PRIMERA PRUEBA

Mercedes Clase X 350d, primera prueba: la unión hace la fuerza

Monta el motor 3.0 turbodiésel estrella en las grandes berlinas de Mercedes

Recurre también a la caja de cambios 7G-Tronic Plus y a la tracción integral 4Matic

Ya a la venta, busca ser alternativa a todoterreno y SUV premium

AmpliarMercedes Clase X 350d: la unión hace la fuerza - SoyMotor.comMercedes Clase X 350d: la unión hace la fuerza

El Mercedes Clase X recibe el motor turbodiésel de 3.0 litros y 258 caballos, el cambio 7G-Tronic Plus y la tracción integral 4Matic, tres elementos inéditos en el modelo, para alcanzar un nuevo tope de gama. Se produce en Barcelona y su precio parte de 55.964 euros.

El cambio de normativa de la DGT respecto a las pick-up del pasado 7 de julio de 2017 permitió igualar la velocidad máxima de circulación en autopistas y autovías de estos vehículos respecto a los turismos, una medida que entró en vigor apenas unos días antes de que viéramos las primeras fotos oficiales del Mercedes Clase X, que ahora recibe su versión 350d para ejercer de tope de gama, tanto por potencia como por refinamiento.

En el caso del Clase X, menos dirigido al uso industrial y más al recreativo por precio y calidades, su ascenso al olimpo V6 y la recepción de un sistema de tracción total permanente, junto a un cambio automático refinado, son claves para redondearlo como producto capaz de plantearse como alternativa al Volkswagen Amarok con su propio V6 TDI, e incluso también a modelos de otros segmentos, todoterrenos como el Land Rover Discovery o el Toyota Land Cruiser. Respecto a éstos, obviamente flaquea en sus plazas traseras pero brilla en espacio para la carga; más adelante ahondaremos en estas consideraciones.

mercedes-clase-x-350d-soymotor-fotos.jpg

El Clase X comparte su estructura con el Nissan Navara y el Renault Alaskan. Los tres se fabrican, en la barcelonesa planta de Zona Franca y lógicamente les une un cierto aire de familia estético, pero el X 350d es el 'más Mercedes' de toda la gama. El primer motivo es el motor 3.0 de 258 caballos, que montaron las generaciones inmediatamente anteriores a las actuales del Clase E o el Clase S –las actuales equipan una versión potenciada hasta los 286 caballos– y que se distingue por una finura ejemplar y fuerza holgada en cualquier régimen. Obviamente, este propulsor sólo estará disponible para el X 350d y no para el Alaskan o el Navara.

Lo mismo sucede con la tracción integral permanente 4Matic. Al contrario de la que monta el resto de la gama del Clase X, acoplable hasta a 100 kilómetros/hora, con el 4x4 permanente no es necesario detenerse para conectar el eje delantero motriz o para bloquear el diferencial trasero –éste último es un sistema opcional, por 595 euros–. Sólo habrá que parar si queremos utilizar la reductora, que es equipamiento de serie, como el control de descensos. Por último, también define al X 350d su caja de cambios, distinta al resto de la gama y alemana de origen. Hablamos de la conocidísima 7G-Tronic Plus, un convertidor de par que añade suavidad al conjunto y que se puede manejar de serie con levas detrás del volante.

Desde el punto de vista mecánico, el resultado es excelente. Un motor con tanta fuerza, un cambio fino y un chasis de largueros y travesaños en escalera, con la oportuna electrónica, generan un coche con unos fantásticos ángulos característicos: 30,1 grados de entrada, 24 grados de salida, 22 grados ventrales y una capacidad de vadeo de 60 centímetros, según cifras de la marca. La ruta que superamos durante la presentación no fue exigente, pero digamos que no era apta para cualquier SUV. Durante nuestro recorrido, en las cercanías de Cuenca –pisamos incluso tramos del Rally Montes de Cuenca– no pasamos ni un solo apuro, aun sobre superficies muy deslizantes. 

mercedes-clase-x-350d-soymotor-apoyo-3_0.jpg

Tan interesante como lo anterior nos resultó su desempeño en carretera. El X 350d goza de un buen aislamiento, es confortable y la suspensión multibrazo del eje trasero –con muelles y amortiguadores, y no con ballestas– le da un comportamiento previsible y seguro en todo tipo de curva. No obstante, el silencio y la fuerza del motor, el perfecto tacto del volante o la buena rodadura general no nos deben confundir: no es un turismo. Los neumáticos de 255 milímetros de anchura y perfil 65 generan una inevitable deriva en curva; el freno tiene un recorrido más bien largo y requiere un mínimo tiempo de adaptación; la dirección está muy desmultiplicada y el eje delantero es apreciablemente más blando que el trasero. Nada de lo anterior es un error y, de hecho, todo es necesario para gozar de sus cualidades fuera del asfalto, pero hay que saberlo antes de adquirirlo.

Tampoco es un coche frugal. Homologa 9 litros a los 100 en ciclo mixto, pero recordemos que estamos ante un modelo de 5,30 metros de longitud, un peso holgadamente por encima de las dos toneladas –aunque no disponemos del dato concreto del fabricante– y una aerodinámica comprometida.

Sin menoscabo de los anterior, el X 350d se conduce bien y con disfrute del conductor. Dispone de serie del Dynamic Select que permite elegir entre cinco modos de conducción, entre los que destaca el Offroad, capaz de ofrecer cambios a medio régimen y una curva del acelerador más lineal, además de desconectar el sistema Start & Stop.

El equipamiento de seguridad es amplio en este modelo, con siete airbags, frenada y llamada de emergencia, control de presión de los neumáticos, asistente de cambio de carril y, este último elemento en opción, también el reconocimiento de señales de tráfico.

mercedes-clase-x-350d-soymotor-interior-1_0.jpg

La iluminación mediante leds es opcional, así como el sistema de aparcamiento con visión 360 grados o el climatizador bizona. La regulación eléctrica de los asientos viene de serie con el acabado Power –el más alto, por encima de Progressive y Pure–. La terminación de algunas partes del interior también depende del acabado, pero en general luce plásticos blandos en la parte superior del salpicadero y duros en el resto. El ajuste de los mismos y la calidad del ensamblaje es alta, como ya vimos en el resto de la gama X y también en el Nissan Navara. Un solo detalle: echamos en falta más espacios para depositar objetos, especialmente importante en un coche con una vertiente tan práctica.

Evidentemente, en esta clasificación está por detrás del mencionado Land Rover Discovery, por ejemplo, o de un Mercedes GLE, pero este último es, como mínimo, 11.000 euros más caro que el X 350d. ¿Merece la pena? Depende del uso. Un GLE está mejor acabado, es más habitable para cinco ocupantes y rueda mejor en carretera; en cambio, es menos capaz fuera de carretera, su habitáculo es menos práctico para un uso rudo y, más importante, no permite cargar un europalet en la caja trasera con una tonelada de peso sobre él. En muchos casos, este pick-up –que aquí es muy grande, pero en Estados Unidos es pequeño y por eso no se venderá allí– podrá fagocitar a su propio hermano de gama, y a muchos otros SUV premium con inclinación todoterreno.

¿Y qué hay de las plazas traseras en la doble cabina? Resultan altas –inevitable en un chasis en escalera– y por el mismo motivo obligan a los ocupantes a viajar con las piernas bastante dobladas, otro ingrediente para valorar la elección de uno u otro tipo de coche. En cualquier caso, no es óbice para que cinco personas puedan acomodarse en su interior. La unidad que utilizamos en nuestro recorrido tenía el acabado Power y, por tanto, tapicería mixta cuero-tela, de manera que resultaba algo más sencillo cambiarse de asiento, una maniobra que también resultaba accesible pese al espacio justo por tener un suelo plano, sin resaltes.

mercedes-clase-x-350d-soymotor-interior-2_0.jpg

Los cinturones no son regulables en altura, aunque a quien suscribe no le molestó. A cambio, ofrece de serie el apoyabrazos central –aunque no lo llevaba nuestra unidad–, luces en los marcos de las puertas o en la propia caja posterior y equipamiento opcional como el reproductor de DVD, el navegador, un disco duro multimedia o llantas de 19 pulgadas con goma de menor perfil, para aquellos que no necesiten hacer tanto campo y sí más carretera.

Según precios de lista, el Mercedes-Benz Clase X 350d parte de 55.964 euros con el acabado Progressive. Para acceder al Power cuesta 2.500 euros más. Si se compra como profesional, puede evitarse el 14,75% de impuesto de matriculación, al margen de la posible desgravación del IVA. En cuanto al mantenimiento y la financiación, se le aplican las mismas condiciones que al resto de la gama. La previsión de ventas, en un segmento de 10.700 unidades en 2018, es de 350 unidades para el Clase X. Se trata, por tanto, de un pick-up de 'nicho'.

Los precios expuestos no incluyen accesorios adicionales, y hay muchos, tanto originales como –todavía más– creados por otros fabricantes, como tapas para el cofre o distintos modelos de canopy. En este sentido, sorprende la versión Xtreme Adventure del Clase X, válido para el 350d pero también para el resto de versiones. Está preparado por el especialista Promyges y tiene un coste de 10.500 respecto a la versión inicial, ya homologado. Incluye, entre otros, ruedas de campo, una suspensión específica, cubrebajos de aluminio, cubierta corredera para la caja y una tira de faros de leds instalada sobre la barra de aluminio posterior –esta última, equipamiento opcional de origen–.

 

 

Si quieres leer más noticias como ésta visita nuestro Flipboard

Tienda SoyMotor Mercedes
Usuario no registrado Queremos saber tu opinión
¿Nuevo en SoyMotor.com? ¡Bienvenido! Regístrate aquí para participar.
Scroll To Top
Update CMP