sólo cuestión de tiempo: de cuánto tiempo le hacía perder Bottas con Hamilton, y de cuándo lo superaba. Los Mercedes estaban sufriendo con los superblandos, no así los Red Bull. También los Ferrari no lograban hacer funcionar los blandos que tan buenas perspectivas le habían dado el viernes. Así que en la vuelta 10, Max Verstappen adelantó a Bottas por el interior de la primera curva, y se colocaba a menos de dos segundos del liderato. Esa distancia se mantendría bastante estable alrededor de los 1'8 segundos. Mientras tanto, Alonso abría los pasos por boxes y colocaba el neumático medio en la vuelta 16, con una parada muy lenta por problemas con la rueda trasera derecha.

Los Mercedes empezaron a tener problemas de blistering en los superblandos. Bottas era excesivamente lento, pero aguantaba a los Ferrari. Sin embargo, en la vuelta 19 se detuvo y colocó el neumático medio, cayendo a noveno. En la siguiente, Hamilton hacía lo mismo. Max Verstappen ya era líder, y además de ir rápido, cuidaba sus neumáticos de manera magnífica, pudiendo ser más rápido que los demás, abriendo hueco con respecto a Hamilton y pudiendo mantener hipotéticamente la primera posición tras pasar por boxes.

vinuesa-brasil-4-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-6-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-2-f1-soymotor_0.jpg

 

Por ahí pasó Vettel en la vuelta 28, con el medio como opción elegida y una parada rapidísima de sólo 1'9 segundos. Pronto se colocó detrás de Bottas, pero era incapaz de adelantarlo. En la vuelta 32, Kimi Räikkönen pasaba por boxes –el medio también para él-, cayendo detrás de Vettel. Ambos estaban atrapados detrás del Mercedes, por lo que Ferrari tomó la decisión de que Vettel dejase pasar a Kimi, más rápido que él, en la vuelta 35, lo que el alemán ejecutó en la Reta Oposta. Justo en la vuelta siguiente, con la ventaja muy justa para seguir primero, Max Verstappen pasó por boxes: colocó los neumáticos blandos, pero la rueda delantera izquierda tardó ligeramente en entrar, y los 3 segundos de la parada le supusieron salir por detrás de Lewis Hamilton, justo a esa distancia. Aún con una parada perfecta, Max no lo hubiera logrado.

Pero Max Verstappen enjugó la distancia, en parte ayudado por el hecho de que Hamilton se vio obligado a solicitar a Hamilton que colocase un mapa motor menos agresivo para conservar una unidad de potencia que enviaba señales alarmantes y podía fallar. Así que en la vuelta 40, subiendo hacia la recta de meta, Max Verstappen superó a Hamilton y se colocó primero con autoridad. En esa misma vuelta, su compañero Ricciardo paraba en boxes y colocaba el neumático blando.

Max empezó a abrir espacio, que pasó de los 2 segundos. Ricciardo atacaba a Vettel en la vuelta 43, pero el alemán no cedía espacio en la curva 1, asfixiaba en el exterior al australiano, roce incluido, y se mantenía por delante. Vettel había caído a dos segundos de su compañero de equipo, que en la 44 por fin superaba a Bottas. Poco antes de ese momento, en la misma vuelta, Esteban Ocon, doblado, cogió el rebufo de Max Verstappen en la recta de meta, DRS activado, y se colocó en el exterior de la curva 1. En un movimiento absolutamente innecesario, el francés pretendía desdoblarse del holandés, y el resultado fue que en la curva 2, el Racing Point Force India tocaba el lateral del Red Bull del líder de la carrera, y lo lanzaba al exterior de la pista. El líder de la carrera, derrocado por un doblado. Como Schlesser con Senna en Monza 1988, como Coulthard con Schumacher en Spa 1998, o como le pasó a Juan Pablo Montoya en Brasil 2001 cuando, yendo líder, se vio impactado en la frenada de la curva 4 por el doblado Jos Verstappen. Inaceptable. La sanción para el francés fue un stop and go de 10 segundos en boxes. Para Max, era perder el liderato, tener el coche dañado, y tener que trabajar de nuevo la remontada.

El otro Red Bull, en la vuelta 46, aprendió la lección con Vettel. Volvió a atacar por el exterior de la primera curva, pero esta vez ocupaba mejor el hueco, y aunque volvían a tocarse, esta vez el australiano completaba la maniobra con éxito. Aunque Vettel intentó revolverse en la curva 4, la sexta posición era el lugar al que estaría destinado para el resto de la carrera. Lewis Hamilton lideraba con 5 segundos sobre Verstappen, que tenía a Räikkkönen a 1’4 segundos. Pero el holandés no se rindió, y empezó a recortar la distancia con Hamilton.

Sebastian Vettel era incapaz de ser rápido con los medios. Así que, en un intento de poder remontar, paró de nuevo en boxes en la vuelta 54 y colocó el neumático superblando. Bottas le copiaría dos vueltas después, pero con el blando, tras haber sido superado también por Ricciardo, y para el finlandés sería la vuelta rápida de la carrera con un tiempo de 1'10"540 en la vuelta 65. Los doblados empezaron a aparecer por la pista, lo que permitió a Max Verstappen acercarse todavía más a Hamilton, hasta bajar de los dos segundos. Algunos de esos doblados, en concreto los McLaren, fueron demasiado resistentes, ignorando las banderas azules, lo que le costaría a Alonso y a Vandoorne una sanción de 5 segundos y 2 puntos del carnet.

vinuesa-brasil-1-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-3-f1-soymotor.jpg
vinuesa-brasil-5-f1-soymotor.jpg

Nada cambió en las vueltas finales. Hamilton controlaba la distancia, Max lo intentaba, como Daniel Ricciardo con Räikkönen, pero no pudo con el otro Ferrari. Así que Lewis Hamilton logró su victoria número 72 en su palmarés el día que no debería haber ganado, y con su victoria, el quinto de Bottas, y la debacle de los Ferrari, entregaba con una victoria el quinto título mundial de constructores a Mercedes, en lo que es un dominio abusivo de la era híbrida. Merecido. También Hamilton erradicaba el sortilegio que decía que cuando gana un mundial en mitad de la temporada, no vuelve a ganar una carrera.

Max Verstappen fue el mejor con diferencia, pero tuvo que conformarse con la segunda posición por el incidente con Ocon. Su carrera fue brillante desde el quinto lugar, ganó todas sus posiciones en la pista, y mereció la victoria. Pero como le ha pasado a otros en momentos puntuales, un doblado le arruinó una actuación memorable, que nos trae a la memoria la de Brasil en 2016, entonces en agua, cuando desde esta columna consideramos que la era Verstappen había comenzado. Lamentablemente, el enorme talento de Max va acompañado de un ego igual de grande, y tras la carrera, en la sala de pesaje de la FIA, se dirigió con empujones a Esteban Ocon, que lo recibió con una sonrisa poco humilde y que seguramente incendió aún más a Max Verstappen. Tan inaceptable como la acción del francés en la pista. Pero la memoria es corta, a veces. Eliseo Salazar sufrió la furia de Nelson Piquet en Alemania, 1982. Ayrton Senna abroncó a Michael Schumacher por duplicado, en Francia 1992 y en los entrenos privados celebrados en Hockenheim ese mismo año, donde hubo que separar al brasileño del añemán. El propio Senna golpeó a Eddie Irvine tras desdoblarse de él en Japón 1993. Y hay más, claro. Como Michael Schumacher buscando a David Coulthard en Spa 1998, o Juan Pablo Montoya contra Jos Verstappen en Brasil 2001. No, no se puede justificar a Max. Pero también es un signo de predominio, marcando el territorio. Igual que en pista todos los pilotos sienten algo diferente cuando es Max el que les ataca, fuera de la pista el holandés empieza a dejar claro que con él no se juega. Triste en cualquier caso, pero significativo. La reunión posterior en la sala de comisarios se saldó con un apretón de manos entre ambos, y con dos días de trabajos en beneficio de la comunidad impuestos por la FIA para el holandés. Claro, que se podría discutir con fundamento que los rivales tampoco están muy contentos con Max cuando ataca sin contemplaciones, y a veces provoca contactos. Lo que es evidente es que el holandés debe controlar mejor sus impulsivas emociones.

Tercero fue Kimi Räikkönen, con una carrera inteligente, rápido hasta donde su Ferrari le permitía, adelantando cuando podía, y sobre todo soportando la presión final de Daniel Ricciardo, ávido de un podio que hubiera sido un bálsamo tras el abandono de México. El australiano firmó una carrera comparable a la de Max Verstappen, desde la undécima posición inicial hasta la cuarta final. Quizás, si el Red Bull y el motor Honda encajan, el australiano se arrepienta de dejar la disciplina del equipo de la bebida energética.

Quinto llegó un Bottas que, pese a la vuelta rápida, fue lento toda la carrera, sufriendo con los neumáticos. Igual que un apático Sebastian Vettel, con un mal resultado final en la sexta posición. Todo lo contario que Charles Leclerc, que con su séptimo lugar redondeó un fin de semana magnífico, pese a verse superado por su compañero en clasificación. Ericsson tuvo que retirarse, tras dañar su monoplaza en la salida y convertirse en inconducible. Lástima para Sauber, que podría haber optado a un resultado doble en los puntos. Eso es lo que logró Haas, con Grosjean y Magnussen en octava y novena posición, lo que permite al equipo mantener la pelea por el cuarto lugar en la clasificación de constructores abierta, aunque con 24 puntos de desventaja con Renault, es prácticamente imposible que se la arrebaten. El último en los puntos fue Sergio Pérez, que aplicó su experiencia para subir desde el duodécimo lugar al último que daba puntos.

Fuera de ellos, el primero fue el Toro Rosso de Brendon Hartley por delante de Carlos Sainz. Ambos realizaron una gran carrera, remontando hasta posiciones mucho mejores de las que partieron. No como Gasly, que cayó al decimotercer lugar. El francés se desdibujó en carrera. Esteban Ocon acabó decimocuarto. Stoffel Vandoorne esta vez no puntuó, pero sí firmó una buena carrera, lucha incluida con su compañero Alonso, y al final fue decimocuarto, pero con la penalización acabó decimoquinto. Sirotkin hizo una buena carrera con los medios que cuenta, y acabó decimosexto, sólo una posición peor que donde empezó, si bien gracias a que Fernando Alonso recibió una penalización que le hizo acabar penúltimo. Último, Lance Stroll, del que habrá que ver si el año que viene, con un coche notablemente mejor, es capaz de demostrar mejores capacidades.

Con mucha polémica se cerró una carrera vibrante, como las que suele deparar siempre Interlagos. Tan pequeño pero vibrante. Brasil merece tener de nuevo un piloto, y si bien asoman Sergio Sette-Camara y Pietro Fittipaldi como pilotos probadores de McLaren y Haas, la ausencia de un gran talento que vuelva a inflamar a la 'torcida' brasileña le resta un poco de colorido a unas gradas que, siempre llenas, saben apreciar como pocas el buen automovilismo, como hizo con Max Verstappen.

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Pirello
Para comentar o votar INICIA SESIÓN
10 comentarios
Imagen de Gordion
[#4 Alfavuelve] No creo que quieran tapar a Ferrari, ganarle a un supuesto grande realza más que derrotar a un adversario poco valorado. ¿Hereje? ¿sabes que significa? esto es automovilismo, si quieres hablar de religión hay otros foros deseosos de leerte...
Mercedes quiere imponer su marca,"tapar" a Ferrari y convertirse en el máximo referente de la F1 junto al hereje inglés........
  • 1
  • 0
Imagen de Ascari
El dominio de AMG en la era híbrida es incuestionable. Hamilton, Rosberg, y Bottas podrán contar a sus nietos que ganaban, hacían poles, podios, vueltas rápidas con estos hammer AMG. Gran trabajo en fábrica sin duda.
  • 1
  • 3
Imagen de guses
[#6 VET] En los cuales por cierto a ti te encanta participar para disipar las polémicas verdad ????
#3 De nada, todo un placer leerte, otros redactores debieran aprender, y mucho del usted. Pero ya sabemos que los grandes artículos no venden, no como los tergiversados y lleno de polémica
  • 3
  • 2
Imagen de marco-4410
Como ya nos tienes acostumbrado después de cada GP, un resumen de todos los pormenores del evento....saludos....!!
  • 3
  • 3
Imagen de VET
[#3 jmvinuesa] De nada, todo un placer leerte, otros redactores debieran aprender, y mucho del usted. Pero ya sabemos que los grandes artículos no venden, no como los tergiversados y lleno de polémica
#1 Efectivamente. Ha sido ya enmendado ese error, producto de la confusión. Gracias por notarlo.
  • 2
  • 4
Imagen de guses
Hay un equipo este año 2018 que a pesar de no contar con un auto dominante fue solvente en todos los aspectos y por eso quedaron justo campeones, ese fue Mercedes. Ferrari tenía un auto competitivo (potente y fiable), pero desaprovecharon el buen comienzo de temporada derrumbando las posibilidades, todo gracias a las malas decisiones, estrategias del box y a los errores de piloto. Mercedes, el mejor equipo de la F1.
  • 3
  • 0
Imagen de Alfavuelve
Mercedes quiere imponer su marca,"tapar" a Ferrari y convertirse en el máximo referente de la F1 junto al hereje inglés........
  • 6
  • 5
Imagen de jmvinuesa
[#1 VET] Efectivamente. Ha sido ya enmendado ese error, producto de la confusión. Gracias por notarlo.
gran resume como siempre. Solo un apunte, Vettel si apagó el motor y el pesaje fue correcto, esto dicho por la FIA
  • 5
  • 2
Imagen de LucaDoe
Yo me quito el sombrero ante la escudería Mercedes.
  • 5
  • 2
Imagen de VET
gran resume como siempre. Solo un apunte, Vettel si apagó el motor y el pesaje fue correcto, esto dicho por la FIA
  • 5
  • 2
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP